Pau Xavier d'Areny-Plandolit, fundador del primer museo de Andorra.


"Ha sido la taxidermia para mí, mi verdadero cariño, la he practicado y la practico con tanto amor como la medicina."
                                                                        Pau Xavier d'Areny-Plandolit, 1914 (1).

Areny-Plandolit en 1913 (2).
El taxidermista y médico Pau Xavier d'Areny-Plandolit Plandolit nació en Toulouse, Francia, en 1876, en el seno de una familia burguesa y ennoblecida, originaria de la Seu d'Urgell, Lleida, España; asentada en Ordino, Andorra, desde finales del siglo XVII; declaradamente carlista; y que llegó a ser la primera terrateniente de Andorra. Su padre, Guillem d'Areny-Plandolit, barón de Senaller y Gramenet, fue un industrial siderúrgico que además explotó el comercio y el crédito, que encabezó la Nueva Reforma de las instituciones andorranas en 1866 y que llegó a ser elegido Síndico General, un cargo equivalente al de presidente del parlamento, desde el que intentó sin conseguirlo, con inversión francesa, la instalación de casinos y balnearios. Pau Xavier d'Areny era el menor de diecisiete hermanos. Su padre tuvo siete hijos con su primera esposa, que fue asesinada en Barcelona por un pretendiente no correspondido, y diez más con la segunda, una prima suya que había acudido para ayudar a criar a los huérfanos. De hecho, Pau Xavier nació ya huérfano de padre, que había fallecido meses antes, y en pleno desmembramiento del patrimonio familiar por la disposición testamentaria de su reparto equitativo entre trece de sus catorce hijos vivos -excluyó a una hija-, lo que no contentó a ninguno, desembocando en un enfrentamiento entre los vástagos fruto del primer matrimonio y su madrastra, y en un proceso judicial que resolvió la venta de todos los bienes.


Pau Xavier Areny-Plandolit estudió en un colegio religioso del actual barrio de Sant Andreu de Barcelona, en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza, y se licenció en Medicina y Cirugía en 1900 en la Universidad de Barcelona. En los centros educativos por los que pasó colaboró aumentando sus gabinetes de Historia Natural gracias a la práctica de la Taxidermia, que aprendió siendo niño. De hecho, esa dedicación le valió que durante su época de estudiante universitario fuera nombrado disecador honorario del de la Universidad, un cargo del que haría gala y que siempre agradecería al recordado catedrático de Zoología Odón de Buen y del Cos. La otra gran afición de Areny-Plandolit sería la magia. Una de las primeras noticias de prensa del Areny-Plandolit taxidermista apareció publicada en el periódico La Vanguardia el 23 de marzo de 1895: "El joven escritor don Julián Andreu Alabedra ha solicitado de la empresa de la Plaza de Toros, las cabezas de los bichos que mañana domingo torearán las señoritas (3), y le han sido galantemente otorgadas, para que el aprovechado estudiante de medicina don Pablo de Plandolit pueda disecarlas".

Areny-Plandolit posando junto a una pantera preparada por él en 1913 (4).

El 30 de enero de 1902 La Vanguardia publicaba que "don Pablo Plandolit y de Plandolit" había ganado por concurso una plaza como "médico supernumerario suplente del cuerpo facultativo de las Casas de Socorro que sostiene la Asociación de Amigos de los Pobres". Un año después, el 25 de enero de 1903 la sección de automovilismo del semanario Los Deportes daba cuenta de que "D. Pablo Areny de Plandolit, lector en Medicina acaba de adquirir un coche-automóvil forma landaulet (5) de fabricación española. Es el primero que utilizará la locomoción automóvil en España para la visita a domicilio de sus enfermos. Este carruaje irá provisto de una completa trousse (6) de operador y un botiquín". Aquel mismo año Areny comenzó a publicar la revista Medicina Práctica, y dos años después aparecía citado en Crónica Médica Mexicana como "Profesor libre de Obstetricia y Anatomía, Médico de la casa de socorro, Profesor auxiliar de la Facultad de Medicina, Director de la Medicina Práctica". Ciertamente, Areny-Plandolit fue asistente sin remuneración de la cátedra de Técnica Anatómica de la Facultad de Medicina, donde debió montar algunos esqueletos para su Museo de Anatomía, una actividad que años más tarde le causaría algún quebradero de cabeza. Su primera clínica ginecológica y urológica la ubicó en la calle Conde de Asalto, 25, principal. En 1905 publicó el libro "Compendio de Obstetricia para uso y régimen de las matronas". Un año después se casaría con Neus Gassó Homdedéu, con quien tendría cuatro hijos.

En 1907 Areny-Plandolit se inscribió para opositar a la plaza de disecador del Museo de Ciencias Naturales de Madrid. En realidad, José Maria Benedito Vives, el candidato oficial, había sido nombrado en enero de aquel año disecador jefe interino y era por tanto, estaba claro, quien la obtendría. Areny finalmente no compareció y Benedito fue el único opositor que realizó las pruebas. En agosto de 1908, Areny instalaría su consulta médica en la Ronda Universidad, número 1, principal. En aquel domicilio también impart clases de Taxidermia de 3 a 5 de la tarde. "En pocas lecciones se enseña de disecar toda clase de animales", se comprometía en un anuncio que publicó en La Vanguardia el 22 de agosto. 

Anuncio de 1908 ofreciendo sus primeras clases de Taxidermia.

En noviembre de 1908 Areny intentó de nuevo obtener una plaza en un museo público, en este caso en el de Barcelona. El día 11 se podía leer en el diario La Publicidad:
   "Tribunal constituido.
   En el salón Nuevo Consistorio, se constituyó el tribunal del concurso para la provisión de una plaza de preparador conservador del Museo de Ciencias Naturales y se ocupó en el examen de los expedientes de los dos concursantes D. Pablo de Areny y de Plandolit y D. Luis Soler y Pujol.
   Los ejercicios consistirán en varias preguntas y en trabajos prácticos sobre disecación y conservación de ejemplares que se efectuarán en el laboratorio del Museo de Martorell."
Noticia de la convocatoria de la plaza del Museo de Barcelona.

Diez días después La Vanguardia del 21 de noviembre daría a conocer el resultado de aquella oposición:
   "El tribunal censor de las oposiciones a la plaza de preparador y disecador del Museo Municipal de Ciencias Naturales, ha acordado proponer, por mayoría de votos, a don Luis Soler y Pujol.
   Los ejercicios prácticos que han durado ocho días, se han efectuado en el Museo Martorell, consistiendo en preparar y disecar un conejo de Indias."

Demasiados días para un conejo de Indias. El 20 de diciembre Areny ya ofrecía en La Vanguardia sus servicios como taxidermista en la calle Hospital, 115, principal, aunque no permanecería durante mucho tiempo en aquel piso. Durante los primeros meses de 1909 insertó regularmente anuncios en el mismo periódico y a partir de agosto se anunciaba simplemente con domicilio en la calle "Hospital, 115". Posiblemente se instalara ya a pie de calle. Otro competidor suyo, ubicado en la calle Virgen del Pilar, 24, 3º, también comenzaría a anunciarse en La Vanguardia. Casi diez meses después de haber opositado y perdido la plaza de disecador del museo municipal, Areny seguía sin digerir el resultado. En El Diluvio del 9 de mayo de 1909 hallamos la siguiente nota:
   "Ha sido presentado al Ayuntamiento por el doctor don Pablo de Areny de Plandolit un escrito en el cual pide que se revise el expediente que se formó con motivo de las oposiciones hechas para proveer la plaza de preparador conservador del Museo de Ciencias Naturales. Funda su petición en que posteriormente a la propuesta que hizo el tribunal constituido por la Junta autónoma de Museos, ha tenido el recurrente conocimiento de hechos y manejos que desvirtuan los ejercicios atribuídos al que fue su contendiente en los indicados ejercicios de oposición."
Noticia del recurso de Areny en El Diluvio.

Como le ocurrió con la plaza del museo madrileño, la del barcelonés ya llevaba escrito el nombre del ganador. Hacía años que Lluís Soler Pujol, sucesor natural de Francesc Darder Llimona, había ido preparando el terreno, primero con donaciones de animales disecados, poco después recibiendo encargos del propio Museo, y ya en 1906 siendo nombrado "preparador-conservador sin retribución". Soler se estableció por su cuenta en 1889, su negocio había gozado de una notable aceptación, y además publicó autoeditado un manual de Taxidermia que apareció aquel mismo 1908, justo a tiempo para que fuera evaluado por el tribunal. Como comprobaremos más adelante, la animosidad de Areny con su adversario Soler fue duradera. El 20 de octubre de 1909 el diario La Vanguardia informaba que el recurso de Areny, que debió ser airado y bastante desconsiderado, había sido desestimado:
   "Dióse cuenta de una providencia del gobernador civil desestimando el recurso interpuesto por un particular a quien se conmina para que otra vez se exprese en términos más respetuosos, contra el acuerdo del Consistorio nombrando ayudante pagador (sic) (7) del Museo Martorell a don Luis Soler Pujol."

A mediados de aquel mismo año Areny-Plandolit había publicado su Manual del naturalista preparador en la enciclopédica colección de Manuales Soler, que además de en España tuvo una excelente acogida en Hispanoamérica. Las secciones bibliográficas de La Publicidad de Barcelona del 17 de julio de 1909, y del madrileño El Sol nueve días después, se hicieron eco de la aparición del primer tratado taxidérmico de Areny. El texto, casi idéntico en ambos periódicos, era el siguiente en el diario madrileño:
   "La colección de Manuales-Soler se ha enriquecido con la publicación del "Manual del Naturalista Preparador", dedicado a la enseñanza práctica de la Taxidermia, o sea la disecación de mamíferos, aves, reptiles, peces, insectos, etc., y a la preparación de esqueletos, plantas, minerales, fósiles, y en fin todo cuanto puede interesar no sólo a los amantes de la Historia Natural sino a cuantas personas deseen conocer un nuevo arte, tan adecuado para el ornato de la casa, y muy especialmente a los aficionados a la cinegética, que encontrarán en dicho libro reglas y procedimientos sencillos y prácticos para formar por sí mismas colecciones de los mejores ejemplares conseguidos en el ejercicio de su sport.
   El autor del libro, Dr. de Areny de Plandolit. preparador-conservador del Museo de Historia Natural de esta Universidad, ha logrado un verdadero éxito poniendo al alcance de todos sus extensos conocimientos sobre la materia, y por ello le felicitamos con entusiasmo, lo mismo que a los editores, sucesores de M. Soler, quienes escogiendo la materia del tratado a que nos referimos, han querido llenar un vacío en la librería española y europea, como vienen haciendo largo tiempo, a la más positiva obra de progreso y cultura nacional.
   Se vende en todas las librerías al precio de 1'50 pesetas el ejemplar, encuadernado en tela."
2ª edición de su Manual.
El libro se reeditaría, o mejor, se reimprimiría (8) en 1914 por los continuadores Manuales Gallach, y de nuevo a partir de 1918 cuando los Gallach fueron adquiridos por la editorial Calpe. En la portada del manual el "Dr. Pablo de Areny" se describía además de "Preparador del Gabinete de Historia Natural de la Universidad de Barcelona" como "ex Profesor de la Facultad de Medicina", obviando que ambos empleos eran honoríficos y gratuitos. En 1910 creó la Revista Mensual Internacional de Ciencias Médicas y Naturales y un año después La Ciencia Agrícola. En La Vanguardia del 5 de octubre de aquel mismo año comprobamos que Areny era uno de los profesores que impartía un curso para "enfermeras técnicas" en el denominado Museo Pedagógico Experimental. El 18 de mayo de 1911 el mismo periódico publicaba la siguiente nota: "El conocido naturalista y disecador Doctor don Pablo Areny de Plandolit, abrirá en breve en la calle del Hospital, n.º 61, un establecimiento modelo de anatomía y preparados taxidérmicos". Aquel mismo día El Diluvio aportaba más detalles:
   "Dentro de breve plazo se abrirá al público el establecimiento que en la calle del Hospital, número 61, se está habilitando para el reputado preparador taxidérmico y conocido anatomista doctor don Pablo Areny de Plandolit, que si no tuviese ya bien cimentada su reputación como excelente preparador taxidérmico, con la próxima apertura de su establecimiento vería colocar su nombre en el puesto eminente que le corresponde y ya ocupa,
   Ejemplares bellísimos disecados a perfección y aptos para el estudio en los gabinetes de Historia Natural y para el adorno de las casas particulares; productos anatómicos de perfección suma y esmerada preparación, todo se ofrece a la vista, hablando mucho en favor de quien con su ciencia los prepara y con su arte añade nuevas bellezas a las galas que la Naturaleza les concediera.
   Auguramos al doctor Areny un éxito y unimos nuestras felicitaciones a las de los profesionales y aficionados."
El Diluvio anunciaba la apertura de su nuevo establecimiento Au Flamant Rose.

El 2 de junio La Vanguardia confirmaba la apertura del establecimiento: "Según oportunamente anunciamos, ha abierto el reputado naturalista Dr. Areny de Plandolit, en la calle del Hospital, nº 61, un establecimiento modelo de disecación y anatomía, que recomendamos como dignísimo de visitarse". Areny bautizó a su negocio renovado con el pomposo nombre de Au Flamant Rose (9). Allí ofrecía, además de especímenes disecados, material de Taxidermia como ojos de vidrio, y también animales vivos bajo demanda. Por aquella época anunciaba además su "Clínica del doctor Areny" del número 50 de la calle del Carmen ofreciendo sesiones de rayos x "a dos pesetas". En 1911 ingresaría en la Sociedad Española de Historia Natural. Tres años antes su solicitud de ingreso en la análoga Institució Catalana de Historia Natural había sido rechazada, su adversario Lluís Soler Pujol ostentaba en aquel momento el cargo de Tesorero. El 19 de marzo de 1912 La Vanguardia avisaba: "En la conferencia práctica, de Dissecació d'animals que el doctor Areny de Plandolit dará mañana, a las nueve y media de la noche, en el Club Montanyenc, procederá a la disecación de un pequeño mamífero. La conferencia será pública". Aquella conferencia se anunció además en La Veu de Catalunya y en La Publicidad. Aficionado a la magia como hemos comentado al comienzo, al año siguiente publicó el volumen "Las maravillas de la magia moderna". Pau Xavier d'Areny-Plandolit fundaría y presidiría la Asociación Española de Ilusionismo.

Una inserción en El Diluvio el 7 de abril de 1914 rezaba: "El Museo Areny solicita especialistas en botánica y entomología. Escudillers, 66". Además del Au Flamant Rose de la calle Hospital, 61, había abierto recientemente un segundo establecimiento al que había denominado de forma más prosaica Museo Areny. La docena de catálogos del Museo Areny abarcaban modelos de anatomía, ojos de vidrio y material de Taxidermia, "colecciones completas de Historia Natural", animales disecados, "objetos de adorno", "insectos y grupos biológicos perjudiciales a la agricultura", Botánica, "máquinas agrícolas en miniatura y material de enseñanza agrícola", e incubadoras y colmenas. También animales vivos. A finales de junio de 1914 ofrecía a través de La Vanguardia "lobeznos vivos y domesticados, propios para el cruce con perros", y a principios de octubre un "tigre pequeño, manso". En aquella época anunció también su negocio de la calle Escudellers en el semanario Mundo Gráfico.

Areny-Plandolit llegó a vender animales vivos.

En 1914 el "Dr. Areny de Plandolit, Médico-Naturalista-Preparador", como constaba en la cubierta -se acababa de conferir la faceta de naturalista-, publicó La Naturalización, su segundo tratado de Taxidermia, en esta ocasión autoeditado. La Vanguardia se haría eco el 1 de septiembre: "Con el título de "La Naturalización" ha comenzado ha publicar el reputado médico naturalista, doctor Areny de Plandolit, una obra importantísima, cuya primera parte (Preparación de los mamíferos, aves, reptiles, peces e [insectos]", un error tipográfico ocultaba al lector el final de aquella breve nota. Aquel primer cuaderno, que trataba de la preparación de mamíferos, aves, peces, reptiles e insectos, y que coincidió en el tiempo con la reedición de su Manual del naturalista preparador, sólo vería una parte más de las cuatro previstas (10). Llama la atención no obstante la necesidad de Areny-Plandolit de aumentar y revindicar su currículo por partida doble, tanto en la cubierta como en la portada: "Profesor auxiliar de Técnica Anatómica y Disección de la Facultad de Medicina. Preparador y Conservador del Museo de Ciencias Naturales de la Universidad. Director de las revistas científico-profesionales "Medicina Práctica", "Revista Internacional de Ciencias Médicas y Naturales" y "La Ciencia Agrícola". Autor de varias obras de Medicina, Taxidermia e Historia Natural. Profesor libre de Historia Natural y Anatomía. Director-Propietario del "Museo Areny" establecido en la calle Escudillers, 66, Barcelona". Y en la portada añadía el cargo de "Director del establecimiento de Historia Natural "Au Flamant Rose", etc., etc.".

De nuevo la sombra de su adversario Lluís Soler volvía a planear sobre el texto de La Naturalización, ya desde la primera nota al pie de página:
   "En nuestra nación hasta la fecha, establecimientos verdaderamente científicos que cultiven este precioso ramo de las Ciencias Naturales, no los hay; sí, solamente alguno que otro industrial revendedor de preparaciones extranjeras, y que sin ningún título académico, ni conocimientos histórico naturales y casi analfabético, los menos afortunadamente, se atreven a presentar al público su establecimiento como un centro científico, con la pretensión de imitar a los extranjeros, y no saben dar una satisfactoria explicación sobre la clasificación de cualquier especie.
   Nuestro establecimiento, si bien es pequeño en la actualidad por falta de local, y sin pretender ser un centro modelo y de científica perfección, cuenta con un laboratorio anexo, donde se confeccionan las colecciones de todas las especialidades histórico naturales que se expiden a provincias, bajo la dirección de ilustres doctores y profesores de Ciencias Naturales, pues un solo hombre, por más que sea doctor en Ciencias Naturales (11), nunca puede ser especialista en entomología, en paleontología, etcétera. ¿Qué diríamos pues de un individuo que no siendo doctor, ni licenciado, ni bachiller en nada, presentara todas las especialidades en Ciencias Naturales como obra suya, preparadas por él y bajo su dirección."

Areny-Plandolit se refería un par de párrafos más adelante a las obras sobre Taxidermia publicadas hasta entonces en España, acordándose de la de Joan Grau-Bassas (1849), la de Manuel Llofriu (1885), citando la suya de 1909 y, claro está, obviando la de su rival Lluís Soler. En otra nota al pie tres páginas más adelante, cuando abordaba el tema del curtido de la piel de los mamíferos, arremetía de nuevo contra él (12):
   "He observado en un folleto de propaganda de un titulado naturalista preparador español y cuyo anuncio con la pretensión de libro, intenta dar lecciones de Taxidermia, no menciona para nada y recomienda que para la preparación de las pieles de los mamíferos se siga el mismo procedimiento que las aves, esto es aplicándoles el titulado preservativo antes de su montaje. (...)"
Areny-Plandolit y su ayudante posando junto al joven elefante indio en 1913.

La portada de La Naturalización incluía una imagen fotográfica de un elefante indio, y en la página 31 se reproducía otra del propio Areny-Plandolit y un ayudante suyo posando sentados en el suelo junto al mismo elefante, un ejemplar joven, poco más que una cría. Aún así la nota al pie afirmaba que se había preparado "en nuestro laboratorio en el mes de Mayo de 1913" y que se trataba del "primer ejemplar de esta especie que se ha preparado en Barcelona y nos cabe la honra decir que es el de mayor talla". No le faltaba razón, era el de mayor talla porque se trataba del primero. En el mismo cuaderno se reproducían las fotografías de otros animales montados por Areny, como una pantera, un oso pardo, un "conejo gigante de Flandes", una pareja de buitres o un urogallo. Una nota aclaraba al lector que "todas las figuras son reproducción directa o a la pluma de grupos o especies sueltas, preparados en nuestro laboratorio". De los xilograbados reproducidos nada dice Areny, pero lo cierto es que pertenecen a publicaciones anteriores, algunas extranjeras.

En el apartado de La Naturalización donde describía cómo se confecionaba el maniquí destinado al montaje de cabezas destinadas a alfombras, descubrimos que Areny-Plandolit fuera quizá uno de los primeros en comercializar modelos para aficionados a la Taxidermia en España, en este caso de cartón piedra revestido de yeso. "Nuestra casa de Historia Natural de la calle Hospital, 61, vende estas cabezas completamente acabadas, con la boca abierta y su lengua pintada. Para hacer los pedidos, es indispensable indicar para qué clase de animal han de servir y tomar las medidas desde la punta de la nariz a la base de las orejas", indicaba en otra nota al pie. Finalmente, en la misma publicación Areny daba cuenta y opinaba además de sus visitas a museos extranjeros:
   "En mis viajes por el extranjero, he tenido ocasión de admirar las bellezas que encierran los museos de Hamburgo, Berlín, Jardín Botánico de París, Museo británico, etc., en donde los ejemplares del reino animal, especialmente las especies zoológicas están preparadas admirablemente, no para ser colocadas en sus respectivos zócalos como en nuestros museos, sin expresión ni gusto artístico, sino formando grupos macho y hembra y el esqueleto y cada ejemplar colocado en la actitud que le es familiar y simulando el ambiente que habita."

Y de nuevo en 1915 otro cambio de domicilio. Los días 14 y 20 de noviembre en los periódicos El Diluvio y La Vanguardia respectivamente se anunciaba con el siguiente texto: "Disecación de perros, loros, canarios y toda clase de animales, con gran exactitud. Museo Areny: Calle Carmen, número 56". La  nueva ubicación del Museo Areny se encontraba a escasos metros de la Facultad de Medicina con la que colaboraba, situada en el número 47 de la misma calle. El nuevo local forzosamente debía ser más amplio, puesto que de la escasez de espacio se quejaba un año antes en La Naturalización. Además de clausurar el negocio en la calle Escudellers, también cerró su Au Flamant Rose de la calle Hospital, 61. El 24 de noviembre La Vanguardia publicaba el siguiente texto en su sección de anuncios: "Historia Natural. Colecciones completas y ejemplares sueltos, preparaciones para estudiantes. Disecación de toda clase de animales. Museo Areny, Carmen, número 56".

Etiqueta de Areny-Plandolit de su época en la calle del Carmen, 56.

Como hemos comprobado, alrededor de 1914 Areny-Plandolit comenzó a intentar diferenciarse de otros comercios de Historia Natural insistiendo en su carácter científico. Había contratado o concertado asesoramiento con botánicos y entomólogos, y cada vez más se asimilaba a la Casa Soler, su competidora.  El 29 de agosto de 1916 se anunciaba en La Vanguardia del siguiente modo: "Colegios. Colecciones de Tecnología y material de enseñanza. Gran surtido. Museo Areny, Carmen, 56. Única casa científica". Y también el 6 de septiembre: "Disecación de animales con gusto y economía. Única casa bajo la dirección científica. (...)".

Lo intentó pero no lo consigu del todo. A pesar de remarcar esa vertiente científica quedó apeado en varios consursos públicos para proveer de material tecnológico, cajas educativas sobretodo, a los colegios de toda España. Por poner un par de ejemplos, una Real Orden de noviembre de 1915 lo dejó fuera "considerando que D. Pablo de Areny debe ser excluido del concurso por venir fuera de plazo, y, por otra parte, el material que presenta tampoco reúne condiciones para ser preferido al de los demás concursantes". El resto de licitadores fue en aquella ocasión Joaquim Esteva Marata, propietario del Bazar Ibérico, y Lluís Soler Pujol, los dos de Barcelona, y fue Soler quien se adjudicó en aquella ocasión cerca de 1.500 cajas educativas, 180 insectarios y 140 prensas para herborizar. Al año siguiente no tendría mejor suerte. Los informes previos de la Dirección General de Primera Enseñanza señalaban que "don Pablo Areny ofrece cuatro colecciones de cuadros intuitivos de Geología, Botánica, Zoología y Física, que comprenden 29 cuadros; pero como no presenta más que un cuadro como muestra, el de los hongos comestibles, no puede formarse juicio de ellas. Además presenta una lámina, "El fruto", que es poco mural y deja que desear por su estampación". Aquel informe penalizaba además a Areny por ofrecer cajas educaticas y material para herborizar más caro que el de Soler, y hacía además una comparativa de los precios que ambos ofertaban. Aquel concurso, en el que entre otro material se adquirían otras cerca de 1.500 cajas educativas destinadas a las escuelas primarias españolas, se lo volvió a adjudicar su adversario.

Posiblemente aquellos reveses le obligaran a volcarse más hacia su faceta de médico y anatomista. En 1918 Areny-Plandolit, que continuaba en el número 56 de la calle del Carmen, aparecía en la Guía del Estudiante como director de una academia de "comadronas cirujanas". Aquel año publicó Manual de masagista, manicura y callista y Resumen de la comadrona. Areny coprotagonizaría también en 1918 un episodio de la crónica negra. La noticia la dio a dos columnas la edición de tarde del periódico El Sol de Madrid del 14 de marzo. Bajo el titular "Crimen misterioso. Una joven es descuartizada y facturada como "material de enseñanza"", parte de su contenido era el que sigue:
   "La población de Baeza está intrigadísima ante un hallazgo macabro y misterioso. Ni el juez, que ha tomado a su cargo el asunto con el interés que su importancia requiere, ni los funcionarios de la Policía tienen hasta ahora elementos de juicio para seguir una pista que aclare el misterioso crimen. 
   Procedentes de Granada y con destino a Barcelona fueron facturadas, el día 7 del mes corriente, en aquella capital andaluza, dos cajas, de un peso de 63 kilogramos, consignadas al doctor Areny de Plandolit, de Barcelona, y que contenía  "material de enseñanza", según declaración del remitente.
   Al efectuarse el trasbordo de la expedición desde la línea del Sur de España, en Baeza, a la de Madrid a Zaragoza y a Alicante, se desfondó una caja y cayeron al suelo una mano y un pie humanos.
   (...)
   Nuestros redactores en Barcelona tienen ya instrucciones para que averigüen cerca de dicho doctor Areny si éste sospecha quién pudo en Granada darle la pesadísima broma de remitirle el macabro envío.
   (...) 
   También ha ordenado el juez por telégrafo la detención en Granada de Luis Chacón, remitente de las cajas, y del doctor Areny de Plandolit, consignatario en Barcelona."
El Sol de Madrid del 14 de marzo de 1918.

Al día siguiente el mismo diario titulaba "Una mercancía macabra. Se trataba realmente de "material de enseñanza". Un constructor de esqueletos". La noticia incluía la anunciada crónica del corresponsal en Barcelona:
   "He visitado al doctor Areny Plandolit, a quien, como es sabido, iban destinadas las cajas que contenían restos humanos y que fueron descubiertos en la estación de Baeza.
   El Sr. Areny Plandolit vive en un piso principal de la calle del Carmen.
   Me recibió una sirviente como de veinte años que al conocer el objeto de mi visita sonrió maliciosamente y me dijo:
   -No sé si el señor podrá recibirlo a usted a estas horas.
   Eran las nueve de la mañana.
   Esperé en un saloncito de recibimiento que estaba lleno de preparados de Historia Natural. La interesante impresión que me iba produciendo aquel [?] (13) museo fue interrumpida por la presencia de un horrible aguilucho de grandes dimensiones colocado sobre una puertecita oscura y para mí misteriosa; parecía estar en actitud de agredir a quien pretendiera pasar por aquella puerta.
   Mis divagaciones fueron pronto interrumpidas por la presencia del doctor. Este es un hombre de treinta y ocho años.
   Indiquéle el objeto de la visita y  le mostré un número de "La Publicidad" en el que se daba cuenta del macabro hallazgo de Baeza.
   El doctor vaciló un momento y me dijo que no sabía una palabra de lo que estaba diciendo.
   Pero luego, riendo, agregó:
   -Ya caigo. Son unos huesos que me envían de la Facultad de Medicina de Granada. Tal vez estuvieran mal preparados. No es la primera vez que ocurren equivocaciones de esta naturaleza que hacen pensar a las gentes de crímenes espantosos. En varias ocasiones han sido detenidos estudiantes de Medicina o médicos por haber sido encontradas en poder preparaciones anatómicas.
En 1918 Areny-Plandolit se vio implicado en un oscuro episodio de tráfico ilegal de huesos humanos. Se defendió alegando ausencia de legislación.   Hace año y medio, la Facultad de Medicina de Barcelona tuvo que intervenir para que fuera puesto en libertad un estudiante mallorquín en cuya maleta aparecieron unos huesos; los carabineros que hicieron aquel hallazgo, llevaron al estudiante al Juzgado, sin que le valieran sus protestas y sus explicaciones.
   El comercio de restos humanos -siguió diciendo el doctor- es ilegal, y nos es muy difícil a los preparadores anatómicos proveernos de la primera materia. Ya saben ustedes lo utilísima que es la enseñanza de la disección en las clases de Anatomía de las facultades de Medicina, los institutos y en las normales.
   (...)
   Unos profesores de la Facultad de Granada me invitaron a un intercambio; ellos me enviarían huesos macerados y yo les devolvería preparados anatómicos perfectamente dispuestos para la enseñanza, tales como manos artículadas, cráneos... Hace ya algunos años que me envían esos huesos que yo aquí monto y preparo para devolverlos formando piezas, interesantísimas para el estudio
   La Facultad de Medicina de Granada tiene que recurrir a estos medios para proporcionarse material.
   Años atrás volví a escribir a un profesor amigo de aquella Facultad rogándole que me expidiera un esqueleto para preparar piezas anatómicas. En contestación recibí una carta en la que se me dice que ya habían sido enviados los huesos, facturándolos en pequeña velocidad. La tardanza en recibirlos me extrañó, y ahora se explica esa tardanza con lo que usted acaba de contarme.
   Yo supongo que estos huesos tampoco estarían bien macerados y por su aspecto, sobre todo si tienen partículas de carne o aponeuresis con algún hacecillo muscular, por su aspecto habrán llamado la atención de las autoridades. Pero ya ve usted de qué se trata. Aquí no hay crimen alguno ni cosa que pueda interesar a la opinión."

Por su parte, el corresponsal en Granada añadía:
   "Los restos humanos descubiertos en la estación de Baeza han sido facturados el día 7 en la casa consignataria de los Hijos de José Mena, por Luis Chacón, conserje de la Facultad de Medicina.
   Dichos restos son procedentes de la disección de dicha Facultad, habiendo sido enviados al doctor Areny, de Barcelona, para la construcción de esqueletos que han de servir de estudio en la clase de Anatomía. Estos envíos son frecuentes, estando autorizados por el decano de la Facultad, doctor Amor Rico.
   He visto una carta del doctor Areny dirigida a Luis Chacón, anunciándole que le ha remitido siete cráneos articulados. Le advierte que necesitará cien esqueletos en el presente año."

El mismo diario incluía páginas más allá una última hora. El juzgado de Linares había ordenado la noche anterior la detención de Areny y su conducción a la Jefatura de Policia. Por cierto, el mismo periodista barcelonés firmó igualmente aquel dia otra crónica casi idéntica para el periódico local La Publicidad. Tres días más tarde El Sol daba cuenta de la orden de procesamiento y prisión para el bedel de la Facultad de Medicina de Granada Luis Chacón y para el mozo de la misma Miguel Lozano, y que el inspector provincial de Sanidad de Granada había impuesto además una multa de doscientos cincuenta pesetas a Chacón por facturar restos humanos sin tener en cuenta la legislación sanitaria.

El Diluvio 23 de marzo, informaba del procesamiento y la puesta en libertad provisional de Areny, mientras que para el mozo y el bedel de la Facultad de Medicina de Granada se dictaba orden de prisión sin fianza. El periódico afirmaba que se debía aclarar si el mozo y el bedel actuaban por cuenta propia o con la aprobación del decano de la Facultad, que Areny había confirmado a los periodistas que el tráfico de huesos era ilegal, y que "las famillias de los descuartizados van a tomar parte en el proceso, exigiendo las responsabilidades debidas, puesto les asiste la razón". El Diluvio reproducía a continuación una carta de Areny-Plandolit en la que se quejaba del excesivo celo del juez de Linares, de las molestias "que se me han ocasionado deteniéndome", y de la falta de legislación "en todo lo referente a la venta y circulación de piezas anatómicas". Se defendía afirmando que muchas Facultades de Medicina de España "me encargan la preparación y montaje de esqueletos y me compran diversas preparaciones osteológicas, por no disponer de medios ni personal competente para la confección de las citadas preparaciones". Y añadía:
   "No sólo vendo esqueletos y preparaciones osteológicas a las Universidades, Facultades de Medicina, Institutos y Normales de Maestros, todo ello centros oficiales, sino que también proveemos a muchísimos colegios y centros de cultura que han acudido a nuestro Museo atraídos por la fama que goza desde su fundación, que data de 15 años.
   Esto trae en sí aparejado otro problema que convendría resolver en bien de la enseñanza, modificando al legislación relativa a este particular. Hoy día es lícito y reglamentado el comercio de piezas anatómicas (por la razón de que el Estado me las compra), pudiendo éstas venderse en los establecimientos que pagamos contribución, y enviarlas, como cualquier otra mercancía, facturadas como material de enseñanza; pero nada hay, en cambio, legislado respecto a la adquisición de huesos y, como se comprenderá, para vender y montar esqueletos necesitamos adquirir los huesos."

Del anterior suceso dio cuenta asimismo La Vanguardia, y posteriormente nada más se sabría. Doy por seguro que Areny cesó en aquel momento su no muy regular negocio de montaje y venta de esqueletos humanos. A finales de 1919 el Museo Areny continuaba ofreciendo en la sección de anuncios de los periódicos su servicio de "disecación de animales" y su academia de "comadronas-cirujanas". También La Vanguardia publicaba el día de Navidad: "Señora. Para sobrellevar el encarecimiento de la vida estudia la carrera de Cirujana, al alcance de todas las inteligencias. Será callista, comadrona, masagista, etc. Pedir prospecto a Museo Areny, Carmen, número 56". Su vertiente como médico en ejercicio nunca la abandonaría. En junio de 1921 desde las páginas del mismo periódico ofertaba sus servicios de "rayos X, vías urinarias, enfermedades de la mujer (tratamiento rápido)".


Oso pardo montado por Areny-Plandolit.

Areny-Plandolit completaría su faceta de enseñante a mediados de julio de 1920 recuperando de nuevo la impartición de clases de Taxidermia, disciplina que recordemos ya dio una docena de años antes cuando se instaló en la Ronda Universidad. Los días 13 a 15 de julio mandó insertar el siguiente texto en La Vanguardia: "Industria Interesante. Se enseña la disecación de animales. Organización de colecciones y construcción de material de enseñanza". Poco más de un año más tarde proseguía con sus clases. Lo comprobamos en otro anuncio en el mismo diario los días 17 y 20 de septiembre de 1921: "Industria del porvenir. Enseñanza de disecación de toda clase de animales, formaciones tecnológicas y toda clase de material científico propio para aficionados o para explotar gran industria única en su género. Museo Areny, Carmen, 56".

Las últimas ofertas en prensa de Areny-Plandolit como disecador son de finales de 1919. A mediados de 1920 retomó sus clases de Taxidermia, pero el 30 de octubre de aquel mismo año otro reclamo daba cuenta ya del traspaso del negocio de preparación de animales. Los interesados debían dirigirse a la calle del Carmen, 50, principal, su domicilio particular. El abandono de esa actividad se confirmaría finalmente los días 26, 28 y 29 de enero de 1922 cuando contrató anuncios en La Vanguardia en los que ofrecía abiertamente ya el traspaso de su actividad: "Negocio importante de disecación de animales se traspasa. Facilidades de pago. Se enseña a disecar. Carmen, 56. Clínica". Efectivamente el Museo Areny debió cerrar a mediados del año 1920, aunque es factible que Areny disecara por encargo a quien se lo pidiera. Durante la década de los veinte no dispongo de más noticias del Areny-Plandolit taxidermista. 

Areny traspasó por primera vez su negocio en enero de 1922.

En 1921 Areny fue uno de los aspirantes a la plaza de Director del Museo de Ciencias Naturales de Barcelona. Sería su tercer y último intento de incorporarse a un museo público. El dictamen del tribunal recogía los méritos que Areny acreditó:
   "(...) ser médico con ejercicio de su profesión, haber sido ayudante y auxiliar gratuito de la cátedra de técnica anatómica de esta Universidad, haber tenido durante muchos años abierto al público en esta capital un establecimiento de Taxidermia y venta de objetos de Historia Natural, titulado "Museo Areny", ser autor de numerosos artículos sobre Taxidermia y preparación de objetos de Historia Natural, editor de una revista de Ciencias médico-naturales, autor de otros artículos sobre higiene, agricultura y zoología y de varios libros sobre preparación de objetos de Historia Natural. Es o ha sido socio de varias corporaciones científicas. Presenta al concurso una Memoria con sus apreciaciones particulares acerca de lo que debe ser el Museo de Historia Natural de Barcelona y el cargo de Director."

Aquella plaza la ganaría merecidamente el catedrático de Botánica de la Universidad de Barcelona Pius Font Quer. El texto del dictamen nos confirma además que el Museo Areny había cerrado. A mediados de 1922 Areny-Plandolit probó suerte comercializando un desinfectante líquido y una crema depilatoria, ambos bajo la marca Forcina. Vendía su "depilatorio" prometiendo una extirpación instantánea del pelo y sin dolor, y una desaparición definitiva tras un tiempo usándolo. El 1 de julio de 1923 La Vanguardia daba cuenta de la publicación de su ""El cultivo de la estética y belleza de la mujer", por el doctor Areny de Plandolit. Obra dedicada a cultivar, perfeccionar y embellecer el cuerpo femenino. De interés para las masajistas, manicuras y callistas. Contiene gran número de grabados". En diciembre sería elegido "presidente efectivo" de la Federación Sanitaria de Cataluña.

En 1930 Areny-Plandolit reabrió su negocio de Taxidermia en el número 10 de la Plaza Real. En realidad aquel local lo había ocupado hasta no hacía mucho la viuda de su contrincante Lluís Soler Pujol, que recientemente se había trasladado al número 8. Quizá un resentido Areny, que jamás consiguió cerrar las heridas abiertas más de veinte años antes, intentase menoscabar la competencia, algo que no consiguiría, puesto que volvería a traspasar la empresa, que sería continuada por el entomólogo y taxidermista Felip Ferrer Vert. 

Areny-Plandolit creyó y apostó por el potencial turístico de Andorra. A finales de los años veinte publicó una serie de artículos en el diario El Diluvio dando a conocer su país a los barceloneses. Hacia 1930 mandó construir un hotel junto a la casa familiar de Ordino. Como arquitecto contrató a Antoni Darder Marsà, amigo suyo e igualmente aficionado a la magia, pero antes de acabarlo decidió destinar el edificio a Museo de Historia Natural.

Anuncio del Museo de Ordino.
El Museo, cuyo exterior medía 41 metros de largo y 12 de ancho, tenía dos plantas. En la planta baja se podían admirar en una gran salón, además del joven elefante indio y una girafa, tres dioramas, dos de una superficie de doce metros cuadrados y el tercero de unos veinte metros, que contenían una boa, tres pitones, un cocodrilo y cuatro primates el primero; tres cocodrilos y una iguana el segundo; y ocho tortugas y catorce aves marinas el último. Aquella estancia acogía también numerosas vitrinas con grupos de animales y cabezas disecadas colgadas de las paredes. En otra sala algo más pequeña en esa misma planta baja se podía disfrutar de otro diorama construido sobre el suelo cubierto de arena y hierba, que llamaba a atención por el gran número de aves zancudas que contenía, veinticinco flamencos, veinte cigüeñas, once grullas, nueve garzas imperiales y siete garzas reales, setenta y dos ejemplares en total. En la planta superior se construyeron dos réplicas de roquedales. En el primero se mostraba nada menos que un grupo de veintidós buitres en diferentes posiciones, y en el segundo otro formado por nueve rebecos. También se ubicaba una sección didáctica de flora y fauna para escolares, las colecciones botánica y entomológica, una sección de anatomía y fisiología con tres esqueletos humanos auténticos y modelos anatómicos en yeso, y un laboratorio. A mediados de 1933 comenzó a editar la revista Andorra Agrícola, de periodicidad mensual. El objetivo fundacional de la revista según Areny-Plandolit era dar a conocer su Museo, y a partir del número 28 albergaba una sección fija titulada "Ciencias Naturales. Sección oficial del Museo Areny de Ordino, Rep. de Andorra".

Necrológica  publicada en La Vanguardia.
Pau Xavier d'Areny-Plandolit murió el 6 de marzo de 1936, siendo enterrado en el cementerio de Montjuïc. Tras su fallecimiento fue su hijo, Xavier d'Areny-Plandolit Gassó, odontólogo e igualmente aficionado a la magia, quien pasaría a dirigir el Museo de Ciencias Naturales. La Guerra Civil Española y a continuación la Segunda Guerra Mundial pospondría el anhelado desarrollo turístico de Andorra y abocaron al fracaso al Museo de Ordino. Además, la crisis económica que arrastraba la familia no hacía más que aumentar obligando a la viuda de Areny a deshacerse de la colección.

Pareja de buitres disecados por Areny-Plandolit.

El 24 de noviembre de 1948 de nuevo La Vanguardia hacía pública la compra del Museo de Andorra por el ayuntamiento de Barcelona: "Por otra parte, agregó el alcalde, la reciente adquisición del Museo Areny de Plandolit, en Andorra, ha incrementado el Museo Municipal de Zoología de un modo tan extraordinario que ha obligado a una ampliación y reinstalación del mismo, que se pondrá de manifiesto al ser reinaugurado con tal motivo". Dos meses después, el 30 de enero de 1949, el mismo periódico anunciaba: "Reapertura del Museo de Zoología. Mañana, a las doce, tendrá efecto oficial la reapertura del Museo de Zoología con la incorporación al mismo del Museo Areny de Plandolit, de Andorra, de reciente adquisición, que ha sido instalado en el antiguo restaurante de la Exposición Internacional (14)". Efectivamente, el Museo de Zoologia de Barcelona conserva en su archivo histórico los expedientes relativos a aquella compra: el que incluía el inventario junto a un álbum de fotografías del Museo de Ordino y las escrituras de los poderes que los hijos herederos de Areny otorgaron a favor de su madre, para que Neus Gassó Homdedéu pudiera vender la colección; el de la comunicación del Ayuntamiento de la decisión de la compra por un importe de 200.000 pesetas; el de su adquisión,  transporte "y adaptación"; y el que contenía la reación con los más de 1.700 ejemplares de animales que se compraron, entre ellos 107 mamíferos, 488 aves, 200 peces, 91 reptiles, etc.

Una estancia de la actual Casa-Museo Areny de Ordino.

Tras quedar vacío en 1948, el edificio del Museo de Ciencias Naturales de Ordino se empleó como almacén de grano y secador de tabaco. En 1972 tanto el edificio del museo como la vecina residencia de los Areny-Plandolit fueron adquiridos por el gobierno de Andorra a los herederos de la familia. La casa Areny Plandolit reabrió en 1986 como casa-museo, mostrando cómo vivía una familia burguesa del siglo XIX, las suntuosas estancias, el  mobiliario y su biblioteca, una de las mayores de Andorra. En una de las salas se pueden admirar todavía algunos de los animales disecados por Pau Xavier d'Areny-Plandolit. Por su parte el antiguo museo se reencarnía en 1993 en Auditorio Nacional, conservando unicamente el aspecto exterior de la construcción.

El Museo de Ordino, en la actualidad Auditorio Nacional de Andorra (15).


Notas.-
(1) En el prólogo de La Naturalización, su cuaderno-tratado de Taxidermia publicado en 1914.
(2) Retrato reproducido en su libro Las maravillas de la magia moderna, publicado en 1913.
(3) Las Noyas o Las señoritas toreras catalanas fue un grupo de matadoras y banderilleras que debutó precisamente el 10 de marzo de aquel año y que actuaron con notable éxito en España, América y Filipinas hasta que el ministro de la gobernación Juan de la Cierva les prohibió torear en 1908.
(4) Las fotografías en blanco y negro de Areny-Plandolit posando y de algunos de sus trabajos se insertaron en su manual La Naturalización (1914).
(5) Automóvil con los asientos traseros descapotables.
(6) Equipo.
(7) Posiblemente debiera decir ayudante preparador.
(8) Tan sólo se le añadió un apéndice de 14 páginas de vocabulario técnico que se eliminaría en la tercera edición.
(9) Flamenco rosado.
(10El segundo lo dedicó a las preparaciones botánicas y minerales, el tercer cuaderno pretendía dedicarlo a la cetrería, y el cuarto a las preparaciones anatómicas y al embalsamamiento humano.
(11) Lluís Soler se licenció en Ciencias Naturales en la Universidad de Barcelona.
(12) Lo cierto es que Soler además del jabón arsenical de Jean-Baptiste Bécoeur y sus variantes, y algunos conservantes en polvo, también relacionaba en su Manual de Taxidermia algunos baños curtientes, algo que Areny ignoró, si bien el fallo de Soler consistió en no discriminar o indicar un método preservativo concreto para cada tipo de piel durante la explicación del proceso de desollado y montaje de mamíferos. Por cierto, en la edición de 1920 de su obra, Soler ignoró completamente a Areny-Plandolit, sus objeciones, y hasta sus tratados.
(13) Adjetivo ilegible.
(14) El restaurante de la Exposición Universal de 1888, conocido popularmente como el Castillo de los tres dragones, albergaría el Museo de Zoología de Barcelona hasta el año 2010.
(15) Fotografía obtenida de la web CyberAndorra.com


© All rights reserved. ® Reservados todos los derechos.
Taxidermidades, 2017.


Bibliografia:
--- Andorra Agrícola , nº 28, Ordino, agosto 1935.
--- Andorra Agrícola en Wikipedia (consulta 21 de febrero de 2017)  https://ca.wikipedia.org/wiki/Andorra_agrícola.
--- Archivo Histórico del Museo de Zoología de Barcelona, expedientes 183/3, 176/4, 219/4 y 7/31 de 1948, Museo de Zoología, Barcelona.
--- Auditori Nacional d'Andorra. Història (consulta 13 de octubre de 2003) http://www.auditori.as/historiacs.htm.
--- Auditori Nacional d'Andorra. L'Espai (consulta 15 de febrero de 2017)  https://www.cultura.ad/auditori-nacional-d-andorra/l-espai.
--- Boletín de la Sociedad Española de Historia Natural, Forteret, Madrid, 1913.
--- Butlletí de la Institució Catalana d'Història Natural , vols. 9-12, Barcelona, 1909.
--- Crónica Médica Mexicana, vol. 8, México, 1905.
--- El Dia, Madrid, 26 de julio de 1909.
--- El Diluvio, Barcelona, 9 de mayo de 1909, 18 de mayo de 1911, 7 de abril de 1914, 23 de marzo de 1918 y 5 de enero de 1921.
--- El Sol, Madrid, 14, 15 y 18 de marzo de 1918. 
--- Guía del Estudiante, Madrid, 1918.
--- Guillem d'Areny-Plandolit en Wikipedia (consulta 4 de febrero de 2017)  https://ca.wikipedia.org/wiki/Guillem_d'Areny-Plandolit. 
--- La Escuela Moderna (Suplemento) , Madrid, 22 de diciembre de 1915 y 2 de septiebre de 1916.
--- La Publicidad, Barcelona, 11 de noviembre de 1908, 17 de julio de 1909, 15 de marzo de 1918.
--- La Vanguardia, Barcelona, 23 de marzo de 1895, 30 de enero de 1902, 22 de agosto, 21 de noviembre y 20, 24 y 31 de diciembre de 1908, 3, 7, 10, 14, 19, 27, 28 de enero, 4, 7 y 11 de febrero, 3, 10, 14 y 21 de abril, 5 de agosto y 20 de octubre de 1909, 5 de octubre de 1910, 18 de mayo, 2 de junio y 16 de julio de 1911, 19 de marzo de 1912, 25 y 27 de junio, 1 de septiembre y 9 de octubre de 1914, 20 y 24 de noviembre de 1915, 29 de agosto, 6, 7, 8 y 11 de septiembre de 1916, 16 de marzo de 1918, 16 de agosto, 30 de octubre, 4 y 25 de diciembre de 1919, 13 de julio y 30 de octubre de 1920, 2 de junio y17 y 20 de septiembre de 1921, 26, 28 y 29 de enero, y 23 de abril de 1922, 1 de julio y 21 de diciembre de 1923, 7 de marzo de 1936, 24 de noviembre de 1948 y 30 de enero de 1949.
--- La Veu de Catalunya , Barcelona, 29 de agosto de 1908.
--- Los Deportes, año 7, nº 4, Barcelona, 25 de enero de 1903.
--- Memòria Anual de la Junta de Ciències Naturals 1920-1921, Museu de Ciències Naturals, Barcelona, 1921.
--- Mungo Gráfico, Barcelona, 9 de septiembre de 1909.
--- Museo Casa de Areny-Plandolit en Wikipedia (consulta 15 de febrero de 2017) https://es.wikipedia.org/wiki/Museo_Casa_de_Areny-Plandolit.
Esteve Albert i Corp  Don Guillem d'Areny i de Plandolit, Baró de Senaller i de Gramenet, M. Iltre. Sr. Síndic de les Valls d'Andorra, 19-2-1822 - 23-2-1876) , Editorial Andorra, Andorra la Vella, 1987.
Santiago Aragón Albillos  En la piel de un animal. El Museo Nacional de Ciencias Naturales y sus colecciones de Taxidermia, colección Theatrum Naturae, Consejo Superior de Investigaciones Científicas, Ediciones Doce Calles, Aranjuez, 2014.
Pablo de Areny de Plandolit   Manual del naturalista preparador, en Manuales Soler, Sucesores de Manuel Soler, Barcelona y Buenos Aires, 1909.
Pablo de Areny de Plandolit   Manual del naturalista preparador , en Manuales Gallach, Sucesores de Manuel Soler, Barcelona y Buenos Aires, 1914.
Pablo de Areny de Plandolit La naturalización. Preparación de los mamíferos, aves, peces, reptiles e insectos, Cuaderno 1, Museo Areny (autoedición), Barcelona, 1914. 
Jacinto Bonales   Estrategias de Gestión Patrimonial ante los cambios institucionales en el Pirineo catalán (siglos XIX-XX) , en ¿Interés particular, bienestar blico? Grandes patrimonios y reformas agrarias , Prensas Universitarias de Zaragoza, Universidad de Zaragoza, 2007. 
A. L.  Pau-Xavier, l'últim excèntric  , en El Periòdic, Andorra, 20 de marzo de 2013. 
A. L.  Joan Peruga:"Uns lectors diuen haver vist l'esquelet de la Júlia al Museu Blau de Barcelona" , en El Periòdic, Andorra, 10 de abril de 2013.
Joan Peruga  El museu de l'elefant, Editorial Andorra, Andorra la Vella, 2013. 
Luis Soler Pujol  Manual de Taxidermia , (autoedición), Barcelona, 1908.
Luis Soler Pujol  Manual de Taxidermia , Museo Pedagógico de Ciencias Naturales (autoedición), Barcelona, 1921.



Recursos:
Artículo  Los Manuales de Taxidermia de Pau Xavier d'Areny-Plandolit en Taxidermidades.
Artículo Soler y Palaus: 111 años de Taxidermia en Taxidermidades.