Pierre Belon. Primeras instrucciones para la conservación de las aves.

Belon en un grabado de Ambroise Tardieu.
Pierre Belon du Mans (1517-1564 ó -1565?), nacido en Soultière (Francia), pasa su juventud en Armorique donde ya se interesa por la fauna y la flora costeras. Primero ayudante de boticario y más tarde boticario de Guillaume du Prat –obispo de Clermont-Ferrand-. En 1535 pasa a depender de la protección de René du Bellay, hermano del poeta y obispo de  Mans, quien le ayuda en encomendarlo  a Wittenberg en 1540. Conoce a Lutero y se alía con el médico Valerius Cordus, con quien viaja durante un año por Alemania, Bohemia, Flandes e Inglaterra para profundizar sus conocimientos sobre herboristeria. En 1542, Belon estudia en París y entra al servicio del cardenal François de Tournon, en calidad de farmacéutico. A partir de 1546 Belon forma parte, en calidad de botánico y con el beneplácito del cardenal, de una embajada francesa a Turquía. Su Histoire de la nature des oyseaux (1555) es uno de los primeros tratados ornitológicos.El viaje lo lleva hasta Egipto e Israel, tierra santa. Belon retorna a Francia en 1548. En 1549 acompaña al cardenal de Tournon a Roma y se vuelve solo a Francia al año siguiente. Reprende sus estudios de medicina, varias veces interrumpidos. Entre los años 1551 y1555  es el periodo escogido por Belon para escribir sus principales obras. Permanece en la corte de Enrique II algunos meses, casi un año. Tiene en la cabeza algunos proyectos que cuentan con el asentimiento del rey y con la incumplida promesa de una pensión vitalicia. Decepcionado, viaja por Francia hasta llegar a Suiza, donde en abril de 1557 es bien acogido en casa de Conrad Gessner. En 1558 se licencia como médico –el último de una promoción de dieciocho-,  aunque nunca se pudo doctorar. Hasta 1561 permanece en Saint-Germain-des-Prés. En abril de 1564 ó 1565 es asesinado en el Bois de Boulogne por un enemigo suyo del que nada se sabe.

Grab. de anatomía comparada de su Nature.
Belon fue el primero en iniciar la anatomía comparada. “Tratábamos de disecar todas las aves que caían en nuestras manos”, dijo. Comparó el esqueleto de las aves con el del hombre y advirtió sus similitudes. Por ejemplo, la estructura de las alas de un ave es como la mano del hombre. A partir de él, los científicos empezaron a sospechar que los animales superiores derivaban de los inferiores. Darwin confirmó esa sospecha.

Algunas de sus obras son De arboribus coniferis, De admirabili operum, De aquatilibus, La Cronique de Pierre Belon de Mans, Histoire de la Nature des Oyseaux, Histoire Naturelle des estranges poissons, La nature et diversité des Poissons, Les observations de plusieurs singularitez, Portraits d'oyseaux, animaux, serpents, y Les remonstrances sur le default du labour.

Portada de la Nature des Oiseaux.
Es en L'Histoire de la nature des oyseaux, avec leurs descriptions et naifs portraits retirez du naturel (1555), uno de los primeros tratados ornitológicos, donde se incluyen unas líneas que detallan cómo conservar las aves. La forma de conservación que propone no es destacable, pues no difiere sustancialmente de la forma en como los egipcios conservaban animales y preparaban momias.
 
Así pues, en el capítulo 2 del primer libro el autor describe la forma de conservar el cuerpo de un ave para poder transportarlo de un país a otro. Belon propone cortar la piel en la zona del ano, extraer las tripas, salar el interior del vientre y la garganta, y secar el ave colgada por las patas. Este procedimiento facilitará el mantenimiento del cuerpo entero con sus plumas, sin que lo ataquen los gusanos. Si se observa que la sal no se funde, será necesario humectarla con algo de vinagre fuerte. O bien extraer toda la carne, si el ave es fácilmente desollable, y dejar las alas y los muslos enteros unidos a la piel, con lo que se podrá conservar el tiempo que se desee.

Tras estas instrucciones, Belon prosigue pidiendo a aquellos lectores de esta obra, deseosos del bien público, que puedan encontrarse algún ave en su región que no figure en esta obra, o de la que no se haya hablado, procedan "como hemos comentado para su conservación, y la conserven para enseñarlos en sus gabinetes, o si prefieren enviárnoslo, quedaremos agradecidos". (...)  "Lo mismo pueden hacer con las pieles de otros animales. También la piel humana curtida, gruesa como una piel de buey o de ciervo, se conserva asimismo sin corromperse".
 
El libro de Belon presenta XIV+382 páginas, con 158 xilografías, repartidas en 7 libros de entre 24 a 39 capítulos. Los grabados son de autor desconocido: 75 son anónimos (sin marca), 57 grabados presentan una pequeña flecha, 19 presentan una pequeña cruz blanca sobre fondo negro, y 7 presentan una cruz de Lorraine, parecida a la que se encuentra en el retrato de Belon, que dedica su trabajo al "muy cristiano" rey de Francia Enrique II, que es quien le concede el privilegio de su publicación. 


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2012.


Bibliografía:
Pierre Belon du Mans,  L'Histoire de la nature des oyseaux, avec leurs descriptions et  naifs portraits retirez du naturelEd. Chez Guillaume Cauellat, París, 1555.  
Pierre Belon du Mans,  L'Histoire de la nature des oyseaux, avec leurs descriptions et  naifs portraits retirez du naturel  (facsímil), nº 306 de la colección Travaux d'Humanisme et Renaissance, Librairie Droz, Ginebra, 1997.