El tratado de preparación de Louis Edgar Andés.


"Taller de un disecador". Grabado del libro.


Cubierta del libro.

El publicista austríaco Louis Edgar Andés (1848-1925), compilador de libros acerca de las más diversas materias, publicó en 1894 Das Conserviren von Thierbälgen (Ausstopfen von Thieren aller Art), von Pflanzen, und allen Natur- und Kunstproducten, en español Conservación de las pieles de animales (Disecado de todo tipo de animales), de plantas, y de todas las producciones naturales o artificiales, un volumen de 300 páginas ilustrado con 44 grabados. Andés escribe su manual partiendo de dos obras de Philipp Leopold Martin, Taxidermie (1869) y Dermoplastik und Museologie (1870). Martin, taxidermista que trabajó en el Museo Zoológico de Berlín, está considerado como el iniciador de la dermoplastia moderna. Así pues, tanto las fórmulas como las técnicas que contiene este tratado, son las que ya expuso Martin.
 
 

Retrato del naturalista Edwin Ray Lankester por Leslie Ward.

El siguiente retrato donde aparece el naturalista británico Edwin Ray Lankester, obra de Leslie Ward, se publicó en el semanario inglés Vanity Fair el 12 de enero de 1905. La publicación incluía en cada entrega una litografía con el retrato o caricatura del "personaje del día". La dedicada a Ray Lankester era la número 946 e iba acompañada del siguiente texto: "Su religión es el culto a todo tipo de monstruos alados o con aletas. Jehu Junior". Mide 40x27 cm.
 

Retrato de Edwin Ray Lankester (1905) por Leslie Ward Spy.

Las patentes en Taxidermia.


Patente de 1880 de moldes para peces (1).


El alejamiento de la artesanía, los nuevos materiales y la presión de la industria proveedora de productos para Taxidermia ha multiplicado el número de marcaspatentes y diseños registrados. En cualquier caso se registran con la esperanza de fabricarlas y comercializarlas de manera exclusiva, o bien con el propósito de venderlas a algún industrial que apueste por ponerlas en el mercado. La patente o el diseño supone la explotación en régimen de monopolio de una innovación o supuesta innovación -con frecuencia se registran invenciones ajenas- por un periodo de tiempo limitado y en un lugar determinado, y se rige por la legislación de propiedad industrial. Como es sabido, las patentes frenan la difusión de las innovaciones y va en contra de la competencia, pero ese es otro debate. El registro de las patentes es público, una persona o empresa tiene derecho a conocer si su invento es tal. En ocasiones algo que ya existe y no está registrado es patentado por algún avispado. Las disputas en los tribunales son frecuentes.

"Exorcismo en Georgia", reincidiendo en el estereotipo.

Una más con antropotaxidermia, y ya llevamos unas cuantas. En esta ocasión se trata de Exorcismo en Georgia, cuyo título original en inglés es The Haunting in Connecticut 2: Ghosts of Georgia, una película estadounidense de terror del año 2013 dirigida por Tom Elkins, versión de un telefilme documental de ficción del canal Discovery de 2002, que se publicitó como "basada en una historia real", la acontecida a la familia Wyrick. De una duración de 101 minutos, fue producida por la independiente Gold Circle Films.
 

El taxidermista trabajando en su taller.

El taxidermista Abraham Dee Bartlett, director del zoo de Londres.

Abraham Dee Bartlett (1).
Nacido el 27 de octubre de 1812, Abraham Dee Bartlett, hijo de peluquero, comenzó joven asistiendo a su padre como aprendiz en el negocio familiar. Interesado por los animales desde niño frecuentó Exeter Exchange, el zoológico y tienda de animales vivos del Strand londinense, propiedad de Edward Cross, amigo de su padre. Fue Cross quien le dio a conocer la Taxidermia, actividad en la que Bartlett se establecería por cuenta propia en 1834 en Little Russell Street. Su proximidad al British Museum, tan solo a unos cincuenta metros, y su relación con zoológos y coleccionistas favoreció la prosperidad del negocio lo que le obligó a ampliarlo y trasladarlo a Great College Street, en Candem Town. Bartlett, que se consideraba naturalista, publicó su primera comunicación a la Sociedad Zoológica de Londres en 1839. Bartlett se casó con Lydia Norvall con quien compartió seis hijos. Los dos varones, Edward y Clarence, practicarían asimismo la Taxidermia. 
 

¿Sabías que...? Preguntas y respuestas sobre Taxidermia. Segunda entrega.


¿Sabías que las primeras preparaciones taxidérmicas halladas datan de más de 7.000 años?
 
Se trata de las momias humanas de la cultura Chinchorro, descubiertas en el norte de Chile, datadas aproximadamente entre 3.600 y 7.800 años, siendo las más antiguas las que presentan un mayor grado de similitud con procedimientos taxidérmicos, la piel desollada, descarnada y secada al fuego, rellena con palos longitudinales las extremidades, fibras vegetales, lana, etc., y genitales y rasgos del rostro mocelados con arcilla.
 
Momias de Chinchorro (1).
 
 Artículo Las momias de Chinchorro en Taxidermidades.

"Los gorilas disecados en el British Museum", grabado de 1865.

Elijo un grabado del archivo, ligeramente coloreado en amarillo, de 12x17 centímetros, tallado por Henry Duff Linton a partir de un dibujo de F. Lehner y publicado en el semanario francés Le Monde Illustré el 7 de octubre de 1865. Como en anteriores ocasiones la búsqueda de información me permite rescatar historias y biografías.


Los gorilas disecados en el British Museum, grabado de 1865.


El Museo de Berlín, inspirador para Hergé, creador de "Tintín" .

Para sus descripciones o escenarios Georges Remi Hergé, creador del célebre aventurero Tintín, se inspiraba en lugares, lenguas o vestimentas reales. Lo podemos comprobar en el álbum El cetro de Ottokar (Le sceptre d'Ottokar), donde identificamos el Diplodocus carnegii de la gran sala central del Museo de Historia Natural de Berlín en una de las viñetas.

Milou se lleva un hueso del diplodocus (1).

"L'Art de la Taxidermie au XXe Siècle" de Didier y Boudarel.

Cubierta del libro.
Publicado en 1921, el volumen L'Art de la Taxidermie au XXe Siècle, escrito por Robert Didier, zoólogo, entomólogo y profesor asociado, y el taxidermista Albert Boudarel, ambos empleados del Museo Nacional de Historia Natural de París, supone ante todo el testimonio de la adopción y empleo de los métodos taxidérmicos dermoplásticos en dicha institución. La obra, de 74 páginas, abundantemente ilustrada, 57 dibujos y 49 láminas fotograbadas, se define como un "compendio de técnica práctica de Taxidermia para naturalistas profesionales, aficionados y viajeros". En realidad sus mayores aportaciones son la histórica y la gráfica. L'Art de la Taxidermie se reeditaría en 1948, 1968, 1974 y 1981.

La introducción de la obra a cargo de Édouard Louis Trouessart, profesor de mammalogía y ornitología del Museo de París, es un repaso sucinto a la historia de la Taxidermia. Ante la la ausencia de evidencias de cierta preparación taxidérmica de los animales tanto en textos antiguos como de la Edad Media, Trouessart se refiere a la preparación de cadáveres de personas y animales en el Antiguo Egipto y al empleo de las pieles de animales como vestimenta, y afirma que "en los primeros siglos de la Edad Media" restos de ciervos y jabalíes -sobreentendemos cráneos y colmillos- decoraban las galerías de los castillos a modo de trofeos de caza. "Durante aquel periodo", prosigue, "los alquimistas, zahoríes y nigromantes, para impresionar a los profanos que los visitaban en su gabinete, decoraban los muros con restos de animales desconocidos por el vulgo y preparados por procedimientos a menudo muy primitivos". Trouessart remite a la imperfecta colección de Historia Natural de René-Antoine Ferchault de Réaumur; y a la invención del jabón arsenical de Jean-Baptiste Bécoeur, quien además poseía según el naturalista François Le Vaillant, una excelente colección de aves europeas muy bien preparadas (1), como el punto de inflexión, segunda mitad del siglo XVIII, que opera como revolución en este arte. Trouessart sobrevuela la evolución en la preparación de los mamíferos, desde el simple y tosco empajado, pasando por el modelado de una escultura de madera, o de cartón piedra como se aplicó primeramente en el Museo de Leiden (2), o empleando las técnicas dermoplásticas -no cita a los renovadores taxidermistas alemanes- que en el museo parisino adoptó Jules Terrier. Trouessart concluye su texto advirtiendo acerca del mantenimiento de las colecciones y la necesidad del empleo de la naftalina (3), el alcanfor (4), la bencina (5) o el más peligroso sulfuro de carbono.
 

"Burra Sahib" (1974), documental de Nick Gifford sobre "Van Ingen".


Una empleada modela las facciones de una pantera (1).

 

La empresa de Taxidermia Van Ingen&Van Ingen de Mysore, India, fue fundada por Eugene Melville Van Ingen durante la década de 1890. El patriarca falleció en 1928 y tres de sus cinco hijos, John De Wet, Henry Botha y Edwin Joubert continuaron el negocio hasta que cerró en 1999.  La historia de la empresa, conocida sobre todo por sus montajes de grandes felinos, ya la recompuse en un artículo anterior. Algunas cifras que llamarán la atención del lector y que se suelen citar con frecuencia para dar idea de su envergadura son que durante su apogeo en la década de 1930 llegó a contar con 150 trabajadores y procesar unos 500 tigres y 550 leopardos al año, unos 43.000 individuos solo de estas dos especies a lo largo de su historia, más decenas de miles de otras especies. Un contexto de nula regulación en materia de caza, abundancia de especímenes, bajos salarios y gran demanda propiciarían el éxito de la empresa. El negocio comenzó a decaer ligeramente tras la Segunda Guerra Mundial y de forma precipitada a partir de la década de 1970, coincidiento con las regulaciones medioambientales.
 

"Van Ingen" de Mysore, India, una de las mayores taxidermias del mundo.

Alfombra de tigre de Van Ingen de alrededor de 1930 (1).

A partir de 1879, fecha en que tuvo  lugar la primera, en los cercanos bosques de Kakanakote, Karapura, Boodipadaga y las riberas del río Kabinbi fueron frecuentes las khedda, un método (2) de cercado y captura de elefantes, organizados mayormente por nobles y oficiales del ejército británico con el propósito de entretener o agasajar a reyes, príncipes o invitados especiales. Durante las khedda, los cazadores aprovechaban para adentrarse en los bosques y abatir además otros animales abundantes en la zona, tales como tigres, leopardos o gaúres. El Raj o gobierno colonial británico alentaba la caza, actividad que establecía lazos con las familias nobles locales, y los grandes felinos eran considerados alimañas.
 
Retrato de 1914 de los hermanos Van Ingen (3).
Los Van Ingen, familia de comerciantes holandeses, se estableció en la India durante el siglo XVII.
Eugene Melville Van Ingen, ciudadano inglés, nació en Mysore, Karnataka, India, el 13 de julio de 1865. Durante la decada de los noventa fundó un negocio de Taxidermia que con el tiempo se convertiría en uno de los mayores del mundo. En aquel tiempo los trofeos de caza en la India colonial se solían enviar a la metrópoli para que fueran montados en los talleres londinenses, y Eugene Van Ingen comenzó a ofrecer sus servicios en Mysore con notable aceptación. Casado con Adelina Patti Wheal, asociada a la empresa, el matrimonio tendría cinco hijos, John De Wet (1902-1993), Henry Botha (1903-1996), James Kruger (1905-1981), Edwin Joubert (1912-2013) y Gretchen Wilhelmina (1914-1916).

Carpeta de láminas en homenaje a Carl Akeley del Museo Field de Chicago.

Grupo de bueyes almizcleros (1897).


Carpeta de homenaje del Field.
Un año después del fallecimiento de Carl Akeley, el Museo Field de Chicago, institución en la que el taxidermista trabajó, editó en 1927 una carpeta que contenía treinta y ocho fotograbados de trabajos de mamíferos preparados por él de forma individual o en grupo, nueve más con esculturas en bronce, y uno último con un retrato del homenajeado. Las láminas miden 23x30,5 cm. y se acompañan de una hoja doble con el listado de ellas y un texto de Wilfred Hudson Osgood, conservador de Zoología del Museo, zoólogo que trabajó en aquella institución entre 1909 y 1940, escrito que reproduzco a continuación:

Postales antiguas del Museo de Chicago.

Las cinco postales siguientes tienen en común que son aproximadamente de la misma época, de alrededor de 1930, y del mismo museo, el Field de Chicago. Miden 14x9 centímetros y no circularon. En ellas aparecen algunos trabajos de Taxidermia notables. Las comentamos.

El Field Museum of Natural History de Chicago se inauguró en 1894. Dos años después fue nombrado jefe del taller de Taxidermia un joven talentoso Carl Ethan Akeley, un personaje al que décadas después se le consideraría como el padre de la Taxidermia moderna estadounidense. En las tres primeras tarjetas de esta serie aparecen trabajos suyos.
 

The Fighting African Elephants (1909) de Carl Akeley.
 

Theodore Roosevelt, presidente de Estados Unidos, taxidermista aficionado.

Theodore Roosevelt en 1909 (1).

Theodore Roosevelt Jr. nació el 27 de octubre de 1858 en Nueva York. Sus padres, descendientes de aristócráticas familias neerlandesas, regentaban una empresa de importación y exportación.  Theodore, el segundo de cuatro hermanos, fue un niño miope y enfermizo que salía poco de casa. Fue educado por sus padres y por tutores. A pesar de padecer asma, era enérgico y curioso. Su interés por la Historia Natural comenzó a los siete años cuando vio una foca muerta en un mercado. La cabeza de aquella foca fue la primera pieza del que, junto con dos primos, bautizaron como Museo Roosevelt de Historia Natural. Durante los veranos en Long Island recogía renacuajos y observaba hormigueros, y también mamíferos y aves. Con once años escribía sus observaciones acerca de los insectos en un cuaderno. Recolectaba huevos y nidos de aves, conchas y caracoles marinos, insectos y minerales. Cuando contaba doce su padre le pagó algunas clases de Taxidermia con John Graham Bell, colaborador del célebre ornitólogo John James Audubon. Sus rudimentos le permitieron reunir una pequeña colección de animales disecados, cuidadosamente etiquetados.
 

¿Sabías que...? Preguntas y respuestas sobre Taxidermia. Primera entrega.



¿S
Girolamo Fabrici.
abes quién es el disecador más antiguo conocido cuya obra todavía perdura
(1) ?

                 Se trata del médico y profesor de Anatomía y Cirugía en Padua Girolamo Fabrici d'Acquapendente (1533-1619), quien montó hacia 1602 el hipopótamo que sigue expuesto en la actualidad en el Museo de la Universidad de Pavía. El ejemplar fue capturado en el Nilo en 1600 por el cirujano Federico Zerenghi. El dibujo del animal disecado se incluyó como grabado en De quadripebus (1637) del naturalista Ulisse Aldrovandri.
 
 
 
 
   ¿Sabías que el autor de un texto con técnicas taxidérmicas fue espía y agente doble?
 
Carta de Bancroft con mensajes entre líneas (2).
   Se trata de Edward Bancroft (1744-1821), médico y negociante, autor de Un ensayo sobre la Historia Natural de la Guayana (1769), donde describe los métodos de disecación de aves de los nativos de aquella colonia. Bancroft se amistó en Londres con Benjamin Franklin, asimismo agente colonial, quien en 1773 lo reclutó como espía americano. Fue intérprete en las primeras  y fallidas conversaciones para que los franceses apoyaran la independencia de los Estados Unidos. No muy partidario de dicha emancipación, Bancroft fue reclutado como espía inglés. A petición de Franklin, participó en las segundas negociaciones de los norteamericanos con Francia. Mientras duraron las conferencias de París, Bancroft informó semanalmente a Londres mediante misivas camufladas como cartas de cortesía, escribiendo entre líneas con tinta invisible.
 
 

"Der Conservator" (1845) de August Vollrath Streubel.

Portada del libro.
En 1845 el naturalista alemán August Vollrath Streubel publicó Der Conservator oder praktische Anleitung, Naturalien aller Reiche zu sammeln, zu conserviren und für wissenschaftliche Zwecke, wie auch zum Vergnügen aufzustellen, que traducido al español vendría a ser El conservador o guía práctica para recoger y conservar especímenes naturales de todos los reinos, tanto con fines científicos como por placer. El subtítulo en portada proseguía Un libro auxiliar de autoaprendizaje para profesores de escuelas, predicadores rurales, tutores privados y todos aquellos que quieran crear colecciones de objetos naturales de forma oportuna, sin gasto innecesario de tiempo y dinero. Editado en base a nuestra propia experiencia y con tablas para facilitar la determinación de los minerales y plantas, etc. Su propósito estaba claro.
 
La obra, de 396 páginas sin ilustrar, está dividida en tres partes, la primera dedicada al reino mineral, la segunda al vegetal y la tercera a los especímenes zoológicos. Esta última, a su vez subdividida en dos, la consagrada a la preparación y conservación de especímenes y preparaciones anatómicas en alcohol, y las colecciones zoológicas conservadas "en seco", es decir, las de gusanos, insectos y moluscos, las osteológicas, las de huevos y pieles de aves, y finalmente las de de aves y mamíferos montados. Las obra de referencia que sobre nuestro objeto cita Streubel ya en la introducción son Taxidermie de Johann Friedrich Naumann, publicada en 1815, y Manuel du naturaliste préparateur (1825) de Pierre Boitard. Sin citar título y fecha de esta segunda obra, Streubel emplaza al lector a la traducción al alemán de la misma de Theodor Thon de 1827, reeditada "deficientemente", dice, en 1837. Del libro de Boitard Streubel opina además que "el librito" es un verdadero "vademecum".
 

Fragmento de "Cañas y barro", novela de Vicente Blasco Ibáñez.

El tío Sangonera (1).
Escrita en 1902 por Vicente Blasco Ibáñez, Cañas y Barro está ambientada en la Albufera, la conocida laguna de agua salobre de Valencia. A través de su protagonista, el perezoso Tonet y de la saga que inició su abuelo en El Palmar, la novela, centrada en la relación amorosa de su protagonista con Neleta, describe los cambios de finales del siglo XIX.
 
El tercer capítulo de esta clásica de la literatura española, en el que Tonet prefiere verse con Neleta y emborracharse con sus amigos, antes que trabajar,  contiene el siguiente fragmento donde aparece un disecador:
   "El tío Toni antes bondadoso, era ahora exigente, como el tío Paloma, al ver crecido a su hijo, y Tonet, como bestia resignada, iba arrastrado al trabajo. Su padre, aquel héroe tenaz de la tierra, era inquebrantable en sus resoluciones. Cuando llegaba la época de plantar el arroz o de la recolección, el muchacho pasaba el día en las tierras del Saler. El resto del año pescaba en el lago, unas veces con su padre y otras con el abuelo, que le admitía de camarada en su barca, pero jurando a cada momento contra la perra suerte que hacia nacer tales vagos en su familia.
   Además, el muchacho veíase impulsado al trabajo por el hastío. En el pueblo no quedaba nadie con quien entretenerse durante el día. Neleta estaba en Valencia, y sus antiguos compañeros de juegos, crecidos ya como él y con la obligación de ganarse el pan, iban en las barcas de sus padres. Quedaba Sangonera; pero este tuno, después de la aventura de la Dehesa, se alejaba de Tonet, recordando la paliza con que había agradecido el abandono de aquella noche.

El "autoicono" del filósofo inglés Jeremy Bentham.


El autoicono de Jeremy Bentham en su vitrina original (1).


No se trata de un caso de antropotaxidermia el del célebre filósofo que vio cumplido su deseo de que a su muerte su cuerpo fuese conservado a modo de autoicono. Pero su historia es bastante curiosa.

Jeremy Bentham (Londres, 15 de febrero de 1748-6 de junio de 1832), además economista y escritor, fue un niño prodigio. De una acomodada familia de juristas, con tres años ya leía libros y con cinco estudiaba latín y francés y tocaba el violín. Estudió en Westminster School y cuando contaba doce ingresó en la Universidad de Oxford donde estudió Derecho. Con diecinueve años comenzó a ejercer como abogado pero abandonó pronto la práctica jurídica para dedicarse a tiempo completo a tareas intelectuales, la escritura de tratados proponiendo reformas sociales. En su más influyente obra, Introducción a los principios de la moral y legislación (1789), proclamaba:

"Taxidermie" , historieta de Dominique Goblet.


La ilustradora belga Dominique Goblet (1967) publicó en septiembre de 1994, al inicio de su carrera, Taxidermie, una historieta que se incluyó en el número 36 de la revista de cómics zuriquesa Strapazin (1). Hace años tengo archivadas un par de páginas, de las ocho de la obra, pero no he conseguido hasta ahora hacerme con la revista. Por esa razón no podré en esta ocasión escribir la sinopsis -tampoco la he encontrado-, solamente referenciarla -si algún lector dispone de ese número, aceptaré la donación-.


 

 

   "Entiendo su dolor, señor, pero creo que es mejor poner fin a su sufrimiento. Si hubiera venido antes, podríamos haber hecho algo contra las pulgas, pero ya es demasiado tarde... Han comenzado a desgarrarle el cerebro..."
   "El doctor Albert sueña con elevados sentimientos y sensaciones embriagadoras. Piensa entonces en el amor, la mayor obsesión de su vida."
 
 
 
 
 

"Museum museorum" (1704), de Michael Bernhard Valentini.




El médico y naturalista alemán Michael Bernhard Valentini (26 de noviembre de 1657-18 de marzo de 1729) nació en la universitaria ciudad de Giessen. Su padre, de nacimiento Velten, había latinizado su apellido. Michael, el mayor de dos hermanos, estudió Historia, Lógica, Metafísica y Matemáticas en la Facultad de Filosofía. Se licenció como médico en 1680 con la disertación De convulsionibus. Ejerció en Leiningen-Hardenburg y como médico militar. De vuelta a su ciudad natal en 1682 escribió Epistolica de nova matricis et morbonae muliebris anatome, ingresando al año siguiente en la Academia Naturae Curiosorum, a partir de 1687 redenominada Academia Nacional Alemana de Ciencias Naturales Leopoldina (1). Viajó por Francia, Paises Bajos e Inglaterra. En 1686 se doctoró y un año después asumió la cátedra de Física de la Universidad de Giessen, que en 1697 abandonaría por la de Medicina. En 1704 ingresó en la Academia Prusiana de Ciencias de Berlín, y en 1715 en la Royal Society de Londres. En 1728 fue nombrado médico personal del emperador. Sus contactos con académicos europeos y del lejano Oriente facilitaron que acumulara gran cantidad de información y una extensa colección.