"Knut", el popular oso polar del Zoo de Berlín.

Knut en su pedestal (1).
Entre el 16 de febrero y el 5 de mayo de 2103 Knut, el popular oso del Jardín Zoológico de Berlín, se expuso en el vestíbulo del Museo de Historia Natural de Berlín. Durante esos tres meses fueron más de 150.000 los visitantes que acudieron al museo para volver a verlo, en esta ocasión preparado por los taxidermistas Robert Stein y Detlef Matzke.  Esa breve exposición de apenas tres meses se debió a las obras de rehabilitación que desde hace años se llevan a cabo en el edificio. Está previsto que, una vez acabada la sala que lo albergará, vuelva a ser expuesto en el museo berlinés a partir de 2014. 

Para su preparación se usaron las técnicas dermoplásticas. Partiendo de fotografías y vídeos, primero se modeló en plastilina, aprovechando los huesos, para luego hacer un vaciado en yeso de la escultura y más tarde rellenar el molde con espuma de poliuretano. El trabajo contó con la dificultad añadida de que el animal murió durante la época de cambio de pelo y su piel era muy fina.

Knut en el Museo de Historia Natural de Berlín (1).

Hacía más de treinta años que en el Zoologische Garten Berlin, no sobrevevía una cría de oso polar. El 5 de diciembre de 2006 nacieron dos oseznos, hijos de Tosca, una osa de veinte años que hasta la caída del muro había participado en espectáculos en la Alemania del Este, y Lars, un  oso polar de trece, pero los recién nacidos fueron rechazados por la madre, que se negó a alimentarlos. Cuatro días después de ser rescatados por los empleados del zoo, una de las crías falleció debido a una infección. Knut, la cría que sobrevivió, pasó cuarenta y cuatro días en una incubadora y a partir de entonces fue cuidada por Thomas Dörflein, uno de los empleados, que veló por ella veinticuatro horas al día, durmiendo en un colchón al lado de Knut, jugando, bañándolo y alimentándolo cada dos horas. La cría empezó a hacerse famosa y, junto a ella, su cuidador, que la acompañaba en su par de apariciones públicas diarias. Dörflein se hizo muy popular en Alemania y recibió la Medalla al Mérito de Berlín por sus desvelos para sacar adelante a Knut.


Knut y su cuidador, Thomas Dörflein, en marzo de 2007 (2).

En marzo de 2007 en una entrevista al diario Bild Zeitung, el activista Frank Albrecht afirmó que, de acuerdo con la legislación de protección de los animales, Knut debía haber sido sacrificado antes que ser ser cuidado "como un animal doméstico", opinión a la que se sumó el director del Zoo de Aquisgrán. Esas declaraciones provocaron la reacción de los niños berlineses que se manifestaron a la puerta del Zoo con carteles que pedían el derecho a la vida para Knut y declaraban su amor por el animal. Los medios de comunicación internacionales se hicieron eco de la polémica. El Zoo recibió numerosas cartas y correos electrónicos con el mismo mensaje pidiendo que se conservara la vida del oso. Albrecht, el defensor de los animales, recibió amenazas. Finalmente, el Zoo de Berlín decidió continuar cuidando a Knut.

Portada de la edición alemana de Vanity Fair.
El 23 de marzo de 2007 se convirtió en el Día de Knut. Más de 500 periodistas de todo el mundo se congregaron en el zoo berlinés para dar fe de la primera aparición pública de Knut. Por esas fechas el Zoo de Berlín registró como marca a Knut, tras lo cual las acciones de la empresa pasaron en una semana de 2.000 a 4.820 euros. En julio de 2007 Knut ya pesaba 50 kilogramos y los encargados del zoo creyeron conveniente que debía ir abandonando su relación con los humanos. En principio pasó a compartir espacio con un oso malayo de su misma edad y más tarde ocupó un recinto propio. En agosto de ese año el zoo registró 400.000 visitantes. El ahora popular oso fue obligado a seguir una dieta con el fin de recuperar su peso natural, que le ayudara a superar el invierno. En noviembre, Knut pesaba 90 kilos. El año 2007 supuso un récord de visitantes y la empresa propietaria del zoo registró un aumento de beneficios de un 30 %, el mayor desde su fundación en 1844. La aportación de la nueva estrella del Zoo de Berlín se cifró en alrededor de 5 millones de euros. Politonos, muñecos de peluche, gominolas, un programa semanal en una radio de Berlín, un blog exclusivo, deuvedés, un sello de correos, portada en dos ediciones de Vanity Fair, libros autorizados y no autorizados... Se vendieron por 3,5 millones de euros los derechos para una película de Hollywood, apareció en la película alemana Knut und seine Freunde, ... Knut fue elegido como símbolo en campañas medioambientales.

Compartiendo portada con Leonardo di Caprio.
El primer aniversario de Knut fue celebrado con centenares de niños y retransmitido en directo por la televisión alemana, y la Casa de la Moneda de Alemania emitió monedas de plata conmemorativas. En marzo de 2008, el oso polar ya pesaba más de 130 kilogramos. Knut se había acostumbrado a la presencia humana, los responsables del Zoo de Berlín instalaron un grueso vidrio entre el animal y los visitantes, a la vez que uno de sus cuidadores manifestó que Knut se había convertido en "adicto a su propia fama". El carácter del animal había cambiado y cuando un visitante no prestaba la atención que el animal le requería, éste se enfurecia. Llegó incluso a intentar atacar a los cuidadores. La dirección del zoo, en un intento de rebajar la popularidad de Knut, trajeron desde el Zoo de Núremberg a Flocke, una osezna que fue presentada como "la sucesora de Knut". Fiel a sus instintos, en abril de ese año, Knut mató y se zampó diez carpas que nadaban en el foso de su recinto. Ese hecho provocó que los defensores de los animales volvieran a poner el grito en el cielo, culpando al Zoo de Berlín de violar las leyes proteccionistas.

Su imagen en un sello de correos.
 
En septiembre de 2008, Thomas Dörflein, el que fue su primer cuidador, falleció repentinamente de un ataque al corazón a la edad de 44 años.

Preparando para moldear la escultura (1).

A partir de otoño de 2010 Knut compartió temporalmente espacio con su madre y otras dos osas polares. Siempre permanecía en un rincón acosado por su madre y las otras osas. El zoo lo trasladó de nuevo a un recinto propio y trajo desde Múnich a Gianna, una joven osa, para una relación que finalmente fracasó. Knut murió el día 19 de marzo de 2011 debido a una infección viral que le colapsó el cerebro (3) y que provocó su caída a la piscina ante la presencia de unos seiscientos visitantes. Desde octubre de 2012 una estatua en bronce y granito, obra del artista Josef Tabachnyck, recuerda en el zoo a este famoso inquilino. 

Modelando el hocico (1).

Peinando a Knut bajo ante la mirada de una máscara de Bobby (1).
 

Fue el 11 de marzo de 2013 cuando ví un reportaje en la ARD, la primera cadena de la televisión alemana, un vídeo producido por la RBB, la televisión pública de Berlín y Brandeburgo, en el que se mostraba el proceso de preparación taxidérmica de Knut y su destino en el Museo de Historia Natural de Berlín. La visión de ese reportaje y la coincidencia de mi prevista estancia del mes de agosto en Berlín hizo inevitable que prestara atención a aquel famoso oso polar. Así fue. Conocí la historia de Knut pero no pude admirar el trabajo dermoplástico de los preparadores del museo. Entre los días 13 de junio a 1 de septiembre Knut estaba de viaje. Se exponía en la quinta planta del Centro de Biodiversidad Naturalis del Museo Nacional de Historia Natural de los Países Bajos de Leiden, precisamente una ciudad y un museo con cierto protagonismo en la Historia de la Taxidermia, donde parte de la saga de los ter Meer desarrolló su trabajo. Mis planes se vieron parcialmente frustrados por la imposibilidad de contemplar a Knut. Me tuve que conformar con reencontrarme con Bobby, otro ilustre fallecido del zoo de Berlín y hasta entonces una estrella sin apenas competencia en el Naturkundemuseum de la Invalidenstrasse. Espero poder encontrarme con Knut en una próxima visita, cuando reabran recién remozadas las salas del museo berlinés (4).

Robert Stein y Detlef Matzke en una captura del vídeo de la RBB.

Knut, un montaje muy viajero (1).

Notas.-
(1) Fotografías de Carola Radke. Dossier de prensa del Museo de Historia Natural de Berlín.
(2) Fotografía propiedad de Andreas&Stefan.
(3) Nota añadida el 27 de agosto de 2015.-
Hoy, cuatro años después, un equipo compuesto por zoólogos y neurólogos ha publicado el resultado del estudio de sus restos que concluye que Knut no falleció a causa de una infección, como se había afirmado en un principio, sino a causa de una encefalitis por anticuerpos contra el receptor de NMDA (NMDAR), una variante poco común de esta enfermedad que surge cuando el propio sistema inmune genera anticuerpos que atacan a las neuronas. Sus síntomas incluyen ataques epilépticos, alucinaciones y demencia. Este tipo de encefalitis fue descrita por vez primera en humanos en el año 2007.
(4) Dos años más tarde, en agosto de 2015 visito de nuevo el Museo de Berlín. Las obras prosiguen a un ritmo más bien lento. Los animales van cambiando de sala y de compañeros por esa causa. En efecto, en esta ocasión puedo admirar por vez primera a Knut, que comparte espacio y protagonismo con Bobby.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2013.


Recursos:
Artíclo sobre Knut en Wikipedia.
Artículo El Museo de Historia Natural de Berlín en Taxidermidades.
Artículo El Museo de Historia Natural de Berlín en imágenes en Taxidermidades.