El museo de Ole Worm.

Sin duda, una de las facetas más conocidas del médico Ole Worm fue la de naturalista y coleccionista. Como investigador se encuentra entre la ciencia pre-moderna y la moderna. Worm, determinó en 1638 que los unicornios no existían y que aquellos supuestos cuernos en realidad pertenecían a narvales, a pesar de lo cual experimentó con animales domésticos sus supuestas propiedades como antídoto anti-veneno. También escribió sobre la piedra bezoar. Investigó si el lemming era roedor o no, como pensaban algunos, y demostró que no caían del cielo, como decía la leyenda noruega, sino que tenían genitales y se reproducían como el resto de mamíferos. También fue de los primeros en dibujar un ave del paraíso confirmando que, en contra de la creencia popular, disponía de patas como el resto de las aves (1). Worm, que había visitado en Italia los gabinetes de Ferrante Imperato y de Ulisse Aldrovandi, acumuló gran cantidad de especímenes en una colección que incluía desde objetos etnográficos y científicos, hasta fósiles y animales disecados. Su gabinete de curiosidades ha llegado a ser uno de los más conocidos gracias a la publicación en 1655, un año después de su muerte, del catálogo de su museo, Museum Wormianum, seu, Historia rerum rariorum : tam naturalium, quam artificialium, tam domesticarum, quam exoticarum, quae Hafniae Danorum in aedibus authoris servantur, una obra que supervisó su hijo Willum y que incluye el famoso grabado que sigue, tallado por G. Wingendorp.

El Museum Wormianum de Ole Worm.

Se tiene conocimiento de un pequeño primer catálogo del año 1642, cuya única copia se custodia en el British Museum, y de un segundo de 1645, del que no se conocen copias. Museum Wormianum, además de la descripción de los objetos, contiene decenas de ilustraciones a partir de xilografías y de grabados sobre metal, algunas originales y otras copias de obras anteriores de Aldrovandi, Conrad Gessner o de Guillaume de Rondelet. El volumen, de 389 páginas más las de cortesía, está dividido en cuatro libros dedicados al reino mineral, vegetal y animal los tres primeros, y a la arqueología, la etnografía, la numismática y a algunas obras artísticas, el cuarto. El texto no es uniforme, pues mezcla lo que parecen conferencias con descripciones, pero sigue un discurso histórico. Parte de ese texto son citas extraídas de las historias naturales de Aldrovandi y de Gessner, y de los catálogos de los gabinetes de Imperato y Francesco Calzolari. 

Portada de la obra.
Aunque la disposición del museo nos transporta a la de sus antecesores italianos, el de Worm no tiene el mobiliario de otros gabinetes, solamente estanterías a nuestra derecha y al fondo de la estancia. En esas repisas abundan las cajas, algunas con separadores, y todas ellas rotuladas, sobretodo de conchas y caracoles marinos y de minerales. En las estanterias distinguimos, además de las producciones marinas y geológicas, un diente de narval, cráneos y patas de aves, algún ave disecada, algunos pequeños peces y crustáceos, y también piezas arqueológicas y artísticas, entre ellas esculturas, y hasta algún instrumento musical. Sobre la más elevada un par de aves disecadas -un pingüino-,  lo que parace un pequeño primate disecado, algunas calabazas, un carcaj con flechas, la sierra de un pristiforme y el cráneo de una tortuga. Colgando de las paredes, dos caparazones de tortugas marinas, un caimán, lagartos, una piel de serpiente, un par de aves disecadas, un armadillo, y un par de peces más -uno volador-. Del borde de las estanterías superiores penden variados objetos. En la pared del fondo, una espada, arcos, lanzas, remos y esquíes, y lo que parece un maniquí con alguna vestimenta característica. A la izquierda, vestidos y calzados, un cráneo de narval con su desarrollado diente, otro de morsa, la cabeza disecada de un íbex, cráneos de cérvidos, y cuernos y patas. Del techo suspenden media docena de aves disecadas, algunos peces de mayor tamaño -distinguimos a primera vista un tiburón y un esturión-, un oso polar disecado y en primer término un kayak.

Grabado del libro.
Worm, que creó su museo privado como complemento para sus enseñanzas en la universidad, y que escribió "quitémonos las gafas que nos muestran las sombras de las cosas en lugar de las cosas en sí", dispuso que a su muerte su colección se ofreciera al rey, lo que así hizo su viuda. Un año después de su fallecimiento, los objetos se dispersaron en varias colecciones, y muchos de ellos acabaron en la Kuntskammer de Federico III de Holstein-Gottorp. Algunos historiadores sostienen que la colección de Worm fue el estímulo que despertó el interés por la Historia Natural de un joven Niels Steensen (Nicolás Steno), considerado como el padre de la geología moderna, que vivía cerca de aquel gabinete.

Retrato de Ole Worm (2).
Ole Worm (en latín, Olaus Wormius) nació el 13 de mayo de 1588 en Aarhus, Dinamarca. Nieto de juez e hijo del alcalde de su ciudad, Worm pertenecía a una familia burguesa de confesión luterana procedente de Arnhem, Güeldres, Países Bajos, que se vio obligada a emigrar a raíz de las persecuciones del católico duque de Alba. La posición de su familia le posibilitó una excepcional educación que le permitió viajar y formarse en el extranjero. Hacia 1595 ingresó en la escuela primaria. Con trece años viajó a Luneburgo, Alemania, para tomar la educación secundaria. Al año siguiente, en 1602, se trasladó a Emmerich am Rhein, Alemania, ciudad religiosamente tolerante donde vivían unos parientes suyos y donde prosiguió su educación con los jesuítas. En virtud de una orden real de 1604 dictada por Cristián IV, por la que se prohibía proseguir su educación y su retorno a la iglesia danesa a aquellos nacionales que hubiesen sido educados por jesuítas, Worm se vio abocado a proseguir sus estudios en el extranjero. En 1605 se matriculó en la Universidad de Marburgo donde estudió Filosofía, y meses después prosiguió su educación en el luterano collegium illustre de Giessen, también en Alemania, donde estudió Teología y Medicina. Durante la primavera de 1607 hizo una estadía con el doctor Johann Rudolph Salzmann, anatomista y botánico. En julio de ese año se matriculó en la Universidad de Basilea, Suiza, para estudiar medicina con el médico Felix Platter, propietario de una extensa colección de objetos de Historia Natural, heredada en parte del célebre naturalista Conrad Gessner. Allí estudió con el famoso médico y botánico Caspar Bauhin que le introdujo en la recogida sistemática de plantas y en las demostraciones anatómicas siguiendo los principios de la Accademia dei Lincei de observación directa como base del progreso científico. Tras un mes viajando por varias ciudades del norte de Italia, en octubre de 1608 se matriculó en la Universidad de Padua. Durante la primavera del siguiente año viajó a Roma y a Nápoles, donde conoció a Ferrante Imperato, que le mostró su magnífico gabinete de curiosidades. Entre abril y agosto vivió en Siena y visitó Florencia y Bolonia, donde admiró el orto botanico, la biblioteca y los fondos del museo del recién fallecido Ulisse Aldrovandi, propiedad de la Universidad de Bolonia. Precisamente el orto y la biblioteca de Aldrovandi se encontraban en aquel momento a a cargo del holandés Jan Cornelis Wterwer, que había estudiado en Leiden, Países Bajos, y que había sido discípulo del boloñés. Worm pasó aquel invierno en Montpellier, donde asistió a las clases que se impartían en su reconocida Escuela de Medicina. Poco después se trasladaría a París para estudiar junto al anatomista Jean Riolan el Joven, donde permanecería hasta que el asesinato del rey Enrique IV obligó a los extranjeros a abandonar la ciudad. Ole Worm marchó a Leiden, Países Bajos, donde, entre otros, conoció al coleccionista Bernhard Paludanus (3), y finalmente retornó a la casa familiar de Aarhus. Entre septiembre de 1610 y el siguiente marzo Worm, además de ejercer como médico, se matriculó en la Universidad de Copenhague, donde fue alumno de Thomas Fincke, el matemático que propuso los términos tangente y secante, personaje que más tarde se convertiría en su suegro, al casarse Worm con su hija Dorothea.

Worm y su primera esposa Dorothea Fincke (4).

En 1611 Ole Worm viajó a Hamburgo, donde coincidiría con el químico Conrad Kunrath, y en abril se encontraba de nuevo en Marburgo asistiendo a las clases de química que en su universidad impartía el profesor Johannes Hartmann. En julio de ese año, una epidemia de peste obligaría a Worm a abandonar la ciudad. Tras recalar en el laboratorio de alquimia del príncipe Mauricio I el Iluminado en Kassel, lo hizo después en Heidelberg y Estrasburgo, y en noviembre llegó a Basilea donde se reencontraría con Bauhin y donde se doctoraría al mes siguiente con una tesis que incluía la descripción -no fue el descubridor- de los huesos suturales craneales que llevan su nombre. En enero de 1612, Worm viajó a lo largo del Rin hasta llegar a Holanda e Inglaterra, donde estuvo año y medio, se cree que como médico personal del barón Robert Rich. Alli visitó la Oxoniensis Academia, el museo de antigüedades y curiosidades de la Universidad de Oxford. La recién finalizada Guerra de Kalmar (1611-1613) contra Suecia marcó la vuelta de Ole Worm a Copenhague donde, en julio de 1613, ocupó una plaza en la Universidad como profesor paedagogicus -el rango más bajo-, en la que impartiría Latín. Ya no viajaría más fuera de Dinamarca. En 1615 dio clases de Griego y en noviembre de ese mismo año se casó con Dorothea Fincke. Durante esos años, Worm introducía a sus alumnos en la philosophia naturalis a través de los diálogos Catón el Viejo del romano Cicerón e incluía lecturas de Trabajos y días del griego Hesíodo. En abril de 1621 Worm se hizo cargo de la cátedra de Física, y en 1624 de la de Medicina donde enseñará Anatomía hasta 1639. Fue precisamente a partir de 1621 cuando Worm se volcó en su faceta de coleccionista. Worm llegó a ostentar el cargo de rector de la Universidad de Copenhague en distintos periodos.

Pinguinus impennis (5).
También se preocupó por la literatura popular. Fue el iniciador de la investigación de las runas danesas. En 1626 publicó Fasti Danici, que contenía sus indagaciones sobre textos y alfabetos rúnicos, y en 1636 Runir seu Danica literatura antiquissima, una recopilación de textos en runas. A modo de guía, recogió los monumentos, su origen, tradiciones e inscripciones rúnicas danesas, noruegas y de la provincia sueca de Gotland en Danicorum Monumentorum (1643). Se considera que Worm sentó las bases de los estudios arqueológicos modernos al recomendar la exhaustiva recogida de información de cada yacimiento.

Theophrastus Paracelsus, médico y alquimista suizo, para el que la medicina se fundamentaba en cuatro pilares, la astronomía, la química, las ciencias naturales y el amor, escribió que "únicamente un hombre virtuoso puede ser un buen médico". Algunos de esos pilares lo fueron también para Worm, aunque se supo mantener al margen de los misterios de la alquimia. Como hemos comentado, el multidisciplinar y erudito Ole Worm concilió la tradición clásica con el empirismo, instaurando las demostraciones en sus clases. Como médico, llegó a serlo personal del rey Cristián V de Dinamarca, y de parte de la nobleza, pero nunca desatendió a las clases sociales más bajas. Durante los recurrentes episodios epidémicos de peste negra que asolaron Copenhague -hubo cinco-, nunca abandonó su puesto. Su esposa Dorothea falleció en noviembre de 1628, durante un brote de peste. También perdió a su padre, a su hermana y a un cuñado. Una hija suya había fallecido años antes en otro brote. Worm se volvería a casar dos años más tarde, en 1630, con Susanne Madsdatter, con quien tendría dos hijos, Willum y Matthias. Su segunda esposa, aunque fue enviada al extranjero, también fallecería a causa de la peste en 1637. "He perdido a mi único consuelo en esta vida miserable, mi amada esposa", escribió. Worm se casaría por tercera y última vez en 1639 con Magdalena Motzfeldt, con quien tuvo cuatro hijos y tres hijas más. Ole Worm falleció en Copenhague el 31 de agosto de 1654 a causa de haber contraído la peste que, una vez más, volvió a asolar ese año la ciudad. Sus manuscritos se conservan en la Biblioteca Real y en la Colección Arnamagneana. Una laudatio de Thomas Bartholin escrita el 7 de septiembre, pocos días después de la muerte de su amigo, recoge la biografía de Ole Worm. Ese texto y las cartas que entre ambos intercambiaron se publicarían en 1751, casi un siglo después.

El escritor estadounidense Howard Phillips Lovecraft convirtió a Ole Worm en personaje de ficción en uno de sus relatos de terror. En 2003, la artista Rosamund Purcell recreó en tres dimensiones el Museo Wormiano que, tras recalar en varios museos de arte, se encuentra desde el año 2011 instalado de forma permanente en el Museo Geológico perteneciente al Museo de Historia Natural de Dinamarca en Copenhague, un centro que todavía conserva unos cuarenta de los objetos originales de aquel gabinete.

La réplica de Rosamund Purcell en el Museo  Geológico. Fotografía de Jens Astrup.

Notas.-
(1) Sobre la formación del mito de que las aves del paraíso carecían de patas, remito a la tercera nota al pie del artículo El gabinete de Francesco Calzolari publicado en Taxidermidades. 
(2) Grabado de  G. Wingendorp a partir de un cuadro del pintor Karel van Mander III
(3) Bernhard Paludanus llegó formar dos gabinetes de curiosidades durante su vida, aunque más centrados en la práctica médica.
(4) Cuadro al óleo de autor desconocido, propiedad del Museo Nacional de Copenhague.
(5) Especie extinguida a mediados del siglo XIX. El ejemplar que Ole Worm tenía en su museo procedía de las Islas Feroe.


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2014.


Bibliografía: 
Thomas Bartholin    Vita Olai Wormii  , en   Olai Wormii et ad eum doctorum virorum epistolae...  , volumen 1, Havniae, [Copenhague], 1751.
Oliver Impey y Arthur MacGregor (eds.) The Origins of Museums. The Cabinet of Curiosities in Sixteenth- and Seventeenth-Century Europe, Ed. House of Stratus, Thirsk, 2001.
Patrick Mauriès  Cabinets de curiosités, Gallimard, París, 2002.

Recursos: 
Artículo Los Gabinetes de Curiosidades en Taxidermidades.
Biografía de Ole Worm en la enciclopedia Den Store Danske (en danés).
Artículo El gabinete de curiosidades de Ulisse Aldrovandi en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de Francesco Calzolari en Taxidermidades.
Artículo El "Teatro de la Naturaleza" de Ferrante Imperato en Taxidermidades.
Artículo El gabinete de curiosidades de los Tradescant en Taxidermidades. 
Artículo El gabinete de Manfredo Settala en Taxidermidades.
Artículo El Museo Kircheriano en Taxidermidades. 
Artículo El Museo Cospiano en Taxidermidades. 
Artículo La "Kunstkámera" de Pedro el Grande. El Museo Zoológico de San Petersburgo en Taxidermidades.