"Taxidermie" en el "Dictionnaire de la Conversation et de la Lecture" (1839).



En 1839, en pleno auge de la Taxidermia sobre todo en Francia, el Dictionnaire de la Conversation et de la Lecture incluía la siguiente descripción, algo alambicada y aderezada con alguna referencia histórica:
"TAXIDERMIA (de taxis, preparación; derma, piel). La introducción de la clasificación natural en la zoología ha hecho indispensable la formación de vastas colecciones de historia natural, que tienden cada día a completarse; y estas a su vez, han precisado la creación de un nuevo arte, la taxidermia, cuya finalidad es la de preparar las especies animales de manera que conserven todos los caracteres genéricos y específicos, y sustraerlas, a ser posible, de la influencia de los diversos tipos de destrucción. Y, como los caracteres genéricos y específicos de los animales se traducen en modificaciones del aparato pasivo de la locomoción (el esqueleto óseo) y del aparato tegumentario (lo relacionado con la piel), es sobre todo a la preparación y conservación del esqueleto y la piel de los animales a lo que la taxidermia se aplica. En consecuencia, la taxidermia puede dividirse en dos ramas: 1ª el arte de preparar y consrvar el sistema óseo de los animales, manteniendo entre las diferentes partes del sistema las relaciones de posición que tenía el animal vivo; 2ª el arte de preparar y conservar la envoltura tegumentaria, dando a esta envoltura la forma que presentaba con el animal en vida. Es sobre todo a esta segunda rama a la que se reserva la denominación de taxidermia.
--Así definida, la taxidermia es un arte que se puede definir como novedoso, cuyas primeras tentativas se remontan a hace apenas medio siglo. Los procedimienos de momificación, tan variados en los pueblos antiguos; las informes tentativas de rellenado (1) que componen todas nuestras antiguas colecciones; los procedimientos de inyección, desecación, de conservación en líquidos, etc., exclusivamente empleados en los gabinetes de anatomía humana o comparada; en fin, las distintas fórmulas de curtido empleadas anteriormente para la conservación de los despojos tegumentarios de los animales; todos estos procedimientos, digamos, no pueden considerarse comparables a un arte cuya esencial finalidad consiste en conservar las proporciones de las diferentes partes, y de conservar cada especie animal con su especial forma y caracteres zoológicos. Ciertamente, ello se aleja del gabinete ornitológico del ilustre Réaumur (2), en el que todas sus aves desolladas pendían de un hilo del pico, a las ricas colecciones de nuestro museo de historia natural (3). -- En la preparación de la envoltura tegumentaria de los animales, tres asuntos deben sobre todo ser tenidos en cuenta: 1º debe mantenerse cuidadosamente todas las adiciones de esta envoltura, los pelos, las plumas, las escamas, las placas córneas, las púas, etc., etc.; 2º es preciso sustraer, por medio de una preparación química, a esta piel de la putrefacción y voracidad de ciertos insectos, que se multiplicarían, sin ella, con alarmante velocidad; 3º se debe conferir a la piel así preparada las formas propias del animal de la que fue despojado. Estas tres distintas cuestiones precisan de una gran variedad de procedimientos descritos en obras especializadas. Nos limitaremos a resumir aquí algunas indicaciones generales. -- Los insectos que se alimentan de colecciones de historia natural son bastante numerosos; y las distintas estaciones del año están afectadas por el destructor reino de diferentes especies. Así, los dermestes de puntos blancos, los escarabajos de los bordados (4), los corazones (5), y varias especies de polillas, sobre todo provocan sus estragos en primavera y verano; mientras que los meses de otoño e invierno son preferidos por los escarabajos araña blancos (6). Los medios recomendados para sustraer a las colecciones de los destrozos de estos insectos son igualmente numerosos. Los aceites esenciales, concretos o líquidos, el alcanfor, la esencia de trementina (7), el cajeput (8), el aceite de petróleo, se propusieron en su momento, y muchas colecciones deben al empleo de estos medios poco eficaces su entera aniquilación. Las fumigaciones sulfurosas (9) han sido más funestas aún; porque, si bien no tuvieron éxito destruyendo los insectos, sí lo tuvieron destruyendo, o al menos alterando notablemente los colores naturales de los objetos que se pretendía conservar. Las soluciones de sublimado (10) y licores curtientes tal vez den buenos resultados; pero el medio sin duda más eficaz de todos, y el que se emplea exclusivamente en nuestro Jardín de Plantas, es el jabón arsenical, cuya fórmula fue dada por Bécoeur (11), y que está compuesto como sigue: Arsénico blanco, 240; jabón, 240; potasa, 90; cal, 30; alcanfor, 12 (12). Esta pasta jabonosa diluida en agua, recubre con cuidado la superficie interna de la piel a preparar; esta única precaución basta en general para sustraerla de la voracidad de los insectos y de la putrefacción. -- En cuanto a los procedimientos para conferir a la piel así preparada la forma del animal vivo, se reduce a confeccionar un esqueleto artificial de madera, hierro, e hilo de latón (13); en revestir dicho esqueleto de una musculatura artificial de algodón, estopa, etc., etc.; y adaptar al cuerpo simulado la piel preparada. Y eso es todo lo que podemos decir en general sobre este tema: los detalles varían hasta el infinito. Los monstruosos cetáceos (cuyo número es pequeño en nuestras coleccciones, pero grande en la naturaleza), los grandes paquidermos, etc., etc., no se montan con alambres de latón; y las innumerables especies de la familia de las ratas no precisan a su vez de pesadas estructuras de mampostería en madera de roble. Distinta es también la forma de montar un mamífero o un ave, un reptil o un pez; otros son los procedimientos destinados a conservar los insectos, los crustáceos, los arácnidos, etc., etc. En cualquier caso esta parte de la taxidermia presenta grandes dificultades; no es algo fácil darle a un muñeco de algodón su forma general, su especial musculatura, la actitud, el gesto, la mirada de un animal vivo. Para conseguir un resultado satisfactorio, es preciso ser algo más que un preparador hábil, cabe ser además un naturalista instruido y un artista nada mediocre. -- Consulte, para más detalles, los tratados especializados de los señores Manesse (14), Mauduyt (15), Pinel (16), Nicolas (17), Girardin (18) y Lesson (19); consulte sobre todo el excelente Traité de Taxidermie del señor Dupont (20)."

"Para conseguir un resultado satisfactorio, es preciso ser algo más que un preparador hábil"

Reimpresiones aparte, del Dictionnaire de la Conversation aparecería en 1878 una segunda edición "enteramente refundida, corregida y aumentada", a pesar de lo cual el texto original, obra del doctor Belfield Lefevre, de quien apenas conocemos nada, permanecería intacto.


Notas.-
(1) La traducción literal de empaillage es empajado, pero en este caso encaja mejor rellenado, más próximo al stuffed inglés. En castellano no obstante tradicionalmente empleamos disecado.
(2) El matemático, físico y naturalista francés René-Antoine Ferchault de Réaumur (1683-1757) escribió acerca de técnicas de preparación y conservación de animales y está considerado como uno de los precursores de la Taxidermia. Véase bibliografía.
(3) El Museo Nacional de Historia Natural de París, sucesor del Jardín de Plantas, que más adelante se mencionará en le texto. 
(4) En el original Anthrènes à broderies, como se conocían vulgarmente por entonces en Francia los Dermestes maculatus.
(5)  En el texto original amourettes, nombre que en aquella época recibían los temidos Anthrenus museoum, nombre que adoptaron y compartieron estos destructores coleópteros con la denominación popular de la Briza media, una planta herbácea que en español se conoce como corazones o cedacillo.
(6) Prinus fur.
(7) Tanto el alcanfor, sustancia semicristalina sólida, como el aceite o esencia de trementina, de propiedades antisépticas, se obtenían originariamente de la madera del árbol alcanforero (Cinnamomum camphora).
(8) Aceite esencial obtenido del árbol Melaleuca leucadendra.
(9) El método de las fumigaciones sulfurosas para proteger las colecciones fue defendido por el médico, físico y naturalista parisino Pierre Jean-Claude Mauduyt de la Varenne.
(10) Sublimado corrosivo o bicloruro de mercurio. Varios autores lo propusieron.
(11) Jean-Baptiste Bécoeur creó en 1743 el célebre jabón arsenical. En 1773 y durante año y medio Bécoeur mantuvo una polémica pública con Mauduyt acerca de cuál era mejor método de conservación.
(12) En gramos.
(13) Alambre.
(14) El abad Denis-Joseph Manesse es el autor de Traité sur la manière d'empailler (1787), el primer tratado de Taxidermia con formato de libro.
(15) Véanse notas 9 y 11.
(16) El médico y zoólogo Philippe Pinel publicó en 1791 una memoria con métodos taxidérmicos destinada a los miembros de la expedición d'Entrecasteaux.
(17) Pierre-François Nicolas, químico y farmacéutico de Nancy, autor de Méthode de Préparer et Conserver les Animaux (1800).
(18) Se refiere al naturalista Sébastien Gérardin de Mirecourt que insertó un breve tratado de Taxidermia en su Recueil de planches du Tableau Élémentaire d'Ornithologie (1822).
(19) René Premevière Lesson redactó el artículo Taxidermie en el Dictionnaire Classique d'Histoire Natuelle (1830).
(20) Léonard Dupont, autor de Traité de Taxidermie (1823), en realidad se limitó a reproducir al pie de la letra los procedimientos descritos por Louis Dufresne, jefe del laboratorio de Taxidermia del Museo de París, en su influyente artículo Taxidermie, publicado en el Nouveau Dictionnaire d'Histoire Naturelle (1803).


 © All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2019.


Bibliografía:
Belfield-Lefevre  Taxidermie, en Dictionnaire de la Conversation et de la Lecture , vol. 16, Firmin-Didot, París, 1878. 
Louis Dufresne   Taxidermie , en Nouveau Dictionnaire d’Histoire Naturelle, tomo 21, Deterville, Paris, 1803.
[Léonard] Dupont   Traité de Taxidermie , Parmantier, Paris, 1823.
Sébastien Gérardin (de Mirecourt), Sébastien    Recueil de planches du Tableau Élémentaire d’Ornithologie, ou Histoire Naturelle des Oiseaux que l’on rencontre communément en France ; précédé d’un Traité sur la manière de conserver leurs dépouilles pour en former collections ; sur les moyens de former un cabinet d’histoire naturelle ; suivi d’une Aviceptologie (…) ,  Dufour et É. d’Ocagne, Paris, 1822.
René Premevière Lesson  Taxidermie , en Dictionnaire Classique d'Histoire Naturelle , Rey Gravier, París, octubre de 1830. 
Denis Joseph Manesse   Traité sur la manière d’empailler et de conserver les animaux et les pelleteries ,  Guillot, Paris, 1787. 
Pierre Jean-Claude Mauduyt de la Varenne  Lettre sûr la manière de conserver les animaux desséchés , en Observations sûr la Physique, sûr l’Histoire Naturelle et sûr les Arts, vol 2, París, noviembre de 1773. 
Pierre-François Nicolas  Méthode de Préparer et Conserver les Animaux de toutes les classes, pour les Cabinets d’Histoire Naturelle , F. Buisson, París, 1800. 
Philippe Pinel   Mémoire sur les moyens de préparer les Quadrupèdes et les Oiseaux destinés à former des Collections d'Histoire Naturelle , en Observations sûr la Physique, sûr l’Histoire Naturelle et sûr les Arts, tomo 39, Paris, agosto de 1791.
[René Antoine Ferchault de Réaumur]   Moyen facile de conserver les oiseaux qu'on veut faire arriver sains dans des pays éloignéz  , Imprimerie Royale, Paris, 1745.
René Antoine Ferchault de Réaumur   Moyen d'empécher l'évaporation des liqueurs spiritueuses, dans lesquells on veut conserver des productions de la Nature de differents genres   ,  en Histoire de l'Académie Royale des Sciences, Imprimerie Royale, Paris, 1746.
René Antoine Ferchault de Réaumur  Differents moyens d'empêcher de se corrompre les oiseaux morts qu'on veut envoyer dans des pays éloignez et de les y faire arriver bien condittionez. Quelques-uns des ces mêmes moyens peuvent être aussi employez pour conserver des quadrupèdes, des reptiles, des poissons et des insectes  , Imprimerie Royale, Paris, 1747.
René Antoine Ferchault de Réaumur   Divers Means for preserving from Corruption dead Birds, intented to be sent to remote Countries, so that they may arrive there in a good Condition. Some of the same Means muy be employed for preserving Quadrupeds, Reptiles, Fishes ans Insects  ,  traducción de Philip Henry Zollman, Read March 10-April 27, 1748, publicadas y extraídas del volumen anual de The Philosophical Transactions of the Royal Society of  London,  Londres, 1748.
René Antoine Ferchault de Réaumur / Philip Henry Zollman  Divers moyens pour conserver des oiseaux morts   , en Journal Britannique editado por M. Maty, tomo 2º, mayo de 1750, Ed. H. Scheurleer Junior, La Haya, 1750. 
René Antoine Ferchault de Réaumur  Manière de conserver les oiseaux morts avec un air de vie . 6e mémoire,  Manuscrito no publicado del  Fonds  Réaumur de la Académie des Sciences de Paris, [1753].
[René Antoine Ferchault de Réaumur]  Moyen facile de conserver les oiseaux qu'on veut faire arriver sains dans les Pays éloignez ,  en Encyclopédie ou Dictionnaire Raisonné des Sciences, des Arts et des Métiers  (Diderot y D'Alembert), tomo XXIII, París, 1780.

Recursos:
Artículo Réaumur, precursor de la Taxidermia en Taxidermidades.
Artículo El jabón arsenical de Bécoeur en Taxidermidades.