Bécoeur: apuntes biográficos de un personaje clave en la historia de la Taxidermia.

Jean-Baptiste Bécoeur nace en Metz (Francia) el 16 de abril de 1718, en el seno de una familia de farmacéuticos. Estudió con los jesuitas y trabajó de aprendíz de su padre. En esa época ya empezó su relación con la taxidermia “desecando, inyectando y desollando aves”. Se trasladó a laboratorios de Alemania para perfeccionarse como farmacéutico. Retorna a Metz para, en 1738, superar las pruebas de doctorado en Farmacia. En el Jardin Royal des Plantes de París, Bécoeur mejora su técnica taxidérmica y empieza a preocuparse por la conservación de las colecciones.Se traslada a París para seguir los cursos en el Jardin Royal des Plantes, donde Buffon era el director y donde siguió clases, entre otros, con Bernard de Jussieu, conservador del Gabinete de Historia Natural. Es allí donde mejora su técnica taxidérmica y donde empieza a preocuparse por la conservación de las colecciones. Es precisamente Jussieu quien propone a Bécoeur la plaza de farmacéutico que Felipe V, rey católico de España y nieto de Luis XIV, deseaba que ocupara un francés. Bécoeur, que adoptó las ideas filosóficas del momento y se convirtió en anticlerical, no aceptó trasladarse a Madrid y prefirió volver a Metz, donde se casó en 1741 con Madeleine Béchamps, y donde compró una farmacia a un viejo apotecario que huyó por causas religiosas. Su curiosidad natural le lleva a completar sus conocimientos literarios y científicos estudiando matemáticas, filosofía y escritos de autores reconocidos. Eruditos visitan frecuentemente su oficina de farmacia. En 1744 el rey Luis XV visita Metz donde, a su llegada, sufre una grave fiebre paratifoidea.  Bécoeur atiende al rey en la Catedral, cercana a su farmacia.

Bécoeur se interesa por la Filosofía y por las Matemáticas y retoma su interés por la Historia Natural, especializándose en el arte que le interesaba desde niño: el arte de preparar los animales naturalizados, principalmente aves, y de conservarlos. En septiembre de 1749 pierde a dos de sus entonces tres hijos, François de 6 años y Claude-Alexandre de 4, a causa de una explosión de un material inflamable que manipulaban. Su tercera hija Anne era la mayor. Más tarde tuvo otro hijo, Jean-Baptiste, que heredó el negocio.

Bécoeur mantuvo excelentes relaciones con los profesores del Jardin Royal des Plantes. De vez en cuando se desplazaba a París para llevarles aves preparadas con su método y para que evaluaran la eficacia de su preservativo. Las aves preparadas que albergaba el Museo de Historia Natural de París no tenían una semblanza natural y la mayoría habían sido preparadas siguiendo el método de Réaumur. Para preservar las aves del ataque de los insectos, éstas se introducían en urnas de vidrio y se sometían periódicamente a fumigaciones de gas sulfuroso, que apenas tenían afecto sobre los huevos de las larvas. Además, el gas sulfuroso atacaba el color y, con el paso del tiempo, destruía las plumas. Bécoeur dotaba a las aves de una apariencia natural. Su método fue descrito por Dufresne.

Es el mismo Bécoeur quien nos describe el proceso que siguió hasta encontrar su reconocido “preservativo”: el jabón arsenical. El proceso, su composición y las reacciones de sus contemporáneos, merecen un capítulo aparte.

Retrato de Buffon realizado por Drouais.
En febrero de 1755 Buffon le acusa recibo de un envío de aves preparadas, afirmando que si duran más de tres o cuatro años sin estar herméticamente cerradas en vitrinas, le hará más pedidos. Las preparaciones de Bécoeur están a prueba en el Jardin des Plantes de París.

Bécoeur propuso dotar a la villa de Metz de un establecimiento análogo al Jardin des Apothicaires de Paris, una reserva de remedios que, a precios módicos, estuvieran al alcance de los pobres. Los celos, la avaricia y el temor provocaron que sus compañeros farmacéuticos no aprobaran su propuesta. Bécoeur propuso, él mismo, dar cursos abiertos al público.

En 1757 se creó en Metz la Société Royale des Sciences et des Arts que, más tarde tomó el nombre de Académie de Metz, esencialmente clerical. Por contraposición, se fundaron en 1759 la Société des Philathènes, de la que Bécoeur fue cofundador, y la Société Litteraire. Entre 1761 y 1773 Bécoeur presenta doce comunicaciones. Entre ellas encontramos en 1772 una Mémoire instructif sur la manière d’arranger différents animaux pour les mettre en état d’être préparés et de servir a l’ornement des cabinets d’histoire naturelle.


Las aves preparadas por Bécoeur se convierten en una de las atracciones del Jardin des Plantes. Buffon le encarga otras preparaciones: insectos, cuadrúpedos, etc. Durante un viaje a París en 1771, Bécoeur entregó aves preparadas por él a, entre otros, el doctor Mauduyt. Tres años más tarde se inició una agria polémica entre ambos.

Louis Dufresne, entonces ayudante-naturalista y jefe de los laboratorios de Zoología del Museo deHistoria Natural de París, escribe en el Nouveau Dictionnaire d’histoire naturelle (1803): 
“Si Bécoeur, hombre justamente célebre, puesto que creó el arte de la taxidermia, no hubiera inventado el jabón arsenical, no hubiéramos podido tener el placer de ver en nuestros gabinetes tantas aves preparadas y montadas por él hace más de sesenta años, y que aún ahora se conservan bien”.
Algunos naturalistas acusaron a Bécoeur de mantener en secreto su fórmula para poder lucrarse.Algunos naturalistas acusaron a Bécoeur de mantener en secreto su fórmula para poder lucrarse. Bécoeur respondía a estas acusaciones que ésta era el resultado de largas y costosas investigaciones.

El censo de la ciudad de Metz de 1767 nos revela que la familia Bécoeur ocupaba una casa en la parroquia de Sainte-Croix, y que tenía una sirvienta. En sus últimos años de vida, Bécoeur vivió la pérdida sucesiva de su hermano, de su padre, de su madre y de su hija. Murió tras una larga enfermedad el 15 de diciembre de 1777, sin haber podido obtener la plaza de preparador-conservador en el Jardin des Plantes que tanto había deseado.

La colección de Bécoeur fue adquirida por Carlos II Augusto, duque de Deux-Ponts (Zweibrücken), para aumentar la colección de animales salvajes que albergaba su recién terminado gabinete -se construyó entre los años 1779 y 1786- situado en el castillo de Karlsberg (Buchenberg,  Alemania -en aquella época Francia-), y que fue destruído en 1793 por los revolucionarios franceses. Actualmente queda en pie un edificio, propiedad de una cervecera.

Su fórmula fue desvelada veinte años después de su muerte, por un sobrino suyo -que trabajaba como ayudante en el Museo de Historia Natural de París- a Dufresne, jefe del laboratorio de Taxidermia del propio museo. Éste, a su vez, colaboraría con su amigo el naturalista François Marie Daudin en la publicación en 1800 del Traité élémentaire et complet d’Ornithologie donde precisamente se daría a conocer por vez primera la composición del jabón arsenical.

Entre los alumnos de Jean-Baptiste Bécoeur en el arte de preparar aves nos encontramos con el ilustre naturalista François de le Vaillant (1) (1753-1824), quien describió el gabinete de historia natural de Bécoeur como “uno de los más extensos y mejor conservados que jamás haya conocido”. Tras dos años en Alemania, la familia del joven Le Vaillant se estableció en Metz y fue durante aquella larga estancia, entre 1765 y 1772, donde establecieron relación.
 
Portada del libro de Dorveaux sobre Bécoeur.

Notas.-
(1) También se escribe Levaillant.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2012. 


Bibliografía: 
François Marie Daudin  Sur l'art de la Taxidermie considéré par rapport aux Oiseaux; c'est-à-dire, sur l'art de dépouiller, de droguer, de conserver et de monter les Peaux d'Oiseaux , en Traité élémentaire et complet d’Ornithologie, ou Histoire Naturelle des Oiseaux, tomo I, Bertrandet, París, 1800. 
Paul Dorveaux, Bécoeur, Apothicaire à Metz et Taxidermiste. Historique de son savon arsenical, Ed. Société d’Histoire de la Pharmacie, Paris, 1924. 
Louis Dufresne  Taxidermie , en Nouveau Dictionnaire d'Histoire Naturelle, apliquée aux Arts, tomo XXI, Ed. Deterville, Paris, 1803. 
E. Fleur   Quelques mots sur Bécoeur , en Bulletin de la Sociéteé d'Histoire de la Pharmacie, 14eme anée, nº 50, 1926.


Recursos:
Artículo El jabón arsenical de Bécoeur en Taxidermidades.
Artículo La polémica entre Bécoeur y Mauduyt en Taxidermidades.
Artículo "Taxidermie", el influyente tratado de Louis Dufresne en Taxidermidades.