George Marshall restaurando los trofeos de caza de Roosevelt en 1923.

La siguiente fotografía fue tomada el 5 de mayo de 1923 y en ella aparece George Marshall, decano entonces de los taxidermistas del Museo Nacional de Historia Natural de Washington, con algunos de los trofeos de caza históricos de la Casa Blanca que se disponía a restaurar. El estado en que se encuentran las piezas es bastante lamentable, sucias y resquebrajadas. Hay bastante historia en esa imagen. Todas las cabezas, distinguimoss una de alce, dos de oso, una de ciervo, una de reno, dos ciervos de Virginia, dos carneros de las Rocosas y un antílope, colgaban de las paredes del Comedor de Estado durante la época en que Theodore Roosevelt, consumado cazador, presidió los Estados Unidos entre 1901 y 1909. Eran sus trofeos de caza.


El taxidermista George Marshall con los trofeos de caza de Roosevelt (1).


Roosevelt comenzó a aficionarse a la Historia Natural con tan solo siete años. Cuando contaba doce su padre le pagó algunas clases de Taxidermia con John Graham Bell, colaborador del célebre ornitólogo John James Audubon. Durante su niñez llegó a reunir una pequeña colección cuidadosamente etiquetada. Con catorce años aprovechó un viaje vacacional a Egipto de su familia para capturar aves, y con dieciocho años comenzó estudios de Historia Natural en Harvard, carrera de naturalista que truncaría la muerte de su padre. Algunos de aquellos pájaros que preparó se conservan en la actualidad en el Museo Nacional de Washington. A mediados de los años ochenta Roosevelt se retiraría a un rancho de Dakota. Probablemente las cabezas de la fotografía fueran preparadas por algunos de los taxidermistas privados de Pensilvania que trabajaron para él, como John August Beck de Williamsport o William A. Bill Biederman de Elizabethtown.


Pared norte del Comedor de Estado de la Casa Blanca hacia 1904 (2).


Terminado su mandato presidencial Roosevelt participó en 1909 en una gran expedición de caza a África financiada por Andrew Carnegie con el propósito de proveer de especímenes a los Museos de Washington y Nueva York. A la expedición se unió sobre el terreno el taxidermista Carl Ethan Akeley, que se encontraba en Africa filmando y fotografiando naturaleza. El grupo de cazadores reunió unos 11.400 especímenes, entre los que había un millar de grandes mamíferos. Roosevelt abatió cuatro elefantes. Uno de ellos lo incluiría Akeley en el manada que preside la Sala de África del Museo de Nueva York. Se trata del macho viejo con la trompa alzada que encabeza el grupo.


Paredes este (a la derecha) y norte del Comedor de Estado hacia 1904 (3).


El alce sería el símbolo del recién creado Partido Progresista por el que Roosevelt volvería a presentarse, aunque sin éxito, a las elecciones de 1912. En la actualidad, la mayoría de los trofeos de caza de Roosevelt, nueva y recientemente restaurados, se exponen en su casa museo de Sagamore Hill, en Long Island.


Sala de trofeos de Sagamore Hill (4).


George Marshall, que además de en los Informes Anuales del Museo aparece citado en la obra Taxidermy and Zoological Collection (1891) de William Temple Hornaday o en el artículo de Robert Wilson Shufeldt Scientific Taxidermy for Museums (1894), era un taxidermista todoterreno que montó sobre todo aves y pequeños mamíferos y que había ingresado como ayudante taxidermista en el Museo de Washington el 1 de julio de 1884, donde estuvo empleado durante cuarenta y cinco años. Así pues, en el momento de la fotografía le quedaba todavía un lustro para jubilarse. La fotografía la hizo Herbert E. French, propietario de National Photo Company.


Comedor de Sagamore Hill (4).



Créditos:
(1) National Photo Company Collection, Library of Congress, Washington D.C.
(2) Fotografía de Frances Benjamin Johnston/Library of Congress.
(3) Fotografía de Harris&Ewing/Library of Congress.
(4) Imágenes propiedad National Park Service.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2020.


Recursos:
Página web de Sagamore Hill National Historic Site.
Artículo Los grupos de elefantes de Carl Akeley en Taxidermidades.