"Instructio Musei Rerum Naturalium", de David Hultman

Instructio Musei en la edición de Erlangen.
Instructio Musei Rerum Naturalium fue un trabajo dirigido por Carl von Linné, a quien generalmente se le suele atribuir, pero redactado y leído por David Hultman el 14 de Noviembre de 1753 en Upsala, y publicado ese mismo año. Esta tesina, de diecinueve páginas, escrita en latín, tenía como objetivo instruir a los expedicionarios a las colonias sobre cómo debían preparar los objetos de Historia Natural con la finalidad de que llegasen al Museum Rerum Naturalium -que el mismo Linné fundó en Upsala en 1744- en condiciones de ser estudiados por los naturalistas. Los cuadernos con instrucciones escritos por y para viajeros naturalistas fueron bastante frecuentes. Instructio Musei es uno de los primeros escritos conocidos, con finalidad evidentemente científica, destinados a dar instrucciones a los viajeros recolectores de objetos de Historia Natural. Instructio Musei se reeditó en un par de ocasiones incluído en Amoenitates Academicae (Amenidades Académicas), una publicación creada por Carl von Linné para publicar los trabajos de sus alumnos. Linné dirigió 189 tesis y tesinas.
"Las Ciencias Naturales, que abarcan el conocimiento de los tres reinos de la naturaleza, es la más útil de todas las ciencias, y sobre todo una necesidad para el género humano."
Instructio Musei Rerum Naturalium comienza con unas consideraciones iniciales que justifican el beneficio que para la ciencia significa el estudio de los objetos de Historia Natural y la existencia de los museos, que facilitan ese estudio. 

Abordemos su contenido. Dependiendo de la naturaleza de los cuerpos y de la región de procedencia, las especies animales se podrán conservar “per se” (sin preparación previa alguna), “siccata” (secados), “excoriata” (la piel), o “in vasculis vitreis” (sumergidos en licor en recipientes de vidrio).

Hultman instruye sobre los diversos licores (alcoholes) y el procedimiento de conservar los animales en envases de vidrio. Recomienda que los pequeños cuadrúpedos se sumerjan en alcohol y los de gran tamaño sean desollados. Que los cráneos y las denticiones sean cocidos hasta ulteriores preparaciones en el museo. Las aves "se pueden conservar de diverso modo". Da instrucciones para el desollado. Propone el aloe, la mirra y la coloquíntida en polvo como conservantes. Recomienda la estopa como material de relleno. Remarca la importancia de darle una “postura natural al ave”. Comenta la facilidad del método con varias especies y avisa sobre la fina y delicada piel de los Scolopacidae. Cita y defiende a Réaumur, quien aconseja introducir en vitrinas herméticas las especies preparadas, para evitar el ataque de insectos. Los pequeños pájaros (Passeres) "se pueden conservar en licor". Los anfibios se han de sumergir en alcohol "no muy fuerte" para preservar las formas y el color. Los peces también se sumergirán en licor, menor tiempo cuanto más pequeños sean, luego se secarán y se les volverá a recuperar el color natural. Los peces de mayor tamaño se vaciarán y, tras un baño en alcohol, se rellenarán con pinnae hasta conseguir un volumen natural. “Insecta servandi modus simplicissimus est", el método de preservar los insectos es sencillo: bastará con secarlos, con las patas, las antenas y las alas extendidas. Da instrucciones sobre el repositorium o lugar donde se deberán guardar los insectos. Los crustáceos se sumergirán primero en alcohol y luego se secarán “per se” y se depositarán en cajas de mayor tamaño que las de los insectos. Los moluscos segurán el mismo procedimiento. En los moluscos con concha bastará con desprender ésta, que además, no se pulirá.

David Hultman describe el negocio que ciertos hombres, "en Bélgica y otros lugares", hacen comercializando conchas. Describe el modo de obtenerlas, rastrillando la arena, tal y como demostraba el “Excellentissimus Regni Senator” Karl Gustav Tessin, poseedor de una de las mayores colecciones conocidas en Europa. Entre los mayores y mejores museos de objetos de Historia Natural Hultman cita el Museo de la reina Luisa Ulrica, con destacable colección de conchas, insectos y coral; el Museo del rey Adolfo Federico, con abundantes anfibios, peces y gusanos en alcohol, y aves etc.; el Museo Tessiniano, propiedad del referido senador Karl Gustav Tessin, con colecciones de minerales, gemas y conchas; el Museo Gyllenborgianum, que pertenecía a Henningii Gyllenborgii, con apreciable colección de minerales y conchas; el Museo Academiae Upsaliensis, con colección de anfibios, peces, aves, gusanos, etc.; el Museo Stobaeanum, perteneciente a la Academia Londinense, con colección de conchas y minerales; y el Museo Ziervogelianum, con colección de conchas y animales en alcohol, perteneciente a un farmacéutico de Estocolmo. Hultman describe la forma de conservar los vegetales para reunir un herbario, e instruye sobre cómo recoger y conservar minerales.

Algunos autores posteriores mencionaron la obra de Hultman, como lo hizo el médico, naturalista y viajero John Coakley Lettsom en su obra El Viajero Naturalista donde explica los dos métodos propuestos por Hultman para la preparación de peces.  De Instructio Musei Lettsom comenta que en esa obra los conocimientos están claramente expuestos pero la lengua en que está escrita le resta utilidad.

Lamentablemente, desconozco los detalles biográficos de David Hultman, más allá de su fecha de nacimiento y muerte, 1732 y 1798, y de que fue discípulo del que en español conocemos como Carlos Linneo (1).

Portada de la ed. de Estocolmo de Amenidades Académicas


.

Como he comentado al principio de este artículo, la primera edición de Instructio Musei Rerum Naturalium la publicó L. M. Hojer de Upsala en 1753. Se reeditó, ya incluído en un volumen de Amenidades Académicas, en Estocolmo en 1756, y más tarde en Erlangen en el año 1787. Para este artículo he empleado las ediciones de Estocolmo y de Erlangen. Sólo a título de curiosidad y para hacer justicia a la atribulada historia de ese volumen, el consultado de la edición de Erlangen perteneció al reverendo George Augustus Thursby (1771-1836), rector de Abington y vicario de Penn, Inglaterra, y miembro de la Royal Society y, casualmente,  de la Linnaean Society.


Retrato de Linné en 1775 por Alexander Roslin.
(1) En cambio, de su director de tesina lo conocemos casi todo. Aunque personaje tangencial en este artículo, por su contribución a las Ciencias Naturales vale la pena dedicarle una breve biografía. Carl von Linné nació en Rashalt, Suecia, en 1707. Reconocido naturalista y profesor de la Universidad de Upsala, fue el autor del sistema binario Systema Naturae que durante siglos ha ayudado a clasificar la fauna y flora mundial. En 1727 Linné ingresó en la Universidad de Lund para estudiar medicina. Un año más tarde, se matriculó en la de Upsala, la más prestigiosa de su país. Descuidó sus estudios de medicina para dedicar la mayor parte de su tiempo a la botánica, que en aquella época formaba parte de los estudios de medicina. Asistió al Dr. Celsius en la preparación del trabajo Hiero-Botanicon. En 1732 organizó una expedición botánica y etnográfica a Laponia, y en 1734 otra a Suecia central. En 1735 viajó a Holanda, donde terminó Medicina en la Universidad de Harderwijk. Prosiguió estudios en la de Leiden. En 1935 se publicó la primera edición de su  Systema Naturae. En 1738 Linné regresó a Estocolmo para trabajar como médico y dar clases. Fue nombrado físico del rey y presidente de la Academia recién creada en Estocolmo. En 1741 fue contratado como profesor en la Facultad de Medicina de la Universidad de Upsala. Poco después se hizo cargo del Departamento de Historia Natural de la misma Universidad, donde permaneció durante treinta y siete años. Allí restauró el Jardín Botánico, donde sembró las plantas de acuerdo con su sistema de clasificación. Organizó tres expediciones más a diversas regiones de Suecia e inspiró a toda una generación de estudiantes.
   Un total de 19 de sus estudiantes formaron parte de viajes de exploración a diversas partes del mundo. A modo de ejemplo, su alumno más famoso, Daniel Solander, fue el naturalista que viajó a bordo durante el primer viaje alrededor del mundo del capitán James Cook, y quien trajo a Europa las primeras colecciones de plantas de Australia y del Pacífico Sur. Otros de sus alumnos viajaron por América del Sur, Asia Suroriental, África y el Medio Oriente. Muchos de ellos murieron durante esos viajes.
   Linné continuó revisando su Systema Naturae que, de las catorce páginas iniciales llegó a ser un trabajo de varios volúmenes, a medida que sus conceptos eran modificados y a medida que más y más especímenes de plantas y animales le llegaban desde todos los rincones del planeta. Linné también trató de hacer que la economía sueca fuera autosuficiente y menos dependiente del comercio foráneo, aclimatando plantas valiosas para poder cultivarlas en Suecia, o encontrando sustitutos nativos. No tuvo mucho éxito. Al mismo tiempo, siguíó prácticando la medicina, llegando a ser médico personal de la familia real sueca. Fue nombrado miembro honorífico en diversas academias europeas. En 1761 se le concedió un título nobiliario, que lo convirtió en Carl von Linné. Murió en Upsala en 1778.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2013.

Bibliografía:
David Hultman   Instructio Musei Rerum Naturalium  , Upsala, 1753. (libro electrónico)
David Hultman  Instructio Musei Rerum Naturalium , en Amoenitates Academicae; seu dissertationes variae Physicae, Medicae, Botanicae,... ,  volumen III, pp. 446-464, 1ª edición, Estocolmo, 1756.
David Hultman  Instructio Musei Rerum Naturalium , en Amoenitates Academicae; seu dissertationes variae Physicae, Medicae, Botanicae,... ,  volumen III, pp. 446-464, 2ª edición, Erlangen, 1787.
John Coakley Lettsom   Le Voyageur naturaliste, ou instructions sur les moyens de ramasser les objects d'Histoire Naturelle, et les bien conserver. Avec des observations propes à étendre les recherches relatives aux conneissances humaines en général ,  Ed. Lacombe, Amsterdam y París, 1775.