El ornitólogo y taxidermista John Gould.

John Gould hacia 1860.
Hijo de un jardinero, John Gould nació el 14 de septiembre de 1804 en Lyme Regis, Dorset, Inglaterra. Tenía cuatro hermanas. En 1818 su padre fue nombrado capataz de los jardines reales del castillo de Windsor y el joven Gould empezó trabajar como aprendiz de jardinero, practicando la Taxidermia como afición para ganarse un sobresueldo, vendiendo pájaros disecados a los estudiantes universitarios del vecino Eton (1). Poco después se empleó también como jardinero en el castillo de Ripley, Yorkshire, compaginando su trabajo con su formación, asistiendo a las clases de la Royal Zoological Society. No sabemos a ciencia cierta en qué fecha se trasladó a Londres, pero en 1822 Gould ya tenía abierto un negocio de Taxidermia en el número 20 de Broad Street, en  Golden Square, actividad que compatibilizaba con la de disecador de la Sociedad Zoológica. Esa circunstancia nos la confirma el naturalista y también excelente dibujante William Swainson, autor de algunas obras que incluían instrucciones taxidérmicas, en su The Naturalist Guide (1822), cuando se refería "al señor Gould (Conservador de animales de la Zoological Society) de Golden Square como el mejor de los ornitólogos científicos comerciales de Londres y un excelente disecador de animales en general".

Sus excelentes trabajos le avalaron para que en 1827 fuera ascendido a primer conservador del museo de la Zoological Society, ubicado en Bruton Street. Se le asignó un salario de 100 libras al año. Bajo su responsabilidad las colecciones de la Sociedad se incrementaron notablemente y pronto sería nombrado superintendente del Departamento Ornitológico, cargo que abandonaría a mediados de la siguiente década debido al exceso de trabajo en su faceta editorial. También obtuvo el favor de la realeza, convirtiéndose en el taxidermista del rey Jorge IV, que entre otros, le encargó en años sucesivos el disecado de los especímenes que iban falleciendo en el zoológico real: numerosas aves disecadas, un ciervo ratón, dos avestruces, un emu, un caballo, un corzo, una gacela, un rebeco, un mono, un buitre, una avutarda, y hasta una girafa en 1829. En junio de aquel año se casó con Elizabeth Coxen, que además, como veremos, se convertiría en colaboradora y responsable de buena parte del éxito de su marido. Muchos de los animales preparados por Gould para la colección de la Sociedad Zoológica de Londres, se trasladaron en 1855 al Museo de Historia Natural, excepto la girafa, que fue vendida a un particular. Su empleo en la Zoological Society le valió para establecer relaciones con los mejores naturalistas ingleses, además de para tener el privilegio de ser uno de los primeros en observar y describir los nuevos especímenes que iban incorporándose a la colección.

Haematospiza sipahi. Dibujo de Gould (2).
En 1830 tuvo la oportunidad de estudiar una remesa de aves procedentes de una expedición al Himalaya, la mayoría desconocidas. Después de montarlas Gould publicaría A Century of Birds of the Himalayan Mountains (1830-32), con texto de Nicholas Aylward Vigors e ilustraciones de su esposa Elizabeth. En realidad se trató de una autoedición que contó con 298 suscriptores, que recibían una entrega mensual, entre los que se encontraba el rey Guillermo IV y la reina Adelaida, a quienes dedicó la obra, y numerosa nobleza. El éxito económico de la empresa le conminó a proseguir aquel camino. Entre 1832 y 1837 aparecieron los cinco volúmenes de su The Birds of Europe, con dibujos y litografías de su esposa y algunas planchas también de Edward Lear. Se publicó igualmente por suscripción. Cada volumen costaba poco más de tres libras y se pagaba por adelantado. 

Entre 1833 y 1835 editaría su A monograph of the Ramphastidae, con dibujos del matrimonio; y entre 1837 y 1838 A Synopsis of the Birds of Australia, con 73 grabados dibujados y litografiados por Elizabeth Gould. El 4 de enero de 1837 Charles Darwin presentó a la Geological Society of London los especímenes de aves y mamíferos que había recogido durante su viaje en el HMS Beagle. Las aves se confiaron a John Gould para su identificación. Una semana después, el 10 de enero, Gould comunicó a la Sociedad Geológica que aquellas aves que Darwin recogió en las Islas Galápagos, y que el viajero creía que pertenecían a distintas familias, eran todas ellas en realidad quince especies de la misma familia. Los pinzones de Darwin, como se les conoce, serían determinantes para su formulación de la teoría de la evolución por selección natural. 

Pteruthius erythropterus. Dibujo de Gould (2).
En 1838 John Gould, su esposa, su hijo mayor, un sobrino, un asistente, una sirvienta, acompañados además por el naturalista John Gilbert, embarcaron rumbo a Tasmania y Australia con el propósito de estudiar la ornitología del continente y convertirse en los primeros en publicar un libro sobre ello. Dos hermanos de Elizabeth habían emigrado años antes y habían enviado a Gould muestras de aves que despertaron su interés. Allí permanecieron recogiendo sujetos hasta su regreso a Inglaterra a mediados de 1840. El resultado de la expedición fue la publicación entre 1840 y 1848 de The Birds of Australia, siete volúmenes con 600 litografías de Elizabeth a partir de dibujos del matrimonio. La obra contenía 328 nuevas especies descritas y bautizadas por Gould. Elizabeth Gould fallecería el 15 de agosto de 1841 a la edad de 37 años, poco después de su octavo parto. A partir de entonces los libros de John Gould serían ilustrados además de por él, por varios artistas como Henry Constantine Richter, Joseph Wolf, o William Matthew Hart. Entre 1841 y 1842 apareció su A Monograph of the Macropodidae. Entre 1844 y 1950 publicó A Monograph of the Odontophorinae, con 32 grabados; entre 1849 y 1861 The Mammals of Australia; entre 1850 y 1883, dos años después de su muerte, se irían publicando los siete volúmenes de The Birds of Asia; además de un volumen suplementario de The Birds of Australia entre 1851 y 1869. En 1856 emprendió una expedición ornitológica a Escandinavia. 

John Gould acumuló una colección de 320 especies de colibríes que, reunidos en 24 vitrinas ambientadas -una novedad en aquellos tiempos-, y con la aprobación de la Zoological Society, mostró en la Esposición Universal de Londres de 1851 en un edificio provisional, de madera y entoldado, levantado en los Jardines Zoológicos de Regent's Park, y financiado por él mismo. 75.000 visitantes pagaron 6 peniques de entrada para poder verla. La reina Victoria y su esposo, el príncipe Alberto, acudieron a admirarla. Gould era un buen negociante. La exposición le reportó unos beneficios de 800 libras, y el libro de firmas le proporcionó además los nombres de posibles futuros suscriptores de sus ediciones. No obstante, hasta aquel momento no había visto ningún colibrí vivo. En 1857 Gould viajó a Norteamérica con su hijo Charles con el propósito de observarlos. Los pudo ver en Filadelfia y en los jardines del Capitolio en Washington. Incluso volvió a Inglaterra con algunos ejemplares que apenas sobrevivieron dos meses. En 1861 publicó su A Monograph of Trochilidae, una obra que se suplementaría entre 1880 y 1887. El montaje tanto de colibríes como de otras aves que iría reuniendo en sus últimos años, Gould se lo encargaría al taxidermista Henry Ward y al hijo de éste Rowland Ward. 

Las vitrinas de colibries de John Gould en la Exposición Universal de Londres de 1851 (3).

La enfermedad conminó a Gould a vivir los últimos años de su vida inválido, lo que no fue obstáculo para que siguiera trabajando en sus proyectos. Tenía por entonces su residencia en Charlotte Street, cerca del British Museum. A partir de 1862 y hasta 1873 aparecieron los cinco volúmenes de The Birds of Great Britain; y entre 1875 y 1888, siete años después de su fallecimiento el 3 de febrero de 1881, a los 76 años, The Birds of New Guinea. Esta obra póstuma sería terminada por Richard Bowdler Sharpe. En la fecha de su muerte le sobrevivían un hijo y tres hijas, de los seis que superaron el parto. 

La calidad de los dibujos de Gould han sido comparados con los del naturalista John James Audubon. La totalidad de las litografías de las obras que publicó se colorearon manualmente. En la introducción de su Birds of Great Britain Gould escribió "cada cielo con sus distintos matices y cada pluma de cada ave se han coloreado a mano, y teniendo en cuenta que casi doscientas ochenta mil ilustraciones del presente trabajo se han realizado de esa manera, lo más probable es que cause cierto asombro en aquellos que piensen en el tema". 

Vitrina de colibríes de John Gould (4).

John Gould decidió desprenderse de parte de su colección antes de su fallecimiento. Ofreció las pieles de aves y el material reunido durante su viaje a Australia al British Museum por 1.000 libras, pero éste declinó la oferta. Lo adquirió la Academy of Natural Science de Filadelfia. Tras su muerte, la parte restante de su colección personal, 12.395 especímenes, de los que 5.378 eran colibríes, incluídas un buen número de las vitrinas que expuso en 1851, fue comprada por el British Museum por 3.000 libras. La totalidad de dibujos, placas litográficas, textos y ejemplares de obras almacenadas no vendidas, unas tres toneladas de material editorial, fue adquirido por el editor londinense Henry Sotheran, que había colaborado con Gould en sus últimas publicaciones. En 1937 el bibliófilo de Historia Natural estadounidense Ralph Nicholson Ellis, que vivía entonces en Berkeley, California, compró a Sotheran buena parte del abandonado legado de Gould, que en la actualidad se encuentra en la Universidad de Kansas. Reconocidos naturalistas nombrarían más de cincuenta nuevas especies zoológicas en su honor. John Gould está considerado el padre de la ornitología australiana.



Notas y créditos.-
(1) Christopher C. Frost cuenta en su A History of British Taxidermy que el Museo de Historia Natural de Londres conserva una pareja de urracas disecadas por Gould en 1818. 
(2) Litografiado por Henry Constantine Richter para The Birds of Asia.
(3) Grabado publicado en el semanario The Illustrated London News.
(4) Imagen propiedad del Museo de Historia Natural de Londres.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2017.


Bibliografía: 
A. H. Chisholm  John Gould , en Australian Dictionary of Biography, vol. 1, 1966. 
Christopher C. Frost  A History of British Taxidermy , The Lavenham Press, Lavenham, 1987. 
William Swainson  The Naturalist's Guide for Collecting and Preserving all Subjects of Natural History and Botany. Intended for the use of Students and Travellers W. Wood, London, 1822.


Recursos: 
Biografía de John Gould en Wikipedia. (en inglés)