Los tratados de Oliver Davie. "Methods in the Art of Taxidermy".


The Naturalist's Manual.
El taxidermista, ornitólogo y librero Oliver Davie (Xenia, Ohio, Estados Unidos, 1856- Columbus, Ohio, 1911), a cuya biografía nos aproximamos ya en un capítulo anterior, publicó dos tratados de Taxidermia. El primero en 1882 fue The Naturalist's Manual, El manual del naturalista, un volumen de 130 páginas en tamaño octavo y escasamente ilustrado que contenía una descripción de nidos y huevos de aves norteamericanas de las familias de túrdidos y tráupidos, y a continuación un breve y básico tratado de Taxidermia de aves y otro sobre captura y preparación de insectos.
 
Davie dedicó el libro a Theodore Jasper, "mi primer instructor en Taxidermia", y en el breve prefacio, en lo referente al disecado, el autor escribía sencillamente que "se espera que el nuevo método para montar aves sea de valor tanto para el taxidermista experimentado como para el principiante". La sección de Taxidermia ocupa 24 páginas y se subdivide en Preparación de pieles de aves para gabinetes, el Montaje de aves con las alas cerradas, el Montaje de aves con las alas abiertas y finalmente Diversas recetas, etc. Entre estas últimas detalla la formulación de una solución alcohólica para sumergir durante algunos días los pajarillos y conservarlos enteros y secos; la de una cola para fijar las plumas, compuesta por goma arábiga, azúcar, jabón arsenical, almidón y agua; y la del jabón arsenical de Bécoeur modificada, como preservativo para la piel (2 libras  de jabón blanco, 2 más de arsénico pulverizado, 5 onzas de alcanfor, 6 onzas de carbonato potásico, 2 de cal y 8 onzas de alcohol (1)). Dicha subsección miscelánea contiene además instrucciones sobre cómo confeccionar ramas y rocas artificiales.

 
Inicio del tratado de Taxidermia de aves en The Naturalist's Manual.

 
La parte dedicada a la preparación de pieles comienza con la descripción y organización de la cajonera destinada a almacenar las pieles de las aves para fines científicos, prosigue con las armas y munición ideales, la forma de tomar las medidas de los especímenes antes de su desollado, el instrumental y material precisos, y defiende el empleo como preservativo de las pieles una solución arsenical compuesta a partir de la disolución a fuego lento de 1 libra de arsénico cristalizado y 1/2 libra de bicarbonato sódico en 5 pintas (2) de agua. Una vez fría la mezcla puede aplicarse a pincel mezclada con blanco de España (3) para espesarla. El desollado de aves que expone es el ordinario que practicamos en la actualidad, y tras tratar la piel, Davie explica el relleno con algodón o estopa fina de las pieles, su cosido, la colocación longitudinal de las extremidades, su secado, almacenamiento y mantenimiento en cajones específicos, también la prevención antiinsectos y el ablandado de las pieles secas.

El montaje de aves con las alas cerradas lo aborda Davie confeccionando un cuerpo articial de estopa e hilo carente de pescuezo;  introduciéndolo en la piel y atravesando el cráneo con el alambre central del cuerpo, como de costumbre; alambrando y fijando las patas; y rellenando el cuello introduciendo estopa a través del pico -para garzas y cisnes sí sugiere el autor formar el cuerpo con cuello-. A continuación cose y procede a colocar el ave en su peana, fija las alas al cuerpo, coloca los ojos, ordena el plumaje y envuelve el contorno del ave con hilo, una envoltura que vista hoy día sería incorrecta por obligar a las plumas de la espalda a permanecer pegadas en exceso al cuerpo. Para la variante del montaje con las alas abiertas Davie explica el alambrado y fijación de las extremidades superiores, y la forma de sujetarlas y de ordenar y fijar el plumaje mediante tiras de cartón y alfileres para proceder a su secado.
 

Ilustraciones de The Naturalist's Manual.
 
 
En las últimas páginas de The Naturalist's Manual, entre otros anuncios encontramos uno del propio Davie, en el que ofrece al lector, la posibilidad de adquirir en su establecimiento además de las herramientas, los materiales empleados y mencionados en el libro, desde ojos artificiales hasta arsénico cristalizado a 60 centavos la libra. 
 
A partir de 1884 Davie se empeñaría en "hacer una gran obra, superior a cualquier otra aparecida hasta el momento en literatura de Taxidermia", según afirmaría más tarde él mismo en la revista The Oölogist del mes de mayo de 1890. Davie, miembro activo de la Sociedad de Taxidermistas Americanos, había contribuido con algunas obras raras de su colección a la excelente recopilación de bibliografía taxidérmica que aparece en el Tercer Informe Anual de dicha asociación publicado precisamente en 1884, y a lo largo de aquel año publicaría además anuncios en la revista The Bookmart demandando "panfletos o libros, europeos o americanos, sobre Taxidermia, en cualquier idioma" con el propósito de aumentar su fondo bibliográfico sobre la materia.
 
 
Ilustración de Theodore Jasper para Methods in the Art of Taxidermy.

 
Davie iba a contar además con un colaborador cualificado, su maestro y amigo Theodore Jasper (Prusia, 1814-Columbus, Estados Unidos, 1897), médico, taxidermista, ornitólogo y artista de origen alemán, que había trabajado en su país natal, en Francia, en Nueva York y en Connecticut. Jasper, que se había trasladado a Columbus hacia 1866 y que en 1872 había enseñado Taxidermia a un Davie adolescente, que era el autor de las excelentes láminas coloreadas del volumen Studer's Popular Ornithology: The Birds of North America (1878), y que se había comprometido con Davie a dibujar en tinta china la mayoría de los grabados para su ambiciosa obra. Otra aportación nada despreciable era que Jasper conocía además los métodos dermoplásticos que algunos taxidermistas alemanes empleaban ya a mediados del XIX con los mamíferos de gran tamaño, un aspecto que Davie, especializado en aves y pequeños mamíferos, no dominaba.

Otra lámina de Jasper.
Madurada la idea Davie comenzó a redactar su manuscrito hacia 1884. Su propósito inicial consistía en un volumen editado lujosamente que contuviera alrededor de cincuenta láminas o grabados de gran calidad a página completa, la mayoría con varias figuras, y cuyo texto era casi complementario a las imágenes, ya de por sí suficientemente explicativas. Tuvo que pasar un lustro para que Davie, que durante aquel tiempo no debió encontrar editor que apostara por su obra, se apercibiera de que debía hallar una alternativa. La edición que deseaba, un volumen en octavo mayor encuadernado en tela con ornamentos dorados, páginas sin cortar con borde dorado, y láminas en papel satinado, era muy costosa. Solamente el trabajo de Jasper, los originales a tinta de los cincuenta grabados, le habían costado ya 1.000 dólares. La impresión de 500 copias suponían 2.500 dólares más. Davie optó por la financiación colectiva.
 
A lo largo de 1890 expuso su plan de publicación en numerosas revistas, un replanteamiento de su proyecto que pasaba por conseguir 500 suscriptores "de buena fe" que se comprometieran a adquirir su libro a un precio de 5 dólares una vez publicado. Ya tenía título, se llamaría Methods in the Art of Taxidermy, Métodos en el arte de la taxidermia. A mediados de 1890 tenía 100 suscriptores y preveía publicarlo en septiembre de aquel mismo año. El goteo de suscriptores fue mucho más lento de lo esperado y los plazos se irían prorrogando. En julio de 1891 Davie afirmaba disponer de 400 suscriptores para una obra que había pasado de 54 a 70 láminas y cuyo texto también se había ampliado. Los nuevos suscriptores se abonaban ahora a un precio de 7'5 dólares. En febrero de 1892 se contaban tan solo 405.
 
 
Anuncio de Davies de febrero de 1891 en The Oölogist solicitando suscriptores.

 
Mientras, entre finales de 1891 y pricipio de 1892, Davie redactaría algunos artículos sobre Taxidermia para la revista The Taxidermist. Finalmente Methods se publicó alrededor de marzo de 1894, el número de abonados superaba ligeramente el medio millar. El listado de benefactores se incluye en la obra. Tanto el formato como la calidad del volumen fueron los comprometidos por el autor. El texto alcanza las 150 páginas más las de cortesía, y el número de láminas las 90 (4) que contienen unas 500 figuras. Para solventar el incremento de los costes Davie consiguió acordar con el editor de Filadelfia David McKay una edición también de lujo para no suscriptores que aparecería aquel mismo año a un precio de venta de 10 dólares. Esta última, prácticamente una reimpresión, tiene una paginación distinta e incluye los grabados en la numeración de las páginas, resultando un total de 359 más las de cortesía. Las vicisitudes de Davie para conseguir publicar su trabajo las recogimos con mayor detalle en su biografía.
 
Oliver Davie conseguiría coronar su cima, editar el mayor manual de Taxidermia publicado hasta entonces, propósito que quedaría algo ensombrecido puesto que en 1891 William Temple Hornaday, jefe del Departamento de  Taxidermia del Museo Nacional de Washington hasta el año anterior, había alumbrado Taxidermy and Zoological Collecting, una obra de 362 páginas, 24 láminas a página completa y más de un centenar de figuras intercaladas en el texto, un exitoso volumen que salió a la venta a 2'50 dólares y que se reeditaría sucesivamente hasta 1943. Por contra, McKay reimprimiría el libro de Davie en 1900 y poco después iría liquidando las existencias a 2'50 la unidad.
 
Edición para suscriptores de Methods.
La portada de Methods está acompañada a modo de frontispicio por una fotografía de la colección particular del autor (5). La obra parte de una Introducción histórica
(6) que se remonta a las pieles de gorila citadas en el relato de su periplo del navegante cartaginés Hannón, se refiere al embalsamamiento practicado por los egipcios, se acuerda de un anónimo noble holandés que a principios del siglo XVI mandó disecar los pájaros exóticos de su aviario cuando estos fallecieron inesperadamente,  y cita, entre otros pasajes literarios, a Romeo y Julieta de William Shakespeare, donde se aparecen especímenes disecados. Davie se refiere y comenta obras de temática taxidérmica de autores franceses del siglo XVII como una de las Memorias de René Ferchault de Réaumur y las instrucciones de M. B. Stollas, Étienne-François Turgot, Pierre-François Nicolas y del abad Denis Joseph Manesse, y tiene un recuerdo para Jean-Baptiste Bécoeur, el creador del jabón arsenical. También obras alemanas e inglesas del siglo XIX como las de Johann Friedrich Naumann, Philipp Leopold Martin, Nathaniel Whitlock, Thomas Brown y William Swainson. Entre las publicadas en Estados Unidos, menciona las de Solomon H. Sylvester, Charles J. Maynard, Joseph H. Batty y la de William T. Hornaday, esta última "el mejor trabajo americano o extranjero publicado hasta el momento", escribe. Davie menciona a personajes conocidos como Jules Verreaux, Charles Waterton y a los Peale, subraya el notable papel del Ward's Natural Science Establishment de Rochester, y alude a algunos taxidermistas estadounidenses pasados (Ogden, Holder, Mann) y contemporáneos, miembros como él de la Society of American Taxidermists: Lucas, Richardson, Bailly, Critchley, Bell, Martens, Reed, Rowley, Wallace y Frederic S. Webster y Frank B. Webster, solo por citar los más conocidos.
 
Edición de Filadelfia de Methods.
En cuanto al contenido, en los primeros capítulos del tratado se relacionan las herramientas y materiales, detallando en el caso de los ojos de vidrio, tipos, medidas y colores para cada especie de ave o mamífero. También las mezclas preservativas: las dos  arsenicales que aparecían en The Naturalist's Manual, más la solución de corrosivo sublimado (7) para aplicar a la superficie de los ejemplares disecados, la solución de Wickersheimer para conservar sumergidos especímenes enteros, la solución para ablandar las pieles secas de las aves, y los curtientes baños de sal y alumbre -aquí cita a George Graves-. La mejor pasta de modelar, afirma, es la arcilla de alfarero, "una de las más valiosas sustancias que el taxidermista puede emplear en este arte", que emplearon con éxito -los nombra- Jasper, Martin o Hornaday. Davie describe cómo preparar la cola para fijar pelo o plumas -ya aparecía dicha mezcla en su anterior manual-; el papel maché para modelar, reparar o confeccionar ramas y rocas artificiales; elaborar nieve artificial; o modelar según el método de Batty -con resina- bocas y lenguas artificiales. El tercer capítulo está consagrado a las modalidades de captura, armas y munición, y a la medición y etiquetado de los sujetos.

Davie aborda en los siguientes capítulos el desollado y montaje de aves tomando un zorzal robín como ejemplo, la limpieza de plumas y el ablandado de las pieles e instruye acerca de las formas y actitudes y la formación de grupos. Las operaciones que propone siguen las técnicas acostumbradas en la época, las apuntadas en su primer manual, y ciertamente son de lo más descriptivas las nada menos que 32 láminas de esta sección. Respecto a su obra anterior, en esta Davie ofrece una alternativa en el envoltorio de hilo para el fijado del plumaje durante el secado de especímenes montados con las alas cerradas. Lo hace siguiendo lo expuesto por J. S. Wiley -lo cita- en su The Preparation and Preservation of Objects of Natural History (1855), quien proponía que en la espalda el hilado quedara suspendido por alambres con ganchos, evitando así el defecto de unas plumas demasiado pegadas al cuerpo. Otra particularidad consiste en que el montaje de aves de gran tamaño como el avestruz lo efectúa fijando los gruesos alambres de las patas al cuerpo, empleando para este un panel central de madera y rellenando a continuación.
 
Ilustración de la edición de Filadelfia.
En los capítulos 9 y 10 Davie ilustra acerca del desollado y montaje de mamíferos. Parte de los de pequeño tamaño tomando como ejemplo una ardilla, que se desuella como los pájaros, se monta mediante el alambrado de las patas -muestra varias alternativas, imagen de la izquierda-, y se rellena simplemente henchiendo
la piel con estopa. Para los cuadrúpedos de gran tamaño Davie expone el método dermoplástico (8), un procedimiento ya empleado en Centroeuropa en el siglo XVIII tal como lo describía Naumann en Taxidermie (1815) y que Philipp Leopold Martin -lo menciona- puso al día en su Dermoplastik und Museologie (1870). Para esta parte de la obra sería decisiva para Davie la ayuda de su amigo Jasper -9 láminas- quien "ha empleado este método de montaje de mamíferos grandes desde 1850", afirmaba. Uno de los montajes referidos en el texto es el del célebre elefante Jumbo, que fue montado en el Ward's de Rochester por William J. Critchley y un joven Carl E. Akeley (9).
 
El manual avanza abordando las formas y actitudes de los mamíferos, la formación de grupos, el uso de accesorios como follaje, etc., y algunas notas sobre reptiles. Para ello se sirve Davie de montajes conocidos, como el elefante Mungo, el grupo de orangutanes Life in the Treetops, también conocido como A Fight in the Treetops, o el Grupo de Bisontes, todos ellos obra de Hornaday para el Museo de Washington;  varios grupos de pequeños mamíferos y el Grupo de Bisontes de Richardson para el Museo de Nueva York; los grupos preparados por L. L. Dyche exhibidos en la Exposición Universal Colombina de Chicago; el grupo de ornitorrincos de Frederic S. Webster; o los grupos de reptiles de Frederic. A. Lucas.

Una parte está dedicada al montaje de cabezas de mamíferos, cuyas pieles se ajustan sobre un maniquí con perfil central de madera regruesado hasta formar el cuello con ayuda de estopa e hilo. Otra a la preparación de crustáceos, peces y reptiles. Para los crustáceos Davie transcribe íntegro, sin añadir una palabra, el texto de On the Mounting of Crustaceans que Frederic A. Lucas publicó en el Tercer Informe Anual de la Sociedad de Taxidermistas Americanos. En cuanto a los peces de pequeño tamaño, propone el desollado de estos partiendo de una incisión longitudinal desde la cola hasta la cabeza a través del vientre, y tras tratar la piel, montarla sobre una escultura tallada en madera blanda, complementada con arcilla, con alambres que permitan fijarlo a una peana. Si se desea montar el pez curvado es preferible, recomienda Davie, una estructura de alambre revestida de estopa. Los de gran tamaño deberán montarse con perfil central de madera revestido de estopa, como los mamíferos grandes. También comenta el autor el montaje de medio-pez a modo de medallón para pared y el moldeado con escayola. Los sapos y ranas, desollados y alambrados como los pequeños mamíferos, pero rellenos de algodón, más fino que la estopa, o bien desollados por la boca. Los resultados de los lagartos montados por métodos taxidérmicos, salvo excepciones, afirma Davie, son generalmente insatisfactorios, y aconseja su inmersión en tarros con alcohol. Para el autor solamente existe un método práctico para montar las serpientes, consistente en una incisión longitudinal desde el cuello hasta el final de la cola, a través del vientre y el ano, y tras aplicar preservativo a la piel, montar esta sobre un maniquí confeccionado con alambre revestido de estopa y una capa de arcilla. Para aleccionar sobre la preparación de tortugas, Davie vuelve a recurrir a Lucas, cuyos montajes separando el plastrón totalmente o practicando una ventana en el mismo, son los ordinarios conocidos. También menciona el método de Jules Bailly de abrir solamente la mitad del caparazón ventral. Para cocodrilos y caimanes los procedimientos de montaje se asimilan a los de los pequeños mamíferos.
 

Chorlo mayor de patas amarillas montado por Davie, ilustración de Methods.
 
 
Los últimos capítulos tratan acerca de la Taxidermia ornamental, el modelado con escayola y el mantenimiento de las colecciones. Entre la primera, menciona el "pavo real pantalla de chimenea" que Thomas W. Fraine mostró en la Tercera Reunión de la Sociedad de Taxidermistas Americanos, que se trata de un pavo con la cola abierta formando un círculo -el propio Davie montó uno para su colección-; los que denomina "medallones de aves y mamíferos", que no son más que sujetos sobre un panel de madera para pared, montados simulando recién muertos a modo de bodegón -Frank B. Webster mostró algunos en la exposición de la referida Tercera Reunión-; o bien animales heridos, o montados en posturas antropomórficas o humorísticas; o alfombras de piel con la cabeza montada disecada con la boca abierta. En cuanto al modelado con yeso, explica la obtención de una copia simple de una superficie, la fabricación de un molde en dos o más partes de especímenes enteros para obtener varias reproducciones, y su aplicación en peces y reptiles. Finalmente, en el capítulo titulado Cuidado de Especímenes advierte de la "eterna vigilancia" que se ha de procurar para evitar los estragos de polillas (Tineas sp.) y escarabajos de la piel (Dermestes sp.) y de las alfombras (Anthernus sp.), y transcribe el artículo que sobre el tema publicó Walter Hough en el Smithsonian Report de 1887.

Como se ha apostillado en una de las notas al pie, las últimas láminas que Oliver Davie añadió a su obra no se trata reproducciones de los dibujos a tinta china de Jasper, sino de fotografías de montajes. En estas últimas podemos contemplar algunos trabajos del propio autor, como un ánsar careto, un chorlo mayor de patas amarillas, un gavilán de Cooper, un búho campestre, una cabeza de bisonte y otra de alce. También algunos montajes del Ward's Natural Science Establishment, como un mono narigudo y las cabezas de un carnero de las Rocosas, un caribú y un ciervo; y trabajos de otros taxidermistas, como cabezas de vaca de Gustav Stainsky, un gavión herido preparado por Frank B. Webster, y unas perdices y una trucha montados ambos para pared de Charles K. Reed.
 
 
Gavilán de Cooper preparado por Oliver Davie.

 
Volviendo al trabajo artístico de Jasper, alrededor de una veintena de sus dibujos serían calcados y reproducidos en los cuadernillos de enseñanza de Taxidermia por correspondencia Lessons in Taxidermy (1905) elaborados por James William Elwood para su The Northwestern School of Taxidermy de Omaha, Nebraska, una exitosa empresa que enseñó Taxidermia a cientos de miles de estadounidenses durante el siglo XX. Por otra parte, el tratado de Oliver Davie no ha sido muy citado; el inglés Montagu Browne lo hace en la introducción histórica de su Artistic and Scientific Taxidermy and Modelling (1898), además de incluir las dos obras de Davie en su exhaustivo listado de bibliografía.


Notas.-
(1) 1 libra equivale a unos 454 gramos y 1 onza a poco más de 28 gramos.
(2) Alrededor de 2'8 litros. 1 pinta equivale a 0'57 litros.
(3) Carbonato cálcico.
(4) Las últimas láminas que Davie añadió a su obra no eran ilustraciones de Theodore Jasper sino fotografías tanto de trabajos suyos como montajes de taxidermistas contemporáneos que citaremos más adelante.
(5) Dicha fotografía ilustra el artículo biográfico de Davie.
(6) En una nota a pie de página Davie escribe: "Al preparar este bosquejo histórico he dependido casi por completo de los datos que se encuentran en los libros y folletos relacionados con la taxidermia en mi propia colección, que suman 110 títulos".
(7) Bicloruro de mercurio.
(8) Método ya expuesto con detalle en varios artículos en Taxidermidades.
(9) Un pie de página del libro reproduce la descripción del montaje de Jumbo transcrita del Ward's Natural Science Bulletin.
 
 
© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2021.
 
 
Bibliografía:
---  Third Annual Repport of the Society of American Taxidermists , Gibson Brothers, Washington, 1884.
---  The Bookmart, vol. 1, nº 11, Bookmart Publishing Co., Pittsburgh, 20 de marzo de 1884.
---  The Bookmart, vol. 1, nº 12, Bookmart Publishing Co., Pittsburgh, 20 de abril de 1884. 
---  The Bookmart, vol. 2, nº 1, Bookmart Publishing Co., Pittsburgh, 2 de junio de 1884.
---  The Bookmart, vol. 2, nº 2, Bookmart Publishing Co., Pittsburgh, 2 de julio de 1884.
---  The Bookmart, vol. 2, nº 3, Bookmart Publishing Co., Pittsburgh, 1 de agosto de 1884.
---  The Oölogist, vol. 7, nº 5, Albion, mayo de 1890.
---  American Osprey, vol. 1, nº 4, Ashland, abril de 1890.
---  Stormy Petrel , vol. 1, nº 3,  M.Smith & Co., Mendota, Junio de 1890.
---  The Oölogist, vol. 7, nº 11, Albion, noviembre de 1890.
---  The Oölogist Journal, vol. 1, nº 2, Poughkeepsie, febrero de 1891.
---  The Taxidermist , vol. 1, nº 1, Medina, E. W. Martin, julio de 1891.
---  American Magazine of Natural History , vol. 2, nº 10, Milwaukee, abril de 1894.
Oliver Davie   Skinning and Mounting of Some Menagerie Animals (I), en The Taxidermist , vol. 1, nº 5, Medina, E. W. Martin, noviembre de 1891.
Oliver Davie   Skinning and Mounting of Some Menagerie Animals (II), en The Taxidermist , vol. 1, nº 7, Medina, E. W. Martin, enero de 1892.
Oliver Davie   Skinning and Mounting of Some Menagerie Animals (III), en The Taxidermist , vol. 1, nº 8, Medina, E. W. Martin, febrero de 1892.
Oliver Davie   Skinning and Mounting of Some Menagerie Animals: the Ostrich (IV), en The Taxidermist , vol. 1, nº 9, Medina, E. W. Martin, marzo de 1892.
Oliver Davie   Methods in the Art of Taxidermy  , David McKay, Filadelfia, 1900. (libro electrónico)
William Temple Hornaday  Taxidermy and Zoological Collecting , Charles Scribner’s Sons, Nueva York, 1891.
 
 
Recursos: