"Los problemas de un taxidermista", relato del taxidermista Oliver Davie.


El taxidermista, ornitólogo, librero y poeta estadounidense Oliver Davie (Columbus, 1856-1911), autor de The Naturalist's Manual (1882) y del excelente tratado Methods in the Art of Taxidermy (1894), publicó en 1902 Odds and Ends of Prose and Verse, un libro de poemas y prosa breve en el que hallamos el siguiente relato titulado Los problemas de un Taxidermista:
   "MUCHAS personas no son conscientes de que el material generalmente empleado para formar los cuerpos artificiales de las aves es la estopa común de los tapiceros.
   Es fundamental para la conservación de las pieles no utilizar para el relleno nada que pueda ser atacado por insectos.
   Hace algunos años estuve a punto de arruinar mi reputación como taxidermista al intentar montar quinientas pieles de pájaros, originarios de Tierra Santa, que estaban rellenas de viejas ropas de lana de los árabes y pelo de cuadrúpedos. Con ello, las polillas se habían alimentado y vuelto gordas y robustas. Las pieles y plumas recibieron más tarde su atención. El estrago que causaron es indescriptible.
   Una noche, después de una lucha desesperada con el centésimo espécimen de estos manojos de pieles y plumas, me entregué a ensoñaciones de duras realidades: cómo la paciencia a veces se detiene, cómo el ingenio se tambalea cuando falla la inventiva, cómo a veces se pierde el tiempo y la labor hecha con amor.
   Me senté en mi estudio hasta que los últimos rayos oblicuos del sol doraron las paredes, hasta que los objetos que tenía ante mí se volvieron borrosos en el crepúsculo, y con la imaginación vi a Job en un rincón de mi taller sonriendo por mi impaciencia, y escuché a Shakespeare a su lado susurrando: "¡Qué tontos son estos mortales!"."
 
El texto original en inglés de A Taxidermist's Troubles es el siguiente:
   "MANY persons are not aware that the material generally used in forming the artificial bodies of birds is common upholsterer's tow.
   It is essential for the preservation of skins to use nothing for the filling that can be attacked by insects.
   Some years ago I very nearly ruined my reputation as a taxidermist by attempting to mount five hundred bird skins, from the Holy Land, which were filled with old woolen clothing of the Arabs and the hair of quadrupeds. Upon these the moths had feasted, and become fat and robust. The skins and feathers had next received their attention. The havoc they wrought is indescribable.
   One evening after a desperate struggle with the hundredth specimen of these bunches of hides and feathers I was indulging in reveries of stern realities—how patience will sometimes pausehow ingenuity will stagger when invention fails—how time as well as love's labor is sometimes lost.
   I sat in my study till the last slanting sunbeams were gilding the walls—till the objects before me became indistinct in the twilight, and in fancy saw Job in one corner of my workshop smiling at my impatience, and heard Shakespeare by his side whispering, “What fools these mortals be!”"
 
En realidad, este texto no es más que un pasaje que Oliver Davie extrajo de su libro autobiográfico Reveries and Recollections of a Naturalist (1898), Ensueños y recuerdos de un naturalista, en el que el autor rememoraba sus vivencias y anécdotas, en este caso como taxidermista.

 
 
 
© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2021.
 
 
Bibliografía: 
Oliver Davie   Reveries and Recollections of a Naturalist , Columbus, 1898.
Oliver Davie   Odds and Ends of Prose and Verse , The Evans Printing, Columbus, 1902.
 
Recursos:
Artículo Evocaciones de un taxidermista. Oliver Davie en Taxidermidades. 
Más artículos sobre Taxidermia y Relatos en Taxidermidades.
Más artículos sobre Taxidermia y Literatura en Taxidermidades.