"Los gorilas disecados en el British Museum", grabado de 1865.

Elijo un grabado del archivo, ligeramente coloreado en amarillo, de 12x17 centímetros, tallado por Henry Duff Linton a partir de un dibujo de F. Lehner y publicado en el semanario francés Le Monde Illustré el 7 de octubre de 1865. Como en anteriores ocasiones la búsqueda de información me permite rescatar historias y biografías.


Los gorilas disecados en el British Museum, grabado de 1865.


El grabado.

El texto de E. Barrère que acompañaba al grabado es el siguiente: 
   "LOS GORILAS DISECADOS EN EL BRITISH MUSEUM (1)
   En una de las salas que contiene los especímenes de animales disecados hay una gran vitrina de caoba; los objetos que encierra atraen a la multitud más que cualquier otra curiosidad circundante. Esta vitrina  contiene ni más ni menos que una familia de gorilas recientemente presentada a las autoridades del Museo Británico. Ciertos individuos que se mostraron escépticos hasta el punto de negar cualquier credibilidad al señor Duchaillu (sic), deberán admitir su convencimiento ante esta prueba palpable de la existencia de este animal casi humano abatido por este famoso cazador. De hecho, son gorilas y de los más feos.
   Para el espectador que llega de admirar en las galerías de esculturas las Venus de Milo, los Antínoos y los Apolos, el contraste es sorprendente y se precisa tener fe para creer en la estrecha conexión que algunos naturalistas dicen existe entre este espantoso animal y nuestra especie humana. Especialmente el padre de familia, que mide casi seis pies (2), cuya interesante fisonomía logra el ideal de la fealdad.
   Está en postura de ataque, con la boca abierta y su horrible mano como la garra de un buitre presta sin duda para destripar a uno o dos negros.
   El pelo, que es de un rojo oscuro, al igual que los cuartos traseros, recuerda las formas del oso.
   La pequeñez del cráneo junto al notable desarrollo de brazos y manos habla poco a favor de las cualidades intelectuales del animal cuya apariencia general revela brutalidad unida a una fuerza irresistible.
   Todavía se ven en la piel las marcas de las numerosas balas que se precisaron para abatir a este animal.
   El interior de la vitrina se ha arreglado de manera que esta escena familiar sea lo más natural posible.
   El grupo está colocado sobre un montículo rocoso cubierto de líquenes; la madre, que está abajo, se prepara para recoger una piña de la que el joven gorila espera su ración."    
                                                             
Contextualizando, Thomas Henry Huxley había publicado dos años antes
Evidence as to Man's Place in Nature, donde emparentaba monos y humanos, y Charles Darwin publicaría en breve, en 1871, El origen del hombre. Los comentarios humorísticos de Barrère se publicaban pues en un semanario conservador en pleno debate sobre si el hombre descendía o no del mono. Por otra parte hace referencia al escepticismo o incredulidad que despertaba Du Chaillu, cazador que por entonces había explorado en dos ocasiones la costa ecuatorial africana, publicado un libro con las vivencias de su primer viaje, escrito artículos, concedido entrevistas e impartido conferencias multitudinarias tanto en Inglaterra como en los Estados Unidos.
 
El cazador.
 
Hijo no reconocido de un negociante francés y de una mulata local se cree que Paul Belloni Du Chaillu nació en Saint-Denis, Isla de La Reunión, en 1831. Su padre, Claude-Alexis Eugène Duchaillut, más tarde Duchaillu, fue obligado a abandonar la isla desterrado, acusado de esclavismo, tras el escándalo en que se vio envuelto, uno más, al descubrirse que su barco el Deux-frères transportaba 154 africanos a bordo. Obligado a repatriarlos, estos se esfumaron. Su hijo Paul nacería meses más tarde. Se desconocen detalles de la infancia de Paul Du Chaillu. Se sabe que su padre volvería a La Reunión en 1840, que fundaría una familia, y que todos, también Paul, se mudan a París en 1843. Claude-Alexis se instala a continuación en Gabón para participar en empresas agrícolas que fracasan y tres años después es nombrado director de una fábrica próxima a Libreville. Mientras en París Paul trabaja a partir de 1846 como aprendiz de taxidermista en la Maison Verreaux. A mediados de 1848, contando diecisiete, se traslada a Gabón. El joven acompaña a su padre en algunas prospecciones comerciales pero pasa mucho tiempo solo. La esposa de un pastor protestante le enseña inglés y Paul acabará convirtiéndose al luteranismo. 
 
Paul Belloni Du Chaillu (3).
Comisionado por los Verreaux, después una visita de Paul a la isla ecuatoguineana de Corisco, Du Chaillu empieza a reunir especímenes zoológicos con el propósito de enviarlos a París. Su primera remesa llega a la capital, la segunda se pierde en un naufragio. En 1852 viaja a París para encontrarse con Jules Verreaux y hablar sobre esa pérdida. Du Chaillu lleva consigo una tercera colección como compensación, pero los Verreaux no aceptan el trato y exigen el reembolso de lo abonado, una petición que no podrá atender. Du Chaillu se instala en París como comerciante de café pero, incapaz de saldar sus deudas, recomendado por aquel pastor que lo protegió en Gabón viaja a Nueva York, donde ejercerá como profesor de francés en un colegio para niñas de familia de buena posición. Es entonces cuando incorpora el nombre o el apellido de su madre y se hace llamar Paul Belloni Du Chaillu, convirtiéndose en un popular personaje gracias a sus conferencias sobre sus andanzas africanas y a los artículos que publica, incluso en el New York Tribune. Du Chaillu se amista con el ornitólogo John Cassin y ofrece sus descubrimientos al Museo de la Academia de Ciencias Naturales de Filadelfia. Cassin le anima para que emprenda expediciones científicas y se ofrece a conseguirle financiación. En 1855 pide la nacionalidad estadounidense. Se desconoce si la obtuvo, pero a partir de entonces hizo gala de ella.

En octubre de 1855 Du Chaillu acomete una primera expedición a Gabón que durará hasta mediados de 1859. Se amista con los líderes nativos, recorre unos 800 kilómetros y describe la región, también su etnografía, y realiza periódicas remesas de especímenes zoológicos a Filadelfia. Caza aves y búfalos, hipopótamos, gorilas y otros primates. A su vuelta a los Estados Unidos Du Chaillu, que se presentaría como el primer occidental en capturar y describir a los gorilas en su entorno natural, es recriminado por Cassin a causa de los elevados gastos y escasos resultados. La Academia de Ciencias se niega a financiar una segunda expedición. Du Chaillu concede entrevistas, imparte conferencias, escribe artículos y publica su primer libro Explorations and Adventures in Equatorial Africa, un éxito de ventas que lo convierten en un hombre rico. En 1861 vende al British Museum su colección de pieles y especímenes disecados, que se encuentran en un estado de conservación más que lamentable, por la entonces nada despreciable suma de 600 libras, y es invitado a impartir una conferencia en la Royal Geographical Society de Londres. Le acompaña la polémica. Es rechazado por buen número científicos. Tiene partidarios y oponentes. Una conferencia en la Ethnographic Society acabaría a puñetazos.

Paul de Chaillu emprende una segunda expedición a Gabón en octubre de 1863. Para esta ocasión aprendería cartografía, topografía y fotografía. En agosto de 1864 envía a Londres una primera remesa que, entre otros, incluye cincuenta y cuatro cráneos humanos, seis pieles y siete esqueletos de gorila, una piel y dos esqueletos de chimpancés y 4.500 insectos. Tras recorrer la región, reencontrarse con los líderes locales y descubrir a los pigmeos, un incidente en el lago Tanganika, uno de sus hombres mata accidentalmente a dos nativos, obliga a la expedición a emprender la huida durante la cual Du Chaillu pierde notas y fotografías. Sin equipaje ni colecciones, únicamente con un cargamento de madera de ébano, el explorador regresa a Inglaterra a finales de 1865. Dos años después publica en Londres A Journey to Ashango-Land: and further penetration into equatorial Africa. Se traslada a Nueva York y prosigue impartiendo teatrales conferencias y publicando artículos y libros. En 1871 vuelve a Londres y durante siete años realiza varias expediciones a Escandinavia que reportarán varios libros más. En 1881 Du Chaillu retorna a Nueva York. En 1899, con casi setenta años, decide estudiar ruso para explorar Rusia. Allí marcha en 1901. Al año siguiente es recibido por el zar Nicolás II. El 30 de abril de 1903, durante su desayuno en el Hôtel de France de San Petersburgo, pierde la vista. Conducido a su habitación, fallece por la tarde.
 
Varias decenas de aves proporcionadas por él se describierían por vez primera, de las que solo algunas honran su apellido. Obviando imprecisiones, inexactitudes o las exageraciones de sus relatos, con el paso del tiempo se confirmaría su descubrimiento de seis tribus aborígenes.

Los primeros gorilas. Los gorilas de Du Chaillu.

Los naturalistas estadounidenses Thomas Staughton Savage destinado como misionero en Liberia entre 1836 y 1846, y Jeffries Wyman fueron quienes por vez primera, en 1847 en la Boston Society of Natural History, describieron el gorila occidental (Gorilla gorilla), que en principio denominaron  Troglodytes gorilla. 
 
John Edward Gray, conservador de la colección zoológica del British Museum, además de dudar del conocimiento científico y del descubrimiento y clasificación de nuevas especies animales, en una carta publicada en la revista Athenaeum el 18 de mayo de 1861, desmiente a Du Chaillu al afirmar que los gorilas no constituyen una novedad puesto que "todos los museos de Europa tienen un ejemplar".
 
Desconozco si todos, pero sí al menos el Museo de Historia Natural de París, que en 1849 había recibido de un tal Gautier-Laboulaye el esqueleto de una hembra y varios cráneos; y dos años después Charles-Eugène Pénaud, proporcionados por el doctor Franquet, entregó al museo parisino los cuerpos de dos más conservados en alcohol, el de un macho adulto y el de una cría fallecida durante el viaje. Todos ellos procedentes de Gabón. Estos dos últimos fueron montados excelentemente por el taxidermista Théodore Poortman (4).
 

Abraham Dee Bartlett examinando el primer gorila (5).


En diciembre de 1847 Richard Owen, responsable de la sección zoológica del British Museum, había examinado tres cráneos. Una década más tarde, el 10 de septiembre de 1858, recibió un ejemplar de gorila, un macho adulto "abatido por indígenas en el interior de Gabón" (6), entero y sin desollar, sumergido en un barril con alcohol, sin otros conservantes. Al día siguiente, estando presente el taxidermista Abraham Dee Bartlett, se abriría la tapa de aquel envío, que exhalaba hedor y aparentaba cierta descomposición. Buena parte de la cutícula con el pelo se había desprendido de la piel. Bartlett, entonces director de la sección zoológica de Crystal Palace, se comprometió a montarlo, parece que, véase la imágen, con un resultado más que aceptable. En marzo de 1859 se exhibiría en Crystal Palace y a continuación en el Museo Británico.
 

El primer gorila disecado del British Museum (7).

 
Dos años después Owen tendría la oportunidad de examinar  tres pieles de gorila cazados por Du Chaillu, un macho adulto, una hembra y una cría. Bartlett fue encomendado de nuevo por Owen para que examinara aquellas pieles. Acompañado por su discípulo F. Wilson, Bartlett, que por entonces ya ejercía como director del zoológico de Londres, se entrevistó con Du Chaillu para conocer más detalles acerca de aquellas pieles. Bartlett comentó al cazador que la piel del rostro del macho adulto había perdido parte de su epidermis. Du Chaillu le respondió que la epidermis era bastante negra, a lo que Bartlett le hizo notar que aquella cara había sido pintada, un hecho que Du Chaillu acabó admitiendo haber realizado antes de mostrarlo en Nueva York. Bartlett no puso atención entonces en los orificios de las heridas que acabaron con aquel viejo macho, algo que sí hizo John Edward Gray. El cazador había escrito en su primer libro que había disparado de cara el fiero ejemplar, pero Gray comprobó y publicó que en realidad aquel gorila había sido abatido por la espalda, un hecho nada honorable que confirmaría además un testimonio presencial. A partir de entonces Owen, que había sido su gran valedor, dejaría de defender en público a Du Chaillu.
 
No obstante aquellas tres pieles terminarían siendo adquiridas por el British Museum, y corresponderían a las de los tres ejemplares montados que aparecen en el grabado del inicio. Desconozco qué taxidermista realizó el trabajo.
 
El autor del grabado. La publicación.
 
El grabador Henry Duff Linton (Londres, 1815-1899) comenzó colaborando en The Illustrated London News, uno de los primeros semanarios ilustrados europeos, y en el National Magazine. En 1855 lo hace en Pen and Pencil, an illustrated family newwspaper, semanario editado por su hermano mayor, asimismo dibujante y grabador, y financiado en parte por Edmond Morin, pintor y grabador exiliado en Londres. Henry Linton y Morin viajan con frecuencia a París a partir de 1857. Linton expone en los Salones anuales de Pintura y Escultura de París, ilustrando el Grand Album des Expositions editado en 1865. Trabaja para Le Monde Illustré y Le Journal Illustré. Además de para obras literarias,  realizó numerosas ilustraciones para dos grandes obras: a partir de 1860 para Les Grandes Usines de France, y a partir de 1866 para el Grand Dictionnaire Universel de Pierre Larousse.
 
A la izquierda del grabado aparece la firma de F. Lehner. Suponemos pues que se trata del pintor o dibujante autor de la obra original que talló Linton. Lamentablemente, sobre Lehner no he hallado información alguna.
 
Fundado en 1857 y semejante al Illustrated London News, el semanario ilustrado de actualidad Le Monde Illustré, que en sus inicios era conservador, se publicó hasta 1956. Entre sus colaboradores contó entre otros con los escritores Alejandro Dumas o George Sand, o el ilustrador Gustavo Doré.

Notas.-
(1) La colección de la sección zoológica del British Museum se trasladaría en 1881 al nuevo edificio del Museo de Historia Natural de Londres.
(2) Dos metros.
(3) Frontispicio de Stories of the Gorilla Country (1869) de Du Chaillu.
(4) Una imagen de dichos gorilas aparece en "Tableau du Préparateur de Zoologie". Théodore Poortman, un artículo que reune detalles biográficos del personaje, algunos de sus trabajos y su Tableau, un cartel taxidérmico dibujado por él mismo.
(5) Fotografía de Peter Ashton.
(6) Richard Owen en Memoir on the Gorilla (1865).
(7) Grabado publicado el 5 de marzo de 1859 en Harper's Weekly.

 
© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2021.
 
 
Bibliografía:
E. Barrère  Les Gorilles empaillés au British Museum , en Le Monde Illustré, nº 445, París, 7 de octubre de 1865.
Paul Belloni Du Chaillu  Explorations and Aventures in Equatorial Africa , Harper Brothers, Nueva York, 1861.
Paul Belloni Du Chaillu  A Journey to Ashango-Land: and further penetration into equatorial Africa , Murray, Londres, 1867.
John Edward Gray   The New Traveller's Tales en Athenaeum,‎ Londres,
.
 
 
Recursos:
Artículo El Museo de Historia Natural de Londres en Taxidermidades.
Artículo Los Verreaux, naturalistas y taxidermistas en Taxidermidades.