Taxidermia antropomórfica, parte 3 y última.

The Prize Fight de Edward Hart (1).
La Taxidermia antropomórfica se popularizó a partir de la participación del disecador alemán Hermann Ploucquet (1816-1878) en la Exposición Universal de Londres de 1851, donde éste mostró sus novedosas escenas cómicas con animales disecados imitando comportamientos humanos. La excelente acogida que obtuvo posiblemente incitara a otros taxidermistas a emularlo. Diez años después el inglés Walter Potter (1835-1914) comenzó a crear y mostrar escenas igualmente protagonizadas por decenas de pequeños animales, vestidos y acicalados hasta el último detalle. Inclusó fundó en 1880 un exitoso museo en su Bramber natal, próximo al centro vacacional de Brighton, protagonizado por sus grupos cómicos. A cada uno de ellos les hemos dedicado un artículo. 


Encontramos algunos ejemplos más de disecadores del siglo XIX que en algún momento flirtearon con la Taxidermia antropomórfica. Edward Hart (1847-1928), excelente taxidermista de Christchurch, Hampshire, Inglaterra, especializado sobre todo en aves y que también llegó a inaugurar su propio museo de Historia Natural, de acuerdo con la moda de la época preparó asimismo un buen número de batracios y mamíferos, sobre todo ardillas, imitando a humanos. Entre los más destacados de sus "grupos grotescos", como él los llamaba, se encuentran el más conocido The Prize Fight, seis escenas de ardillas en un combate de boxeo (2), Leap Frog y The Barber. 

O bien el taxidermista William Chalkley (1842-1922), que hacia 1875 estableció su negocio en el número 11 de Sussex Street de Winchester, Hampshire, de quien también ha sobrevivido algún trabajo antropomórfico suyo como Baby Rabbits Playing Cards un trabajo de alrededor de 1890-1900 que se conserva en Chilcomb House, Winchester, en el que cuatro gazapos -en realidad, cuatro ratones- juegan a las cartas en un salón donde en el suelo hay una alfombra de piel ¡de su misma especie!


Baby Rabbits Playing Cards de William Chalkley (3).


En este punto me vienen a la memoria aquellos famosos osos disecados de pie, frecuentemente con una bandeja entre las manos donde se depositaban las tarjetas de visita o las copas durante las recepciones, que se pusieron de moda, y que a finales del siglo XIX sorprendían a los visitantes en la entrada de algunos palacios y mansiones. Posiblemente quienes más osos montaron de esa guisa fueran los Ward de Londres.
 

Folleto de la Northwestern School of Taxidermy.
Durante el siglo XX incluso algunas escuelas promocionaron la Taxidermia antropomórfica (4). En un folleto de propaganda de 1944 que la popular Northwestern School of Taxidermy de Omaha, Nebraska, academia de educación a distancia fundada por James William Elwood a principios de siglo (5), enviaba a quienes se interesaban por su cursillo, aparecían numerosas imágenes de obras de alumnos que habían finalizado sus estudios con provecho. En esas fotografías, como podemos comprobar a la izquierda, había grupos de ranas, conejos o pollitos, y ardillas casándose o boxeando, estas últimas a imitación de las de Edward Hart. 




Un segundo ejemplo. En España a partir de finales de los años cincuenta existió igualmente una academia de enseñanza de Taxidermia a distancia inspirada en la Northwestern, el Instituto Jungla. Tuvo bastante aceptación. Al igual que la norteamericana, quienes se interesaban por su curso recibían un folleto que, con el propósito de motivar a los candidatos, incluía fotografías de trabajos de orgullosos alumnos. Entre las obras menudeaban igualmente numerosas muestras de Taxidermia antropomórfica, en realidad una vertiente reservada a ser practicada casi en exclusiva por principiantes o taxidermistas aficionados. Quienes se matriculaban recibían periódicamente unos cuadernillos que contenían cuatro decenas de lecciones. Casi al finalizar el cursillo éste incluía una sección denominada Taxidermia de fantasía que se acompañaba del siguiente texto: 
Folleto publicitario del Instituto Jungla.
   "Algunos animales pequeños, como las ranas, conejos, ardillas, etc., se prestan para ser montados imitando actitudes humanas, que siempre resultan cómicas. Con un poco de imaginación y algo de paciencia podrá usted montar grupos de ranas muy divertidos, como una orquesta, un grupo jugando al fútbol o toreando algún animal pequeño, como, por ejemplo, una rata, otro jugando a la rana, un grupo de bailarinas y otros parecidos.
   Puede igualmente montar conejos, gatos, ardillas, etc., grandes y pequeños, también imitando actitudes humanas y vestidos como personas, empleando ejemplares sueltos o grupos diversos que resultarán muy interesantes. Sin duda, su esposa, alguna hermana o la novia se ocuparán gustosas de confeccionar el vestuario preciso.
   Todos estos grupos, si están montados con un poco de gusto, llaman extraordinariamente la atención de cuantos los ven, y pueden ser utilizados con gran éxito para ser exhibidos en los escaparates como propaganda de algún producto." 

Afortunadamente nuestra mentalidad ha ido cambiando con el paso del tiempo y esta variante de la Taxidermia, aunque una simple búsqueda de imágenes en cualquier buscador de internet pretenda desmentirlo, ha ido abandonándose. "Su esposa, hermana o la novia" pueden ahora dedicar su tiempo libre a otra actividad que realmente les plazca. No obstante algunos artistas contemporáneos, en un mundo en el que parece que destacar se ha puesto cada vez más difícil, siguen aprovechando este filón para intentar captar la atención. Lo mismo sucede con algunos museos singulares. Un ejemplo de ello es el Gopher Hole Museum de Torrington, Alberta, Canadá, fundado en 1996, en el que pueden verse 45 dioramas con decenas de ardillas asiáticas vestidas emulando actividades humanas.


Teatime Gophers, diorama del Gopher Hole Museum (6).


Una historia curiosa es la de Salvadore Sam SanFillippo (1920-2013), un singular personaje, hijo de emigrantes sicilianos, que vivió en Madison, Wisconsin, Estados Unidos. Participó en el desembarco de Normandía durante la Segunda Guerra Mundial, donde fue herido en cinco ocasiones, y regentó una funeraria. Acostumbraba a mostrar a los familiares de sus clientes, con el propósito de que se distrajesen durante los velatorios, su exposición ubicada en el sótano del negocio, una colección de animales disecados entre los que destacaban un buen número de dioramas con todo tipo de ardillas humanizadas, trabajos que encargaba a taxidermistas locales. Entre otros grupos destacaban Squirrels bar, un grupo de ardillas sentadas en un bar bebiendo cerveza y fumando habanos; The Woodland Fair, donde las ardillas se entretienen en un parque de atracciones; o Topless Girlie Show, en el que algunas ardillas bailan semidesnudas en un escenario. SanFillippo murió a los 93 años y su colección fue subastada un año después.


Diorama de Salvadore Sam SanFillippo (7).


La cena de los idiotas (9).
Para concluir, varios dioramas con supuestos ratones disecados aparecen en la película Dinner for Schmucks (2010), que en España se tituló La cena de los idiotas (8), una versión estadounidense no muy afortunada de la excelente película original francesa de 1998. En realidad, los que aparecen en la pantalla no son animales disecados auténticos sino muñecos.












Notas y créditos.-
(1)  Imagen propiedad del Ward Castle.
(2) Hart debió realizar varias series con el mismo tema, puesto que una de cinco escenas decora el castillo de Ward en Irlanda, y en septiembre de 2013 se subastó en Cleveland, Estados Unidos, otra serie de cuatro cuadros de ardillas boxeadoras que se remató por 70.000 dólares, casi 53.000 euros.
(3) Imagen propiedad del Hampshire County Council Museums Service.
(4) Escasean sin embargo los manuales en formato de libro que incluyen una sección con este tipo de Taxidermia.
(5) La Northwestern estuvo activa durante ocho décadas y gracias a ella aprendieron Taxidermia varios cientos de miles de estadounidenses.
(6) Fotografía propiedad del Hole Gopher Museum.
(7) Imagen propiedad de JLev/AtlasObscura.com .
(8) En Argentina se tituló La cena de los tontos y en México Una cena para tontos.
(9) Fotograma propiedad de Dreamworks y Paramount Pictures.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2018.

Bibliografía:
---   A School for Nature Loversand Sportsmen , Northwestern School of Taxidermy, Omaha, 1944.
Christopher Frost   A History of British Taxidermy , Lavenham Press, Lavenham, 1987.
James William Elwood   Lessons in Taxidermy , The Northwestern School of Taxidermy, Omaha, 1905. 
Instituto Jungla   Enseñanza de Taxidermia por correspondencia , Imp. Enrique Cruces, Madrid, 1959.

Recursos:
Artículo Taxidermia antropomórfica, parte 1. Hermann Ploucquet en Taxidermidades. 
Artículo Taxidermia antropomórfica, parte 2. Walter Potter en Taxidermidades. 
Página web del Gopher Hole Museum.