Cabezas "disecadas" de chicas.


El título del anuncio era "Cabezas 'disecadas' de chicas. Solo 2,98 dólares!", y su texto, el que sigue:
"Rubias, pelirrojas y morenas para que cada hombre pueda alardear de sus conquistas... la primera imagen realista de mujeres apasionantes... y una de sus mejores cualidades es que ya no hablarán más! Modeladas con exactitud a una medida de tres cuartos de las chicas reales y moldeadas en plástico flexible con una textura de piel, estas cabezas son tan realistas que parece que respiren. Unos descarados ojos brillantes, una boca sensual y una tez de puro satén, combinado con unos cabellos radiantes le dan un asombroso realismo a estos Trofeos raros y únicos. Rubia, pelirroja o morena montada en un escudo de genuino caoba se sirve lista para colgar en la pared, para entusiasmar y conversar. Pos solo 2,98 dólares más 37 céntimos para gastos de envío. Devolución garantizada de todo su dinero. Especifique Rubia, Morena o Pelirroja. Envíe su dinero en efectivo, cheque, transferencia o giro postal a: Honor House Products Corporation. Lynbrook. New York."

La imagen de este anuncio es recurrente en multitud de blogs y páginas web. No he conseguido encontrar ni cuándo ni en qué periódico se publicó. Aunque por la temática y otros anuncios de la misma firma podemos ubicarlo a finales de la década de los años cincuenta. Honor House era la típica empresa que durante los años cincuenta y sesenta insertaba anuncios en la prensa vendiendo productos tan disparatados como una pistola de fogueo, crecepelo, un submarino o una nave espacial de dos metros de juguete, una cámara de fotos de miniatura, o unas gafas que -aseguraban- permitían ver a los vecinos a través de las paredes o ver desnudas a las chicas que paseaban por la calle. Esas empresas, que prosperaron en multitud de países, nacieron en una época de escasez económica con la pretensión de, por poco dinero, facilitar el cumplimiento de sueños y deseos. Productos engañosos y de poca calidad que casi siempre solían decepcionar al comprador. No he visto ninguna de esas "cabezas disecadas de chicas". Tampoco he encontrado ninguna fotografía. Con pretensiones humorísticas, pero claramente machista y de dudoso gusto, podemos deducir que este producto, inspirado sin duda en las populares pin-up de la época, estaba destinado únicamente a hombres con dificultades de comunicación con el sexo opuesto y que, por ello, no tenían más remedio que contentarse soñando o presumiendo ante sus amigos igualmente solteros y con idénticos déficits. Y además el escudo de madera lucía una placa grabada donde se podía leer "conquista". Quizá no en aquella época, pero desde una perspectiva actual la idea de colgar una cabeza de plástico en el salón de cualquier casa se nos presenta como realmente penosa.

Las anteriores cabezas disecadas de chicas quizá inspiraran a los responsables del programa musical de la televisión americana Hullabaloo. En otoño de 1965, la popular banda inglesa The Animals, en una actuación en directo en ese programa, interpretaron la canción It's my life. Lo hicieron rodeados de unas chicas que asomaban sus cabezas por agujeros en las paredes y que simulaban estar disecadas, o no del todo, pues algunas seguían el ritmo de la música. El estribillo de la canción decía:
"Es mi vida y haré lo que quiera,
Es mi mente y pensaré lo que quiera
Demuéstrame que estoy equivocado, que en algún momento me hice daño
Pero algún día te trataré realmente bien."
It's my life sería versionada más tarde, entre otros, por Bruce Springsteen y por el grupo Bon Jovi. La banda de rock y blues The Animals alcanzaría la fama gracias a su éxitosa versión de la canción folk americana La casa del sol naciente. El vídeo de aquella actuación en Hullabaloo es el siguiente:





Para acabar con esta, casi con toda seguridad, algo trasnochada temática, el jóven fotógrafo francés Antoine Barbot, durante su estancia de seis meses en el Studio Ermin Olaf de Amsterdam, realizó en el año 2012 una serie de retratos titulado We are beautiful, de mujeres y hombres cuyas cabezas también imitaban trofeos de caza disecados y colgados en la pared. Algunas de sus fotografías se publicaron en el número 27 de la revista Competence Photo en marzo de 2012.



 
© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2015.