"L'atélier du naturaliste Bonhenry", óleo de Georges Castex.


El cuadro se titula L'atélier du naturaliste Bonhenry, en español El taller del naturalista Bonhenry, está datado en 1893 y es obra del pintor francés Georges Castex. Se trata de un óleo sobre tela de un tamaño de 46x55 cm., de propiedad municipal, que se conserva en el Museo de Bellas Artes de los Agustinos de Toulouse. Es uno de los más conocidos de Castex. Se tiene constancia de que el artista lo expuso en 1893 en el marco de la Exposición de la Unión Artística de Toulouse y al año siguiente en el Salón de los Artistas Franceses de París.
 

L'Atélier du naturaliste Bonhenry (1893) de Georges Castex (1).

 
La escena se ubica en el taller de Taxidermia de la que entonces se conocía en Toulouse como Maison Bonheur-Lacomme. Los personajes que aparecen en el cuadro son el taxidermista Philippe Lacomme a la izquierda, su suegro el también disecador Victor Bonhenry, tocado con su característico sombrero y siempre fumando en pipa, y a la derecha Mathilde, hija de Bonhenry y esposa de Lacomme.  Bonhenry, que como comentaremos más adelante tenía fama de bon vivant, observa el trabajo del yerno, que está preparando una cabeza de ciervo, mientras la esposa de este comenta en voz alta las noticias del periódico, una costumbre bastante común en la época en talleres y fábricas. El ambiente se antoja distendido. Los dos hombres se han servido un licor rebajado con sifón. Además de los correspondientes animales disecados -o no, el loro amazona de arriba a la izquierda parece vivo- que rodean a los personajes, colgada de la pared pende una guitarra, instrumento que Bonhenry tocaba ocasionalmente.

Fotografías de Eugène Trutat del Museo de Toulouse.


Esta serie de ocho fotografías del Museo de Historia Natural de Toulouse fueron tomadas por Eugène Trutat hacia finales del siglo XIX y quizá durante la primera década del XX. Nos muestran el taller de Taxidermia, algunas salas y algunos de los trabajadores del Museo. Se trata en su mayoría de negativos sobre placas de vidrio al gelatino de bromuro de plata.

En la primera imagen contemplamos al taxidermista Victor Bonhenry, desenfocado, rodeado de trabajos: un picozapato, un tapir, una cabeza y un rebeco entero, varios mamíferos y aves de menor tamaño, peces, una tortuga, pieles y fragmentos de esqueletos. Observamos con curiosidad la disposición de las piezas, de las herramientas y de los materiales.

 
El taller de Taxidermia del Museo de Toulouse (1).

Fotografías del establecimiento del taxidermista F. B. Finley en Portland.


F. B. Finley Taxidermist de Portland, Estados Unidos, hacia 1911.


Las tres primeras fotografías son de alrededor de 1911. La de arriba nos muestra al taxidermista F. B. Finley posando ante la puerta de su negocio entre cabezas de ciervo. En la segunda imagen, la siguiente, ya sin el disecador, comprobamos que en cierto momento añadió un servicio más, el de arreglo de pieles.

El león del rey Federico I de Suecia.


Por su comicidad la imagen del león disecado que perteneció al rey Federico I de Suecia es bastante recurrente en internet. Conozcamos su historia.
 
 
El león del rey Federico I de Suecia (1).

 
En 1516 Baba Aruj, conocido como Barbarroja, el famoso corsario turco, conquista Argel y se proclama sultán. Al año siguiente para defenderse de los españoles se alía con el Imperio Otomano, convirtiendo Argel en provincia y permaneciendo él como gobernante, estableciendo la que se conoce como Regencia de Argel. En 1518 Baba Aruj fallece y le sucede como gobernador o beylerbey (2) su hermano Jeireddín, que hereda además el mote de Barbarroja. Desde el siglo XVI aquella ciudad, y también otros puertos importantes del norte de África como Orán y Túnez fueron importantes bases de la pirateria. La principal fuente de ingresos de la Regencia provenía pues de los abordajes de los corsarios a los flotas cristianas y del comercio de esclavos. En 1634 operaban en el puerto de Argel unos 8.000 piratas. Periódicamente potencias como Francia, Inglaterra, Dinamarca y España bombardearon la ciudad para intentar mitigar el problema. A partir de 1671 Argel se libera de la dominación otomana y comienza la denominada era de los deys, forma política parecida a una monarquía electiva.

"An Annotated Bibliography on Preparation" (1989) de Rogers, Schmidt y Gütebier.


An Annotated Bibliography on Preparation.
En 1989 el Museo Carnegie de Historia Natural de Pittsburgh publicó An Annotated Bibliography on Preparation, Taxidermy, and Collection Management of Vertebrates with Emphasis on Birds, en español Bibliografía comentada sobre preparación, taxidermia y manejo de colecciones de vertebrados con especial énfasis en aves, un dosier de 190 páginas elaborado por Stephen P. Rogers, conservador de las Secciones de Aves, Anfibios y Reptiles,  Mary Ann Schmidt, de la Sección de Paleontología de los Vertebrados, ambos del Museo de Pittsburgh, y Thomas Gütebier, entonces en el Museo de Malmö.

La publicación pretendía, como afirmaba Rogers en el prefacio del trabajo, "reunir la mayor parte de la literatura sobre preparación de vertebrados y temas relacionados. Con énfasis en las aves, aunque se abarca la literatura pertinente a otros grupos de vertebrados. Una gran sección está dedicada a la preparación histórica debido a mi interés en este aspecto y porque estos primeros trabajos a menudo contienen ideas novedosas olvidadas hace mucho tiempo". Para conseguirlo los autores contaron con la colaboración de colegas de numerosos museos de todo el mundo.
 

"Amateur Taxidermy", artículo de 1875 en "Scientific American".


Grabado de Richard Ten Eyck.


La revista Scientific American del 13 de marzo de 1875 llevaba en portada el artículo Amateur Taxidermy, un texto que además ocupaba parte de la segunda página. Quizá lo más atractivo sean las ilustraciones. La xilografía de mayor tamaño de la primera página, titulada The Taxidermist at Work es obra de Richard Ten Eyck Jr., un grabador que tenía su taller en el número 128 de Fulton Street de Nueva York. Siete figuras esclarecedoras de los procedimientos, igualmente bellas, mostrando el disecado de un ave complementan las explicaciones. Los disecadores que asesoraron al redactor fueron Herman Ulrich y Christian H. Riedel, que tenían su establecimiento en el número 16 de North William Street de Nueva York.

"El gat, el taxidermista i el nord-americà", narración infantil de Mercè Company.


La nevera de la madre del taxidermista (1).
La prolífica autora catalana de literatura infantil Mercè Company publicó en 1991 el libro El gat, el taxidermista i el nord-americà, una narración destinada a público mayor de ocho años, ilustrada por Agustí Asensio, pareja de la autora y asimismo reconocido dibujante, quien dedica la obra a los gatos que tuvieron.
 
La historia de ficción es la de una familia amante de los gatos, casualmente los protagonistas se apellidan Asensio, Agustí, Mercè y sus dos hijas, que apenados por el fallecimiento de Mèu el gato protagonista, deciden disecarlo, trabajo que encargan a un taxidermista viejo conocido de Mercè, un antiguo novio suyo. Valentí Pujades, el disecador, realiza el trabajo con tal perfección -además dota al animal de movimiento-, que un cineasta norteamericano de nombre James Ford lo emplea con gran éxito en sus películas.

El "Manual práctico de disecado de aves" de Eiben.


Cubierta de la cuarta edición.
Christian Eberhard Eiben, naturalista aficionado sajón, publicó en 1882 Praktische Anweisung zum Ausstopfen der Vögel für alle Freunde der Ornithologie, es español, Manual práctico de disecado de aves para aficionados a la ornitología. Aquella primera edición alcanzaba las 58 páginas y carecía de ilustraciones. En 1893 se publicó una segunda edición, que sirvió para adecuarla a la nueva ortografía alemana y para ampliar el capítulo de preparación de las pieles con algunas recetas más. La tercera edición es de 1897, dos años después de su fallecimiento. Una circunstancia curiosa es que dicha tercera edición contiene un breve prefacio firmado por "el autor". El ejemplar de que dispongo y que he empleado para redactar este texto corresponde a la cuarta edición, de alrededor de 1900, de formato octavo, con 64 páginas y que sigue careciendo de ilustraciones. Se conoce una quinta edición en 1912.

Aquellos taxidérmicos sombreros de señora.


 Kate Fearing Strong en 1883 como gatita en el baile de disfraces de los Vanderbilt.


La moda cambia con el tiempo, digamos que afortunadamente. Ciertos eventos, como por ejemplo la cita anual de las carreras de Ascot, se mantienen como escaparate de la la artesanía sombrerera extravagante. Se busca llamar la atención. En la actualidad todavía son habituales algunos tocados luciendo plumas de aves. No obstante la excentricidad se manifestó sin duda sin complejos durante las épocas victoriana, eduardiana y los felices años veinte, cuando se emplearon piezas de Taxidermia como adorno de los sombreros. Algunas actrices de los años cuarenta también los lucieron. Las siguientes imágenes son una muestra.

McFadden & Son de Denver.


C. L. McFadden & Son en el 412 de la 17th Street de Denver, hacia  finales de 1910 (1).


Las cuatro fotografías que dan origen a este artículo, de autor desconocido, se conservan en la Biblioteca Pública de Denver, Estados Unidos, y corresponden al negocio C. L. McFadden & Son. Taxidermists & Furriers. La información que proporciona el archivo es que aquella tienda se encontraba en el número 412 de la 17th Street de Denver, y databa las imágenes aproximadamente hacia 1910. Solo eso. Nuestras pesquisas nos permitirán conocer algo más sobre los McFadden.
 

Instrucciones del Museo de París sobre conservación y transporte de especímenes.


Primera página de Instruccion sur les Recherches.
Insertas en el cuarto volumen de Mémoires du Muséum (1818) el Museo de París publicó unas primeras e imprecisas instrucciones de preparación de objetos de Historia Natural destinadas a viajeros. El ministro de la Marina había ofrecido al Museo los medios a su alcance para ordenar a los administradores de las colonias y a los comandantes de los barcos estatales su colaboración para el engrandecimiento de las colecciones. Tituladas Instruction sur les Recherches qui pourroient être faites dans les Colonies, sur les objets qu'il seroit possible d'y récueillir, et sur la manière de les conserver et de les transporter, ocupan cuarenta y siete páginas y fueron redactadas por los profesores de la institución, en aquel momento, entre otros, Geoffroy-Saint-Hilaire (mamíferos y aves), Lacépède (reptiles y peces), Lamarck (invertebrados), Cuvier (anatomía), Jussieu y Desfontaines (botánica) y Haüy (minerales).
 

Décimo aniversario de "Taxidermidades".


 

   "Estimado lector,

   Taxidermidades cumple 10 años.
 
   En junio de 2012 comencé a escribir y publicar sobre Taxidermia en mi empeño de dar a conocer la historia de mi oficio.
 
   Durante esta década he venido publicando con regularidad artículos históricos y biográficos, sobre tratados, o acerca de la evolución técnica, e incluso he hecho numerosos descubrimientos. Preocupado por no aburrir en exceso he ido intercalando otros más ligeros mostrando aspectos como la relación de la Taxidermia con otras artes como la literatura, la pintura, el grabado, la fotografía, el cine, y también algunas curiosidades.
 

Manuscrito alemán de un taxidermista de finales del XIX con una fórmula conservante.



La cuartilla, manuscrita en alemán por las dos caras, la encontré entre las páginas del volumen Taxidermie (1869) de Philipp Leopold Martin. Desconozco quien la escribió, con seguridad algún disecador que en cierto momento poseyó el libro. Su pulcritud sugería que el texto fuera copiado, y el título "Wilh. Meves Konservierungssalbe", en español "Pomada conservante de Wilh. Meves", apenas dejaba margen para la duda.

"Handbook of Instructions for Collectors", editado por el Museo Británico.


Cubierta del libro.
Algunos de los grandes museos de Historia Natural editaron manuales con instrucciones básicas destinadas a viajeros recolectores de especímenes de interés para sus propias colecciones. Es el caso de la sección de Historia Natural del British Museum (1), que en 1902 publicó Handbook of Instructions for Collectors, un práctico libro de bolsillo con cantos redondeados, de un tamaño de 17'5x13 cm., de 137 páginas, y con ilustraciones, algunas de ellas a página completa o extraídas de otros tratados. El director de la institución, el naturalista Edwin Ray Lankester, afirmaba en el prefacio que los capítulos habían sido redactados por personal del propio Museo de Londres.

Los leones devoradores de hombres del Museo Field de Chicago.


Los leones devoradores de hombres de Tsavo (1).


Entre marzo y diciembre de 1898 dos leones de Tsavo, subespecie cuya una de sus características es la ausencia de melena, mataron y devoraron a decenas de trabajadores durante las obras de construcción de un puente ferroviario sobre el río Tsavo, a medio camino entre Mombasa y Nairobi, en la entonces denominada África Oriental Británica, la actual Kenia, de la línea Uganda Railway promovida por la Compañía Británica Oriental de África del Este. La obra estaba a cargo del ingeniero y teniente coronel de la Armada británica John Henry Patterson
 

El Museo Field de Historia Natural de Chicago.


Fachada principal del Museo Field de Historia Natural de Chicago (1).


El Museo Field de Historia Natural de Chicago abrió al público el 2 de junio de 1894, al año siguiente de la celebración de la Exposición Mundial Colombina conmemorativa del cuarto centenario del primer viaje de Colón a América. Por dicho motivo hasta 1905 de denominó Museo Colombino de Chicago. El cambio de nombre, además de remarcar el carácter de Historia Natural, rendía homenaje al empresario Marshall Field, el mayor benefactor de la institución. Field había donado un millón de dólares para la adquisición de las primeras colecciones, y tras su fallecimiento en 1906 donaría ocho millones más. La ubicación inicial del Museo fue en Jackson Park, y en 1921 se inauguraría el actual edificio neoclásico situado en el 1400 South DuSable Lake Shore Drive, junto al lago Michigan.
 

"Sargento Stubby", héroe de la Primera Guerra Mundial.


Durante su entrenamiento militar en los alrededores del campus de la Universidad de Yale, Connecticut, Estados Unidos, en julio de 1917, el cabo J. Robert Conroy encontró y se encariñó de un cachorro de Boston bull terrier que merodeaba por allí. Conroy bautizó aquel perro con el nombre de Stubby (1) y pronto se convirtió en la mascota del Regimiento 102 de Infantería, integrado en la 26ª División conocida como Yankee.
 

Stubby (2).

La Taxidermia durante el siglo XX. Visión general.


El auge que vivió la Taxidermia durante el siglo XIX prosiguió hasta la década de los setenta del siglo XX. A partir de entonces su práctica, coincidiendo con los gustos sociales, se estabiliza e incluso comienza un lento declive. Por otra parte, si bien Francia lideró el crecimiento de la Taxidermia desde mediado el siglo XVIII hasta mitad del XIX, tomando Alemania el relevo, es Estados Unidos durante el siglo XX el país que concentra los mayores progresos.
 
 
El grupo de elefantes iniciado por Akeley en el Akeley Hall of African Mammals del Museo de Nueva York (1).

"El taxidermista de Pisa", relato de Jesús Ferrero.


"Su taller estaba situado al final de un grupo de apretadas y ruinosas casas, entre el muro izquierdo de un cementerio judío y la plaza del mercado, y tenía dos puertas. Una daba a una calle en la que se amontonaban los detritos y por la que corría un hilo de agua rojiza que olía a animales muertos, y otra a un largo zaguán que comunicaba con la plaza del mercado. Como para acceder a la primera puerta era necesario bordear el cementerio, la gente no solía utilizarla y prefería entrar por la segunda. Nada más sobrepasarla, lo primero que veía el visitante era un pequeño jardín rectangular en el que se apiñaban en situación de acecho, entre los cipreses y las higueras, cientos de animales disecados. De noche, todos aquellos ojos de vidrio se abatían sobre el recién llegado a la casa de Saulo Vasilum, indicándole que entraba en esa sinagoga interior, que acaso todos llevamos dentro del alma, en la que la muerte cobraba vida y en la que la vida tenía todas las características de la muerte."
 
Así comenza El taxidermista de Pisa, relato de Jesús Ferrero contenido en la antología Cuentos de Terror
(Grijalbo, 1989), que recoge catorce relatos más de otros tantos autores.
 
A modo de sinopsis, Saulo Vasilum, taxidermista con taller en el gueto judío de Pisa en 1539, recibe la visita de la joven Sara Farías, que desea disecar su jilguero muerto. Sara desaparece. Justo cuatrocientos años más tarde, Paul Vasilum, joyero judío y taxidermista aficionado con residencia en Toronto, tras ser enjuiciado y condenado por asesinato, es ingresado en un sanatorio y más tarde se suicida colgándose de un árbol. Mató en sueños a la Sara del siglo XVI, y mató a la Sara que yacía junto a él.

La taxidermista Zipporah J. Shaw de Hampton.


Zipporah J. Shaw hacia 1892.

"El hermoso plumaje fue lo que primero atrajo a la niña Zipporah J. Shaw. Su hermano solía cazar charas azules (1) en el maizal y, a veces, guardaba las plumas; y ella le suplicaba que le proporcionara alguna para disecar. Finalmente le dio un pajarillo azul y le enseñó a desollarlo. Lo hizo tan bien que él pronto le proporcionó todo lo que precisaba y frecuentemente le proporcionaba aves. Más adelante, la gente comenzó a llevarle trabajo. Estudió manuales de taxidermia y practicó tan bien las lecciones que hace ya tiempo se convirtió un una famosa taxidermista conocida en todas partes y que, sin publicidad, alcanza un promedio anual de cien aves, disecadas y montadas con sus propias manos en primavera y otoño, trabajo que se extiende al invierno con los búhos. De estos, la señora Jenness (2) disecó treinta y cuatro en el invierno de 1889-90, dieciséis de ellos árticos, cazados en Hampton."