El Museo de Historia Natural de Leiden. Centro de Biodiversidad Naturalis.

A iniciativa de Coenraad Jacob Temminck el 9 de agosto de 1820 se decretó la creación en Leiden, Países Bajos, del Rijksmuseum van Natuurlijke Historie, el Museo Real de Historia Natural, fruto de la fusión de tres colecciones, la de la Universidad de Leiden, la del Gabinete de Historia Natural del país, y la del propio naturalista, una rica colección de aves disecadas parte de ella heredada de su padre. La colección resultante convirtió al nuevo museo, ubicado en Papengracht, en uno de los referentes mundiales de la época, posición de relevancia que mantendría algunas décadas. Temminck fue nombrado director siéndole asignado un sueldo anual de 2.000 florines. Uno de los primeros taxidermistas que se incorporó en 1821, en calidad de aprendiz sin sueldo, fue Jacobus Thomas ter Meer, el tercero de la popular saga de Leiden, que a partir de 1866 y hasta su muerte ocuparía el puesto de taxidermista jefe. Otro disecador, el ornitólogo Hermann Schlegel, ingresó en el Museo en 1825, tres años después se convertiría en conservador de vertebrados, y en 1858 sucedería a Temminck en el puesto de director.

 
Exterior del Naturalis Biodiversity Center (1).

 
Como la mayoría de museos, el de Leiden engrosaría sus colecciones gracias a donaciones, adquisiciones, legados y recogida de especímenes en expediciones. En 1878 se separaría el Museo Nacional de Geología y Mineralogía. El público general apenas tenía entonces opciones de visitarlo. Hasta 1913, fecha en que se trasladó a un nuevo edificio ubicado en Leidse Raamsteeg, los científicos y estudiantes solo podían acceder solicitándolo, y la ciudadanía únicamente los domingos. A partir de entonces y hasta 1950 solamente permaneció abierta al público una pequeña sala de exposiciones. Durante la segunda mitad del siglo XX el acceso quedó limitado a exposiciones temporales, congresos o visitas guiadas.
 
 
El sede del Museo en Papengracht en 1880.

El Museo en Leidse Raamsteeg en 1974 (2).


Atrio de entrada del actual museo (3).
A partir de 1986 se planearía un nuevo edificio que posibilitara su libre acceso, y en 1990 se decidió su construcción. En 1990 se reunieron de nuevo el Museo Nacional de Historia Natural y el de Geología. En 1998 se inauguró el Museo Naturalis junto al histórico Pesthuis,
a las afueras de la ciudad, un edificio destinado a lazareto construido en el siglo XVII, que durante un tiempo había alojado el Museo del Ejército. El nuevo museo además de las salas de exposiciones permanentes y temporales, disponía de biblioteca, laboratorios, oficinas y un almacén de colecciones cuyo edificio alcanza los 62 metros de altura. La Pesthuis albergaba la entrada, el guardarropa, la tienda y la cafetería, y se conectaba con los edificios recién construídos mediante una pasarela de 80 metros de largo.

En 2010 se fusionaron el Museo Naturalis, el Museo Zoológico de Amsterdam, fundado en 1838, y el Herbario Nacional de los Países Bajos, creado en 1829 y con sucursales en Leiden, Utrech y Wageningen, dando lugar desde 2012 al actual Centro de Biodiversidad Naturalis. El crecimiento obligó a nuevas ampliaciones. Entre 2016 y 2019 se acometieron las reformas, duplicándose la superficie de la institución. La espacio expositivo alcanza en la actualidad los 6.000 metros cuadrados. Un espectacular atrio de entrada de acceso a las nueve plantas del nuevo Museo sustituyó al acceso por la Pesthuis, edificio histórico que dejó de formar parte del Naturalis. En la actualidad las colecciones suman unos 42 millones de especímenes, de los cuales 50.000 son mamíferos,  380.000 aves, 125.000 aves, 60.000 reptiles y anfibios, 14'6 millones de insectos y 8 millones de moluscos. 
 

Elefante africano en la exposición permanente Vida (4).

 
Las exposiciones permanentes son Ciencia Viva, dedicada a mostrar la vertiente científica del museo; Vida, un recorrido por múltiples biotopos con una amplia muestra de especímenes animales; Tierra, sobre la actividad geológica y la acción del hombre; Era de los Dinosaurios, exposición de fósiles del Paleozoico y Mesozoico; Era de Hielo, un viaje al paisaje y fauna del Pleistoceno en los Países Bajos; Los Primeros Humanos, en homenaje a Eugène Dubois, descubridor del Homo erectus en la Isla de Java en 1891; Seducción, dedicada a la procreación en la naturaleza (cortejo, emparejamiento, crianza); y Muerte, que muestra el ciclo de la vida.

Entre los especímenes más destacados el propio museo destaca a Trix, uno de los esqueletos de tiranosaurio más completos y mejor conservados. La mayoría de la Taxidermia se encuentra en la exposición Vida, un espacio oscuro donde el visitante va recorriendo diferentes ambientes, no dioramas, representados únicamente pues por los animales que los habitan. No faltan el elefante africano, las jirafas, los felinos, los mamíferos marinos, los tiburones o una buena representación de aves, reptiles y peces.
 

Trix, esqueleto original de Tiranosaurus rex (3).

 
Como información práctica, al Naturalis Biodiversity Center se puede acceder a pie por la entrada de Darwinweg o en vehículo por Mendelweg. Tiene aparcamiento propio de pago. El museo se encuentra cercano a la estación central desde donde se puede acceder a pie o en autobús. Está abierto de 10 de la mañana a 5 de la tarde todos los días del año excepto el 27 de abril, el 3 de octubre y el 25 de diciembre. Es accesible a personas con mobilidad reducida y ofrece sillas de ruedas. Dispone de taquillas guardarropas gratuitas y de restaurante y tienda. El billete de entrada general cuesta 16 euros, los estudiantes tienen entrada reducida y para los menores de tres años es gratuita.

Jacobus ter Meer en el taller del Museo (6).
El Museo de Leiden está muy ligado a la dinastía de taxidermistas Ter Meer, renovadores y publicistas de las técnicas dermoplásticas, métodos de montaje que a lo largo del siglo XIX adoptarían la mayoría de museos europeos y norteamericanos. Los ter Meer convertirian al de Leiden en uno de los museos de referencia en cuanto al desarrollo de la Taxidermia. Algunos de los trabajos del segundo de la saga, Hermanus Hendricus Ter Meer (Leiden, 1774-1819), pluriempleado y taxidermista por cuenta propia (5
), formaron parte de las primeras colecciones. Su hijo Jacobus Thomas ter Meer (1803-1877), como se ha comentado, con veinticuatro años ingresó como aprendiz en el Museo Real y alcanzó el cargo de taxidermista jefe, puesto que desempeñó hasta su muerte. Jacobus, que en 1835 montó un elefante sobre un maniquí de madera, practicaría la dermoplastia, es decir la confección de una escultura terminada en yeso vestida con la piel curtida. Hermanus Hendrikus ter Meer senior (Leiden, 1838-La Haya, 1917), hijo de Jacobus, se incorporó al Museo como aprendiz con dieciséis años y en 1886 fue ascendido a taxidermista jefe, retirándose en 1900, tras fallecer su esposa. Un segundo hijo de Jacobus, Franciscus Hendrikus (Leiden, 1832-1903), hermano mayor de Hermanus,  ingresó en el museo en 1855 y ocupó su plaza durante cuarenta años hasta su jubilación. Hermanus Hendrikus ter Meer junior (Leiden, 1871-Leipzig 1934), hijo de Hermanus senior, comenzó como todos como aprendiz en el Museo bajo la supervisión de su progenitor. Con dieciocho años viajó a Stuttgart para mejorar su técnica dermoplástica de la mano de Friedrich Kerz. A su vuelta a Leiden siguió como aprendiz sin sueldo hasta 1895, año en que se le concedió una plaza remunerada. En 1907 Herman H. ter Meer junior se traslada a Leipzig para incorporarse al Museo del Instituto Zoológico de la Universidad (6). Allí se convertirá en uno de los más reconocidos taxidermistas dermoplásticos y el mayor publicista de dicha técnica de su época.
 
 
Notas y créditos.-
(1) Imagen propiedad de Scagliola Brakee/Neutelings Riedjik Architects, estudio de arquitectura diseñador de la última ampliación.
(2) Fotografía de Gerard Dukker/Rijksdienst voor het Cultureel Erfgoed.
(3) Fotografías de Hay Kranen/Wikimedia Commons.
(4) Imagen de Mike Bink/Naturalis Biodiversity Center.
(5) Hans Völkel, biógrafo de los Ter Mer, especula en que quizás Hermanus H. Ter Meer fuera el primer taxidermista profesional que hubo en los Países Bajos.
(6) Fotografía del archivo familiar de Jap Ter Meer, obtenida del libro Herman H. ter Meer. Ein Leben als Dermoplastiker uns Künstler (2004) de Hans Völkel. En la imagen se aprecia el empleo de la dermoplastia.
(7) En 1968 se clausuró dicho museo universitario y sus colecciones, incluidos los ejemplares preparados por Herman H. ter Meer, engrosaron el Museo de Historia Natural de Leipzig, que había sido fundado en 1912.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2021.
 
 
Recursos.-
Artículo La dinastía Ter Meer en Taxidermidades.
Más artículos sobre Museos y Taxidermia en Taxidermidades.