Los perros limosneros de las estaciones de tren inglesas.

Lo leí en el periódico La Vanguardia del 27 de septiembre de 1902 cuando rebuscaba información sobre un taxidermista barcelonés:
   "Perro benéfico.- La prensa de Londres anuncia la muerte de "Tim", perro célebre por ser el encargado de recoger donativos para un asilo de viudas y huérfanos.
   El perro benéfico, que ejercía sus funciones de colector en la estación ferroviaria de Paddington, habrá recogido en diez años más de veinte mil francos con aquel plausible objeto.
   "Tim" será disecado y colocado en sitio preferente de la estación."

Postal de Tim, recién disecado, junto a su cuidador en la estación de Paddington.

Y no pude evitar intentar conocer algo más sobre ellos. Parece ser que los perros caritativos estuvieron presentes y se convirtieron en populares personajes sobre todo en las estaciones de tren británicas desde la época victoriana hasta la Segunda Guerra Mundial. La mayoría andaban sueltos y unos pocos, aquellos con tendencia a cruzar las vías, permanecían atados. Todos con arneses y alcancías solicitando donativos para buenas causas a los apresurados transeúntes.

De Tim, el terrier de la estación londinense de Paddington se cuenta que en 1896 unos ladrones lo cogieron por las patas y lo sacudieron para robarle las pocas monedas de su hucha, y que cuando lo soltaron se revolvió contra uno de sus agregores mordiéndole la pantorrilla. En una litografía que reproducía un dibujo de G. Amato publicada el 23 de febrero de 1901 por el semanario The London Illustrated News aparecía Tim, junto a su cuidador, recibiendo el donativo del rey Eduardo VII, recién apeado de su carruaje en el que permanece su esposa Alejandra de Dinamarca. El texto del pie de foto decía "Tim un terrier irlandés, propiedad del interventor Bush, ha recolectado cerca de 700 libras para el Fondo de Viudas y Huérfanos de Empleados del Great Western Railway. Su Majestad en sus desplazamientos suele contribuir a su hucha, y el pasado lunes el Rey llamó a Tim y le dio algunas monedas de oro".


El rey Eduardo VII donando algunas monedas a Tim (1).

Los primeros perros pedigüeños eran propiedad de ferroviarios que en sus escasos ratos libres llevaban sus mascotas a las estaciones para recoger limosnas que completaran sus escasos salarios, que rondaban los cincuenta peniques semanales (2). Si no el primero, uno de los primeros perros limosneros cuyos donativos fueron destinados a fines benéficos  fue Help, un collie escocés adiestrado por el revisor John Climpson que hacía el trayecto entre Brighton y Londres. Help viajaba a bordo de los trenes y se le llegó a conocer como "el perro ferroviario de Inglaterra". Entre 1882 y 1891 visitó Escocia, Gales e Irlanda y cruzó a Francia en un par de ocasiones. Llegó a recaudar 1.004 libras que se destinaron al orfanato de los ferroviarios. Visto el éxito, no pasaría mucho tiempo para que cada gran estación de Londres y también de otras muchas ciudades británicas tuviera su particular perro recaudador para casas de huérfanos y viudas de trabajadores de los ferrocarriles. Hay historia curiosas, como la de Bob, que merodeaba por la estación de Brighton. Se cuenta que recibía sus donativos en la boca y que se malacostumbró a gastárselos comprando galletas en la panadería, que fue descubierto por un periodista de una revista cristiana, y que a partir de entonces fue cuando se decidió que los perros recogieran las limosnas en alcancías fijadas a arneses.


London Jack V (1917-1931) (3).

Quizá uno de los más famosos fue London Jack, un perdiguero que actualmente se conserva disecado en el Bluebell Railway Museum, en la estación Sheffield Park de Sheffield, Sussex. Nació en 1917, comenzó a recaudar en la estación londinense de Waterloo en 1923, se retiró en 1930 cuando comenzó a perder la vista y murió el 22 de junio de 1931. Se calcula que llegó a recaudar más de 4.500 libras en donativos para el orfanato del Southern Railway de Woking, Surrey. Por aquellas fechas el orfanato atendía a unos 200 niños. Como sucedió con otros muchos perros, su popularidad fue tan grande que una vez fallecido también se disecó, se volvió a exponer en un lugar preferente de la estación, y siguió recaudando fondos hasta 1967, fecha en que se trasladó al Museo Bluebell del Ferrocarril. Las medallas que luce London Jack y que se pueden apreciar en la imagen, corresponden a 100 libras recaudadas cada una de plata y a 500 libras recaudadas cada una de oro. En 1924 fue fotografiado junto a otro famoso, Jackie Coogan, el niño actor de The Kid, de Charles Chaplin. Decolorado por la luz y bastante deteriorado, en 2009 fue restaurado recuperando su color negro original.

London Jack I (1894-1900) (4).

En realidad el London Jack anterior fue el quinto con ese mismo nombre. El primero de la saga nació en 1894 y de él se cuenta que desapareció misteriosamente sin dejar rastro en 1899, y que fue encontrado retenido en casa de unos ladrones después de que un niño lo oyera ladrar y se lo contara a la policia. También se expondría disecado en una vitrina de la estación de Waterloo y ya fallecido, como algunos de sus congéneres, continuaría recaudando donativos. Uno de sus cachorros ocu la vacante del padre.


Station Jim (1894-1896) (5).

Station Jim, Dog Jim, o simplemente Jim, fue famoso en la estación de Slough, Berkshire, a unos 30 kilómetros al oeste de Londres. Recaudaba para las viudas y huérfanos de los ferrocarriles Great Western, otra de las cuatro grandes compañias privadas. Estuvo en activo desde 1894 hasta 1896. En la actualidad se expone disecado en una vitrina de la misma estación, en el andén cinco. La leyenda del cartel que describe su vida es la siguiente:
  "El perro Jim fue traído a la estación de Slough cuando tenía unos tres meses de edad. Era como una bolita de lana y podía llevarse en un bolsillo del abrigo. El primer truco que se le enseñó fue ir por las escaleras de la pasarela, y lo aprendió tan bien que jamás cruzó las vías desde que llegó hasta el momento de su fallecimiento.
   Comenzó sus funciones como recaudador canino para el Fondo de las Viudas y Huérfanos del Great Western Railway cuando tenía alrededor de cuatro meses de edad pero, debido a su salud enfermiza, sólo recolectó unos dos años. Sin embargo, logró reunir alrededor de 40 libras para la cuenta del Fondo. En una sola ocasión le pusieron una moneda de oro en su hucha, media soberana (6). En varias ocasiones se encontraron medias coronas (7), pero la mayoría de las monedas que recogía eran peniques y medios peniques. Tiempo más tarde se le enseñó a ladrar cada vez que recibía una moneda, algo que divertía a sus numerosos clientes. Un domingo durante el verano de 1896, se organizó un desfile para el hospital de Southall, y se le pidió a su adiestrador que lo llevara allí para que recaudase. Cuando el tesorero abrió sus alcancías contó nada menos que 265 monedas. Sólo había cinco de plata, pero teniendo en cuenta que ladraba por cada una que se le daba, puede considerarse como una buena tarde de trabajo.
   Sus viajes en tren fueron escasos. Una vez fue a Leamington. Aquel sería su viaje más largo. En otra ocasión llegó hasta Paddington, pero fue visto por uno de los vigilantes que rápidamente lo envió de vuelta. En otra ocasión subió al tren y viajó hasta Windsor. Los funcionarios lo vieron e intentaron que volviera a casa en el siguiente tren, algo que él no aceptó, regresando a través de Eton.
   Sabía bastantes trucos divertidos. Se sentaba y mendigaba, o se acostaba y "moría", se arqueaba cuando se le preguntaba, o se erguía sobre sus patas traseras. Se levantaba y sentaba en una silla, y miraba a casa con una pipa en la boca y una gorra en la cabeza. Expresaba sus sentimientos de una manera muy ruidosa cuando oía música. Si alguien arrojaba al suelo una cerilla o un pedazo de papel en llamas, lo apagaba con un gruñido. Si se colocaba una escalera contra la pared, la subía. Jugaba a saltar como una rana con los niños, los acompañaba a la salida de la estación si se le ordenaba hacerlo, pero jamás los mordía. En un examen médico que Saint John Ambulance (8) realizó en esta estación, se tendió en una de las camillas y permitió que lo examinaran como al resto de los "heridos". Era un espléndido nadador y un muy buen perro casero. Murió repentinamente con su arnés en el andén en la tarde del 19 de noviembre de 1896, y más tarde fue colocado aquí gracias a las contribuciones voluntarias de un buen número de habitantes de Slough y del personal de esta estación."

Nell (?-1924) (9).

Nell fue una perra que además de recaudar fondos en la estación de Wimbledon, Londres, lo hacía en fiestas, celebraciones y eventos deportivos. Cuando falleció en 1924 llevaba acumuladas unas 1.500 libras. Fue disecada y expuesta en una vitrina en el andén ocho de la propia estación, y como otros canes siguió recibiendo limosnas para los huérfanos una vez muerta. Allí permaneció hasta que en 1960 fue trasladada al Museo de Reliquias Ferroviarias de Clapham. Por su parte, Laddie fue una terrier que nació en 1948 (10), que trabajó en la estación de Waterloo hasta 1956, y que falleció en su retiro de Woking en 1960. A su muerte también fue disecada reemplazando a Nell en la urna de la estación de Wimbledon. En 1989 Laddie fue trasladada al Museo Nacional del Ferrocarril de York. donde puede verse en la actualidad.


Laddie (1948-1960) (11).

Como acabamos de comprobar, algunos de aquellos perros se disecaron y a día de hoy permanecen expuestos pidiendo donativos en museos del ferrocarril o en alguna estación, otros se conservan en colecciones particulares, aunque la gran mayoría fueron enterrados. A muchos de estos últimos se les recuerda igualmente. Es el caso de Rebel, de la estación de Oldham, Manchester, o de Bruce, del que se dice que viajó mucho, más de 12.000 millas, y que movía la cola a modo de agradecimiento. Bruce, propiedad de Thomas Athur Beal que lo adquirió en 1905, llegó a recaudar unas 890 libras para el Hospital Victoria de Swindon hasta 1915, fecha de su fallecimiento. O bien Brenda, una San Bernardo propiedad de Natham Smith que llegó a reunir 220 libras para la Cruz Roja en Chelmsford, Essex. Tampoco fueron disecados Nigger, Sandy y Kim, los tres de Exeter y adiestrados por John Bovett, que también pedían dádivas para el orfanato de Woking. Nigger, de pelo negro y rizado recaudó entre 1935 y 1946 unas 2.900 libras. Su sucesor Sandy, un labrador negro, recogió entre 1944 a 1952 unas 9.000 libras. Finalmente Kim, otro labrador de color marrón que se jubiló en 1961, sumó 13.100 libras. Fue uno de los últimos perros limosneros.



Notas y créditos.-
(1) Imagen propiedad de Illustrated London News Group. 
(2) Tengamos en cuenta que la jornada laboral era de doce horas, que se trabajaban siete días a la semana, que los salarios rondaban esos cincuenta peniques semanales (ver nota 6), y que un donativo de tres peniques de la época equivaldría en la actualidad a unas cinco libras, poco más de seis euros.
(3) Imagen propiedad de Peter Trimming.
(4) Imagen propiedad de Science Photo Library. 
(5) Fotografía de Carcharoth para Wikimedia Commons. 
(6) Media soberana era una moneda de oro equivalente a diez chelines. Antes de la decimalización de 1971 una libra equivalía a veinte chelines y cada chelín a doce peniques, o sea cada libra o soberana sumaba 240 peniques.
(7) La moneda de 1 corona equivalía a 25 peniques.
(8) Organización benéfica británica.
(9) Imagen propiedad del Clapham Museum of Railway Relics.
(10) Precisamente en 1948 se nacionalizaron las cuatro grandes compañías privadas de los ferrocarriles británicos.
(11) Imagen propiedad del National Railway Museum.  


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2017.


Bibliografía:
--- La Vanguardia, Barcelona, 27 de septiembre de 1902.
--- Railway Collection Dogs, en The Old Southeronian's Association Memories, http://osamemories.yolasite.com/our-faithful-friends.php (consulta 24 de febrero de 2017).
--- Slough railway station , en Wikipedia, https://en.wikipedia.org/wiki/Slough_railway_station  (consulta 25 de febrero de 2017).
--- The London Illustratred News, Londres 23 de febrero de 1901.
Barry Leighton  The canine fund-raiser that became the talk of the town - and further afield , en Swindon Advertiser, http://www.swindonadvertiser.co.uk/news/11627136.You_can_t_keep_a_good_dog_down/  (consulta 25 de febrero de 2017). 
Justin Parkinso The dead dog that changed colour twice , en BBC News Magazine, Londres, 30 de julio de 2014.


Artículos sobre perros en Taxidermidades:
El perro Paco, leyenda de Madrid.
"Barry", el perro San Bernardo del Museo de Berna.