"Lisette", la yegua del zar Pedro I el Grande.

En junio de 1698 de regreso a Rusia de la que se conoció como Gran Embajada, un viaje de incógnito por Europa en el que Pedro I el Grande solicitó sin éxito ayuda a los monarcas europeos para enfrentarse al Imperio otomano, se cuenta que el zar a su paso por Riga, actual capital de Letonia, se enamoró de una bonita potra de color castaño de raza Karabaj, una raza muy resistente. Por ella ofreció a sus propietarias, unas jóvenes mercaderes (1), su viejo caballo a cambio más cien ducados holandeses. La escritura de venta se redactó en el acto. Bautizó la yegua con el nombre de Lisette, se cuenta que en honor de una de sus amantes durante su estancia en Sajonia.

La yegua Lisette compartiendo vitrina con los perros Lisette  (arriba) y Tirano en el Museo de San Petersburgo (2).

Decidido a cambiar su montura, Pedro I se acercó a una fragua cercana para que la calzaran. La leyenda sigue contando que tras fabricar la segunda herradura, el zar la tomó en la mano y consiguió doblarla, exigiendo al herrero una de mayor calidad. Acabado el encargo el monarca pagó al herrador con un rublo de plata y este hizo lo propio, consiguió doblarlo pidiendo a continuación que se lo cambiara por otro de mayor calidad, a lo que el zar apreciando la chanza le respondió entregándole un monedero repleto de monedas de plata.

Escultura en Riga (3).
Para desesperación de los palafreneros, la yegua correspondió encariñándose con su amo y solo comía en su presencia. Incluso durante las largas ausencias de su propietario. En una de las campañas, Lisette acompañó a Pedro I el Grande en el campo de batalla. Se cuenta que en 1709 al final de la Gran Guerra del Norte, durante la batalla de Poltava contra el ejército de Carlos X de Suecia, en la que los rusos ganaron ignorando la regla militar no escrita de enfrentarse en igualdad de condiciones -acudieron con el triple de tropas-, Lisette salvó al zar. La mayoría de los caballos permanecen quietos cuando oyen detonaciones, permitiendo disparar a sus jinetes, pero en el caso de Lisette se espantó de un tiro dirigido al zar que impactaría en la silla de montar, huyendo y salvando al vida de su amo, que la recompensaría con una jubilación anticipada.

Cuando falleció, el zar mandó disecarla para poder seguir teniéndola cerca. En la actualidad se expone en el Museo Zoológico de San Petersburgo junto a dos de los perros de Pedro el Grande, uno de ellos su homónima Lisette, y el otro, el mayor, de nombre Tirano. La leyenda afirma que las dos mascotas acompañaron a su amo en algunas campañas militares. Los tres trabajos taxidérmicos están datados aproximadamente entre 1716 y 1725.

Otra anécdota. Vladimir Sukharev, taxidermista empleado del Museo de San Petersburgo contó en una ocasión a un periodista:
   "En una ocasión, mientras trasladaba a Lisette de una sala a otra -casi un kilómetro- le rompí una pata. Se trata de un suelo rugoso, una pata trasera del caballo cedió y comenzó a desplomarse. Lo agarré por la grupa, sujetándolo con todas mis fuerzas, pero el caballo ya estaba dañado. Afortunadamente era un día libre, sin visitantes al museo ni jefes. Como pude saqué el caballo a la calle trasera y comprobé lo sucedido. Resultó que un listón de madera del interior de la pata había cedido a causa del tiempo. Sin pensarlo dos veces, arreglé la piel, hice una ranura, por ella inserté una varilla metálica y lo sellé todo. Si ahora se realizara una radiografía, se vería la varilla."

Como se puede apreciar en la fotografía, los montajes son algo toscos, propios de la época. La anécdota de Sukharev nos revela que la piel de Lisette se montó sobre un armazón de madera. Numerosas pinturas representan al zar cabalgando a Lisette, también multitud de estatuas ecuestres, como la de la imagen, situada en un aparcamiento privado de Riga, justo en el lugar donde el zar la compró.

Créditos:
(1) Alguna fuente asegura que la adquirió en un campamento militar.
(2) Imagen de Andrew Butko/Wikimedia Commons.
(3) Fotografía de Smig/Wikimedia Commons.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2020.

Recursos:
Artículo sobre Lisette en Wikipedia. (en ruso)
Artículo Los caballos de los archiduques Alberto de Austria e Isabel en Taxidermidades.
Artículo Los caballos disecados del rey Gustavo Adolfo II de Suecia en Taxidermidades.
Artículo Visir, el caballo de Napoleón en Taxidermidades.
Artículo La "Kuntskámera de Pedro el Grande. El Museo Zoológico de San Petersburgo en Taxidermidades.
Artículo Foma Ignatiev, el "monstruo" disecado de la Kuntskámera del zar Pedro el Grande en Taxidermidades.