Los métodos de conservación en alcohol del ilustrado Lewis Nicola.

Lewis Nicola es conocido por haber sido el coronel que en plena Guerra de la Independencia Americana escribió una carta al Comandante en Jefe George Washington proponiéndole que se coronara rey. Si Washington le hubiera hecho caso quizá los Estados Unidos se gobernarían hoy como monarquía. Tanto la vida del curioso personaje como ese pasaje los conoceremos más adelante, después de entretenernos tres breves párrafos con el objeto que justifica su liviana presencia en esta modesta historia de la Taxidermia. Nos ha sucedido en ocasiones anteriores. Un personaje con una humilde aportación oculta una sugestiva biografía.


Como veremos, más que ante un naturalista, nos encontramos ante un hombre ilustrado. No son muchas. Una de las escasas contribuciones de Lewis Nicola a la Historia Natural la encontramos en el primer volumen de Transactions of the American Philosophical Society (1769-71). En An Easy method of preserving subjects in spirits (Método fácil para conservar especímenes en alcohol), Nicola empezaba describiendo los métodos de conservación en alcohol de objetos de Historia Natural que Réaumur había publicado en 1746 en Histoire de l'Académie Royale des Sciences. El primer método consistía en llenar de alcohol el recipiente de vidrio, suspender el sujeto usando un alambre de latón, añadir una pequeña cantidad de mercurio, y cerrarlo con un tapón cónico de vidrio envuelto en piel o vejiga, con el propósito de que resultara hermético. El recipiente se invertía para que el mercurio se introdujera entre el cuello de la botella y el tapón e impidiera la evaporación del alcohol. También se podía sustituir el mercurio por aceite de nuez espesado al aire, hasta que éste consiguiera una consistencia melosa. El segundo método propuesto por Réaumur no precisaba tapón de vidrio y consistía en aplicar una capa de aceite de nuez espesado directamente sobre el trozo de vejiga que debía cubrir el cuello de las botellas, invertirlas y colocarlas sobre tablones de madera con orificios con una obertura suficiente como para recibir los cuellos de esos frascos.

El artículo de Nicola en el Journal de Physique del abad Rozier.

Para Nicola, los dos métodos de Réumur, aunque buenos, presentaban algunos inconvenientes como la disponibilidad o no de botellas hechas a medida con ese fín, y el elevado coste tanto del vidrio como del mercurio. Además, se precisaban años -afirmaba- para espesar el aceite de nuez. Lewis Nicola se atrevía a sugerir dos nuevos métodos no sujetos a esas limitaciones "al menos a juzgar por las pruebas hechas durante cuatro o cinco años". El primero era similar al de Réaumur. Después de rellenar el recipiente de vidrio de alcohol y suspender el sujeto, Nicola remarcaba que era importante secar bien el gollete de la botella. Luego añadía una capa de dos líneas (1) de polvo de estaño sobre el trozo de piel o vejiga, que ataba alrededor del cuello de la botella, invertiendo ésta y situándola en un asiento a modo de taza de madera rellena de sebo fundido o de una mezcla de sebo y cera que impidiera la evaporación del alcohol. Una segunda alternativa consistía en secar también el cuello del frasco, untarlo con una pluma aceitada, mojar el tapón en el mismo aceite hasta embeberlo, y tapar el recipiente del modo antes descrito. Nicola afirmaba que el aceite de oliva y otras grasas eran preferibles a aquellas que secaban prontamente. El alcohol usado no debía ser de mucha graduación, pues de ser así destruiría los colores de los sujetos. El autor afirmaba que sus métodos eran más económicos y cómodos de practicar que los de Réaumur, y que el primero de los suyos era preferible al segundo.

Detalle de su traducción al francés.

El ensayo de Nicola se tradujo al francés en 1773 y se publicó con el mismo título, Méthode facile pour conserver les Sujets dans l'esprit de vin, en Observations sûr la Physique, sûr l’Histoire Naturelle et sûr les Arts, publicación más conocida con el nombre de Journal de Physique, que editaba el abad lionés Jean Baptiste François Rozier. El naturalista Jacques Christophe Valmont de Bomare, en la entrada Historia Natural de la tercera edición de su Dictionnaire Raisonné Universel d'Histoire Naturelle (1775), en el espacio dedicado a describir la formación de un gabinete, se refería a la necesidad de sellar los tarros de vidrio que contenían especímenes en alcohol, y citaba los métodos tanto de Réaumur como de Nicola. Precisamente Valmont de Bomare revisaría durante una época los artículos concernientes a Historia Natural que se publicarían en el Journal de Rozier.


Biografía de Lewis Nicola.

Sus abuelos, hugonotes franceses, huyeron a Inglaterra a finales del siglo XVII. Jean Nicola, el abuelo, casado con Anne Raulin, sirvió como capitán de caballería y su padre, Charles Nicola, casado en segundas nupcias con Charlotte de Vignolles, hija del Señor de Prades (Francia), fue coronel de Dragones. Lewis Nicola, el único hijo superviviente, nació en Dublín en 1717. No sabemos mucho de su juventud pero se conoce que, además del inglés y el francés, dominaba el latín. Con 23 años ingresó en el ejército británico como soldado de infantería. Durante los catorce años de servicio activo sólo estuvo movilizado durante dos meses en Flandes, en el año 1745, durante la Guerra de Sucesión de Austria, aunque sin llegar a entrar en combate. Fue nombrado alférez en 1740 y se casó por primera vez en 1741 con Christiana D'Oyly [Doyle], con quien tuvo tres hijos, de los que sobrevivió sólo uno, John. Galway y Derry fueron algunos de sus destinos.Lewis Nicola, militar ilustrado, escribió en 1769 un ensayo sobre la conservación en alcohol de especímenes de Historia Natural. Siendo teniente, en 1754 fue nombrado comandante de fortaleza, cargo que desempeñaría en Kinsale, Wexford y Waterford. En Kinsale en agosto de 1759 falleció su esposa y Nicola se volvería a casar al año siguiente con Jane Bishop. Aquel segundo matrimonio tendría 13 descendientes, de los que sobrevivirían ocho, cinco hijas y tres hijos. Un trabajo administrativo que no le satisfacía, un sueldo escaso y una familia cada vez más numerosa, le empujaron en 1766, con casi cincuenta años de edad,  a probar fortuna en las florecientes colonias británicas de Norteamérica. Llegó al continente el 29 de agosto tras una travesía de tres meses. La familia Nicola se instaló en Filadelfia, Pensilvania, donde montó su primer negocio, una mercería que no funcionó. Poco después, aportando su biblioteca privada de unos 200 volúmenes, Lewis probó suerte creando una biblioteca de préstamo que llegó al millar de títulos, que tuvo notable éxito entre los ambientes culturales y que le sirvió para relacionarse con los intelectuales locales. En 1768 un artículo sobre peces de Norteamérica le abrió el camino para ingresar como miembro en la American Society for Promoting Useful Knowledge, la Sociedad Americana para la Promoción del Conocimiento Útil,  una de las dos academias de Filadelfia. En enero del año siguiente, la American Society y la American Philosophical Society (APS), ésta última  fundada en 1743 por Benjamin Franklin (2) y que había permanecido inactiva hasta ese momento, se unieron, adoptaron el nombre de la segunda y eligieron a Franklin como presidente. Nicola se convirtió pues, en uno de sus miembros fundadores. Asistente asiduo a las reuniones, presentó en 1769 el artículo objeto de éste, An Easy method of preserving subjects in spirits. Ese mismo año Nicola, hombre ilustrado, empezaría a editar The American Magazine or General Repository, una revista divulgativa amparada por la Sociedad Filosófica Americana, en la que se publicaban los artículos y las comunicaciones de sus miembros, y que está considerada como la primera revista científica que apareció en los Estados Unidos. La aventura duró sólo un año. A partir de 1771 la APS empezaría a publicar Transactions, en cuyo primer volumen apareció An Easy method.

Plano de Nicola de las líneas británicas en Filadelfia (Hist. Soc. of Pennsylvania).

En 1775 estalló la Revolución de las Trece Colonias que desembocaría en la Guerra de la Independencia de los Estados Unidos. Lewis Nicola, con 58 años de edad y 27 de servicio en el ejército británico se unió a la causa. Su experiencia en la gestión de fortificaciones militares le sirvió para que lo asignarán a la Comisión que inspeccionaría las defensas del río Delaware. Diseñó el polvorín y propuso mejoras en las fortificaciones de la ciudad. Para mejorar la formación del ejército norteamericano tradujo un par de tratados militares franceses sobre caballería, infantería e ingeniería, a los que añadió notas basadas en sus experiencias en la construcción de puentes, fortificaciones o el empleo de la artillería. Aquellos encargos los compaginó con sus negocios. Su defensa de la ciudad de Filadelfia le valió ser nombrado coronel del Regimiento de Inválidos del Ejército Continental.En enero de 1776 abrió una cervecería y poco más tarde impartiría clases de matemáticas e ingeniería. En 1776 escribió A Treatise of Military Exercise Calculated for the Use of Americans, un tratado militar hecho a la medida de las necesidades locales, y en el que defendía que los mandos debían mostrarse tolerantes, comprensivos y respetuosos con sus soldados, un aspecto bastante innovador. Durante el ataque británico a Filadelfia, Nicola fue nombrado Comandante de la plaza, que contribuyó a defender exitosamente durante dos años, en parte gracias el hecho de asignar puestos de la plantilla de la guarnición a enfermos y jubilados, y liberar así a soldados capaces de luchar en el campo de batalla. Aquel éxito le valió a Lewis Nicola ser nombrado coronel del recién creado Regimiento de Inválidos del Ejército Continental. En 1777, ante el avance británico, Filadelfia fue evacuada, y Nicola trasladó sus oficinas a Easton, Pensilvania, pasando por Fort Mifflin, Trenton (Nueva Jersey) y Allentown (Pensilvania). Al año siguiente la retirada británica permitiría el regreso del Ejército Continental a Filadelfia. Nicola cartografió las defensas que los británicos dejaron en la ciudad. En 1779 los miembros de la Sociedad Filosófica Americana deciden reemprender las reuniones y nombran a Nicola como uno de los tres comisarios que la regirían, cargo que mantendría hasta 1785. En 1779 Nicola leyó el ensayo To Account for the Deluge from the Suspension of the Diurnal Rotation of the Earth, sobre la influencia de la rotación de la tierra en los diluvios, y en 1781 Plan for a Rain Gauge, sobre pluviometría. En verano de ese año 1781 el Regimiento de Inválidos de Nicola fue llamado a contribuir en la defensa del valle del Hudson y destinado al almacen de intendencia de Fishkill, un centro logístico a quince kilómetros de West Point. En aquel momento los soldados del regimiento de Nicola llevaban diez meses sin cobrar, y la queja de éste a sus superiores consiguió arrancar el compromiso del pago de seis meses atrasados.

El Cuerpo de Inválidos del Ejército en la defensa de West Point, junto al río Hudson.

Al año siguiente, siete meses después de la victoria de Yorktown, en un momento en el que el ejército norteamericano se encontraba acuciado por las dificultades financieras y las penurias derivadas de éstas como la escasez de ropa y de alimentos, Lewis Nicola remitió desde el cuartel de Newburgh, Nueva York, el 22 de mayo de 1782, la carta a George Washington que adelantaba al comienzo de este artículo. Fue poco antes del fin de la guerra y del Tratado de París, firmado entre otros por un viejo conocido de Nicola, el científico y diplomático Benjamin Franklin. En principio aquella carta sólo era una más entre las numerosas que le llegaron al General de oficiales quejándose por los retrasos de las soldadas. El coronel Nicola expresaba su descontento y el de un buen número de oficiales, ante la falta de medios, pero a renglón seguido se embrolló con disquisiciones políticas sobre las diferentes formas de gobierno, denunciando la actitud errática del Congreso Continental, afirmando que las repúblicas eran regímenes inestables e incapaces de garantizar los derechos, las libertades y el poder de los ciudadanos, y que la forma de gobierno inglés, en cambio, representaba como ningún otro la perfección. Llegó a sugerir la creación de un estado independiente, con constitución propia y con una autoridad suprema "con algún título aparentemente más moderado que el de rey". Tengamos en cuenta el contexto, pleno  siglo XVIII. La reprimenda de Washington no se hizo esperar, conminándole a "desterrar esos pensamientos de su mente y a no comunicar a cualquier otra persona un sentimiento de naturaleza similar". Nicola envió dos cartas de disculpa a George Washington y las relaciones entre ambos volvieron a la normalidad. No obstante, el malestar de los oficiales continuaría y, espoleado más tarde por algunos congresistas, desembocaría en marzo de 1783 en la conocida como Conspiración de Newburgh, un intento de golpe de estado que Washington se apresuraría en desactivar.

Carta de Nicola a  George Washington (Library of Congress).

Como medida de ahorro, el Regimiento de Inválidos se disolvería en 1783 y Lewis Nicola sería destinado a tareas menores en el cuartel del Estado Mayor del Ejército en Filadelfia, donde se licenció como general de brigada. En 1784 presentó a la America Philosophical el artículo Observations on Petrified Bones Found Near the Ohio [River], su examen sobre un depósito de fósiles recién descubierto. En 1791 publicó The Divinity of Jesus Christ Considered, From Scripture Evidences, un libro de 72 páginas en el que, apoyándose en las escrituras, cuestionaba la divinidad de Jesucristo. Aún estando jubilado, durante el estallido en Washington, Pensilvania, en 1794, de las revueltas conocidas como la Rebelión del Whisky, abandonó la reserva para apoyar al ejército en su tarea de represión. Tenía 77 años. En 1797 falleció su segunda esposa. La salud de Nicola empeoraba y en 1798 se trasladó a Alexandria, Virginia, donde vivía su hija. Durante sus últimos años recibiría ayuda económica de The Society of Cincinnati, una sociedad patriótica de apoyo fundada en 1783 por oficiales del ejército. Nicola falleció en Alexandria en 1807 a la edad de 90 años. Su funeral fue sufragado por La Sociedad de Cincinnati. Los ahorros de Lewis Nicola en el momento de su muerte, 55 dólares, no fueron suficientes para pagar su propio entierro.

Notas.- 
(1) Una línea equivalía a 1/12 parte de la pulgada, 0,212 mm. En España una línea era una medida de longitud que equivalía a 1,935 mm, 1/9 parte de un dedo.
(2) Benjamin Franklin se relacionó con el médico, negociante, naturalista y espía Edward Bancroft, un personaje que, como autor, ya ha aparecido en Taxidermidades.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2014.

Bibliografía:
Lewis Nicola An Easy method of preserving subjects in spirits , en Transactions of the American Philosophical Society, vol 1, pág, 244-246, Filadelfia, 1769-71.  (libro electrónico)
Louis [Lewis] Nicola   Méthode facile pour conserver les Sujets dans l'esprit de vin  , en  Observations sûr la Physique, sûr l’Histoire Naturelle et sûr les Arts, vol 2, París, julio de 1773. (libro electrónico)
[René Antoine Ferchault de Réaumur]   Moyen facile de conserver les oiseaux qu'on veut faire arriver sains dans des pays éloignéz  , Imprimerie Royale, Paris, 1745.
René Antoine Ferchault de Réaumur   Moyen d'empécher l'évaporation des liqueurs spiritueuses, dans lesquells on veut conserver des productions de la Nature de differents genres   ,  en Histoire de l'Académie Royale des Sciences, Imprimerie Royale, Paris, 1746.
Jacques Christophe Valmont de Bomare   Histoire Naturelle , en Dictionnaire raisonné universel d'Histoire Naturelle; contenant l'histoire des animaux, des végétaux et des mineraux, tome 3, Chez Brunet, Paris, 1775.

Recursos:
Artículo Réaumur, precursor de la Taxidermia en Taxidermidades.
Artículo de Douglas R. Cubbison: Colonel Lewis Nicola: Soldier, Scientist and Man of Letters (part 1).
Artículo de Douglas R. Cubbison: Colonel Lewis Nicola: Soldier, Scientist and Man of Letters (part 2).