Eartha Kitt canta recostada sobre una alfombra de tigre.




En I want to be evil (Quiero ser malvada) Eartha Kitt anunciaba su deseo de cambiar. La introducción hablada de la canción es la siguiente:
   "He posado para imágenes con jabón Ivory,
he acariciado perros callejeros, y me he mantenido alejada de drogas
Mi sonrisa es brillante, mi mirada es tierna,
pero soy más notable por mi género inmaculado
He sido Miss Reingold, aunque nunca he tocado una cerveza.
Y soy la persona a la que le dicen "Tu dulce, Querida".
Los únicos aguafuertes (1) que he visto han sido detrás de vidrios,
y lo más cerca que he estado de una barra, fue en clase de ballet.
Formal y correcta, la chica que nunca ha sido interrogada.
Estoy cansada de ser pura y no perseguida."
La letra, ya cantada, proseguía así:
   "Como algo que busca su nivel
quiero irme al demonio.
(Coro)
Quiero ser malvada, quiero escupir tachuelas.
Quiero ser malvada, y hacer trampa en las cartas.
Quiero ser endiablada, quiero decir mentiras.
Quiero ser mala, y poner a alguien por los suelos.
Quiero despertarme por la mañana
con ese sabor marrón oscuro.
Quiero ver un poco de disipación en mi cara.
Quiero ser malvada, quiero estar loca,
pero más que eso, quiero ser mala.
Quiero ser malvada, ganarle a un as,
sólo para ver la cara de mi compañero.
Quiero ser desagradable, quiero ser cruel,
quiero ser osada, jugar al billar. 

Y en el teatro, quiero cambiar de asiento
sólo para poder pisar los pies de todos.
Quiero ser malvada, quiero matar moscas,
quiero cantar canciones como el chico que llora.

Quiero ser horrible, quiero beber licor,
y todo lo que tengo estoy ansiosa por perderlo.
Quiero ser malvada, malvadita de mí...
¡Tan mala y malvada como pueda ser!"

Letra de I want to be evil.
Y como el lector habrá podido comprobar en el vídeo, Kitt escenificaba su propósito de transformación, su salto al lado salvaje, tras el cristal de un estudio de grabación, recostada sobre una alfombra de tigre. De hecho, esa puesta en escena, cargada de simbolismo erótico, de una mujer, en este caso de una candidez que pretendía abandonar, junto a una fiera disecada, fue bastante recurrente durante el siglo XX. Como se puede comprobar en el resto de imágenes que ilustran esta entrada (2), a Eartha Kitt se le pidió en más ocasiones que posara para los fotógrafos en parecida escenografía.

La compañía RCA Victor decidió que I want to be evil ocupara la primera pista de la cara A del álbum That Bad Eartha (Esa Eartha mala, 1953), un vinilo de diez pulgadas y cuatro temas por cara, entre los que había los conocidos C'est si bon en francés o Angelitos negros cantada en español. A Europa el disco llegó en 1958 como elepé de doce pulgadas.


Kitt posa junto a una alfombra de leopardo a su llegada a  Chicago en 1954 (3).


Portada del álbum That Bad Eartha (1953).
Eartha Mae Kitt, una mujer dulce pero con carácter, nació en una plantación de algodón en North, Carolina del Sur en 1927, hija de madre soltera víctima de una violación. La crió una tía suya que más tarde la entregó a una familia que la trató cruelmente. Tiempo después se reuniría con su madre en Nueva York. Empezó su carrera como bailarina y en 1948 actuó ante la familia real británica. Aquel año rodó su primera película y gracias a Orson Welles obtuvo su primer papel como protagonista en un montaje teatral de Fausto. A principios de los cincuenta participó en un par de musicales de Broadway y en una película también musical. En 1958 actuó junto a Sidney Poitier en el filme The mark of the Hawk (La marca del halcón) y junto a Nat King Cole en St. Louis Blues. Con sucesivos altos y bajos en su carrera, su participación en proyectos de cine, teatro y música sería constante hasta poco antes de su fallecimiento. Destacó especialmente como cantante de jazz. En los sesenta encarnó a Catwoman en algunos episodios de Batman para la televisión, personaje tuvo que abandonar a causa de los prejuicios racistas de los espectadores.

Portada de su álbum Down to Eartha (1955).
En 1968, durante un banquete en la Casa Blanca, la esposa del presidente Lyndon B. Johnson quiso saber su opinión sobre la guerra de Vietnam. La temperamental Kitt no se mordió la lengua, "Ustedes están enviando a los mejores de este país a que les maten de un tiro" contestó. La primera dama rompió a llorar y Eartha fue criticada por ello, investigada por la CIA y además vetada profesionalmente, lo que la obligó a exilarse para poder subsistir. Fue un acto de reafirmación de su compromiso con las causas sociales por las que trabajaba desde hacía ya un par de décadas. En 1978 triunfó de nuevo en Broadway con el musical Timbuktu! y en 1984 obtuvo su mayor éxito musical con la discotequera canción Where is my Man. En 1992 reapareció en el cine junto a Eddie Murphy en Boomerang. En los noventa y principios de los dos mil actuó en el teatro en las obras El mago de Oz, The Wild Party, Cenicienta o los musicales Nine y Off-Broadway. Prestó particular su voz a películas de animación y series de televisión. Eartha Kitt se definió a sí misma como material girl bastantes años antes de que Madonna popularizara esa expresión. Mantuvo romances con un magnate de los cosméticos y con un reconocido heredero de negocios bancarios e inmobiliarios, y en 1960 se casó con John William McDonald, socio de una immobiliaria, con quien tuvo una hija y del que se separó cinco años después. Tras vivir entre Conneticut y Nueva York, Kitt pasó sus últimos años en Weston, cerca de la familia de su hija, donde falleció en 2008 a la edad de ochenta años a causa de un cáncer.


Notas.-
(1) En inglés aguafuerte, técnica pictórica, es además sinónimo de borrachera.
(2) Emplazo al lector deseoso de ver imágenes de artistas junto a alfombras y animales salvajes disecados a recorrer la serie Bellas y Bestias publicado aquí mismo, en Taxidermidades.
(3) Imagen publicada en la revista Jet el 8 de julio de 1954.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2016.

Recursos:
Página web oficial de Eartha Kitt.

Serie de artículos Bellas y Bestias publicada en Taxidermidades.