El "Teatro de la Naturaleza" de Ferrante Imperato.

Ferrante Imperato describía su gabinete de curiosidades como un "Teatro de la Naturaleza". Sabios contemporáneos como el científico y naturalista Federico Cesi, el médico y naturalista alemán Johann Faber en 1608, el erudito y mecenas Cassiano dal Pozzo y el médico danés Ole Worm lo visitaron y se sorprendieron. Ubicado cerca del Palazzo Gravina de Nápoles, aquel gabinete de maravillas, a medio camino de un laboratorio científico, contenía mamíferos, aves y peces disecados, conchas y caracolas, minerales y piedras preciosas, fósiles y, sobretodo, dada su condición de boticario, una gran colección botánica que ocupaba, según las distintas fuentes, entre diez y ochenta volúmenes de plantas prensadas. En total, unos 35.000 especímenes.

Portada de la edición de 1599.
En el año 1599 Imperato publicó Historia Naturale... nella quale ordinatamente si trata della diversa condition di Minere, Pietre pretiose, & altre curiosità. Con varie Historie di Piante, & Animale,... , el catálogo de su colección que, según algunos autores, elaboró Nicolás Antonio Stigliola. El volumen, el primero sobre Historia Natural escrito en italiano en vez de latín, de casi 800 páginas, se divide en 28 libros y contiene 119 xilograbados de autor desconocido. El grabado más famoso, el del frontispisio, en el que se muestra su museo, es la imagen más antigua de un gabinete de curiosidades. Conocemos la existencia de otros gabinetes anteriores, como el de Ulisse Aldrovandri, pero sólo los podemos imaginar. La Historia Naturale de Ferrante Imperato se reeditó, revisada y ampliada por Giovanni Maria Ferro, en Venecia en 1672, y más tarde se tradujo al latín y se publicó en Colonia y Leipzig en 1695.

Grabado del Gabinete de Ferrante Imperato.

Imperato permitía visitas a su Theatrum Naturae, anexo a la botica. En unas ocasiones eran reconocidos naturalistas, en otras, simples estudiantes. Incluso hacía demostraciones. En el grabado que muestra su gabinete aparece él, en el centro, y su hijo Francesco que, con la ayuda de un puntero, muestra la colección a dos visitantes. Si nos fijamos, llama la atención el cocodrilo disecado suspendido del techo, una imagen que se repetirá en otros gabinetes de maravillas. A la izquierda, los legajos que seguramente contenían el herbario. A la derecha, algunas aves disecadas sobre un par de repisas, y armarios con algunas puertas abiertas que nos permiten ver su contenido. Los mamíferos que acertamos a identificar son una morsa a la izquierda, una foca y un armadillo a la derecha. También un perro (?) con dos cabezas por encima del escritorio en el que se apoya Imperato. Estrellas de mar, conchas, caracolas, peces y lagartos, los más abundantes, cubren la totalidad del techo. También algún murciélago y un lagarto con dos colas. Algunos minerales de gran tamaño sobre los armarios. En el suelo, dos perros observan a los visitantes y compensan la escena, muy abigarrada en su mitad superior.

Retrato anónimo de Ferrante Imperato.
Ferrante Imperato nació en Nápoles en 1525. Hijo de una familia acomodada, se desconocen detalles de su juventud. Se casó y tuvo tres hijos: Francesco, Andrea y una tercera hija cuyo nombre se desconoce y que falleció en 1612, el mismo año en que murió su esposa. Fue boticario y naturalista. Inició su negocio hacia 1554 en la Piazza de Santa Chiara, en un local anexo a su domicilio. En este último una sala albergaba su museo, que también contenía retratos de eminentes científicos. El mobiliario de su gabinete fue construído por dos ebanistas a lo largo de 25 semanas entre 1566 y 1567. Imperato colaboró con un compañero de su gremio, Bartolomeo Maranta, autor del libro Della theriaca et del mithridato libri due… ne' quali s'insegna il vero modo di comporre i sudetti antidoti, et s'esaminano con diligenza tutti i medicamenti che v'entrano (1572), un manual de recetas y remedios que les valió el enfrentamiento con el Colegio de Médicos de Padua. En 1585 Imperato fue nombrado Capitano del Popolo dell'ottina di Nido, un puesto administrativo que servía para compensar el poder y la autoridad que las familias nobles de Nápoles tenían en el gobierno local. Dos años más tarde, en 1587, fue nombrado governatore popolare de la Gran Casa dell'Annunziata, un complejo que incluía la administración de un colegio, cinco hospitales, una farmacia, un Monte de Piedad y un organismo responsable de las limosnas. En ese cargo fue reelegido en 1594. Como buen farmacéutico tenía un pequeño orto donde cultivaba plantas medicinales en su interés por buscar nuevos remedios curativos. Creyente en el poder curativo de algunos minerales, nueve libros de su Historia Naturale están dedicados a la alquimia, una disciplina que, un siglo después, daría origen a la química. Imagen del renacentista humanista, su lema era In dies auctior, "mejoro día a día". Viajó por el sur de Italia recogiendo especímenes y haciendo observaciones geológicas. También consiguió ejemplares para su colección encargándolos a conocidos suyos, comprándolos e intercambiándolos con estudiosos europeos con quienes coincidía en sus regulares visitas a la feria anual del libro de Frankfurt. Además de su Historia Naturale, escribió otros trabajos sobre Historia Natural. En De fossilibus opusculum (Opúsculo sobre los fósiles, 1610) fue de los primeros autores en teorizar correctamente sobre la formación de los fósiles, disciplina sobra la que su discípulo Fabio Colonna profundizó. Tradujo Περὶ λίθων, en latín De lapidibus (Sobre las piedras), del griego Teofrasto, seguramente del latín. Mantuvo correspondencia con otros sabios de su época. Su hijo Francesco le ayudó en el mantenimiento de su colección y en la redacción de sus observaciones. Francesco es el autor de la dedicatoria que aparece en Historia Naturale al castellano gobernador de Nápoles, don Juan de Velasco, duque de Frías y conde de Aro.

Grabado de Historia Naturale.
Ferrante Imperato murió en una fecha cercana a 1615, y en un lugar desconocido. Su hijo Francesco mantuvo la colección de su padre durante algún tiempo. Aniello, un sobrino de Ferrante, continuó ese cometido hasta su muerte en 1656, fecha en que comenzó a dispersarse. Sabemos que nueve volúmenes de su herbario y unos pocos especímenes fueron comprados a principios del siglo XVIII por N. Cirillo, que pasaron de padre a hijo y de hijo a sobrino, hasta que en el año 1799 un incendio provocado destruyó la casa. Sólo se salvó un volumen que, comprado por C. Minieri Riccio, fue donado más tarde a la Biblioteca Nazionale de Napoli, donde todavía se conserva.

 

© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos. 
Taxidermidades, 2013.


Bibliografía:
Oliver Impey y Arthur MacGregor (eds.)   The Origins of Museums. The Cabinet of Curiosities in Sixteenth- and Seventeenth-Century Europe, Ed. House of Stratus, Thirsk, 2001.
Patrick Mauriès   Cabinets de curiosités , Gallimard, París, 2002.

Recursos:
Artículo Los Gabinetes de Curiosidades en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de curiosidades de Ulisse Aldrovandi en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de Francesco Calzolari en Taxidermidades.
Artículo El Museo de Ole Worm en Taxidermidades. 
Artículo El gabinete de curiosidades de los Tradescant en Taxidermidades. 
Artículo El gabinete de Manfredo Settala en Taxidermidades. 
Artículo El Museo Kircheriano en Taxidermidades.
Artículo El Museo Cospiano en Taxidermidades. 
Artículo La "Kunstkámera" de Pedro el Grande. El Museo Zoológico de San Petersburgo en Taxidermidades.