El Museo Cospiano.

Grabado de Giuseppe Maria Mitelli del Museo Cospiano.

La xilografía anterior ha convertido al Museo Cospiano, de mediados del siglo XVII, en uno de los gabinetes de curiosidades más reconocidos. Una gran estancia con tres paredes cubiertas de estanterías repletas con centenares de objetos de todo tipo, mezclados, expuestos no de una forma sistemática sino ornamental, simétrica. Del techo y de la parte superior de los muros penden algunas decenas de piezas más.  Una escultura de Dante Alighieri ocupa un lugar preferente sobre la estantería superior. En la parte central inferior del grabado aparece el escudo familiar de su propietario, Ferdinando di Vincenzo Cospi, sostenido por dos putti. El propio Cospi está representado a la derecha con el brazo levantado mostrando su museo (1). El segundo personaje no es otro que Sebastiano Biavati, enano, "miembro viviente de la colección" y conservador de dicho Museo (2).

Portada del catálogo del museo.
Ferdinando Cospi llegó a acumular una importante colección que abarcaba desde objetos de Historia Natural, arqueológicos y etnológicos, hasta libros, jarrones, relojes, medallas, monedas, cerámica y esculturas en bronce. El propio personaje definió su afición por recolectar como "un pasatiempo de juventud". En 1657, con cuarenta y nueve años, Cospi tomó la determinación de legar su colección con el propósito de que fuera accesible "per servitio publico". Quizá con el propósito de afianzar su prestigio, crédito que como se podrá comprobar en su biografía, en esa época ya se había ganado como embajador de Florencia, además de haber sido nombrado condestable y marqués y elegido senador. El 28 de junio de 1660 el Senado de la ciudad de Bolonia aceptó la donación y Cospi encomendó al médico, doctor en Filosofía y profesor de la Universidad Lorenzo Legati que preparara un catálogo. Financiado por él mismo, en 1667, el año en que se formalizó la donación, publicó el volumen Museo Cospiano: anesso a quello del famoso Ulisse Aldrovandi e donato alla sua patria dall'illustrissimo signor Ferdinando Cospi, dividido en cinco libros, de los cuales los dos primeros recogían las descripciones de las curiosidades de Historia Natural. La obra contiene el retrato de Cospi grabado en cobre por Albert Haelvegh a partir del óleo pintado por Justus Sustermans, y la famosa xilografía de 1658 de Giuseppe Maria Mitelli con una representación del interior del museo presidida por la inscripción "Erudita artis et haec naturae machinamenta ad excitandam antiquitatis memoriam Ferdinandus eques Bayulus Arretii marchio Petrioli senatorque de Cospis superandae dicavit immortalitati" (3). El libro abarca 532 páginas más las de cortesía e incluye algunos grabados entre el texto.

"Lacerta nigra".
Circunscribiendo nuestro interés a los especímenes zoológicos, el primer libro recoge la descripción de los "animales pedestres y volátiles" de la colección, entre los que se citan algunas partes de cadáveres humanos como la cabeza de una momia egipcia, un brazo izquierdo, una mano izquierda, o un par de pies embalsamados, el cadáver de un feto, o "el esqueleto de un niño que nació con dos corazones". Entre los restos de los "animales brutos" que albergaba el museo, el catálogo recoge un par de colmillos de elefante, otro tallado, un cuerno de unicornio -posiblemente un colmillo de narval-, otro de rinoceronte -cita el episodio en que el rinoceronte Ganda fue enfrentado a un elefante-, tres cuernos y una pata de alce, un cuerno de gamo, otro de ciervo, un cráneo de rebeco, un cuerno de corzo, un cráneo de gacela, un par de cuernos de búfalo, un ternero con cinco patas, algunas piedras bezoar, un par de armadillos disecados, una cabeza de zarigüeya, un armiño disecado, la cabeza de otro armiño, un lirón, un cráneo y un diente de hipopótamo, un perro acéfalo, otro con cinco patas, un gato con dos cuerpos, dos cocodrilos, tres lagartos, tres camaleones, y una tortuga terrestre. Entre los "volátiles" se relaciona el cráneo de un águila, un ave del paraíso, una pata de cigüeña, un pollo de oca con cuatro patas, un pollo de gallina con dos cabezas, cuatro huevos de avestruz, un "monstruoso huevo de gallina" -con una rara calcificación en la cáscara-, y otro huevo de gallina curvo. Los animales "volátiles" incluían insectos como una mosca y algunos mosquitos inclusos en ámbar o un escarabajo rinoceronte, pero también un escorpión. 

El segundo libro relaciona y describe los "animales acuáticos y sus partes" contenidos en el Museo Cospiano: una vértebra y una aleta de ballena, un esqueleto de delfín, una cabeza de pez espada, dos dientes de tiburón blanco, un negrito o cerdo marino, un par de peces globo, dos colas de pastinaca, otra de Myliobatis, una pequeña raya, un pez volador, y dos caparazones y dos cráneos de tortuga marina. Entre los moluscos univalvos, se mencionan ejemplares de las familias Turbinidae, Muricidae, Buccinidae, Nautilidae; y entre los bivalvos, Ostreidae, Pinnidae, Veneridae y Patellidae. Los crustáceos estaban representados en el gabinete con algunos decápodos y también lo estaban los corales. 

Un buen número de las piezas relacionadas en el catálogo son fácilmente localizables en el grabado. Por contra, algunas de las dibujadas en el grabado no aparecen en el inventario. En 1680 aparecería Inventario semplice di tutte le materie esattamente descritte che si trovano nel Museo Cospiano, un librito de treinta y una páginas que se limitaba a enumerar los especímenes contenidos en el museo.

Ave del paraíso. Grabado de Museo Cospiano.

Desde la misma fecha de la donación, la colección de Naturalia del Museo Cospiano se fusionó con la del gabinete de Ulisse Aldrovandi. En 1743 fue el Instituto de Ciencias de la Universidad de Bolonia el que recibió ambos legados, que se expusieron en el Palazzo Pubblico. Posteriormente, durante el siglo XIX, los objetos se dispersarían entre varios museos. 


Biografía de Ferdinando Cospi. 

Ferdinando Cospi pintado por Justus Sustermans.
Ferdinando Vincenzo Cospi nació en 1606. Hijo de Vincenzo Cospi, miembro de una tradicional familia boloñesa, y de Constanza de Médicis, ésta perteneciente a una rama no senatorial de la noble familia. Su padre, que había herido a un rival durante un duelo en Bolonia en 1601 llegó a ser condenado a muerte y a la confiscación de sus bienes, huyendo a Florencia. Revocada la sentencia, Vincenzo se ganó la amistad del Gran Duque Fernando I de Médicis, que lo convirtió en su cortesano y le dio como esposa en 1604 a una biznieta del cardenal Alessandro Ottaviano de Médicis, un personaje que llegaría a ser nombrado Papa con el nombre de Leon XI. En 1606 la familia Cospi residía en Bolonia, entonces perteneciente a los Estados Pontificios, y fue allí donde nació y pasó sus primeros años Ferdinando. En 1610 el padre se vio nuevamente implicado en otro duelo, en esta ocasión sin derramamiento de sangre, que obligó a la familia a establecerse de nuevo en Florencia. En la capital toscana Ferdinando Cospi fue nombrado con ochos años paje de librea roja del gran duque Cosme II de Médicis, con diez ingresó en la Orden de los Caballeros de San Stefano y, para evitar el servicio en galeras, se convirtió en paje del gran maestro de la Orden, cargo que ostentaba el propio gran duque. Ferdinando Cospi se educó junto a los hijos de Cosme II, y al morir éste en 1621, su sucesor Fernando II de Médicis lo nombró paje con librea negra, lo que le permitió vivir en el Palazzo Vecchio y ganarse una buena reputación al servicio del príncipe.

Vincenzo Cospi falleció en 1624 en Bolonia y su hijo Ferdinando heredó, además de bienes, cargos y dignidades. De regreso a su ciudad natal, Cospi ejerció como representante del Gran Ducado, empleo que conllevaba visitar personalidades, asistir a ceremonias, ejercer como intermediario entre las autoridades boloñesas y las toscanas, promover el comercio y defender los intereses de Florencia. Su cargo le sirvió también para proveer de artistas locales a los Médicis. La importancia de su trabajo y los beneficios que éste reportaba para sus empleadores le procuraron un generoso salario, que llegó a alcanzar las 500 coronas al año. Aunque probablemente no ejerció como tal, entre 1629 y 1642 ostentó el grado de capitán de caballería. En 1637 Ferdinando Cospi se casó con Smeralda de Annibale Banzi. Su casa familiar de la Via San Vitale se convirtió en parada obligatoria para los visitantes ilustres de la ciudad. En 1641 el Gran Duque lo nombró condestable de Arezzo. Dos años más tarde acompañaría a Roma a Giovan Carlo de Médicis, cuando éste fue nombrado cardenal. En 1646 fue encomendado para, en nombre del gran duque, presentar sus respetos al nuevo gobernador de Milán, el condestable castellano Bernardino Fernández de Velasco, duque de Frías. Dos años después, el 28 de julio de 1848, se le concedió el título vitalicio de marqués de Petriolo. En 1650 es designado senador de la ciudad y al año siguiente viaja de nuevo junto a su amigo el cardenal Giovan Carlo de Médicis para presentar sus respetos a Mariana de Austria, todavía niña pero ya designada como futura nueva reina española. Llegó a ser nombrado abanderado de su ciudad en varias ocasiones, la última de ellas en 1672. Al año siguiente renunció a su cargo de senador, aunque siguió participando en actividades sociales. Cospi falleció en Bolonia el 13 de enero de 1686 y fue enterrado en la capilla familiar dedicada a San Antonio en la basílica de San Petronio. En vida hizo partícipe de sus bienes a su pariente Filippo Angelo. Tras su muerte, fue su nieto Ferdinando Vincenzo Antonio Ranuzzi, hijo de Dorothea, la única hija de Cospi, quien heredaría el resto del patrimonio.

Grabado de Cospi insertado en Museo Cospiano.
Al final del libro Museo Cospiano, justo antes del índice, se relacionan las obras artísticas que adornaban "la galería doméstica del señor marqués". Entre ellas encontramos más de un centenar de pinturas, algunas de artistas reconocidos como Andrea del Sarto, Agostino Mitelli -padre Giuseppe Maria Mitelli, el grabador del libro-, Angiol Michel Colonna, Francesco Monti, Elisabetta Sirani, Guido Reni, el ya mencionado pintor flamenco Justus Sustermans, Domenico Zampieri Domenichino, Antonio Tempesta, Tiziano Vecellio, Stefano della Bella o Giovanni Giacomo Semenza. Algunos de los óleos eran copias de originales encargados por los Médicis. También algunas miniaturas, esculturas en mármol (Michelangelo Buonarrotti, Alfonso Lombardi, Francesco Agnesini), bronces, etc. Los bienes familiares se acabarian dispersando. El Archivo Cospi, incluído en el Archivo Ranuzzi, se conserva en el Archivio di Stato de Bolonia.



Notas.- 
(1) Al estilo del grabado del "Teatro de la Naturaleza", donde aparece Francesco, el hijo de Ferrante Imperato mostrando el museo a dos visitantes.
(2) Angelica, la hermana de Sebastiano, también enana, formaba parte del servicio del Palazzo de Cospi.
(3) Una traducción aproximada: "He aprendido el arte de la naturaleza y los mecanismos para estimular la memoria antigua. Ferdinando, condestable de Arezzo, marqués de Petriolo, senador Cospi, dedicado a la superación de la inmortalidad".



© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2015.


Bibliografía:
Lorenzo Legati   Inventario semplice di tutte le materie esattamente descritte che si trovano nel Museo Cospiano , Giacomo Monti, Bolonia, 1680.  (libro electrónico) 
Oliver Impey y Arthur MacGregor (eds.) The Origins of Museums. The Cabinet of Curiosities in Sixteenth- and Seventeenth-Century Europe, Ed. House of Stratus, Thirsk, 2001.
Patrick Mauriès  Cabinets de curiosités, Gallimard, París, 2002.
 
Franca Petrucci  Ferdinando Cospi , en Dizionario Biografico degli Italiani, vol. 40, Treccani, Roma, 1984.

Recursos:
Artículo Los Gabinetes de Curiosidades en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de curiosidades de Ulisse Aldrovandi en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de Francesco Calzolari en Taxidermidades.
Artículo El "Teatro de la Naturaleza" de Ferrante Imperato en Taxidermidades.
Artículo El Museo de Ole Worm en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de curiosidades de los Tradescant en Taxidermidades. 
Artículo El gabinete de Manfredo Settala en Taxidermidades. 
Artículo El Museo Kircheriano en Taxidermidades. 
Artículo La "Kunstkámera" de Pedro el Grande. El Museo Zoológico de San Petersburgo en Taxidermidades.