Los caballos de los archiduques Alberto de Austria e Isabel.

Detalle del caballo del archiduque Alberto (1).
El archiduque Alberto de Austria (1559-1621), hijo del emperador Maximiliano II de Habsburgo y de María de Austria, cardenal que había sido virrey e inquisidor general de Portugal y arzobispo de Toledo, en 1596 fue nombrado gobernador general de Flandes. En 1599, un año después de colgar los hábitos, contrajo matrimonio con su prima la infanta Isabel Clara Eugenia, hija de Felipe II de España. El rey español traspasó la soberanía de aquel territorio al matrimonio con la condición de que si no tenían descendencia el territorio volvería a la Corona española. La pareja tuvo tres hijos pero ninguno sobrevivió, por lo que al fallecer el archiduque Alberto en 1621, su esposa quedó como gobernadora de los Países Bajos en nombre de su sobrino Felipe IV, rey de España.

Más de cuatro siglos después siguen expuestos en el Museo Real del Ejército e Historia Militar Porte de Hal de Bruselas, perteneciente a los Museos Reales de Arte e Historia de Bélgica, dos de los caballos de los archiduques. Uno es el que montó Isabel durante su recibimiento en Bruselas en 1599. El segundo lo cabalgó Alberto y de él cuenta la tradición que salvó la vida a su jinete durante la batalla de Nieuport en 1600. Están considerados como piezas emblemáticas del museo. Los dos animales fueron disecados y con el tiempo se han convertido en los caballos conservados más antiguos del mundo (2).

El caballo del archiduque. Postal de principios del siglo XX.


Ambas monturas se expusieron inicialmente en el Arsenal del Palacio Coudenberg, la que fue residencia ducal de Bruselas. La referencia documental más antigua la proporciona Lodovido Guicciardini en la edición de 1635 en su Description de touts les Pays-Bas, que ya se refería a ellos como unas "pieles secas extendidas sobre un cuerpo de madera". El padre Claude du Molinet, bibliotecario de la abadía de Santa Genoveva de París escribió en 1682 que había visto tres: "dentro de grandes armarios, tres pieles de caballos que fueron rellenados y guardados por curiosidad. Uno fue el montado por la Infanta Isabel cuando hizo su entrada en Bruselas, que es de color Isabel (3); el segundo fue un alazán (4) que salvó al Archiduque Alberto en un combate, y el tercero un gris moteado que el Archiduque Leopoldo (5) acostumbraba a montar".

Como medida de precaución, y ante la inminente invasión napoleónica, en 1794 la casi totalidad de la colección de armas y armaduras del palacio ducal fueron enviadas a Viena, aunque los caballos se abandonaron a su suerte. Sobrevivieron al paso de las tropas francesas y en 1847 se trasladaron a Porte de Hal. Desconocemos qué fue del caballo del archiduque Leopoldo.

La yegua de la infanta Isabel.


La información que se tiene de estos caballos es bastante confusa y contradictoria. La infanta escribió a su hermano Felipe III que su entrada a Bruselas junto al archiduque la hicieron a lomos de dos caballos blancos por motivos de superstición. Pero la realidad es que se trata de una yegua rojiza con cola y crin rojizas. En cuanto al caballo del archiduque, que presenta el orificio de una herida en el cuello, a lo largo de la historia los catálogos del museo han ido variado la información que proporcionaban: una herida de una bala de mosquetón durante el sitio de Ostende de 1604, una herida de bala de mosquetón durante la batalla de Nieuport de 1600, que se trata del mismo caballo con el que hizo su entrada a Bruselas en 1599... Algunas referencias históricas a la batalla de Nieuport del 22 de julio de 1600 hablan de la muerte del caballo por un arcabuzazo, aunque no coinciden en el color del animal, blanco o alazán. Parece ser que éste fue realmente el que murió en Nieuport y que el del sitio de Ostende de 1604 se trataría de un tercer caballo que efectivamente salvó su vida y la de su jinete gracias a su velocidad.

En 1998, coincidiendo con el cuarto centenario de la llegada del archiduque a Bruselas, el Museo del Cincuentenario, otro de los Museos Reales de Arte e Historia belgas, organizó conjuntamente con la Universidad Católica de Lovaina la exposición Albert et Isabelle (1598-1621). Los caballos abandonaron temporalmente la Porte de Hal, pero antes fueron sometidos a un examen radiográfico en la Facultad de Veterinaria de la Universidad de Gante. El profesor Francis Verschooten concluyó que la yegua, que mide 1'33 m. hasta la cruz, es alazana y ligeramente ruana (6) en su mitad anterior, que carece de bastante pelo y que el que permanece está en muy malas condiciones fruto del paso de cuatro siglos, y que las extremidades son demasiado largas, algo que se puede apreciar perfectamente en la fotografía histórica que acompaña este texto. Por su parte, el caballo del archiduque es algo más bello, la cabeza conserva el cráneo en su interior, el cuello es anormalmente largo y delgado; que el agujero redondo de la herida tiene una profundidad de 3 centímetros, y que por la zona carótida en la que se encuentra, ciertamente podría haberle causado la muerte por hemorragia, aunque podría habérsele practicado con posterioridad. Las pezuñas no son las originales, sino talladas en madera, como las patas y el cuerpo; aunque a través de una grieta en la piel en la nalga izquierda del semental se observó paja comprimida. Verschooten no llegó a ninguna conclusión acerca de la raza de los ejemplares y no excluyó que se trataran de caballos árabes.

Los caballos en la actualidad (1).


Lo cierto es que unos ejemplares que debieron ser hermosos y estar muy bien cuidados, los observamos ahora como unos flacos jamelgos. A pesar de ello, poseen el mérito de haber soportado bastante bien el paso del tiempo. Tengamos en cuenta que cuando se prepararon la Taxidermia todavía tardaría unos doscientos años en desarrollarse plenamente. En la actualidad, se exponen vestidos con armaduras, pero en las imágenes de las tarjetas postales antiguas, más despojados de protecciones, el lector podrá apreciarlos mejor.



Notas y créditos.-
(1) Imágenes obtenidas de la página web del Musée Porte de Hal/Musées Royaux d'Art et d'Histoire.
(2) Se incluirían también entre los animales disecados más antiguos que se conservan.
(3) Color marrón claro rojizo o canela.
(4) De color castaño.
(5) Leopoldo Guillermo de Habsburgo, gobernador de los Países Bajos entre 1647 y 1656.
(6) Con algo de pelo blanco mezclado.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2018.


Bibliografía.-
Luc Duerloo y Thomas Werner    Albert et Isabelle (1598-1621)  (catálogo de la exposición) , Brepols, 1998.
Lodovico Guicciardini   Description de touts les Pays-Bas , Amsterdam, 1635.
J. López Martín   Albert et Isabelle (1598-1621) , en http://www.straatvaart.com/collection/AI/htmdoc/introFran2.htm   (consulta: 28 de octubre de 2018).
Claude du Molinet   Récit d'un voyage aux Pays-Bas  (manuscrito conservado en la Biblioteca del convento de Sainte-Géneviève de Paris), 1682.



Recursos:
Página web del Museo Porte de Hal.   (en francés).
Artículo Algunos de los animales disecados más antiguos que se conservan en Taxidermidades.