El Museo Morse de Warren.

Tarjeta postal del Museo Morse de Warren de alrededor de 1930.

Rebuscando en la caja de las postales antiguas escogí la anterior para intentar descubrir algo más sobre ella. Una imagen de los años treinta del pasado siglo del Morse Museum, de Warren, New Hampshire, Estados Unidos, en la que observamos una amplia y excesivamente luminosa sala repleta de trofeos de caza de mamíferos africanos, y abundantes pieles curtidas cubriendo las paredes. Entre la piezas disecadas que se exponen, numerosas cabezas, a la izquierda un par de rinocerontes, un búfalo, una gacela de Grant, un órice y un facochero; a la derecha algunas gacelas y antílopes, y una cabeza de jirafa debajo de su propia piel curtida. Sobre el suelo, entre las vitrinas que contienen objetos etnográficos también africanos, algunos animales enteros: tres hienas escoltando una pareja de leones en el centro de la sala; y junto a la puerta de la derecha un leopardo y algunos primates. Apenas una sombra, casi nos pasa desapercibido un personaje, su propietario, sentado junto a una mesita a la izquierda. En el reverso de esta tarjeta sin circular, sólo el crédito del fotógrafo, Putnam Photo, Antrim, N.H.

La fachada del Morse Museum.

Y rebuscando en internet encontré una página en la que Brian Morse, biznieto del fundador, aportaba más datos. El Museo Morse fue fundado por Ira Herbert Morse (1875-1960), un empresario propietario de una cadena de zapaterías minoristas que se retiró millonario a los 50 años, y que a partir de entonces se dedicó a viajar y a cazar por todo el mundo -su sueño de infancia- y a coleccionar, además de trofeos de caza, algunas otras curiosidades. Precisamente la acumulación de objetos daría lugar a la apertura del Museo, la principal atracción turística del pueblo de Warren, que por entonces apenas contaba con unos setecientos habitantes. Otra debilidad de Ira Morse fueron los automóviles, participó en numerosas carreras y en 1909, fue uno de los pioneros, cruzó los Estados Unidos de costa a costa. En 1922 realizó su primer viaje alrededor del mundo; le seguirían catorce más. También coleccionó zapatos; compró pares en todos los puertos reuniendo más de trescientos. Las piezas de caza las cobró en un safari de siete meses -planeó sólo tres- junto a su hijo Philip, en un territorio que hasta no hacía mucho se conocía como África Oriental Británica, aproximadamente la actual Kenia. Aquella experiencia la documentaría más tarde en el libro Yankee in Africa (1936), escrito a medias con Julie Burke Mahoney, su segunda esposa, que fallecería en 1942. Ira H. Morse se casó en tres ocasiones y con su primera esposa tuvo dos hijos, de los que sobrevivió uno.

Su fundador Ira Herbert Morse posando junto a una pareja de leones.

El Morse Museum, que ocupaba unos 250 metros cuadrados, se inauguró el 4 de julio de 1928. Era el propio fundador quien ejercía como anfitrión y quien relataba sus vivencias a los grupos de visitantes, historias que también reproducían los folletos del museo. A esa primera época pertenecen las imágenes de las postales que acompañan este texto. Tras la muerte de Morse en 1960, sería su tercera esposa viuda, Lilian Dunbar, quien recibiría a los visitantes y, más tarde, al morir ésta en 1973, sería su hijo Philip M. Morse quien mostraba el recinto. El Morse Museum iría decayendo con el paso del tiempo y a principios de mayo de 1991, tras el fallecimiento de Philip, sus hijos Robert Warren y Philip M. Morse Jr. lo clausurarían subastando su contenido al año siguiente. Ambos nietos del fundador recogerían la historia del Museo en el libro ilustrado The Morse Museum Story (2006). El lector interesado encontrará en internet una buena cantidad de imágenes de este particular museo, algunas de ellas de la última época y en color.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2018.


Recursos:
Página web del Morse Museum.