Réaumur, precursor de la Taxidermia.

René Antoine Ferchault de Réaumur.
René Antoine Ferchault de Réaumur (La Rochelle, 1683- Saint Julien de Terroux, 1757), matemático, físico y naturalista francés. Estudió con los jesuítas, primero en Poitiers y más tarde en Bourges. Parecía destinado a estudiar leyes, pero finalmente sus inclinaciones le llevaron al estudio de las ciencias naturales. A los veinte años marchó a París. En 1708 ingresó en la Académie des Sciencies donde leyó un trabajo sobre geometría. Durante una década se centró en el estudio de los invertebrados marinos. En 1714 fue nombrado director de la Academia, cargo que alternaría con el de subdirector hasta poco antes de su muerte. En 1722 publicó su Traité sur l’Art de convertir le Fer en Acier, et d’adoucir le Fer fondu, trabajo que facilitó a Francia dejar de importar acero. En agradecimiento por los beneficios que su trabajo reportó a la nación, el duque de Orléans, le concedió una pensión de 12.000 libras. Inventó el termómetro de alcohol con su división en 80 grados, que rápidamente se extendió y se adoptó en el sur de Europa. También mejoró el proceso de fabricación de la porcelana. En su faceta como naturalista, Réaumur publicó obras destacadas como sus Mémoires pour servir à l'histoire des insectes (1734-1742) en seis volúmenes, u Observations sur la digestion des oiseaux (1752), además de decenas de artículos sobre insectos, aves y moluscos. Fue miembro de la Royal Society de Londres, de la Academia de Ciencias del Instituto de Bolonia, de la Academia Imperial de Ciencias de San Petersburgo, de la Academia de Berlín y de la de Estocolmo.

El día 21 de mayo de 1744 Réaumur escribía a Abraham Trembley, naturalista suizo residente en los Países Bajos:
   "(...) De las aves se derivan grandes utilidades, son unos de los más bellos adornos de la naturaleza y generalmente resultan agradables a todas las miradas. Durante tiempo he lamentado no poder conservar las aves muertas. Desconocíamos que empajándolas o rellenándolas, lo que requiere tiempo y práctica, no sería un método perfecto y duradero. Durante años creí que debía encontrar algo mejor para conservarlas en toda su belleza y, tras unas cuantas tentativas, he conseguido poner a salvo a las aves de la descomposición. Antes solamente se podían secar y, por elevación, me las arreglé para conservar las aves secas con un aspecto de vida, como lo son cuando están prestas a volar o caminar. Es un pequeño arte fácil, que puede realizarse hábilmente en menos de media hora, que contribuirá al progreso de la ornitología, y que ayudará a crear grandes colecciones de aves. Hará aproximadamente siete meses que comencé una y ya ocupa todo un gabinete, del cual no hay nadie que lo haya visto y no haya quedado impresionado por el agradable aspecto que presenta. (...)" 

Réaumur empezó su colección, pues, en noviembre de 1743. El día 4 de julio de 1744 volvía a escribír a Trembley:
   "(...) El nombre de Pequeño Arte que le he dado a la sucesión de prácticas que ponen a las aves en estado de tener, aunque hayan muerto, un aire de vida, bastará para que usted entienda que dificilmente una carta puede contener todo aquello que usted quisiera saber y que yo podría contarle sobre este tema. Cientos de pequeños detalles son necesarios para conseguir un buen resultado, algo que dificilmente se puede explicar sino es en una extensa memoria. (...)"
El 6 de noviembre 1744 Réaumur escribía a su correspondiente en la Academia Jean François Séguier, naturalista francés residente en Italia: 
   "(...) Una gran rama de la Historia Natural falta en los gabinetes más ricos, en los que no se encuentran las Aves [...], la única [colección] considerable de la que tengo conocimiento es la del señor Frisch, de Berlín, a la que dedicó buena parte de su vida para hacer sus preparaciones. Me informó de que estaba formada por un total de 217 aves. Después de hace aproximadamente un año, en que he comenzado a usar unos métodos simple ideados por mi, he montado más de seiscientos, que forman un espectáculo del que no hay persona que no quede impresionada. Todos están en las posturas que les son naturales; en una palabra, a primera vista parecen vivos [...]. Como deseo que [los métodos] sean conocidos por todos los naturalistas para su particular satisfacción y para el progreso de la ornitología, he cambiado el plan previsto que tenía de explicarlo en el séptimo volumen de Mémoires sur les Insectes. Serán objeto [los métodos] de una obrita que me propongo hacer imprimir a principios del próximo año. (...)"
Réaumur reunió su colección de aves en su propio domicilio, que entonces se encontraba en la rue de la Roquette, en Charenton, y permitía el acceso al público. El conservador de la colección era un pariente suyo, Mathurin Jacques Brisson, que tras la muerte de su protector empezaría a publicar obras sobre la Historia Natural. Brisson se sirvió, entre otras, de la colección de su protector para describir decenas de especies de aves para su Ornithologia publicada entre 1760 y 1763, lo que lo convierte en un documento imprescindible para descubrir aquel gabinete, aportando, además, información sobre de dónde procedían y quienes habían enviado cada uno aquellos ejemplares.  Los grabados de Ornithologia son obra de François Nicolas Martinet, uno de los mejores grabadores naturalistas de la época que, además trabajar para el Cabinet du Roi colaboró en la Histoire naturelle des oiseaux de Buffon y en la Encyclopédie de Diderot y D'Alembert. El naturalista inglés William Swainson (1840) afirma que Réaumur fue el primer naturalista que formó un museo zoológico y que éste era uno de los mayores de Francia, y coincide con el taxidermista francés Louis Dufresne (1803) en que, tras la muerte de Réaumur, su colección de aves pasó a ser la base de la del Museo de París. En su época, sólo la colección de Sir Hans Sloane la superaba en número de especímenes. En principio Réaumur legó su colección a la Académie, pero fue Buffon, su rival, quien insistió en integrarla en el Cabinet du Roi, dependiente del Jardin des Plantes, que poco después se convertiría en el Muséum National d'Histoire Naturelle. Sobre aquel legado, Buffon escribió que entre las colecciones se encontraban "un gran número de aves, preparadas y secas, en su mayoría en un estado de descomposición, y encerradas en urnas de vidrio...". Como escribe Morel (2010), "vistas las relaciones conflictivas entre Buffon y el difunto, no podía esperarse una manifestación de entusiasmo por parte de Buffon por este legado que, no obstante, le sirvió de base para su trabajo sobre las aves". Buffon no permitió a Brisson continuar velando por el legado de su detestado Réaumur.

Grabado de Ornithologia de Brisson con un Ara del gabinete de Réaumur.

Como naturalista Réaumur se preocupaba de que cada especie de su Gabinete dispusiera de descripciones acerca de su hábitat y costumbres. Si bien en cantidad la colección de malacología superaba a la ornitológica, es ésta una de sus mayores preocupaciones y, en concreto, la forma de conservarla. Es ese desasosiego por preservar su colección de aves el que incita a Réaumur a escribir sobre el tema, lo que le convierte en uno de los precursores de la Taxidermia. Dufresne, además, le atribuye la palabra empailler, muy extendida en Francia, equivalente a nuestro disecar, ya que se rellenaban de paja los animales más grandes. Mauduyt (1784) sostiene que el perfeccionamiento de este arte "si lo es" se debe sobre todo a Réaumur. “Este sabio” –afirmaba Mauduyt- fue “quien presentó al público una sucesión de aves que conservaban más o menos su apariencia de vida” y quien despertó el gusto por las colecciones de este género. Réaumur es abundantemente citado por autores posteriores.

En 1745 la Imprimerie Royale publicó el prospecto Moyen facile de conserver les oiseaux qu'on veut faire arriver sains dans les Pays éloignez (Método fácil para conservar las aves que se pretenden enviar sin daño desde países lejanos), sus instrucciones para viajeros destinadas a conseguir que las aves que llegaban a Francia, lo hicieran en condiciones. Su "método fácil" consistía en sumergir las piezas en alcohol. Para los cuadrúpedos de pequeña talla, los peces, o los reptiles, Réaumur también recomendaba el mismo método. Aquella hoja -dos páginas-, que se publicó sin mención al autor, Réaumur

Al principio de su escrito, Réaumur se quejaba de que las aves que llegaban de países lejanos, en la mayoría de ocasiones, y aún habiéndose esmerado en la tarea de empajarlas, no llegaban jamás en sus posturas naturales, y que era preferible, pues, enviarlas sumergidas en alcohol, para luego poder montarlas en el país de destino. Réaumur resumía sus instrucciones en trece puntos:
  1. Para conservar el pájaro a enviar, simplemente se sumergirá en alcohol, cuanto más fuerte mejor. Es indiferente si el alcohol procede "de vino, de grano o de azúcar".
  2. Por comodidad, se utilizarán dos barriles. Uno para los especímenes grandes y otro para los medianos. Los pájaros pequeños se enviarán en tarros de vidrio. Todos ellos herméticamente cerrados.
  3. Conforme se vayan recibiendo las aves, éstas se limpiarán de sangre con la ayuda de un paño húmedo.
  4. Se tendrá especial cuidado en que las plumas se mantengan en su posición natural, lo que se conseguirá envolviéndo los ejemplares con hilo, cordel o cinta.
  5. A medida que se vaya disponiendo de ejemplares, éstos se irán introduciendo en el barril, que se llenará por completo, de manera que las aves se sujetarán mutuamente y así sufrirán menos el transporte.
  6. Se introducirán dos o tres ejemplares de cada especie, a poder ser, al menos, un macho y una hembra.
  7. Se escribirá el nombre originario del ave con tinta normal sobre una tira de pergamino que se sujetará a una pata. "La escritura se conservará en el alcohol".
  8. Una vez lleno el barril, éste se tapará bien y se tomarán todas las precauciones como si se tratara de un barril lleno de vino o cualquier otro licor.
  9. Si en el momento de taponar el barril éste desprendiera un olor desagradable, se sustituirá el alcohol por otro nuevo y de más graduación.
  10. No es absolutamente necesario eviscerar los pájaros pequeños, pero no pasará nada si se extraen las vísceras de los grandes.
  11. Los cuadrúpedos pequeños se podrán enviar en el mismo barril que las aves, "se conservarán igualmente y a los amantes de la Historia Natural les placerá por igual encontrar unos y otros".
  12. Los peces, reptiles e insectos grandes también se podrán enviar conjuntamente.
  13. Los envíos no deberían superar las cinco o séis semanas de trayecto. Antes de la partida se podrá vaciar el alcohol e introducir los especímenes, entre algodón o estopa impregnados de alcohol, "aunque no es absolutamente necesario".

Grabado de Moyens d'empêcher (1746).
Preocupado por la evaporación del alcohol, Réaumur publicó al año siguiente, en 1746, un artículo bastante extenso en Histoire de l'Académie Royale des Sciences, titulado Moyens d'empêcher l'évaporation des liqueurs spiritueuses, dans lesquels on veut conserver des productions de la Nature de différens genres (Métodos para impedir la evaporación de los licores espirituosos, en los que se conservan las producciones de la naturaleza de diferentes géneros), en el que, acompañado de tres grabados,  proponía un par de posibles soluciones para evitar ese problema. La primera de ellas consistía en tapar las botellas  o recipientes con tapones cónicos de vidrio. Tras llenarlas de alcohol, se suspendía el sujeto dentro mediante un alambre de latón, se añadían dos líneas (1) de mercurio y se cerraba con la ayuda de un trozo de pergamino o de vejiga. La botella se invertía para que el mercurio se introdujera entre el cuello de la botella y el tapón, lo que impediría la fuga del alcohol. El mercurio podría ser sustituido por aceite de nuez espesado al aire, hasta que éste consiguiera una consistencia melosa. La segunda solución era, en realidad, una variante de la primera y consistía en prescindir del tapón de vidrio. Se limitaba a aplicar directamente una capa de aceite de nuez espesado sobre el pergamino que debía cubrir el cuello de las botellas antes de taparlas e invertirlas. Las botellas se colocarían sobre tablones de madera con orificios con una obertura suficiente como para recibir los cuellos de las botellas. 

Para Lewis Nicola (1771), las dos soluciones de Réaumur para evitar la evaporación del alcohol, aunque buenas, presentaban algunos inconvenientes, entre los que citaba la disponibilidad o no de botellas hechas a medida con ese fín, además del gasto en vidrio y mercurio. También afirmaba que se precisaban años enteros para espesar el aceite de nuez. Nicola enmendó a Réaumur y propuso dos nuevos métodos, más económicos y viables, para evitar la volatilidad del alcohol.

En 1747 Réumur publicó otro folleto de cuatro páginas titulado Differents moyens d'empêcher de se corrompre les oiseaux morts qu'on veut envoyer dans des pays éloignez et de les y faire arriver bien condittionez. Quelques-uns des ces mêmes moyens peuvent être aussi employez pour conserver des quadrupèdes, des reptiles, des poissons et des insectes (Diferentes métodos para impedir que se corrompan las aves muertas que se han de enviar desde países lejanos y para que lleguen en condiciones. Algunos de esos mismos medios también se pueden emplear para conservar los cuadrúpedos, los reptiles, los peces y los insectos). Su preocupación por la conservación de las aves disecadas de su gabinete llevó a Réaumur a escribir sobre Taxidermia.Las instrucciones eran ahora algo más completas, pues se añadían tres métodos más de preparación de especímenes. De difusión limitada, esta publicación, una de las más influyentes de la historia de la Taxidermia, logró eco y difusión gracias a la traducción al inglés de Philip Henry Zollman, que éste publicó en 1748 en Philosophical Transactions de la Royal Society. El  Journal Brittanique de La Haya publicó en 1750 un resumen de esa traducción de Zollman. El mismo traductor subrayaba la sencillez de los métodos de preparación de las aves de Réaumur y su eficacia a la hora de combatir los insectos que pueden destruir las colecciones. Zollman también daba cuenta, además, de la colección de Réaumur, y la describía como "numerosa y dispuesta en una gran sala". Bastante más tarde, en 1780, el texto original sería reproducido en la Encyclopédie de Diderot y D'Alembert.

En Differents moyens Réaumur describe cuatro métodos de preparación de las aves. El primer método consiste en desollar el pájaro y rellenar la cavidad con paja, heno, lana o lino.

El segundo método se basa en el envío de las aves en alcohol o brandy. Teniendo en cuenta que estos licores cambian la coloración del plumaje y que las plumas largas se han de extraer previamente, Zollman nos relata que Réaumur saca los pájaros del alcohol, y una vez secos, les vuelve a poner las plumas en su orden natural. Tras experimentar este segundo método, Réaumur llega a las siguientes conclusiones, parecidas a las que publicó dos años antes:
  1. Para preservar un pájaro que se ha de enviar lejos, siempre es preferible el alcohol. Si solamente se dispone de brandy, se usará el de más alta graduación.
  2. Se han de limpiar las plumas de sangre y tener especial cuidado en que se mantengan en su posición natural.
  3. No es absolutamente necesario eviscerar los pájaros.
  4. Tras estas preparaciones previas se introducirá el ave en el contenedor con licor. Los pequeños pájaros se introducirán en botes de vidrio que, además, podrán contener varios ejemplares. Las aves de mayor tamaño se introducirán en barriles de madera.
  5. Es necesario renovar el licor que se pierde o evapora durante el transporte.
  6. Si llegado a puerto, aún es necesario transporte terrestre que requiera vaciar algo los contenedores, cuando se vuelvan a cerrar “no hay que tener escrúpulos” y se presionará con paja u otro relleno en el caso de que las aves floten.
  7. Para los pequeños pájaros es suficiente un baño en brandy de 8 a 10 días para dejarlos a salvo del peligro de corrupción. Las aves grandes o con mucha carne precisarán un baño de un mes o cinco semanas. Pasado este tiempo se pueden empaquetar en cajas, introduciendo a intervalos -en capas- paja de avena o cebada. La paja es el mejor relleno para este uso.
  8. Para evitar la posible acción de los insectos son necesarias algunas precauciones. Los barriles son preferibles a las cajas, especialmente si han contenido licor. Las juntas se sellarán con papel engomado.
El tercer método consiste en conservar los pájaros mediante una suerte de embalsamamiento. Consiste en aplicar conservantes en polvo en el interior del cuello y otras cavidades y en varias incisiones que se harán en el cuerpo del animal, que serán más numerosas en las aves de mayor tamaño. Siempre sin llegar a desfigurar el animal. Réaumur recomienda el alumbre en polvo y la cal pulverizada. Otros materiales que se pueden utilizar como conservantes son el aloe, la mirra, el incienso, la pimienta y otros productos de plantas. Tras aplicar el conservante, se pueden introducir en cajas o en barriles, con lo que las aves estarán listas para el transporte. El fondo de la caja se cubrirá también con el mismo conservante.

Como cuarto método Réaumur nos relata el procedimiento de secado y montaje de las aves: la forma de fijar las patas del pájaro a la peana, la forma de alambrar el cuerpo del ave, etc. El objetivo del montaje es la consecución de una actitud natural del ave.

La traducción de Zollman en Phil. Transactions.
Tras estas explicaciones, nos encontramos con unas indicaciones comunes para los cuatro métodos de preparar las aves. En ellas se tratan cuestiones más científicas como el etiquetar “usando tinta común” el ave con indicaciones de su sexo, nombre común en el lugar de orígen, descripción del hábitat donde se capturó, dónde y cómo “fabrica” su nido, cuántos huevos pone, etc. Réaumur remarca la importancia de tener especial cuidado en el transporte para conservar esos nidos y da indicaciones de cómo vaciar los huevos. Al final de este escrito se dan una serie de recomendaciones para cuadrúpedos (se ha de seguir alguno de los métodos referidos para las aves), peces y reptiles (es suficiente su envío en barriles llenos de un brandy de alta graduación, y luego se secarán rellenando sus cavidades) e insectos (las mariposas se secarán en cajas con las alas extendidas, los escarabajos y otros se conservarán en brandy, etc.).

Alabanzas y críticas. Hultman (1753), discípulo de Carl von Linné,  resalta la efectividad del sistema de Réaumur para evitar los insectos peligrosos. Nicola (1773) explica los procedimientos de Réaumur para conservar sumergidos en alcohol los objetos de Historia Natural y los da como buenos, aunque cita el inconveniente de la evaporación del alcohol e intenta dar soluciones.  Bécoeur (1774) , el creador del jabón arsenical y amigo de Buffon, y a quien el propio Réaumur se refería como el "comerciante de Estrasburgo" por su negativa a dar a conocer la fórmula de su  famoso jabón, en un artículo en el Journal encyclopédique criticaba los métodos de Réaumur y afirmaba que eran el origen de que, tres años después de su muerte, solamente se conservara en el Gabinete del Rey la mitad de su colección. Pinel (1791) critica los métodos de Réaumur y opta por los de Kuckahn. Nicolas (1800) cita, entre las principales aportaciones de Réaumur, sus medios para preservar las pieles de los animales de la voracidad de los insectos, aunque las consideraba insuficientes para conservar las pieles de los pequeños mamíferos. 

En el archivo de la Academia de Ciencias de Francia se conserva el legado de René Antoine Ferchault de Réaumur: manuscritos, cartas y memorias. En lo que afecta al desiderátum de este artículo, la documentación que nos atañe se encuentra en la Caja I que contiene un buen número de memorias manuscritas inéditas y que se agrupan bajo la denominación El arte de formar colecciones. Son las siguientes: 
1ª Mem.- De la utilidad de los Gabinetes de Historia Natural y del objeto de esta obra que es el de asegurar la duración de las colecciones que se incorporarán a los gabinetes.
3ª Mem.- Manera de secar las aves por medio del calor de los hornos con posturas que les den una apariencia de vida.
4ª Mem.- Sobre diferentes formas de embalsamamiento que se pueden emplear para impedir que las aves se corrompan.
5ª Mem.- Sobre el desecado de aves, bien utilizando licores espiriruosos o licores salinos.
6ª Mem.- Aprender a disecar (empailler) las aves, a preparar y presentar aquellas que se han desecado por alguna de las maneras explicadas en las dos memorias precedentes.
7ª Mem.- Maneras de traer las aves sin daños desde los países más lejanos.
8ª Mem.- Y la primera sobre los métodos de defender las aves desecadas de los insectos ávidos.
9ª Mem.- Y la segunda sobre los métodos de proteger las aves de los insectos ávidos.
10ª Mem.- Las colecciones de nidos de aves.
12ª Mem.- Colecciones de picos y patas.
13ª Mem.- Sobre la preparación y la conservación de los cuadrúpedos.
14ª Mem.- Sobre la preparación de los peces.
15ª Mem.- Sobre los animales y sus partes que precisan ser mantenidos en un licor espirituoso.
16ª Mem.- Medios de hacer colecciones de insectos.
17ª Mem.- De la manera de conservar en licores los insectos que el desecado deja irreconocibles.
Memoria suplementaria.- Forma de hacer colecciones perdurables de cuadrúpedos y de peces.
-- Procedimientos de conservación de las colecciones.
Gracias a las cartas que se conservan, conocemos además a los correspondientes de Réaumur en temas ornitológicos. Entre los países extranjeros, recibía envíos desde Dinamarca, Suecia, Noruega, Italia, Alemania, Suiza y "Oriente".

En el mes de abril de 1774 en Observations sur la Physique, sur l'Histoire Naturelle et sur les Arts aparecía una carta del naturalista suizo Charles Bonnet en la que celebraba la publicación unos meses antes de otra de Mauduyt, médico y naturalista parisino que ya ha aparecido en este artículo, donde éste exponía su Manière de conserver les animaux dessechés. A continuación, Bonnet aprovechaba para dar cuenta de su relación epistolar con Réaumur. En sus cartas, poco antes de su fallecimiento, el célebre Réaumur le decía a Bonnet que se había ocupado del asunto de la conservación de animales, que había redactado un tratado completo y que estaba a punto de publicarlo. Bonnet esperaba -se entiende como una invitación- que la Académie Royale des Sciences publicara sus manuscritos. "El señor Réaumur seguramente se habría apresurado a aplaudir el trabajo del señor Mauduit; y no tengo dudas de que muchos de los ingeniosos procedimientos de este sabio Médico son casi idénticos a los que el señor Réaumur había definido, y que sólidamente expuso en su obra". Bonnet "a la espera de la publicación de ese Libro [el de Réaumur]" aprovechaba para transcribir algunas de las cartas que recibió de Réaumur donde éste le explicaba cómo conservar los insectos y los peces que su correspondiente ginebrino le debería remitir más tarde.

Es el mismo René Antoine Ferchault de Réaumur quien en la Memoria número 6, datada en 1753 y titulada Qui apprend à empailler les oiseaux, etc. (Aprender a disecar las aves, etc.) nos cuenta su acercamiento a la Taxidermia a través de algunos personajes. Por ejemplo un comerciante peletero de Berna apellidado Koenig que "es el primero que yo sepa" que inició el comercio de pájaros disecados, a quien Réaumur compró algunos "a un precio módico" a través del profesor Altmann. Réaumur: "Mis gabinetes han formado sucesivamente tres grandes maestros este arte.""Mis gabinetes han formado sucesivamente tres grandes maestros este arte, al señor Herissan de l'Académie des Sciences, al abad Menon a quien sorprendió una muerte prematura, y a quien las ciencias siempre le deberán mucho y, en fin, al abad Brisson que lo sucedió". Finalmente cita al presidente de Banville "a quien le gusta divertirse, durante los días que el palacio le permite pasar en el campo, y los pájaros que diseca no tienen nada que envidiar a aquellos que salen de las manos más ejercitadas"; y "para honor de este pequeño arte, no debemos dejar de ignorar que una señorita de Orléans se ocupa de él con éxito, la señorita [espacio en blanco] se ha hecho tras un año un pequeño gabinete (...)".

A continuación este manuscrito describe el proceso de taxidermia de las aves, y lo hace con cierto humor. Durante el proceso de desollado cuenta que "un cocinero podría sacar aún un buen partido de un faisán, de un urogallo o de una avutarda, etc., aunque se le haya quitado la piel", o bien, "espero que no me desaprobará por detenerme en dar algunos ejemplos concretos o por abordar estas disecciones con ojos de físico" cuando hace una disgresión y describe particularidades anatómicas de alguna especie. De la parte técnica del proceso de desollado, cabe destacar que Réaumur corta y separa el cuello del cuerpo antes de la extracción de éste, para luego seguir tirando del cuello y volviendo la piel hasta llegar a la cabeza. Aplica cal pulverizada o alcanfor como preservativo e inserta los ojos de vidrio -"antes usaban cera de España negra"- en las órbitas antes de volver la piel a su estado natural. Tras analizar los pros y contras de diferentes materiales de relleno que él mismo había propuesto unos años antes (borra, restos de papel o tela, algodón, paja, heno, musgo) recomienda un tipo de alga marina como el mejor, la Alga angustifolia vitrariorum, usada como relleno en los envíos de botellas de licor. El cuello, las patas y las alas las rellena de musgo y el cuerpo con la alga, comunmente conocida como heno de mar. Luego alambra las extremidades y, longitudinalmente, atraviesa el cuerpo, el cuello y el cráneo con uno de los alambres de las patas. También usa un alambre para fijar la cola. Una de las mayores preocupaciones de Réaumur fue que las aves presentaran, una vez montadas, un aspecto natural, como si estuvieran vivas.

Y es precisamente al principio de esa sexta Memoria donde René Antoine Ferchault de Réaumur hace su histórica definición del verbo empailler:
   "Ce qu'on appelle empailler un oiseau c'est le dépouiller de sa peau à laquelle les seules parties qu'on laisse attachées son les ailes, les jambes avec les pattes, la tête et le bec, et de faire reprendre ensuite à cette peau sa première forme. Il redevient vivant à nos yeux, dès que son vrai extérieur leur est présenté. Cette manière de conserver les oiseaux a apparemment été essayée d'abord sur des très gros. On se sera servi de paille pour remplir la peau et lui redonner son renflement et sa rondeur; le nom d'empailler en est resté a toutes les préparations semblables faites sur des oiseaux plus petits, quoique des matières moins grossières aient été employées dans la suite à rembourrer leur peau. Nous [nous] servirons pourtant dans la suite assez indifféremment du nom d'empailler et de celui de rembourrer pour exprimer cette opération."
Cuya traducción aproximada sería:
   "Llamamos disecar [empailler] un ave al desollado de su piel a la que únicamente se mantienen unidas las alas, las piernas con las patas, la cabeza y el pico, y luego volver esa misma piel a su forma original. Recupera la vida ante nuestra mirada desde el instante en que su apariencia le es dada.  Esta manera de conservar las aves fue aparentemente empleada por vez primera con las más grandes. Se utilizó paja para rellenar la piel y volver a darle su volumen y su redondez. El nombre de disecar [empailler] se ha mantenido para todas las preparaciones similares practicadas en aves más pequeñas, aunque se hayan usado materiales menos gruesos para rellenar su piel. Así pues, en lo sucesivo, indiferentemente nos serviremos del nombre disecar [empailler] cuando nos refiramos a esta operación de relleno".
Como habrá advertido el lector, en castellano usamos el verbo disecar en vez de la traducción literal del francés empajar (empailler). Una explicación la podríamos encontrar en esas mismas memorias inéditas de Réumur, entre las que se encuentran una que aborda la técnica del desecado (desséchée) de aves aprovechando el calor de un horno.  Así pues, otro posible mérito más de nuestro protagonista.


Notas.-
(1) Una línea equivalía a 1/12 parte de la pulgada, 0,212 mm. En España una línea era una medida de longitud que equivalía a 1,935 mm, 1/9 parte de un dedo.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2013. 


Bibliografia: 
Jean Baptiste Bécoeur  Memoire instructif sur la manière d’arranger les différents animaux, etc. ,  en Journal Encyclopédique, Lieja, septiembre de 1774. 
Charles Bonnet  Sur les moyens de conserver especes d'Insectes et de Poissons dans les Cabinets d'Histoire naturelle, sur le bel Azur dont les Champignons se colorent à l'air; et sur les changements de coleur de divers corps par l'action de l'air ou de la lumière , en Observations sûr la Physique, sûr l’Histoire Naturelle et sûr les Arts, vol. 3, París, abril de 1774.
Mathurin Jacques Brisson Ornithologia sive Synopsis methodica sistens avium divisionem in ordines, sectiones, genera, species, ipsarumque varietates , Bauche, París, 1760–63.
Mathurin Jacques Brisson Supplementum Ornithologiæ sive Citationes, descriptionesque antea omissæ & species de novo adjectæ, ad suaquaque genera redactæ , París, 1760.
 

Louis Dufresne  Taxidermie ,  en Nouveau Dictionnaire d'Histoire Naturelle, apliquée aux Arts , tomo XXI, Ed. Deterville, Paris, 1803. 
David Hultman  Instructio Musei Rerum Naturalium , en Amoenitates Academicae; seu dissertationes variae Physicae, Medicae, Botanicae, ..., volumen III, Estocolmo, 1756. 
Jean Paul Morel  Poivre, Réaumur et le chevalier Turgot  , en http://www.pierre-poivre.fr , 2010.
Lewis Nicola  An Easy method of preserving subjects in spirits , en “Transactions of the American Philosophical Society, vol 1,  Filadelfia, 1769-71. 
Lewis Nicola   Méthode facile pour conserver les Sujets dans l'esprit de vin  , en  Observations sur la Physique, sur l’Histoire Naturelle et sur les Arts, vol 2, París, julio de 1773.
Pierre-François Nicolas  Méthode de Préparer et Conserver les Animaux de toutes les classes  ,  F. Buisson, París, 1800. 
Philippe Pinel  Mémoire sur les moyens de préparer les Quadrupèdes et les Oiseaux destinés à former des Collections d'Histoire Naturelle , en Observations sûr la Physique, sûr l’Histoire Naturelle et sûr les Arts, tomo 39, Paris, agosto de 1791. 
[René Antoine Ferchault de Réaumur]   Moyen facile de conserver les oiseaux qu'on veut faire arriver sains dans des pays éloignéz  , Imprimerie Royale, Paris, 1745.
René Antoine Ferchault de Réaumur   Moyen d'empécher l'évaporation des liqueurs spiritueuses, dans lesquells on veut conserver des productions de la Nature de differents genres   ,  en Histoire de l'Académie Royale des Sciences, Imprimerie Royale, Paris, 1746.
René Antoine Ferchault de Réaumur  Differents moyens d'empêcher de se corrompre les oiseaux morts qu'on veut envoyer dans des pays éloignez et de les y faire arriver bien condittionez. Quelques-uns des ces mêmes moyens peuvent être aussi employez pour conserver des quadrupèdes, des reptiles, des poissons et des insectes  , Imprimerie Royale, Paris, 1747.
René Antoine Ferchault de Réaumur   Divers Means for preserving from Corruption dead Birds, intented to be sent to remote Countries, so that they may arrive there in a good Condition. Some of the same Means muy be employed for preserving Quadrupeds, Reptiles, Fishes ans Insects  ,  traducción de Philip Henry Zollman, Read March 10-April 27, 1748, publicadas y extraídas del volumen anual de The Philosophical Transactions of the Royal Society of  London,  Londres, 1748.
René Antoine Ferchault de Réaumur / Philip Henry Zollman  Divers moyens pour conserver des oiseaux morts   , en Journal Britannique editado por M. Maty, tomo 2º, mayo de 1750, Ed. H. Scheurleer Junior, La Haya, 1750. 
René Antoine Ferchault de Réaumur  Manière de conserver les oiseaux morts avec un air de vie . 6e mémoire,  Manuscrito no publicado del  Fonds  Réaumur de la Académie des Sciences de Paris, [1753].
[René Antoine Ferchault de Réaumur]  Moyen facile de conserver les oiseaux qu'on veut faire arriver sains dans les Pays éloignez ,  en Encyclopédie ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des Arts et des Métiers  (Diderot y D'Alembert), tomo XXIII, París, 1780.
William Swainson  A Treatise on Taxidermy , en Taxidermy, Bibliography, and Biography , Lardner’s Cabinet Cyclopaedia of Natural History (vol. 126), Ed. Longman, Orme, Brown, Green, Longmans, and Taylor, Londres, 1840.
Jean Torlais   Cronologie de la vie et des oeuvres de René-Antoine Fechault de Réaumur  , en Revue d'Histoire des Sciences et des leurs applications, tomo 11, nº 1, Paris, 1958.
Jean Torlais   Inventaire de la correspondance et des papiers de Réaumur conservés aux archives de l'Académie des Sciences de Paris  , en Revue d'Histoire des Sciences et des leurs applications, tomo 12, nº 4, Paris, 1959.
Maurice Trembley   Correspondance inédite entre Réaumur et Abraham Trembley comprenant 113 lettres , Georg, Genève, 1943. 

Recursos: