Otras momificaciones naturales y artificiales.

En artículos anteriores me referí a las momificaciones más conocidas, las egipcias, tanto de personas como de animales. También escribí sobre las momias de Chinchorro, las más antiguas y taxidérmicas, datadas en más de 7.000 años. Ambos tipos de momificación son artificiales, es decir, intervino el ser humano en el proceso de conservación. En el presente artículo conoceremos otras formas de momificación, tanto naturales como artificiales, y además lo haremos cronológicamente. Las momias naturales se han conservado al enterrar los cadáveres en suelos porosos y secos, como sucede en el caso de las momias blancas del Sáhara; o bien a causa de un ambiente frío y seco, como sucedió en los Andes; o debido a la composición mineral del suelo, formado por tierras salinas, o con alumbre o nitratos; o a causa de una erupción, como la del año 79 en Pompeya, Italia, donde una capa de lapilli momificó no sólo a sus habitantes, sino a la ciudad entera.

Mundialmente conocido como Iceman, el hombre de hielo es una momia natural, seca por congelación, encontrada en 1991 en los Alpes, en la frontera entre Austria y Alemania, a 3.155 metros de altitud, y datada en unos 5.000 años. Recibió el nombre de Ötzi. Se trata de un cazador que vestía pieles de animales, que vivió en la Edad de Cobre y que murió por causas desconocidas. Los rayos X revelaron que tenía los huesos de un brazo fracturados. Está considerada como una de las momias más antiguas y mejor conservadas. A modo de ejemplo, la momia de Tutankamon es unos 1.000 años posterior. Un artículo aparecido en junio de 1993 en National Geographic criticó el procedimiento de rescate, realizado con demasiada rapidez y de una forma más que discutible, rompiendo el hielo con palos de esquí, lo que a su vez provocó la rotura de parte de la piel. El primer arqueólogo que examinó la momia lo hizo cinco días más tarde, tras haberla sometido a flashes fotográficos, etc. El maltrato de los hallazgos arqueológicos es una constante. Tutankamon sufrió hasta amputaciones tras ser descubierta.

Ötzi, momia datada en unos 5.000 años (1).

Una carta manuscrita de Jacques Marie Mouton-Fontenille.

Anverso de la carta.

Lo conté en un artículo anterior. Entre las páginas del Traité élémentarire d'Ornithologie, suivi de l'art d'empailler les oiseaux, un libro escrito por Jacques Marie Philippe Mouton-Fontenille de la Clotte y publicado en Lyon en 1811, encontré una carta manuscrita del autor, fechada el 10 de mayo de 1802. En realidad, el libro no era más que una reedición del tratado de taxidermia de aves que había escrito con su amigo, recientemente fallecido, Jacques Marie Hénon, y que el autor había completado con un tratado de ornitología, compilado en parte de las obras de Linné y Buffon. Tanto el libro como la biografía se comentan en artículos aparte.

El texto de la carta, traducido del francés, es el siguiente:

"El hombre que sabía demasiado" de Alfred Hitchcock.

Alfred Hitchcock filmó El hombre que sabía demasiado (The Man Who Knew Too Much) en dos ocasiones. La primera en el año 1934 y fue una de las mejores películas de Hitchcock en su etapa inglesa. El remake lo filmó en 1956, en su etapa norteamericana. Contó con un mayor presupuesto, actores de Hollywood y, por lo tanto, de las dos, es la más conocida. 

La sinopsis del argumento de El hombre que sabía demasiado (1) es la siguiente. Ben y Jo McKeena (James Stewart y Doris Day) se disponen a pasar unos días de vacaciones en Marruecos con su hijo Hank e, inesperadamente, se ven envueltos en una trama internacional de espionaje y asesinatos. Hank es secuestrado. Durante la búsqueda de su hijo, Ben, médico de profesión, sigue una posible pista que le conduce hasta el taller del taxidermista londinense Ambrose Chappell. 

El taller del taxidermista Ambrose Chappell (2).

El Museo de Historia Natural de Berlín en imágenes.

Las imágenes de este artículo han sido tomadas en agosto de 2013. Esta nota introductoria se hace indispensable a sabiendas de que desde hace años el museo se encuentra en fase de rehabilitación. Salas que visité en el año 2004 se encuentran ahora cerradas. He descubierto otras que se han inaugurado en este intervalo. Alguna sala de las que aparecen en este reportaje se cerrará para ser reconstruída, y algunas de las que ahora están cerradas, se reabrirán en 2014. La dirección del Museo de Historia Natural de Berlín prevé que el Museo esté totalmente rehabilitado en el año 2016.

Fachada del Naturkunde Museum.

El Museo se encuentra en el número 43 de la Invalidenstrasse.

Una cita de Mark Twain.

"What is the difference between a taxidermist and a tax collector? The taxidermist takes only your skin."    
"¿Cuál es la diferencia entre un taxidermista y un recaudador de impuestos? El taxidermista sólo se lleva tu piel."

La cita es bastante conocida y corresponde a una anotación que Mark Twain hizo en 1902 en su cuaderno.

La cita ha sido utilizada en varias ocasiones. Mortimer Caplin, Comisionado de los Estados Unidos para los Impuestos Internos, lo hizo en la revista Time el 1 de febrero de 1965. Mortimer la varió ligeramente: 
“There is one difference between a tax collector and a taxidermist- the taxidermist leaves the hide.”
También la pronunció el congresista republicano por Michigan Joe Knollenberg en el Congreso de los Estados Unidos en la sesión del 25 de marzo de 1998 en la que se debatía la reforma de los impuestos.