Los caballos disecados del rey Gustavo II Adolfo de Suecia.

En 1630, diez años después de su inicio, Suecia comenzó su participación en la Guerra de los Treinta Años contra el Sacro Imperio Románico Germánico de los Habsburgo. Las tropas suecas, que desembarcaron en Rügen, estuvieron comandadas por el propio rey Gustavo II Adolfo, el león del norte salvador de la europa protestante. Tras vencer en la Batalla de Rain am Lech, el ejército sueco se dirigió hacia Ingolstadt, donde Maximiliano de Babiera los esperaba con sus tropas. El 30 de abril, durante una expedición de reconocimiento por los alrededores de la ciudad, el caballo blanco del rey Gustavo fue alcanzado por un disparo, que según cuenta la tradición fue de un cañón falconet, cayendo la montura sobre el rey que no obstante solo resultaría ligeramente magullado, no así su acompañante Christoph von Baden-Durlach, que murió a causa de otra bala. El rey fue conducido de regreso al campamento sueco y el caballo recibió un tiro de gracia para evitar su sufrimiento. El asedio a la ciudad de Ingolstadt se prolongó durante tres días y fue infructuoso. Fue la primera ciudad alemana que logro evitar la invasión sueca. Tras perder unos 2.000 soldados y el campamento a causa de un incendio, Gustavo II Adolfo se retiró. Informados de que aquel animal abatido pertenecía al rey enemigo, los bávaros se apresuraron en recuperar el cadáver del caballo y transportarlo hasta la ciudad, donde se desolló y curtió la piel, y se montó sobre una escultura de madera.


Schwedenschimmel en el Museo Municipal de Ingolstadt (1).


Schwedenschimmel, el caballo blanco sueco, se exhibiría como trofeo de batalla primero en la Antigua Armería del Castillo Nuevo, más tarde en otras ubicaciones, y finalmente desde 1920 en la colección permanente del Museo Municipal de Ingolstadt. Como puede apreciarse en la fotografía superior, el caballo se preparó de pie, con la cabeza ligeramente gacha y girada a la derecha, y la pata delantera izquierda, que presenta un defecto mal disimulado, ligeramente flexionada. Otro defecto del montaje son las costuras a la vista, como por ejemplo las de las patas delanteras por la parte anterior. De color blanco, con manchas beige, crin y cola grises y patas negras, el desgastado pelaje es casi inexistente.


El rey Gustavo II Adolfo y Schwedenschimmel, pintado por Anton Hoffmann (2).


Streiff, el segundo caballo disecado de Gustavo II Adolfo. 

Tampoco es el más antiguo pero sí uno de los mejor conservados. Una de las principales atracciones del Livrustkammeren, el Museo de la Armería Real de Estocolmo es el caballo Streiff, un ejemplar que cabalgó Gustavo II Adolfo de Suecia y que fue disecado en 1633. A estas alturas conocemos que el rey perdió un primer caballo a mediados de 1630 en Ingolstadt, y que los alemanes lo disecaron para exhibirlo como trofeo de guerra.

Streiff en el Museo de la Armeria Real de Estocolmo (3).


Streiff debe su nombre a su primer propietario, el coronel de caballería sueco Johann Streiff von Lauenstein, que en noviembre de 1631 en la ciudad polaca de Elblag, entonces prusiana, lo vendió al rey sueco por unos 1.000 táleros, una buena suma teniendo en cuenta que por aquel tiempo un caballo de montura se solía vender por alrededor de 70. Streiff era un caballo de Oldenburgo, una raza alemana calmada, dócil y fuerte, empleada además de para la guerra como animal de tiro, de mayor tamaño que los conocidos como cortacéspedes, los robustos pero más pequeños caballos suecos. 

Detalle de la cabeza.
La Guerra de los Treinta años proseguía y en noviembre de 1632 el ejército sueco, con su rey al mando, se encontraba en las inmediaciones de Leipzig. El día 16 tuvo lugar la encarnizada batalla de Lützen donde Gustavo II Adolfo moriría en combate. Streiff resultaría herido de bala en el cuello y fallecería en Wolgast, en la costa báltica, durante su traslado a Suecia, en una imprecisa fecha que se sitúa entre finales de diciembre de 1632 y enero de 1633. El animal fue desollado y descarnado por un herrero llamado David, y la piel curtida por un especialista en pezuñas de nombre Kasten Meyener, que la trató con alumbre, sal y harina.

En la primavera de aquel año la piel se montó en Suecia sobre una escultura hueca de madera de pino. Como se puede apreciar en las fotografías, aunque los detalles anatómicos son bastante precisos, las patas de la escultura están separadas del tronco, y la altura del caballo no se corresponde con la que debió tener. Streiff mide ahora 145 centímetros de altura, mientras que en vida debió alcanzar los 165. Prueba de ello es que en las juntas del tronco con las patas, la piel está doblada y remachada. Se desconoce a qué se debió y se especula con que la escultura se hizo en Suecia sin tener en cuenta las medidas del animal.


Se puede apreciar su anormal altura y las patas desmontables.


En la actualidad Streiff se expone con la silla y arnés que portó en su última batalla, un regalo de Año Nuevo que la reina María Eleonora hizo a su marido cuando lo visitó en los estados alemanes durante el invierno de 1629-1630, una albarda de terciopelo ricamente bordado con hilo dorado y plateado que probablemente también portase el caballo blanco sueco de Ingolstadt. Las herraduras son las originales.


Streiff antes de su restauración en 1978.

De color castaño, conserva asombrosamente su pelaje además en un estado aceptable, solo con algunas calvas. Streiff se restauró por última vez en 1978, cuando el Museo de la Armería Real se trasladó a los sótanos del Castillo de Estocolmo. Entonces se parcheó la piel a ambos lados de la nariz y se sustituyeron las deterioradas orejas. A pesar de que un inventario del mediados del siglo XVII se refería a que durante el incendio del castillo de 1648 se dañaron la orejas y la nariz del ejemplar, no se encontró rastro de afectación por fuego. Streiff, que se convertiría en el emblema de la Livrustkammeren, comparte con Schwedenschimmel el mismo defecto de las costuras a la vista, por la parte anterior de las patas o del cuello, algo entendible teniendo en cuenta que lo desolló un herrero y no un carnicero.

 
Créditos.-
(1) Fotografía de Wikimedia Commons.
(2) Imagen propiedad del Stadtmuseum Ingolstadt.
(3) Esta y las siguientes fotografías son propiedad del Livrustkammeren de Estocolmo.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2019.


Recursos:
Más artículos sobre Taxidermia y Caballos en Taxidermidades.