Postales humorísticas inglesas sobre taxidermistas.

De un género y de un país, y sobre taxidermistas. Las que aparecen en este artículo son postales humorísticas inglesas, todas dibujadas, en las que un taxidermista es el protagonista. En mi defensa -ya verán porqué- he de declarar que no encontré postales con mujeres taxidermistas.

La primera tarjeta está firmada por Donald McGill (1875-1962), un artista que dibujó más de 12.000 postales a partir de 1904 y hasta su muerte, con una tirada total estimada en unos 200 millones de copias. Fue conocido como "el rey de la postal descarada", pues los protagonistas de sus dibujos eran jóvenes atractivas, parejas en luna de miel, borrachos, curas.... Durante la Primera Guerra Mundial dibujó propaganda antialemana, también en clave de humor. El escritor George Orwell publicó un ensayo en 1945 sobre la obra de McGill. En 1954, Donald McGill, víctima de la censura, fue condenado a una multa económica por transgredir la Ley de Publicaciones Obscenas, una ley de 1857. Fue un duro revés para la industria de este tipo de postales. Años más tarde se modificó esa ley -McGill declaró ante un Comité del Parlamento- y la censura se relajó. En la postal, fechada en 1947, aparece un taxidermista en la puerta de su establecimiento, al que se acerca un niño con un tirachinas en una mano y un pájaro muerto en la otra. El texto es el siguiente: 
"-¿Usted sabe todo sobre el relleno de aves, señor? 
-¡Ciertamente hijo! 
-¡Entonces, usted sabrá dónde se puede rellenar éste!" 

Aparentemente es un diálogo inocente y sin gracia. Para comprender los textos que aparecen en las tarjetas hemos de tener en cuenta el doble significado de algunas palabras. Por ejemplo, en el Reino Unido el verbo stuff, cuya traducción literal es rellenar, y cuyo equivalente en español aplicado a la taxidermia es disecar, tiene otro significado, vulgar y bastante ofensivo, usado por algunos hombres deseosos de mantener relaciones sexuales con una mujer. Además, bird, en inglés, entre otras acepciones, equivale a girlfriend, que se puede traducir como chica o amiguita. Así, la pregunta de la postal anterior, sin doble sentido, quedaría como sigue: "¿Usted sabe todo acerca de las relaciones sexuales con chicas, señor?". Seamos benevolentes y tengamos en cuenta el contexto, mediados del siglo XX.

El siguiente, una tarjeta postal editada por Bamforth, es otro ejemplo en la mísma línea. En el dibujo vemos a un taxidermista enfundado en una bata blanca, que acaba una clase de taxidermia en la que se ha rellenado una zorra -tomen, por favor, lo siento, un segundo y ofensivo sentido- y anuncia a sus alumnos y alumnas -ellos con traje y corbata-, lo siguiente: 
"¡Y la próxima semana les mostraré cómo se rellenan los pájaros!"
Que en argot equivaldría a decir: "¡Y la próxima semana les enseñaré a tener relaciones sexuales con chicas!" 



Bamforth fue una empresa familiar ubicada en Holmfirth (West Yorkshire, Inglaterra) que producía diapositivas para linternas y que se expandió gracias a la fotografía. Durante la primera década del siglo XX se dedicó a la edición de tarjetas postales, y en 1905 ya tenía sucursales en Londres y Nueva York. Al final de la Primera Guerra Mundial imprimían 20 millones de tarjetas al año. Alrededor de 1910 introdujo las postales cómicas dibujadas, muchas de ellas de artistas conocidos, incluso de Donald McGill. En 1960 Bamforth era la mayor empresa editora de postales cómicas del mundo. En sus 90 años de historia publicó unos 50.000 diseños distintos que se burlaban de la política, la moda, los cambios sociales y, claro está, del sexo.

Como la anterior, las dos siguientes postales de Bamforth, en las que no aparece la firma del dibujante, también deben ser de los años setenta. En la primera de ellas un taxidermista, también con bata blanca, llama a su esposa. Junto a él podemos ver a una joven -¿una clienta? ¿la secretaria?- con unas curvas bastante evidentes, que parece esperar a que cuelgue el teléfono. Sobre el mostrador un pájaro -no hace falta volver a recordar lo que significa bird y stuff en inglés vulgar- con una etiqueta colgando en la que podemos leer "Urgente". El texto es el que que da voz al taxidermista y es el que sigue: 
"¡Cariño, esta noche volveré tarde. Todavía me quedan un par de pájaros por rellenar!" 


Una variante de la precedente, editada por L.C. Card posiblemente con anterioridad puesto que va firmada por Perino, con el mismo texto, aunque con un dibujo levemente distinto, es la siguiente:




La próxima, editada también por Bamford, está firmada por Chaso, de quien no dispongo de datos biográficos. En ella vemos a un taxidermista trabajando en su taller, que se sorprende cuando repentinamente se abre la puerta y aparece una señora con un avanzado embarazo. En la puerta, ¡como no!, aparece el rótulo "Birds stuffed". Mientras la cara del taxidermista es de sorpresa, la cara de la inesperada visitante es airada y de enfado. El texto de la tarjeta son las palabras que ella dirige al sorprendido, que además se apellida Brown -marrón, con lo que ello significa en lenguaje coloquial-: 
"¡Hizo usted un maldito buen trabajo, señor Brown!" 



La cuarta y última de Bamforth, firmada por Brian Fitzpatrick. En ella aparece un taxidermista tras el mostrador, enseñándole a su clienta los dos gatitos que ésta le llevó días antes a disecar. El diálogo es el siguiente:
"Rellené sus gatos tal y como pidió señorita. ¿Desea que se los monte?
-¡Oh no, señor! ¡Bastará con que se froten las narices!"
 


Abundando en la simpleza, el taxidermista anterior muestra a la señora los dos gatos rellenos y sin montar, es decir, a medio disecar, y juega al equívoco empleando el verbo montar como equivalente de follar. En esta ocasión la palabra cat, gato en inglés, aparece como sinónimo de la más vulgar pussy, es decir coño o vagina. El resto lo ya comentado.

La última postal de esta entrega también se aleja bastante del que conocemos como humor inglés, marcado por la fina ironía. La tarjeta se editó en 1973, está firmada por Pedro, pertenece a la Sunny Pedro Series, y sigue la línea de las anteriores. En ella aparecen tres personajes: el taxidermista, algo entrado en años, en bata y con corbata, un cliente, y la secretaria del taxidermista, una atractiva joven, también con muchas curvas y con la ropa justa, muy ajustada y algo transparente. El texto, que se corresponde con una frase del taxidermista a su cliente, se explica solo: 
"Todo lo que hay en esta tienda lo he rellenado [disecado] yo mismo. ¡Mi secretaria se lo confirmará!"


Sobran comentarios.

Conclusión: Si usted, querido lector, es taxidermista, vaya con cuidado al decir en inglés "yo diseco pájaros".



© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2014.


Recursos:
Artículo "Historia Natural", postal humorística austríaca de alrededor de 1930 en Taxidermidades.
Artículo Caza y animales. Su historia a través de las tarjetas postales en Taxidermidades.