La saga de los Gerrard.

aaaaa
Edward Gerrard cuarto articulando un esqueleto en su taller (1).
El primer Edward Gerrard -como comprobaremos nombre y apellido se repetirán en la saga hasta casi la confusión- nació en Oxford en 1810. Se trasladó a Londres con su familia y en 1836 comenzaría a trabajar como conservador adjunto en el museo de la Sociedad Zoológica de Londres. Al año siguiente se casó con Mary Ann Maltby, con quien tendría dos hijas, Sarah Elizabeth y Mary Ann Emma, y un hijo, Edward, hermano mediano. En 1841 ingresaría como taxidermista en el Museo Británico -antecedente del actual Museo de Historia Natural de Londres-. Sus primeras tareas consistieron en colaborar en el traslado de las colecciones desde Montagu House al nuevo edificio del British en Bloomsbury y en la organización y montaje de preparaciones osteológicas. Hacía 1850 había enviudado y el domicilio familiar se encontraba en Robert Street, Saint Pancras, donde vivía con sus hijos y una sirvienta. Más adelante se trasladaría a St. Stephen, Saint Pancras. En 1862 redactó el Catalogue of the Bones of Mammalia in the British Museum. El Museo le encomendaría la supervisión de las colecciones taxidérmicas de vertebrados. Interesado en la Historia Natural ingresó como miembro en la Sociedad Lineana de Londres, donde se amistó con Charles Darwin, para quien disecaría algunos especímenes. En 1850 fundó la empresa familiar Edward Gerrard & Sons, poco antes de que Edwind Henry Ward, iniciador de otra saga londinense, su gran competidor, estableciera la suya. Edward Gerrard siguió no obstante empleado en el Museo Británico, encomendando a su hijo la dirección del negocio radicado siempre en la casa familiar, y a partir de 1879 ubicado en un patio interior del número 61 de College Place, Camdem, un lugar próximo al zoológico londinense, proveedor de buen número de los especímenes que montó la empresa.

Carta comercial de Edward Gerrard segundo (3).
Edward Gerrard primero, que según el propio Museo de Historia Natural de Londres trabajó en la institución hasta 1896 (2), falleció el 19 de junio de 1910 a la edad de 100 años. Vivió sus últimos años acompañado de su hija Elizabeth, soltera, y en el momento de su muerte en el taller familiar trabajaban su hijo y algunos nietos. Además de Taxidermia la empresa ofrecía la preparación de esqueletos, incluso humanos "de todas las razas" según su publicidad, una especialidad heredada del fundador que ya la ejercía en el British Museum. Edward Gerrard segundo nació en 1842 y fallecería en 1927. Tenía 21 años cuando su padre lo puso al frente del negocio. En 1868 se casó con Matilda Moore, hija del conservador del Museo de Liverpool, con quien tuvo nueve hijos de los que sobrevivieron cinco hijos y una hija, Edward M. (1869-1906), Thomas (ca. 1870-?)), Arthur (ca. 1872-?), Sarah Louisa (1877-?), Francis T. (ca. 1878-?) y Henry (ca. 1879-?). La familia  de Edward Gerrad segundo vivía en Cantlowes Road, Saint Pancras.

Edward Moore Gerrard tercero falleció prematuramente en 1906 a la edad de 37. En la empresa trabajaba junto a sus hermanos ThomasHenry. El tercer Edward Gerrard y su esposa Minnie Emma Payne tuvieron ocho hijos, entre ellos Edward Francis y Charles Frederick. El primogénito, Edward F. Ted Gerrard cuarto, nacido en 1900, apenas contaba seis años cuando quedó huérfano y fue su tío Henry, Harry para la familia, quien se puso al frente del negocio, dirigiéndolo a lo largo de más de cuatro décadas, hasta el final de la Segunda Guerra Mundial.
 
Un Thomas Gerrard, por edad probablemente hijo de Thomas y sobrino de Edward Gerrard tercero,  se especializaría en osteología y fabricación de modelos, también anatómicos en yeso, una especialidad que inició alrededor de 1930 en el seno de Edward Gerrard & Sons. En 1938 se separó de la empresa familiar y creó T. Gerrard & Co., su propia firma, que competiría con la de sus tíos, aunque no se descarta que existiera colaboración entre ambas. Thomas se estableció primero en el 48 de Pentonville Road y más tarde se trasladó a Worthing, Sussex.
 
Poco después de la Primera Guerra Mundial Edward F. Gerrard cuarto y Charles F. asistirían a la Universidad Naval de Dartmouth. Edward se graduó como ingeniero, mientras que Charles trabajó durante un tiempo en la industria aeronáutica y después sirvió en la Marina. Finalizada la Segunda Guerra Mundial ambos regresaron a casa para incorporarse a la empresa familiar, que seguía funcionando con trabajadores al borde de la jubilación. Charles y Ted ya habían trabajado ocasionalmente en su juventud como disecadores en la sociedad familiar. Tío Harry cedió el negocio a sus sobrinos y marchó a Rodesia donde vivían sus hijos. 

Charles Gerrard rodeado de animales en 1951 (1).


Charles F. Gerrard, de quien se conservan abundantes fotografías, nació en 1903. Descrito con frecuencia como un "hombre tranquilo, alegre y amigable", su facilidad para relacionarse conllevó que en la práctica fuera la cabeza visible del negocio familiar, que seguía emplazado en el 61 de College Place. Al final de su vida Charles Gerrard escribiría y reescribiría su propio tratado de Taxidermia, pero el manuscrito jamás vería la luz puesto que en opinión de la editora David & Charles, donde lo presentó, "era demasiado técnico para principiantes y demasiado sencillo para expertos". Charles Gerrard, que vivía en North Finchley, tuvo dos hijos, Edward Francis (1933-?), Edward Gerrard quinto, conocido por la familia como Ted Jr., y Richard Henry (1939-?). Ambos trabajarían asimismo durante algún tiempo en la empresa familiar.

Por su parte Edward Gerrard cuarto se casó y tuvo dos hijas Elisabeth y Audrey, vivió en Rochester y más tarde, hacia 1950, compró una casa en Woodside Park. Más práctico que teórico, acometió la rehabilitación de las instalaciones del taller. Taxidermista poco habilidoso pero buen modelista, lo suyo era la oficina, sí lo fue en cambio en la diversificación de productos: maniquíes para sastres y para escaparates, modelos de animales, maquetas en yeso, e incluso muñecos de liebres para carreras de galgos.

La hipopótamo Huberta a su llegada del viaje de vuelta a Sudáfrica.


Edward Gerrard & Sons fue desde sus inicios un próspero negocio. Hacia 1930 contaba con cinco o seis empleados, cuyas esposas también ayudaban. Durante la Segunda Guerra Mundial bajó la carga de trabajo y los empleados habían envejecido. A finales de la década de los cincuenta, además de Edward, Charles y el hijo de este, había cinco trabajadores en plantilla. Según el testimonio de Don Sharp (1942-2004), uno de los últimos asalariados que se incorporó, a principios de los años sesenta la empresa sufrió varios reveses, los problemas cardiacos de Charles Gerrard se sumaron a la inversión en la restauración de los talleres y las nuevas normas internacionales que restringían la importación de fauna.

Mick the Miller (1939), actualmente en el Museo de Tring.


En efecto, A principios de los sesenta, coincidiendo con el final del contrato de arrendamiento de los locales, el ayuntamiento de Camdem decidió remodelar la finca de College Place. Edward Gerrard & Sons acordó su traslado al número 1 de Ferdinand Place, un lugar insuficiente para albergar las tres actividades de la empresa, la de Taxidermia, la especializada en el alquiler de especímenes para cine y televisión, y la de venta de alfombras de piel para decoración. Gerrard (Hire) Ltd., la sección de alquiler de especímenes disecados, se instalaría en el número 85 de Royal College Street.

La sección de Taxidermia, inviable comercialmente, acabó cerrando en 1965. La de venta de pieles se liquidó en 1967 tras sufrir una estafa a manos de un corredor de letras de cambio. En aquel momento los hermanos Charles y Edward se jubilaron. Charles, arruinado y sin hogar tras una ejecución hipotecaria -avaló con su casa una operación-, se retiró a Sark, en las Islas del Canal, pero sus problemas de corazón le obligaron a regresar a Londres para ser hospitalizado. En 1971, mientras planeaba volver a colaborar en Gerrard Hire, y tras comprarse una casa flotante, enfermó y falleció. Edward Gerrard cuarto murió en 1976. Gerrard (Hire) Ltd. tuvo actividad hasta al menos 1992, quizá a cargo de Edward Gerrard quinto,  hijo de Charles.

James Stewart firmando autógrafos ante el taller de los Gerrard (4).
La histórica sede de College Place constaba de una casa de tres pisos y sótano, de fachada de ladrillo, con una entrada lateral que formaba un callejón que conducía a un patio rodeado de media docena de cobertizos empleados como taller. Antes de la Segunda Guerra Mundial, Charles y Edward Gerrard vivían en los pisos del propio edificio, pero después trasladarían su domicilio particular. Un momento de gloria de la empresa tuvo lugar en 1955, cuando a principios del mes de junio se rodaron en sus instalaciones varias escenas de la nueva versión de El hombre que sabía demasiado (1956) de Alfred Hitchcock, protagonizada por James Stewart y Doris Day. A lo largo de seis minutos y medio Ben McKeena -Stewart-, el protagonista, visita el taller de Taxidermia para entrevistarse con Ambrose Chapell, el propietario del negocio, un diálogo con malentendidos que desemboca en un cómico forcejeo (5). La película, pues, nos muestra la entrada con sus rótulos, el patio y el taller principal de los Gerrard, una estancia abigarrada y desordenada, medianamente iluminada, tal y como era en la realidad.

Ubicación del taller de los Gerrard (6).
A lo largo de toda su historia Edward Gerrard & Sons tuvo un competidor claro, Rowland Ward, una empresa dirigida por un genio de la mercadotecnia, que invertía en publicidad, con una una clientela más selecta y adinerada, con tienda en Picadilly, en el centro de la ciudad, bien relacionada, con contactos en todo el mundo, más tarde incluso sucursales en África, y con reputación de trabajo de calidad. En aquel contexto Edward Gerrard asumió dignamente su papel de segundón. Aún así montaron gran cantidad de trofeos de caza sobre todo africanos. Probablemente Ward montase los animales de nobles, príncipes y reyes y adinerados de todo el mundo, y Gerrard se conformase con los de los funcionarios en comisión de servicio en las colonias, como apunta Patrick A. Morris en su libro Edward Gerrard & Sons. A Taxidermy Memoir. Las tarifas de los Gerrard eran mucho más asequibles para cazadores con una economía menor. Sea como fuere algunos coleccionistas conocidos les confiaron trabajos, como por ejemplo Percy H.G. Powell-Cotton para su museo privado de Birchington, Kent. Cristopher Frost, asimismo historiador de la Taxidermia británica, defiende en su libro A History of British Taxidermy, que hubo cierta colaboración entre ambos, que Rowland Ward subcontrataría a Gerrard parte de su trabajo: alfombras, que requerían de una máquina de recorte de los bordes de la piel que Ward no tenía; o algunos animales o trofeos de mamíferos, que lucían una placa grabada de marfilina de fabricación exclusiva de los Gerrard -quizá únicamente grabaran las placas-. Por otra parte, además de los famosos osos mudos -osos de pie con una bandeja entre las manos-, los Gerrard produjeron otros montajes característicos de Rowland Ward, conocidos como mobiliario Wardiano, mesas, sillas y sillones, butacas, biombos, paragüeros, espalmatorias, botelleros, etc., confeccionados con patas, cuernos y pieles de animales.

Otros excelentes taxidermistas comerciales londinenses que compitieron con los Gerrard fueron los Gardner, padre e hijo, que estuvieron en activo desde 1840 hasta 1920; John Cooper & Sons, especializados en peces, empresa activa desde la década de 1830 hasta la de 1950; la saga de los Leadbeater, que mantuvieron abierto su negocio también en Camdem probablemente desde la década de 1820 hasta 1882; y otros de menor entidad como George Benjamin Ashmead, Henry James Burton y W. E. Dawes.

Jung Pasha en el hall principal del Museo de Historia Natural de Londres (7).


Como he adelantado, la proximidad de los Gerrard al zoológico proveyó de especímenes exóticos al negocio, para su venta o alquiler, actividad esta última en auge en su época postrera. Entre los animales más raros se incluyen tilacinos y cuagas, dos de estos últimos comprados por el British Museum durante el siglo XIX. Entre los más famosos la popular cría de oso polar Brumas. A pesar de no disponer de mucho personal, los Gerrard prepararían varios elefantes. Para un parque de atracciones de Blackpool prepararon uno de dos metros de altura. Su sistema de montaje consistía en la construcción de un armazón en madera, recubierto con malla de alambre, una lona y finalmente una capa de papel maché. Otro elefante fue Lizzie, que murió en un circo en Gales en 1888 y que adquirió el Museo de Swansea, donde permanecería en el hall de entrada durante sesenta años, hasta que su deterioro conllevó su destrucción -se quemó- a principios de la década de 1950. El paquidermo de mayor tamaño fue Jung Pasha, uno de los cuatro que el príncipe de Gales trajo consigo en su viaje de vuelta de la India en 1876, que vivió durante veinte años en el zoológico, un popular animal que paseaba a los niños. Tras fallecer a causa de una peritonitis, los Gerrard lo montaron y fue exhibido en la sala principal del Museo de Historia Natural de Londres. En 1934 prepararon el tiburón peregrino de poco más de ocho metros que aparece en la película Man of Aran. Otro animal célebre que prepararon en 1939 fue el galgo Mick the Miller, que ganó 46 de un total de las 61 carreras en las que participó entre 1928 y 1931, actualmente expuesto en el Museo de Tring, una sección del de Londres. También se encargaron de montar la célebre hipopótamo Huberta, un ejemplar errante que entre 1928 y 1931 vagó más de mil seiscientos kilómetros por Sudáfrica, ahora expuesta en el Museo Amathole de King William's Town. Otro encargo notable que realizaron fue el modelado de un Megatherium de cinco metros y medio de longitud y cuatro de altura, que se expuso en el Festival of Britain del verano 1951, una exposición nacional conmemorativa de la de 1851. Aquel megaterio seccionado mostraba una mitad con pelaje y en la otra el esqueleto.

Entre los museos a quienes suministraron ejemplares se cuentan el Museo de Londres, el de Dublín, el de Edimburgo -que adquirió en 1875 un cuaga y un esqueleto de la misma especie (8), el Darwin de Moscú, el Americano de Nueva York, el Smithsonian de Washington, o los de Perth, Sídney, El Cairo, Bergen, Middlesbrough o Melbourne. A este último el primer Gerrard vendió un esqueleto de elefante, un hipopótamo, una cabeza de rinoceronte, ciervos, jirafas y otros mamíferos de gran tamaño. Un trabajo de los Gerrard que permanece actualmente expuesto es un esqueleto de ballena azul de 28 metros de largo en el Museo de Historia Natural de Londres. Otro se encuentra en el Museo de Melbourne como ejemplo de la Taxidermia del siglo XIX, un grupo de gorilas que capturó el aventurero Paul du Chaillu, que se preparó en 1865.

El tiburón peregrino pescado durante el rodaje de Man of Aran, preparado por los Gerrard en 1934 (9).


Parte de su clientela fueron escuelas y universidades, que adquirían cajas didácticas con modelados de desarrollos embrionarios y ciclos de vida de varias especies animales (pollo, rana, insectos), moldeados de cerebros humanos, de serpientes y otros animales. También proveyeron de ejemplares a las tiendas del Ejército y la Marina británicos.

Como se ha comentado los Gerrard apenas invirtieron en darse a conocer, aunque a lo largo del tiempo, siempre antes de la Primera Guerra Mundial, estuvieron presentes en varias exposiciones como la Internacional de Calcuta de 1883, la Colonial y de la India de Londres de 1886, la Internacional de Adelaida de 1887, la Francesa de Moscú de 1891, la Internacional de Dublin de 1907, la Franco-Británica de Londres de 1908, la Imperial de Londres de 1911, en las Universales de París de 1900, y San Luis, Estados Unidos, de 1904 -en ambas se les concedió una medalla de oro-, y en las Universales de Bruselas de 1910 y Gante de 1913.
 
Firma de Edward Gerrard segundo.



Notas:
(1) Fotografías de Henry Grant propiedad de Museum of London.
(2) Gerrard contaría 86 años, una edad que nos invita a dudar si realmente se jubiló en 1896.
(3) Carta de 1915 a Alexander Erich Kohts, zoológo ruso de origen alemán, coleccionista y fundador del Museo de la Teoría Evolutiva de los Cursos Superiores de Moscú, que daría origen en 1922 al Museo Darwin. Kohts había visitado a los Gerrard en Londres un par de años antes.
(4) Fotografía de Sanford Roth. 
(5) Véase el artículo "El hombre que sabía demasiado" de Alfred Hitchcock, ilustrado con fotogramas de la película donde aparece el taller de los Gerrard.
(6) Plano de 1954 publicado en TheHitchcockZone.com.
(7) Imagen propiedad del Natural History Museum of London.
(8) Actualmente en el Peabody Museum de la Universidad de Yale, Estados Unidos.
(9) Fotografía publicada en Irish Independent el 3 de febrero de 1934.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2020.
 
 
Bibliografía: 
Oliver Davie  Methods in the Art of Taxidermy , Hann & Adair y H. T. Booth, Columbus y Londres, 1894. 
Christopher Frost  A History of British Taxidermy , The Lavenham Press, Lavenham, 1987.
Patrick A. Morris  Edward Gerrard & Sons. A Taxidermy Memoir , MPM Publishing, Ascot, 2004.
Patrick A. Morris  A History of Taxidermy: art, science and bad taste , MPM Publishing, Ascot, 2010.
John W. Moyer   Practical Taxidermy , The Ronald Press. Co. Nueva York, 1953.

Recursos:
Artículo "Huberta", la hipopótamo errante en Taxidermidades.
Artículo Los Ward de Londres. Rowland Ward en Taxidermidades.
Artículo El "mobiliario Wardiano" en Taxidermidades.
Artículo Los taxidemistas londinenses James Gardner, padre e hijo en Taxidermidades.
Artículo La saga de los Leadbeater en Taxidermidades.
Artículo El Museo de Historia Natural de Londres en Taxidermidades.