Francisco de Eguía Arrese, el primer taxidermista del Museo de Madrid.

Desconocemos casi todo de su breve biografía. Francisco de Eguía y Arrese (1), hijo de Juan Ángel de Eguía y Urquiola y Josefa de Arrese y Odria, el cuarto de cinco hermanos, dos chicos y tres chicas, nació el 10 de octubre de 1754 en Otxandio, Vizcaya. Su padre, que había enviudado, había tenido otras tres hijas -dos gemelas- de un anterior y muy breve matrimonio. El 1 de agosto de 1776, con veintiún años, Francisco de Eguía sería nombrado disecador del Real Gabinete de Historia Natural, un empleo dotado con un sueldo de 20 reales diarios que sólo pudo desempeñar durante ocho meses a causa de su repentino fallecimiento. Pedro Franco Dávila, donante, promotor y primer director del Real Gabinete, fundado en 1771, confió en él por varias razones. Se trataba de un joven con estudios artísticos que podía trabajar como ilustrador de la colección. Posiblemente fuera alumno de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando -que compartía edificio con el Gabinete-  y ésa la razón que motivara su traslado a Madrid. Como disecador hacía ya un año que trabajaba por encargo para Franco Dávila, que lo prefirió antes que a otro candidato al puesto, el valenciano Juan Bautista Bru de Ramón. Nos consta que Bru, que efectivamente había estudiado en la Real Academia de Bellas Artes, había trabajado también por encargo para Dávila con anterioridad, en marzo de 1773, tres años antes de la apertura del Real Gabinete al público, disecando algunos ejemplares que había cazado el rey Carlos III y que dejaron insatisfecho al director del Gabinete. 

La osa hormiguera de su Majestad (1776) pintada por Goya y que meses después disecó Eguía.

No se conserva ningún trabajo de Francisco de Eguía en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid. Únicamente conocemos que se le encomendó inmortalizar la osa hormiguera gigante (Mymecophaga tridactyla) que, como obsequio al rey, viajó en la fragata mercante Victoria desde Buenos Aires hasta al puerto de Cádiz, donde llegó el 7 de junio de 1776. Aquel curioso animal le fue presentado al rey a principios de julio en el Palacio Real de Madrid, y éste decidió que fuera trasladada a la Casa de Fieras del Buen Retiro. La osa moriría el 31 de enero y Eguía se encargó de disecarla. Este espécimen no ha llegado hasta nuestros días, aunque sí su retrato al óleo que encargó Carlos III a Antonio Rafael Mengs, primer pintor de la corte, que delegó la realización de la obra en uno de sus ayudantes, Francisco de Goya y Lucientes. El cuadro La Osa Hormiguera de su Majestad, pintado del natural en julio de 1776,  se colgó entonces en el Real Gabinete. Se tiene constancia de que en 1818 tanto la osa disecada como el cuadro se exponían al público en la sala de mamíferos del museo, que seguía ubicado en el Palacio de Goyeneche, en la calle de Alcalá. La osa pasó décadas decorando el despacho del director del museo hasta que en 2011, fecha en la obra se atribuyó a Goya, el público puede volver a admirarlo en la sala histórica dedicada al Real Gabinete en el Museo de Ciencias Naturales de Madrid. 

Francisco de Eguía falleció repentinamente entre marzo y abril de 1777. El 21 de abril sería sustituido por Juan Bautista Bru, un personaje que venía avalado en esta ocasión por el influyente José Moñino Redondo, conde de Floridablanca, recientemente nombrado Secretario de Estado. Bru tenía cuarenta años cuando accedió al puesto y se le asignó igual sueldo que a su antecesor. Bru aprendió Taxidermia en Madrid, Eguía posiblemente también. Por aquel entonces existía en la ciudad un disecador llamado Luis Enequin, también de origen vasco, que ofrecía sus servicios anunciándose en la Gaceta de Madrid. Enequin había estudiado escultura en la Real Academia. Esas coincidencias de fechas y lugares, nos incita a especular con la posiblidad de que o bien Bru o bien Enequin enseñaran a disecar a Eguía, el más joven. O bien quizá fuera alguien que por ahora desconocemos quien adiestrara a los tres.


Notas.-
(1) En euskera Francisco Egia Arretse.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2015.


Bibliografía: 
Santiago Aragón Albillos  En la piel de un animal. El Museo Nacional de Ciencias Naturales y sus colecciones de Taxidermia , Museo Nacional de Ciencias Naturales/Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Ed. Doce Calles, Aranjuez, 2014. 
Maria Ángeles Calatayud Arinero Eugenio Izquierdo de Rivera y Lazaún (1745-1813): científico y político en la sombra , Museo Nacional de Ciencias Naturales/Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Ed. Doce Calles, Aranjuez, 2009.
Javier Jordán de Urries y de la Colina  Un Goya exótico. La Osa Hormiguera de su Majestad , en Goya, nº 336, Madrid, 2011.