Los Verreaux, naturalistas y taxidermistas.

Fue en plena edad dorada de la Taxidermia. En el año 1803 Pierre-Jacques Verreaux, taxidermista, abrió una tienda en la Place des Vosges de París. Verreaux se había casado con Joséphine Delalande, hermana de Pierre-Antoine Delalande, taxidermista en el Museo Nacional de Historia Natural de París, e hija de Adrien Delalande, que fue preparador primero en el Museo de Versalles y después en el Jardin de Plantas. Verreaux y su esposa Joséphine tuvieron tres hijos, Jules, Édouard y Alexis. Los dos mayores siguieron las pasos de su padre e hicieron de la Maison Verreaux un lugar obligado para coleccionistas y museos de todo el mundo. Pierre Boitard, autor de manuales de taxidermia, escribía en 1825 que el el señor Verreaux era "uno de los pocos taxidermistas con tienda, honestos, con talento y digno de estimación".

Jules Verreaux en 1860.
Jules-Pierre Verreaux (París, 14 de agosto de 1807- Londres, 7 de septiembre de 1873), el hermano major, además de taxidermista fue botánico y ornitólogo. El ambiente familiar favoreció que Jules fuera naturalista. En 1818, cuando contaba once años, acompañó a su tío Pierre-Antoine Delalande a una expedición a Sudáfrica. Regresó a París tres años más tarde habiendo recolectado para el Museo de París más de 13.000 especímenes, sobretodo plantas, pero también unos 300 mamíferos, unas 2.000 aves, unas 4.000 conchas y caracoles, unos 1.000 insectos, etc. Asistió a las clases de los naturalistas George Cuvier y Géoffroy Saint-Hilaire. Tras la muerte de su tío Delalande en el año 1825, por encargo de su padre el joven Jules regresó a Ciudad del Cabo donde permaneció durante trece años. De 1829 a 1838 trabajó como taxidermista en el Museo del South African Literary and Scientific Institution que cofundó junto al zoólogo Andrew Smith, y que albergaba las colecciones del barón Carl Ludwig, la del mismo Smith y, en calidad de préstamo, la colección privada de Jules Verreaux. Durante todos aquellos años en África Jules acumuló y envió grandes cantidades de animales que abastecieron la tienda familiar. En 1827, la Maison Verreaux cobraba 3.000 francos por un elefante o un hipopótamo, 500 por un rinoceronte, 200 por un tigre ó 40 francos por una mangosta. Con el propósito de hacer los preparativos del envío de las colecciones a París, llamó a su hermano Édouard, para que lo ayudara. Éste y Alexis llegaron a Sudáfrica en 1830.

El 15 de noviembre de 1831, el diario Le Constitutionnel se hizo eco de la llegada de los hermanos Verreaux:
   "Dos jóvenes, los señores hermanos Verreaux, han llegado recientemente de su viaje al extremo de África, en las tierras del cabo de Buena Esperanza. Uno de estos interesantes naturalistas, que apenas cuenta dieciocho años, ha pasado veinte meses recorriendo el país salvaje al norte de la tierra de los Hotentotes, entre el cabo Natal y la costa oeste de la bahía de Santa Elena. Las privaciones que han sufrido, los peligros que han corrido nuestros jóvenes compatriotas entre los nativos de esta zona de África, negros tan feroces como como las fieras salvajes con las que viven, es algo que no intentaremos relatar. Unicamente nos referiremos a las conquistas que hicieron durante su exploración, de la que dudamos si admirar más su intrepidez o su perseverancia."
El éxito económico de aquel envío africano, que según la revista L'Illustration del 26 de febrero de 1848 alcanzó los 130.000 individuos, favoreció la vuelta de los hermanos Verreaux a Ciudad del Cabo en 1832. Jules compró la colección de aves de la costa este de Madagascar perteneciente al naturalista Sganzins, y que éste había recogido entre 1831 y 1832. Jules y Édouard continuaron explorando el África austral, mientras que Joseph-Alexis Verreaux (? - 1868), el menor de los tres hermanos, vivió el resto de su vida en Sudáfrica dedicado al comercio de pólvora.

Fragmento de carta de 1846 de J. Verreaux a Duméril (1).
A principios de 1834, Édouard viaja solo a Java, Sumatra, Borneo, la Conchinchina, China y Filipinas. Durante aquel periplo exploró algunas islas inhabitadas de la actual Indonesia recalando en Batavia, la actual Yakarta, Surabaya, Semarang y la isla de Madura. Tras una breve estancia en Ciudad del Cabo Édouard Verreaux volvió a París, donde permaneció dos meses para hacerse cargo de la casa Verreaux y también para reponer su salud. La gran cantidad de especímenes que Édouard recolectó en el sudeste asiático, se sumaron a los de Jules, que continuó apoyando a la empresa familiar ahora dirigida por su hermano. Jules le prometió además su colección que tenía en depósito en el Museo del South African Literary and Scientific Institution. En total reunieron unos 190.000 ejemplares que se prestaban a ser enviados a París. La remesa incluía dibujos y manuscritos sobre territorios y animales desconocidos. Pero en 1838 la empresa Verreaux sufrió un inesperado contratiempo. El Lucullus, el barco que transportaba el envío más preciado embarrancó y naufragó en Belle-Île-en-Mer, cerca de su destino de La Rochelle. Perdió todo su cargamento. Jules Verreaux debía haber acompañado su cargamento pero circunstancialmente se vio obligado a comprar pasaje para otro navío. En la copia de una carta a su amigo Andrew Smith, Jules Verreaux comenta que aquel envío contenía la mayor colección, que se perdió por completo y que sólo un elefante estaba asegurado. Entre las pérdidas se encontraba un huevo del extinto avestruz de Madagascar (Aepyornis maximus). En la revista Alrededor del Mundo del 4 de julio de 1902 podemos leer:
   "En 1834, el viajero francés Jules Verreaux vió fragmentos de la cáscara de un huevo de epyornis sirviendo de cazuela á los indigenas. En 1857 fueron enviados á Francia dos huevos enteros de dicha ave, á la cual el célebre naturalista Geoffroy Saint-Hilaire dió el nombre de epyornis maximus, que significa "la mayor de la aves grandes"."
Lejos de desanimarse, Jules Verreaux retornó a Ciudad del Cabo con el objetivo de rehacerse del golpe y comenzar de nuevo a recolectar especímenes. 

La estancia de Jules Verreaux en Sudáfrica había sido bastante accidentada. A principios de 1828 Elisabeth Greef tuvo un hijo ilegítimo de Verreaux al que llamó Jules. Poco antes de dar a luz Verreaux le había propuesto matrimonio, pero más tarde éste revocó su propuesta y fue demandado por ello. Ante el tribunal Verreaux se defendió afirmando que era imposible que él hubiera hecho aquella propuesta por su desconocimiento del idioma holandés; que además, por tratarse de una menor, debía de haber propuesto matrimonio a sus padres; y que la joven había sido vista por unos testigos -que no declararon en el juicio- abrazándose con un antiguo novio. A pesar de las peregrinas excusas de Jules Verreaux, éste no reconoció como hijo al pequeño Jules. El juez propuso a Elisabeth que interpusiera una nueva demanda cuando el niño alcanzara la mayoría de edad, pero ésta nunca se presentó. En 1831, durante una noche y junto a su hermano Édouard, robó el cadáver de un indígena de Botswana, lo disecó y lo envió a París. Sabemos que El Negro, como se conoció aquel trabajo, se mostró en la Exposición Universal de Barcelona del año 1888, que fue comprado por el naturalista barcelonés Francesc Darder Llimona y expuesto en el Museo Darder que se fundaría en Banyoles (Girona). Jules Verreaux afirmó, en una carta enviada a a Georges Cuvier, haber robado el cuerpo del indígena la noche siguiente al entierro. El negro de Banyoles se expusó hasta la década de los noventa del pasado siglo y se retiró y destruyó debido a una polémica que surgió y que se avivó por la cercanía de las Olimpiadas de Barcelona del año 1992, acontecimiento del que Banyoles fue subsede.

Catálogo de la Maison Verreaux (1849).
A su vuelta a París, Jules Verreaux trabajó en la tienda familiar hasta que en 1842 obtuvo la plaza de Naturaliste Voyageur en el Museo de París. Ese mismo año el Museo le encargaría la misión de explorar Tasmania y Australia. Verreaux embarcó en la corbeta Le Rhin y después de cinco años regresó con una colección de más de 115.000 especímenes, según la revista L'Illustration ya mencionada en un artículo que, además de datos biográficos de la saga, se hacía eco de una memoria de Jules Verreaux titulada Nouvelles Observations sur l'Ornithorhynque.

Jules se haría cargo junto a su hermano Édouard de la Maison hasta que en 1864 obtuvo la plaza de Asistente Naturalista en el Museo de Historia Natural donde como taxidermista se dedicó a montar los animales "en posturas naturales", algo novedoso en aquella época. Su ayudante en aquel período fue el que más tarde se convertiría en otro reconocido naturalista, taxidermista e ilustrador, Florent Prévost. Jules Verreaux colaboró con el ornitólogo Charles Lucien Bonaparte en el segundo volumen de su Generum conspectua avium. Alphonse Milne-Edwards le encargó que se hiciera cargo de los especímenes que el monje franciscano Armand David envió al Museo de París en 1862 desde el oeste y el centro de China. Sus viajes y sus estancias en el Museo tuvieron sus frutos. Entre artículos y libros redactó más de setenta publicaciones sobre ornitología. Jules Verreaux describió una nueva familia, siete géneros, 80 especies y 23 nuevas subespecies de aves. También fue uno de los primeros. 

Con el avance de las tropas prusianas hacia París en 1870, Jules Verreaux marchó a Londres, donde falleció en el año 1873. El joven naturalista inglés Edward Bowdler Sharpe dijo de Verreaux que "poseía un inmenso conocimiento de las aves, probablemente superior al de cualquier hombre de su generación". Grandes naturalistas le honraron y pusieron su nombre a diferentes especies. Cito algunas: Coua verreauxi (Grandidier, 1867), Leptotila verreauxi (Bonaparte, 1855), Paradoxornis verreauxi (Sharpe, 1883), Aquila verreauxii (Lesson, 1831), Propithecus verreauxi (Grandidier, 1867), Gekko verreauxi (Tytler, 1865), Myomiscus verreauxi (Smith, 1834) ó Litoria verreauxi (Duméril, 1853). Jules Verreaux fue miembro de la Société Cuviérienne (1839), de la Sociedad de Ornitólogos Alemanes (1853) y de la Unión de Ornitólogos Británicos (1866). El Museo de París conserva numerosos cartas y manuscritos de Jules Verreaux que abarcan desde anotaciones sobre su actividad diaria, diarios de viaje y cuestiones académicas o comerciales. Lamentablemente, muchos de sus escritos se perdieron en el naufragio del Lucullus. 

Jean-Baptiste Édouard Verreaux (París, 16 de septiembre de 1810 - París, 14 de marzo de 1868), el mediano de los hermanos fue, además de taxidermista, comerciante y naturalista. Con 17 años ocupaba una plaza como taxidermista del entonces Museo de Historia Natural, el actual Acuario Municipal y Museo de Ciencias Naturales de París. En el año 1830 Édouard, junto a su hermano menor Alexis, viajó a Sudáfrica para ayudar a Jules en la preparación del envío del grueso de las colecciones a la Maison. En 1831 está de vuelta en París, pero él y su hermano Jules vuelven a embarcar al año siguiente hacia Ciudad del Cabo, donde continúan sus expediciones. La Maison Verreaux llegó a tener disponibles más de 3.000 mamíferos y 40.000 aves.En 1832, Édouard aceptó una invitación para viajar a Sumatra, Java, Filipinas e Indochina. En el año 1934, regresó a París para hacerse cargo de la empresa familiar, que ahora estaba ubicada en el número 6 del Boulevard Montmartre, y cuya dirección efectiva tomó a partir de 1840. Pidió apoyo a su hermano Jules que le prometió el envío de su colección particular que tenía depositada en el museo sudafricano y que, como hemos comentado, se perdió en un naufragio, lo que supuso un duro golpe para la empresa que pretendía impulsar. No se desanimó. Poco más tarde se casó y trasladó el negocio al número 9 de la Place du Collège de France, también en París. Se cuenta que aquel inmenso almacén de objetos de Historia Natural llegó a disponer, en el momento de mayor esplendor, de más de 3.000 mamíferos disecados y de más de 40.000 aves. A la muerte de Édouard Verreaux en 1868, su viuda fue liquidando las existencias, cuyo valor fue estimado en unos 500.000 francos. La Maison Verreaux cerró en 1899.

Grabado del libro Illustrations de l'Oceanie (1832) de Jules y Édouard Verreaux.

A través de Martial Étienne Mulsant, naturalista y amigo de Édouard Verreaux, nos han llegado algunas historias curiosas. Nos cuenta que en una ocasión, tras un desembarco, Édouard presenció cómo unos caimanes devoraron a tres niños. En otra ocasión se adentró solo en un bosque donde se había avistado un tigre. Durante la Sexta Guerra Cafre (1834-35), una guerra de guerrillas, los hermanos mayores perdieron el contacto con Alexis y Édouard decidió ir a buscarlo. Quiso tomar el camino más peligroso atravesando la zona en conflicto, pero sus amigos le disuadieron para que fuera por mar hacia Mossel Bay. Una vez allí, persiguiendo un damán, cayó por un acantilado y se salvó de los arrecifes gracias a un árbol que sobresalía en horizontal. Estando en Mossel Bay le llegaron noticias de que Alexis se encontraba en perfecto estado y que la guerra no había afectado a la zona donde se encontraba. Se reunió con su hermano menor y los dos se dedicaron durante varios meses a continuar recogiendo especímenes. En una ocasión, un leopardo atacó al caballo de Édouard, pero por suerte el felino fue abatido por otro cazador.  Y en otra salvó a un hotentote del ataque de un león.

Grabado de la Histoire naturelle des oiseaux-mouches.
Como naturalista y ornitólogo, Édouard Verreaux se especializó en colibríes. Junto a Étienne Mulsant escribió Histoire naturelle des oiseaux-mouches colibris Constituyente ou La Famille los trochilidés, obra que se publicó en cinco volúmenes en 1879 tras su fallecimiento. Su colección privada, que abarcaba casi la totalidad de aves de América, aves del paraíso y faisanes fue adquirida por el ornitólogo Daniel Giraud Elliot para el recién creado American Museum of Natural History de Nueva York. Parte de su colección de colibríes fue comprada por el banquero y ornitólogo italiano Ercole Turati. Algunos naturalistas honraron a Édouard Verreaux poniendo su nombre a algunas nuevas especies: Lophornis chalybeus verreauxii (Bourcier), Guttera pucherani edouardi (J. Verreaux), Olivella (Niteoliva) verreauxii (Ducros), Burnupia verreauxii (Bourguignat, 1853), Leptotila verreauxi (Bonaparte, 1857), Celeus grammicus verreauxii (Malherbe), etc. Édouard Verreaux describió 3 géneros, 25 especies y 5 subespecies nuavas de aves. Como autor publicó una veintena de artículos, un par de libros, el ya comentado Histoire Naturelle des oiseaux-mouches y, junto a su hermano Jules Illustrations de l’Océanie en estampes ou Description géographique et historique de toutes les îles du Grand Océan et du continent de la Nouvelle Hollande, Notasie, Polynésie, Australie (1832), y varios catálogos con el listado de objetos de Historia Natural que se podían encontrar en su almacén de París.

En su Catalogue d'oiseaux qui se trouvent en ce moment dans mes magasins de 1849, Édouard Verreaux se presentaba como "naturalista preparador, miembro de múltiples sociedades de Historia Natural francesas y extranjeras y de la Academia de la Industria" y escribía:
   "Señor,
   Tengo el honor de enviarle el Catálogo de aves que podrá encontrar en estos momentos en mis almacenes.
Permítame recordarle que desde hace nueve años me encuentro al frente del establecimiento fundado por mi padre en 1803, el más antiguo de Europa. Las directrices que doy, las relaciones que sostengo constantemente en las diferentes partes del globo a las que he viajado y adonde mis hermanos viajan todavía, me procuran objetos de primera mano y me permiten, por consiguiente, suministrarlos a precios mucho más bajos que otros comercios de este género.
   Yo no doy ninguno de estos precios en mi catálogo; Usted sabe que la conservación del individuo, la edad, su sexo y las continuas llegadas, no permiten ofrecer una tarifa.
   Si lo desea, puede escribirme la lista de las especies que desea adquirir, y yo le enviaré la indicación de precios.
   En fin, si lo que usted desea son objetos de Historia Natural que no aparecen en mis catálogos, pidámelos; puede que me sea fácil procurárselos con prontitud.
    Reciba, Señor, la expresión de los sentimientos más distinguidos de su devoto servidor.
    Ed Verreaux."
En el año 1844, el Jurado Central sobre los Productos de la Industria Francesa le adjudicó una segunda medalla de bronce y justificó su decisión con el siguiente texto:
   "Nueva medalla de bronce.
   Sr. Éd. Verreaux, de París, boulevard Montmartre, 6.
   El Sr. Édouard Verreaux, naturalista, es sucesor de su padre pues la casa existe desde hace cuarenta y dos años.
   Intrépido viajero, interesado por el estudio de las ciencias naturales, el señor Édouard Verreaux ha viajado durante una decena de años por el extranjero recogiendo colecciones y estableciendo relaciones con muchas localidades ricas en historia natural.
   Gracias a sus exportaciones, esta casa alimenta en parte a los principales museos de Europa, y se encuentra en correspondencia con la mayoría de amantes de la historia natural.
   El museo de historia natural de París posee un gran número de objetos raros debidos a la atención de los hermanos Verreaux, que han aportado mejoras en los múltiples modos de preparación taxidérmica para la cual han estudiado y ensayado. También sus grupos de animales son remarcables por la belleza de su conservación y por su actitud natural. El gamo atacado por tres perros que han presentado es una verdadera escena de caza en acción. Las preparaciones de esta casa tienen un valor anual de 10.000 francos. Las ventas de objetos en piel, y de sujetos montados, se pueden elevar aproximadamente a unos 40.000 francos anuales; las materias primas usadas, como relleno, alambres, jabón arsenical, ojos de vidrio, alfileres para insectos, etc., se elevan aproximadamente a unos 6.000 francos.
   La casa Verreaux obtuvo en 1838 una medalla de bronce, y después de esa época, por la extensión de sus negocios y por el perfeccionamiento aportado en sus preparaciones, no hace más que ganarse la benevolencia del jurado.
   El loable celo y los bellos resultados obtenidos por el señor Verreaux, le hacen merecedor de una nueva medalla de bronce que el jurado le otorga."

La obra maestra de Taxidermia de la Maison Verreaux fue Correo árabe atacado por leones, que se expuso en la Exposición Universal de París del año 1867, donde obtuvo una medalla de oro. El Correo árabe es un grupo muy realista compuesto por un dromedario, su jinete -en esta ocasión un maniquí- y una pareja de leones del Atlas; en el que se representa una leona abatida por un disparo y el camellero clavándole una daga al león macho que le ataca encaramado al dromedario. El conjunto fue adquirido por el recién creado American Museum of Natural History de Nueva York en 1869 donde se expuso hasta 1898. En 1899 el Correo árabe viajó hasta el Carnegie Museum of Natural History de Pittsburgh, donde puede verse en la actualidad.


Notas.-
(1) Carta perteneciente a la Waller Manuscript Collection.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2013.



 

Bibliografía:
-- Rapport du Jury Central sur les Produits de la Industrie Française , vol. 3, Imprimerie de Fain et Thunot, París, 1844.
--  Nouvelles Observations sur l'Ornithorynque  , en L'Illustration, París, 26 de febrero de 1848.

Jacinto Antón Los disecadores del negro de Banyoles fueron los mayores comerciantes en historia natural de su época , en El País, ed. de Cataluña, pág. 28, Madrid, 20 de mayo de 1992.
Pierre Boitard  Manuel du Naturaliste Préparateur  , Ed. Roret, París, 1825.
Miquel Molina More notes on the Verreaux brothers , en Pula: Botswana Journal of African Studies, vol. 16, nº 1, págs. 30-36, 2002.
Étienne Mulsant y Édouard Verreaux  Histoire naturelle des oiseaux-mouches ou colibris constituant la famille des trochilidés  , vol. 1, Bureau de la Société Linnéenne, Lyon, 1874. (libro electrónico) 

Étienne Mulsant y Édouard Verreaux  Histoire naturelle des oiseaux-mouches ou colibris constituant la famille des trochilidés  , vol. 2, Deyrolle, París, 1876. (libro electrónico) 
Étienne Mulsant y Édouard Verreaux  Histoire naturelle des oiseaux-mouches ou colibris constituant la famille des trochilidés  , vol.3, Bureau de la Société Linnéenne, Lyon, 1877. (libro electrónico)
Étienne Mulsant y Édouard Verreaux  Histoire naturelle des oiseaux-mouches ou colibris constituant la famille des trochilidés  , vol. 4, Deyrolle, París, 1874. (libro electrónico) 
Étienne Mulsant y Édouard Verreaux  Histoire naturelle des oiseaux-mouches ou colibris constituant la famille des trochilidés  , vol. 5, Bureau de la Société Linnéenne, Lyon, 1879. (libro electrónico)
Édouard y Julles Verreaux Illustrations de L’Océanie en estampes ou Description géographique et historique de toutes les îles du Grand Océan et du continent de la Nouvelle Hollande, Notasie, Polynésie, Australie , Librairie Nepveu, Paris 1832. (grabados disponibles en Gallica)

Recursos:
Artículo Crónica del "negro de Banyoles" en Taxidermidades.

Artículo sobre el Correo árabe atacado por leones en Taxidermidades.
Artículo sobre Jules Verreaux en Wikipedia (en alemán)
Édouard Verreaux  Catalogue des oiseaux qui se trouvent en ce moment dans mes magasins , Imprimerie de Hennuyer et C., Batignoles, 1849. (libro electrónico)