"El pacto de los lobos", película inspirada en la leyenda de la Bestia de Gévaudan.

Grégoire de Fronsac presenta su Salmo trutta dermofila (1).


El pacto de los lobos (Le pacte des loups, 2001), es un thriller histórico de nacionalidad francesa dirigida por Christophe Gans e inspirado en la leyenda de la Bestia de Gévaudan. El texto promocional de la productora era el siguiente:
   "Francia, siglo XVIII: Una extraña criatura aterroriza a los campesinos, dejando a su paso cadáveres mutilados. Grégoire de Fronsac es enviado por el rey Luis XV para encontrar a la fiera e identificarla. Le acompaña un misterioso indio. Cuando llegan a la región de Gévaudan, Fronsac no manifiesta un entusiasmo desbordante y se muestra abiertamente excéptico ante la verdadera existencia de un monstruo. En el contexto de una decadente sociedad feudal, no tardará en encontrar indicios que le adentrarán en una sociedad que va camino de socavar la autoridad del monarca… Además, se enamora de la hija del señor local."


Pieles de zorro secas como parte de la escenografía.
 

Nos enconramos en 1764. Una voz en off nos informa que el caballero Grégoire de Fronsac (Samuel Le Bihan) "es naturalista en el Jardín del Rey, con reputación de libertino y hombre astuto". Éste llega a Gévaudan acompañado de un indio llamado Mani (Mark Dacascos). Ambos provienen de Nueva Francia (2). Al identificarse como naturalista del Jardín del Rey, y a la pregunta de qué clase de jardinero es, Grégoire de Fronsac responde:
   "Cuando sus hombres hayan matado a la bestia, su majestad desea que sea llevada, estudiada y conservada en París. Me encargó que la disecara cuando la cazasen."

La presunta bestia antes de ser disecada.


En una cena con la nobleza local, Grégoire de Fronsac presenta una Salmo trutta dermofila, "un pez con vello" -cuenta- encontrado en Canadá en uno de sus viajes. A la acusación de que es mentira. El naturalista responde:
   "(…) Ese animal no existe. Mi maestro embalsamador del Jardín del Rey es un hombre hábil. Perdónenme por esta farsa de estudiante. (…) Lo que quería demostrar, señorita, es que jamás se vieron dragones ni unicornios, más que en libros y poemas. A veces, las mentiras parecen verdades."

Los coloridos ojos de vidrio siempre han sido bastante cinematográficos.


Mediada la película el protagonista aparece disecando a la bestia. En realidad, Grégoire de Fronsac es obligado a disecar un lobo y convertirlo en bestia, para poder enviarlo al rey y cerrar el asunto por razones de Estado. Las imágenes del proceso de disecado harán las delicias de los amantes del género gore. La apertura del cuerpo del lobo, en medio de un charco de sangre, para a continuación empajar directamente el cuerpo del animal mostrando primeros planos de unas manos sanguinolentas y de los ojos de vidrio que se emplean en Taxidermia. No hace falta decir que, una vez enviado el lobo disecado a París, la bestia sigue haciendo de las suyas. Al final de la historia Luis XV destina al naturalista a África y años más tarde se precipita la Revolución.

El guión, que mezcla hechos históricos, terror, conspiraciones, amores y algo de erotismo, es de Stéphanel Cabel y del propio director. El reparto lo completa Vincent Cassel, Emilie Dequenne, Monica Bellucci y Jeremie Renier. El taxidermista asesor de la película fue Olivier Colat-Parros.


Trailer oficial (1'53")
 



Notas y créditos.-
(1) Fotogramas propiedad de Universal Studios.
(2) El Virreinato de Nueva Francia comprendía las colonias francesas norteamericanas.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2016.


Recursos:
Artículo La Bestia de Gévaudan en Taxidermidades.
El pacto de los Lobos en IMDb. Valoración:  7,1/10. 
Encontrará más películas con temática taxidermista en el Índice de artículos de Taxidermidades.