El taxidermista y ornitólogo Jean Crespon. Su tratado de Taxidermia.

El periódico L'Opinion du Midi publicó el primero de noviembre de 1857 la siguiente necrológica laudatoria redactada por un tal  R. Valladier:
   "Es hoy cuando con un profundo dolor hemos de lamentar el anuncio de la muerte de una de las individualidades más populares de nuestra ciudad. El señor Jean Crespon, el sabio fundador de nuestro Museo de Historia Natural, falleció la noche del pásado sábado a causa de la agonía que tuvo como preludio una enfermedad soportada con estoica resignación. Una existencia laboriosa consagrada enteramente a la ciencia de la que fue uno de los más modestos, uno de los más valientes voluntarios;
Portada de Faune Méridionale.
la publicación en 1841 de la
Ornithologie du Gard, y sobre todo la Faune Méridionale, obra de erudición, repleta de observaciones y de ingeniosos estudios, colocaron a Jean Crespon en un puesto distinguido entre nuestros naturalistas; su admirable destreza en materia de Taxidermia, arte ingrato y sumamente delicado, que profesaba con maestría y que le valió tras treinta años los más honorables elogios de la prensa y de los sabios, honrando a la vez la personalidad de nuestro compatriota, el talento del artista y la sagacidad de un naturalista consumado, en fin, en la creación en el jardín de la Fontaine, del Museo de Historia Natural cuyos salones son visitados a diario tanto por los extranjeros como por los nimenses, los cuales, en pocas palabras, los títulos de nuestro compatriota lo convierten en una celebridad meridional, lenta y concienzudamente adquirida a costa de grandes esfuerzos y los más constantes sacrificios.
   ¿Tenemos además la necesidad de añadir que el nombre de nuestro modesto compatriota permanecerá unido a la institución que fundó, y que se perpetuará en la memoria de los habitantes de una ciudad a la que dotó de uno de los más ricos establecimientos de zoología? Bajo la impresión aún reciente de un final prematuro, que tuvo las bendiciones del supremo consuelo de nuestra santa religión, no podemos aquí asignarle un lugar a nuestro compatriota en el movimiento científico de nuestra villa, puesto que seran otros quienes se encarguen de dicho cometido; simplemente hemos querido ofrecerle un último tributo de simpatía y de lamento a la memoria del hombre trabajador, del naturalista distinguido llamado a engrosar la lista desgraciadamente numerosa de víctimas y mártires de la ciencia."
A la derecha, domicilio donde Jean Crespon tuvo su taller de Taxidermia (1).

Los detalles biográficos del naturalista y taxidermista francés Jean Crespon son escasos. Nació el 14 de octubre de 1797 en Nîmes, en el seno de una familia sin muchos recursos. Ejerció como barbero, soldado y poeta. Aprendió Taxidermia y dedicaría el resto de su vida a disecar por encargo y vender animales naturalizados, un trabajo que le condujo al estudio de las Ciencias Naturales. Crespon no obstante enfermaría hacia 1837, circunstancia que lo abocó a la escritura. En 1840 publicó Ornithologie du Gard et des pays circonvoisins y en 1844 en dos volúmenes Faune Méridionale (...); suivie d'une Méthode de Taxidermie ou l'Art d'empailler les Oiseaux, una obra donde describ 27 nuevas especies. En la portada de su segunda obra aparecía como correspondiente del Jardín del Rey de París. Su Ornithologie obtuvo tan buena acogida que un par de naturalistas célebres, el profesor Isidore Geoffroy Saint-Hilaire hijo y el holandés Coenraad Jacob Temmink, director del Museo de Leyden, le escribieron felicitándole, misivas que Crespon incluyó en el prefacio de esta segunda obra. Su estado de salud le impediría incluso ocuparse del mantenimiento de su propia colección que bautizó como Cabinet de Zoologie de la Ville de Nîmes, posiblemente reconocida por las autoridades como de utilidad para la población, y que se ubicaba en la casa del guarda de la Fontaine, un edificio municipal.  Crespon, que en los años cuarenta tenía taller y domicilio en el número 14 de la Avenue Feuchères, fallecería el primero de agosto de 1857. La colección de animales disecados de Jean Crespon, que sus herederos donaron al municipio en 1865, junto a otros legados de gabinetes particulares, contribuiría a que el Museo de Historia Natural de Nîmes, inaugurado oficialmente por el ayuntamiento de la villa en 1895, dispusiera de sus primeros fondos. Su agradecimiento a los administradores locales se recogía ya en el último párrafo del prefacio de Faune Méridionale, donde además reivindicaba cuatro décadas antes la creación del museo:
   "No quisiera acabar sin dirigir el homenaje de mi más sincero reconocimiento a nuestra autoridades municipales y administrativas por el estímulo que dan a mis modestos trabajos;  puedo asegurar que tanto yo como mis hijos no cesaremos de esforzarnos por dar, en la medida que podamos, la mayor extensión a nuestra colección. Sabedores de que en todas las villas del Midi, esta ciencia alcanza un gran desarrollo, nuestra ciudad romana, que en tantos informes está llamada a convertirse en una gran villa, debe también poseer en su seno un establecimiento de este género que responda a su rango y a las necesidades de una juventud animada por el amor a la ciencia, ávida de conocer todas las bellezas salidas de las manos del Creador, y ha sido para favorecer mejor los medios por lo que he querido finalizar mi libro con un método abreviado de Taxidermia."
Imagen del Museo de Historia Natural de Nímes a principios del siglo XX (2).
 
El título completo de la obra  de Jean Crespon es bastante largo, como sucede con la mayoría de las publicaciones de la época, Faune Méridionale ou Description de tous les Animaux vertébrés vivants et fossiles, sauvages ou domestiques qui se rencontrent toute l'année ou qui ne sont que de passage dans la plus grande partie du Midi de la France; suivie d'une Méthode de Taxidermie ou l'Art d'empailler les Oiseaux, en español Fauna meridional o descripción de todos los animales vertebrados vivos y fósiles, salvajes y domésticos que se encuentran todo el año o que están de paso en la mayor parte del Midi de Francia; seguido de un método de Taxidermia o Arte de disecar las aves. La componen dos volúmenes en octavo de 322 y 356 páginas más las de cortesía. La mayoría de la tirada de trescientos ejemplares, que se publicó por suscripción -Crespon facilita la lista de sus benefactores-, no incluye los setenta y tres grabados, setenta y dos alusivos a los animales descritos y uno último desplegable con figuras explicativas del método de Taxidermia, que realizó Antoine, el hijo de Jean Crespon, que contaba entonces con tan solo dieciocho años. Son pues escasos los ejemplares ilustrados.

Dedicó Crespon su obra a la Académie Royale du Gard, también conocida como Academia de Nîmes. Su tratado de Taxidermia se encuentra en el segundo tomo y ocupa las cuarenta últimas páginas de la obra. En la introducción de su Art d'Empailler les Oiseaux, Crespon se preocupa por rebajar las espectativas del lector:
   "Prolongando esta obra con un método de Taxidermia o Manera de  preparar las aves para conservarlas después de su muerte con aparencia de vida, no pretendo ofrecer al público un nuevo procedimiento; otros, antes que yo, publicaron buenos tratados sobre esta materia, y de esos textos yo mismo extraje la mayor parte de mis conocimientos; a lo que añadiría una práctica de más de veinte años de trabajo y la preparación de más de cuatro mil animales, los que contribuyeron a conocerla. Como sea, he de afirmar que seré algo breve, puesto que el marco que me propuse llenar con esta obra se encuentra ya sobrepasado.
   (...)
   Me acuerdo que comencé a disecar pájaros sin la ayuda de método alguno y que no asistí más que a dos sesiones muy breves cuando el deseo de formar una colección se manifestó en mí, aunque he de decir que durante bastantes años mis esfuerzos fueron en vano porque no tenía una idea clara de cómo debía proceder, mientras que el aficionado que siga exactamente los principios que yo doy, aunque poco desarrollados, seguro se ahorrará titubeos y molestias si está dotado de una viva imaginación y de perseverancia."

Entrando ya en materia, Crespon describe cómo deben cazarse las aves que se pretende conservar; relaciona los útiles e instrumentos indispensables; y los materiales de relleno, preferiblemente algodón o estopa cortada, descartando otros provenientes de animales, como la lana y el pelo de crin, que "favorecen la destrucción", afirma. El preservativo que recomienda es el jabón arsenical de Jean-Baptiste Bécoeur, que es el que le ofrece mayor garantía. En este punto Crespon cita el popular Manuel du Naturaliste Préparateur (1825) de Pierre Boitard, posiblemente el más difundido de aquella época y que sin duda empleó como referente, y reproduce dos de las fórmulas que contenía, la del jabón arsenical y la alternativa pomada jabonosa de Pierre-François Nicolas.

Grabado de Faune Méridionale de Crespon ilustrativo de su método de Taxidermia.

Al igual que Boitard, Crespon comentaba un par de alternativas de desollado como aquellas que parten de incisiones iniciales bajo un ala o por la espalda, para acabar proponiendo la más generalizada desde el esternón hasta el ano. El descarnado y preservado de la piel era el usual, y volvía la piel de la cabeza con la ayuda de un hilo atado en los orificios nasales del pico, tal y como también proponía Boitard. Sólo después de las instrucciones acerca de cómo conservar un ave “en piel”, Crespon toma un camino alternativo al de Boitard, cuando aborda el montaje. Si éste ha de efectuarse con las alas abiertas, éstas se travesarán con un alambre que en su parte central tendrá una forma de M (ver fig. 22 del grabado). Tras extraer los tendones, se alambrarán las patas. En vez de un alambre central, Crespon propone confeccionar con dos alambres (fig. 23) una especie de tenedor, con un triángulo central. En el alambre central que atravesará el cráneo se forma el cuello a medida con estopa cortada e hilo. Atravesados longitudinalmente el cuello y la cola, bastará con unir todos los alambres, rellenar el resto del cuerpo, henchiéndolo, sin confeccionar una figura ficticia, y coser.

Crespon aconseja cómo deberán montarse las aves, su actitud y su aplomo, la posición de las patas y las peanas a emplear. Las pequeñas especies se envolverán para el secado con una tira de papel de seda sujeta con un alfiler clavado en el dorso. Una vez seco, el ave se liberará de todos los hilos, alfileres y tiras de papel. Crespon coloca los ojos en este momento, ablandando los párpados, rellenando las órbitas, aplicando goma arábiga e introduciendo los ojos de vidrio; y finaliza cortando el alambre sobrante sobresaliente del cráneo. Como casi la totalidad de manuales, Crespon se ve en la obligación de advertir sobre algunas dificultades puntuales como el tamaño de la cabeza de los patos, las alas o la cola abiertas, las carúnculas coloreadas de ciertas especies, el color de patas y picos, la reparación de patas rotas u otras partes; y concluye su Art d'Empailler les Oiseaux aleccionando acerca de la conservación de las colecciones de aves y de los “grupos de fantasía”, es decir, grupos de varios individuos en distintas posiciones.

Tenía razón Jean Crespon cuando afirmaba que el marco que se propuso llenar con esta obra se encontraba ya sobrepasado. En 1984 se reeditaría Faune Méridionale en formato facsímil.


Notas y créditos.-
(1) Postal publicitaria del fotógrafo Antoine Crespon,  que instalaría su estudio en el domicilio de su padre, el taxidermista Jean Crespon, en el número 14 de la Avenue Feuchères de Nîmes.
(2) Imagen ilustrativa del artículo Le Museum de Nîmes, publicado en la revista La Vie et la Terre en 1932.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2017.


Bibliografía:
Pierre Boitard  Manuel du Naturaliste Préparateur , en Manuels Roret, Roret, Paris, 1825.
Jean Crespon   Faune Méridionale ou description de tous les animaux vertébrés vivants et fossiles, sauvages ou domestiques qui se rencontrent toute l'année ou qui ne sont que de passage dans la plus grande partie du midi de la France; suivie d'une méthode de taxidermie ou l'art d'empailler les oiseaux , 2 vols., edición del autor, Imprimerie Ballivet et Fabre, Nîmes, 1844.
Albert Hugues y Paul Marcelin Les Grands Musées d'Histoire Naturelle de la Province. Le Museum de Nîmes , en La Terre et la Vie, Nîmes, noviembre de 1932.
Pierre-François Nicolas Méthode de Préparer et Conserver les Animaux de toutes les classes, pour les Cabinets d’Histoire Naturelle , F. Buisson, París, 1800.
R. Valladier , necrológica en L'Opinion du Midi, Nîmes, 1 de noviembre de 1857.


Recursos:
Artículo El "Manuel du Naturaliste Préparateur" de Pierre Boitard en Taxidermidades.
Artículo El jabón arsenical de Bécoeur en Taxidermidades.
Artículo Bécoeur, apunts biográficos de un personaje clave en la historia de la Taxidermia en Taxidermidades.
Artículo "Méthode de Préparer et Conbserver les Animaux", el tratado de Pierre-François Nicolas en Taxidermidades.
Artículo Pierre-François Nicolas, boticario, químico y revolucionario en Taxidermidades.