El lustro de los grandes tratados de Taxidermia publicados (1891-1896).


Los tres grandes tratados de Taxidermia publicados entre 1891 y 1896.


Aunque hay referencia escrita a ciertas formas de conservación de animales y preparación de pieles en textos de los siglos XVI y XVII, la literatura taxidérmica se desarrolla a lo largo del XVIII. A mediados de este último en forma de manuscritos y algún artículo, y a finales ya con formato de libro. Durante el XIX, el siglo de oro de la Taxidermia, los manuales se publican en toda Europa y el arte se extiende a Estados Unidos y el resto del mundo. Los libros instructivos de Taxidermia son mayormente de tamaño mediano o pequeño, escasamente ilustrados y con un número de páginas que raramente excede el centenar. Quizá por ello llama nuestra atención el hecho de que durante la primera mitad de la década de 1890 aparecieran tres voluminosos tratados, Taxidermy and Zoological Collecting (1891) de William T. Hornaday, Methods in the Art of Taxidermy (1894) de Oliver Davie, y Artistic and Scientific Taxidermy and Modelling (1896) de Montagu Browne.
 
Taxidermy and Zoological Collection (1891).
El estadounidense William Temple Hornaday
(Avon, Indiana, 1854- Stamford, Connecticut, 1937),  comenzó su carrera en el Henry Augustus Ward's Natural Science Establishment de Rochester. Fue cofundador de la Sociedad de Taxidermistas Americanos y el primer taxidermista en ser contratado por un museo estadounidense, el Nacional de Washington, cuyo Departamento de Taxidermia encabezaría. Amigo de Theodore Roosevelt, también dirigió el zoológico de Nueva York y se convirtió en uno de los mayores conservacionistas del bisonte americano. Entre sus trabajos más destacados podemos citar el innovador grupo de orangutanes Life in the Treetops (1879), su Grupo de Coyotes (ca. 1887) y el Grupo de Bisontes (1888). Autor de centenares de artículos en revistas y periódicos y de veintiséis libros, Hornaday publicó en 1891 el excelente tratado Taxidermy and Zoological Collection. (Charles Scribner's Sons, Nueva York). El texto del manual supera las 360 páginas y está ilustrado con 24 láminas más 104 figuras intercaladas en el texto, la mayoría obra del dibujante Charles Bradford Hudson. El libro se divide en cuarenta y seis capítulos repartidos en seis partes, dedicadas a la captura y la conservación, la taxidermia, el moldeo y las réplicas, la osteología, el coleccionismo y la conservación de insectos, esta última escrita por William J. Holland, quien años más tarde sería nombrado director del Carnegie Museum de Pittsburgh. La obra, todo un éxito de ventas, se reeditaría sucesivamente hasta 1943.
 
Methods in the Art of Taxidermy (1894).
Por su parte el
taxidermista privado, ornitólogo y librero Oliver Davie (Xenia, Ohio, Estados Unidos, 1856- Columbus, Ohio, 1911), publicó dos libros de Taxidermia. El primero en 1882 fue The Naturalist's Manual, un tratado ornitológico que contenía un breve y básico manual de Taxidermia de aves. Aquella primera obra la dedicaría a Theodore Jasper, médico, taxidermista y excelente dibujante, que le enseñó a disecar cuando contaba dieciséis años. Davie participó en las primeras reuniones y exposiciones de la Sociedad de Taxidermistas Americanos y colaboró con su colección de bibliografía taxidérmica en la elaboración del listado de obras temáticas que aparece en el Tercer Informe Anual (1884) de dicha Asociación. Aquel mismo año Davie se impondría como objetivo "hacer una gran obra, superior a cualquier otra aparecida hasta el momento en literatura de Taxidermia", según afirmaría más tarde. Para ello contaba con la cualificada colaboración como ilustrador de su amigo Jasper. La publicación de la ambiciosa obra, no obstante, se convertiría en una odisea. Davie se propuso editar un lujoso volumen que contuviera alrededor de 50 láminas de calidad a página completa, la mayoría con varias figuras, y cuyo texto fuera casi complementario a las imágenes, ya de por sí suficientemente explicativas. Cinco años después Davie seguiría sin encontrar editor para una obra que iba creciendo, de 54 a 70 láminas, a la par que los costes. A principios de 1890 lanzó una campaña mediante anuncios en revistas con el objetivo de conseguir 500 suscriptores que se comprometieran "de buena fe" a adquirir su libro, que ya tenía título, Methods in the Art of Taxidermy, y que aparecería, pronosticaba, en septiembre de aquel mismo año. El goteo de benefactores fue mucho más lento de lo esperado. Finalmente el libro se publicó en marzo de 1894 (Hann & Adair y H. T. Booth, Columbus y Londres) e incluía 90 láminas con unas 500 figuras, realmente el mejor activo de la obra. Para solventar el incremento de gastos Davie consiguió que un editor de Filadelfia (David McKay) imprimiera una edición igualmente de lujo para no suscriptores que apareció aquel mismo año a un precio de 10 dólares -los suscriptores habían abonado entre 5 y 7'50 dólares-. Esta segunda, prácticamente una reimpresión, mejor numerada, superaba las 350 páginas. El volumen de Hornaday, que llegó a las librerías tres años antes y se vendía por solo 2'50 dólares, ensombrecería el éxito editorial de Davie. La edición de Filadelfia de Methods se reeditó en 1900.

Los tratados de Hornaday y Davie serían además fuente de inspiración para Lessons in Taxidermy (1905), los cuadernillos del curso de Taxidermia por correspodencia editados por la Northwestern School of Taxidermy de Omaha, Nebraska, con el que aprendieron a disecar cientos de miles de estadounidenses a lo largo del siglo XX. Y no solo eso, buena parte de las ilustraciones de Lessons fueron literalmente calcadas de láminas de ambas obras.
 
Artistic and Scientif Taxidermy and Modelling (1896).
El tercer gran tratado fue obra del taxidermista y entomólogo inglés Alexander Montagu Browne
(1837-1923). Mientras ejercía como disecador privado en Birmingham en 1878 publicó Practical Taxidermy. A Manual of Instruction to the Amateur in Collecting, Preserving, and Setting up Natural History Specimens of all Kinds, un primer manual de 155 páginas y escasamente ilustrado que probablemente le valiera como mérito para adjudicarse en 1881 la plaza de conservador del Museo de Leicester, un puesto que ocuparía hasta 1907. En 1884 Practical Taxidermy se reeditó revisado y ampliado, alcanzando las 354 páginas y las 58 ilustraciones; y en 1922 se reimprimió por última vez. En la segunda edición Browne abandonaría la recomendación del nocivo para la salud jabón arsenical de Bécoeur y daba a conocer un novedoso producto, el bórax; fue uno de los primeros autores en referirse a él. Browne, modernizador de las exposiciones del Museo, como taxidermista destacó sobre todo por la realización de excelentes dioramas de aves. Miembro ya de de varias sociedades científicas y literarias, y autor de dos obras sobre vertebrados y Geología, en 1896 publicó el excelentemente editado Artistic and Scientific Taxidermy and Modelling (Adam & Charles Black, Londres), un trabajo compilador de 463 páginas, con 22 láminas de fotografías a página completa y once ilustraciones intercaladas en el texto. Se vendía a un precio de 6'50 dólares. En realidad se trataba de una puesta al día de Practical Taxidermy. Browne, que dedicó el libro a William Henry Flower, entonces director del Museo de Historia Natural de Londres, conocía las obras de Hornaday y Davie y sabía que el listón estaba alto, pero su legítimo empeño fue convertir su trabajo en una obra de referencia. La introducción histórica, como la de Hornaday y Davie era también algo sesgada. A favor de Artistic and Scientific Taxidermy, a diferencia de las dos anteriores, cabe apuntar la abundancia de citas y referencias a autores anteriores a lo largo de toda la obra, y la inclusión de un listado de bibliografía taxidérmica, que alcanza las 32 páginas, de consulta obligada para los historiadores de este arte. A pesar de ello, Artistic and Scientific Taxidermy no vería ninguna reedición.

Lo que el lector percibe claramente es que cada obra mejora la anterior. Así, solo por tomar un ejemplo, Hornaday describió el montaje de mamíferos confeccionando un maniquí a partir de una estructura de madera y varillas de hierro, moldeando las formas con viruta o estopa e hilo, es decir, al modo dermoplástico de la época, pero terminando la escultura aplicando una capa de arcilla antes de sobreponer la piel curtida. Davie, a partir de los conocimientos de su amigo Jasper, de origen alemán -en los museos de Europa se había generalizado esa técnica-, proponía terminar dicha escultura aplicando sobre la estopa una fina capa de escayola. Browne avanzaba un paso más. Añadía un método basado en la confección de una escultura hueca y ligera de pasta de papel a partir de la obtención de un molde de escayola del cuerpo del animal recién desollado, un proceso que no tardaría mucho tiempo en mejorar Carl Akeley cuando abordó su grupo The Fighting  African Elephants (1909) para el Museo Field de Chicago, creando la que se conocerá como técnica esculturodérmica
 
 
 
© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2021.

 
Bibliografía:
Montagu Browne  Practical Taxidermy. A Manual of Instruction to the Amateur in Collecting, Preserving, and Setting up Natural History Specimens of all Kinds , The Bazaar, Londres, 1878.
Montagu Browne   Practical Taxidermy. Manual of Instruction to the Amateur in Collecting, Preserving, and Setting up Natural History Specimens of all Kinds. To Which is added a Chapter upon the Pictorial Arrangement of Museums , L. Upcott Gill, Londres, 1884. 
Montagu Browne  Artistic and Scientific Taxidermy and Modelling , Adam and Charles Black, Londres, 1896.
Oliver Davie   The Naturalist's Manual, containing descriptions of the Nests and eggs of North American Birds (Turdidae-Tanagridae) also, Instructions for collecting and preserving Birds, Nests, Eggs & Insects , The Columbus Printing Works, Columbus, 1882. 
Oliver Davie   Methods in the Art of Taxidermy  (edición por suscripción) , Hann & Adair y H. T. Booth, Columbus y Londres, 1894.
Oliver Davie   Methods in the Art of Taxidermy  , David McKay, Filadelfia, 1894.
William Temple Hornaday  Taxidermy and Zoological Collecting , Charles Scribner’s Sons, Nueva York, 1891.