"Handbook of Instructions for Collectors", editado por el Museo Británico.


Cubierta del libro.
Algunos de los grandes museos de Historia Natural editaron manuales con instrucciones básicas destinadas a viajeros recolectores de especímenes de interés para sus propias colecciones. Es el caso de la sección de Historia Natural del British Museum (1), que en 1902 publicó Handbook of Instructions for Collectors, un práctico libro de bolsillo con cantos redondeados, de un tamaño de 17'5x13 cm., de 137 páginas, y con ilustraciones, algunas de ellas a página completa o extraídas de otros tratados. El director de la institución, el naturalista Edwin Ray Lankester, afirmaba en el prefacio que los capítulos habían sido redactados por personal del propio Museo de Londres.

El contenido abarca la primera preparación de toda clase de animales vertebrados e invertebrados, además de plantas, fósiles y minerales. No contiene instrucciones propiamente taxidérmicas. En cuanto a los vertebrados se limita a describir el desollado y la conservación de las pieles, y su preparación para transportarlas, y las orientaciones que facilita son tan simples en el caso de los mamíferos de gran tamaño como que para conservar las pieles, antes de secarlas se aplicará al interior de estas "algún conservante: polvo, pasta o líquido", aunque poco más adelante se concrete que podría emplearse "alumbre (2), o una de las preparaciones especiales que para este propósito venden algunos comerciantes"; mientras que el pelaje se embeberá con trementina (3). Esta sección concluye con una lista de especímenes de interés para el Museo.
 

Desollado de un mamífero (4).

 
En cuanto a los pequeños mamíferos, además de insistir en el indispensable etiquetado, el conservante sugerido para untar la parte interior de la piel es el jabón arsenical, pero también alude a otros como la pimienta, la naftalina (5) o el alcanfor (6); y subraya que jamás se aplicará arsénico en polvo por el lado del pelo. Vuelta la piel, esta se rellenará de algodón y se secará sobre una tabla o corcho, fijada con alfileres. Los cráneos simplemente secos se introducirán en cajas con naftalina durante el viaje.

Las directrices para la conservación de las aves son similares a las de los mamíferos pequeños, desollado ordinario, embadurnado de la parte interna de la piel con jabón arsenical, preferible al arsénico pulverizado que imposibilita un posterior montaje taxidérmico, y rellenado con lana blanqueada o estopa, o algodón en el caso de los pájaros de menor talla.
 
 
Desollado de aves. Ilustraciones de Henrik Grønvold (7).

 
La sección dedicada a la conservación de reptiles, batracios y peces comienza con la frase "Los reptiles se conservarán en alcohol siempre que sea posible". El alcohol recomendado es el metílico (8) de alta graduación que, dependiendo de los sujetos a sumergir, se rebajará con más o menos agua. "Las tortugas grandes, los cocodrilos y caimanes de más de cuatro pies de largo, y las serpientes de más de diez pies de largo" se desollarán: en el caso de las tortugas serrando y retirando el plastrón y ungiendo la cara interna de la piel con jabón arsenical; en el caso de los cocodrilos aplicando alumbre a la hipodermis; y conservando la piel desollada de las grandes serpientes enrollada en alcohol. Los batracios y los peces pequeños se sumergirán en envases con licor, mientras que los grandes, desollados y descarnados, se conservarán con jabón arsenical, o los muy grandes lo mismo que las serpientes, liando la piel y mandándola en alcohol o salmuera.
 
 
Portada de la tercera edición.

 
Handbook of Instructions for Collectors vio una segunda edición en 1904, una tercera en 1906, y una cuarta ya de 222 páginas en 1921, todas ellas con algunas adiciones y leves modificaciones. Me consta además una edición de 1970 con instrucciones solo para aves.

 
Notas.-
(1) No fue hasta 1992 cuando el museo londinense adoptó oficialmente el nombre actual de Natural History Museum.
(2) Bisulfato de aluminio, con propiedades curtientes.
(3) La esencia de trementina o aguarrás, destilado de la resina de ciertas coníferas, se emplea como repelente de insectos.
(4) Ilustración del libro, originalmente publicada en Sportsman's Handbook (1880) del taxidermista londinense James Rowland Ward.
(5) El naftaleno, conocido comercialmente como naftalina, compuesto procedente de la destilación del alquitrán de hulla o del petróleo, es un eficaz antipolillas.
(6) El alcanfor, sustancia obtenida de la madera del árbol Cinnamomum camphora y del aceite de trementina, ahuyenta las polillas.
(7) Henrik Grønvold (1858-1940), naturalista, taxidermista e ilustrador danés, que en 1892 se incorporó al Museo Británico de Historia Natural. Además de publicar en numerosas revistas científicas, centenares de sus excelentes litografías ilustran decenas de volúmenes ornitológicos.  
(8) Metanol.
 
 
© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2022.
 
 
Bibliografía:
British Museum (Natural History)  Handbook of Instructions for Collectors , British Museum, Londres, 1906.
 
 
Recursos:
Artículo El Museo de Historia Natural de Londres en Taxidermidades.